lunes, 17 de abril de 2017

Así fueron las #omicron2017 (parte 1)

¿Ahí tienen que dormir 75 personas?

En algún momento tocará hablar de las jornadas, así que allá voy, para hacer algo parecido a una crónica de las mismas. 

Lo suyo es empezar el miércoles, día del montaje, que nos reunimos en la lonja para meter las cosas en coches e irlas llevando. De camino un problema logístico (una de mis zapatillas sufre un infarto) y tengo que volver rápidamente a casa, pues no me motiva estar 4 días descalzo, pero al menos tiene remedio.

Llegamos ahí, y a colocar mesas, sillas, adecentar, acondicionar, asegurarse de que la base de datos está correcta... una labor dura pero necesaria. Aprovechamos también para hacer el checking en la pensión y cenar, en uno de los establecimientos convenidos, el Almazen. Comida muy rica pero servicio lento. Tras la cena, a seguir picando datos, hasta que a la 1 o así me voy a dormir, pues el jueves tocaba madrugar.

Jueves por la mañana. Mesa de inscripciones, recibir gente, saludar conocidos cuando no hay cola, conducir a inscritos al alojamiento, etc. A las 14:00, al acabar el turno, a comer. Y por la tarde una de las pocas partidas que juego: Supersálvame 2.0, una gamberrada de programa del corazón con superhéroes y humor políticamente incorrecto.

Por la noche codirijo un vivo, "Lagoon Sticks" (antes llamado "Giro al Infierno"), que a pesar de escribir yo, dirige otra persona. Y a pesar de ser una partida que tiene sus años sale aceptablemente bien.

Tras el vivo toca salí de fiesta. Y lo que pasa en Zalla se queda en Zalla. Porque, total, si lo contara aquí nadie me iba a creer.

El viernes fue posiblemente el día más estresante, con mucha tela que cortar, pero me quedo en las cosas contables. Por la mañana una de apagar fuegos y resolver incidencias, siendo una agradable: hablar con la radio para ser entrevistado. Nos vamos a la tarde, donde dirijo partida, nuevamente "Proyecto Tartarus", que gracias a los jugadores sale a pedir de boca, y a la noche recupero un clásico de mis roles en vivo: Mall of Horror, a la vez que ayudaba a dirigir el pase de "El tiempo de los erizos".

De ahí a la cama, que organizando jornadas hay que estar descansado. Pasado mañana sigo, que meterlo todo en una entrada abultaría demasiado.
Publicar un comentario