jueves, 8 de junio de 2017

Seguimos raspberrizando y mejorando el juguete

¡Herejía!

Seguimos jugueteando con la Raspberry y avanzando a pasitos con esto de la retroconsola, ayer de la mano de mi mentor, y camello desde tiempos ancestrales, el señor Baldrick, que me estuvo enseñando algunos trucos para optimizar el uso de este juguete, así como me pasó una cómoda copia de una compilación ya hecha, a partir de la que ya tenía, la de Nayin, pero con algunas mejoras. Por ejemplo, con esta ya puedo hacer lo de la foto, que es jugar con un mando de la Xbox 360 y no depender así de cables. 

Entre otras cosas, por fin puedo copiar y borrar ROMs, renombrarlas o, lo que es más importante, pasar partidas de un lado a otro, sin que se me pierdan. Todo un mundo me queda aún por delante, pero la consola avanza. Y lo que es mejor, avanza a pasos cómodos, que es la gracia de un cacharro de estos: retroemular sin volverse loco.
Publicar un comentario