jueves, 9 de marzo de 2017

Whatsapp y rol

Advertencia: esta entrada va sobre rol, y cosas de esas raras que hacemos los frikis.

No pretendo inventar la rueda, y seguro que esto que cuento lo hace muchísima gente. Incluso ya he hecho cosas parecidas anteriormente, de manera que este truco de dirección es de todo menos nuevo, aunque me apetece hablar de ello (eso, y que tampoco tengo nada mejor de lo que hablar hoy).

Se trata de coger ese elemento que tan disruptor es en las partidas de rol, como la telefonía móvil (nada más frustrante que dirigir y tener a un jugador más pendiente del aparatito que de la partida) y meterlo dentro de la partida. 

Se trata de seguir un poco la evolución lógica de las clásicas notitas en papel entre Director de Juego y jugadores, cuando se quiere transmitir a uno información que los demás no tienen que saber, e incluso permite cómodamente transmitir información que solo sea para parte del grupo.

Ejemplo sencillo: los personajes están en una cueva, y hay que tirar percepción para ver algo. Unos superan la tirada y otros la fallan: se puede enviar por Whatsapp a los que sí hayan sacado la tirada qué es lo que ven.

Pero además del obvio, hay otro uso que me resulta gracioso, y es útil en juegos de ambientación contemporánea o futurista, que sirve para dar una cierta tridimensionalidad a la partida, que es mandar al jugador los mensajes que recibiría su personaje. Ejemplo; en vez de decir "recibes un mensaje en el móvil citándote a las 6 en tal sitio", enviar al jugador el mensaje "te espero a las 6 en tal sitio". Quizás algo más farragoso a veces, pero el impacto es distinto. Y ya, si en vez de un mensaje, es una llamada de alguien con quien previamente nos hayamos conchabado, el efecto sorpresa puede ser genial.

Otro uso muy simpático, puesto en práctica en la sesión de hoy, es el grupo de Whatsapp de los personajes, que siendo S. XXI (la partida es de Cultos Innombrables) se puede suponer que tiene uno (o equivalente) y que se comunicarán por él. Como curiosidad, tiene su encanto "rolear" este grupo de Whatsapp, y además, luego se queda guardado, que es lo bonito.

El peligro de esto, que también me ha pasado, es que los cabrones de los jugadores se hagan un grupo de Whatsapp "sin master", para poder conspirar entre ellos. Es el precio de la tecnología...
Publicar un comentario