domingo, 23 de abril de 2017

Fin de semana postómicron

Rompiendo la regla de la rejugabilidad.

A lo fácil, por no dejar esto sin actualizar. El viernes, ya lo adelanté, me compraba la raspberry y trasteaba con ella antes de ir a la lonja a jugar a cosas. Carcassonne y T.I.M.E. Stories, un curioso juego cuya peculiaridad es que solo se puede jugar una vez. Yo lo juego una segunda vez, para poder llenar la partida y que gente que no lo había probado pudiera hacerlo. Posible sí, pero se resiente muchísimo al perderse la sorpresa.

Sábado por la tarde me voy al cine a ver Life (pensaba reseñarla hoy, pero me ha dado pereza) y a la salida me acerco a Game a comprar de segunda mano el NBA 2K15 (ya que esta semana el baloncesto de verdad no daba alegrías, a probar con el virtual) y decido volver a Bilbao no en autobús ni en metro sino andando. Hora y cuarto aproximada de paseo, lo que con el buen tiempo que hacía es hasta agradable.

Por la noche me quedo en casa, descansando de la pateada y, eh, "probando" el juego nuevo.

Domingo poca cosa, con día casero, visita por la tarde a ver si hay gente en la lonja (¡agua!) y a última hora un improvisado pintxo-pote. Esto ha sido el fin de semana, mañana a currar.

sábado, 22 de abril de 2017

Spartacus: Sangre y Arena

Los tronistas de la nueva temporada de Capua Shore.

Spartacus: Sangre y Tetas habría sido un título mucho más honesto para esta serie de corte "histórico", pues es precisamente lo que ofrece: entretenimiento sin complejos aderezado de excesos, cuerpos imposibles y peleas ultraviolentas en las que la hemoglobina y las mutilaciones están al orden del día, y el explícito erotismo se llega a meter a veces casi en el terreno de la pornografía. Pero así es Spartacus y así nos la vendieron, haciendo a veces que Juego de Tronos parezca Barrio Sésamo.

Cuenta la ya conocida historia de Espartaco, el esclavo tracio que metido a gladiador tiene a bien organizar una feroz revuelta y poner la República de Roma patas arriba, de manera que todo lo que no mata... se lo folla. ¿Rigor histórico? Bueno, muchos de los personajes que aparecen, como Crixo, Gánico, Julio César o el propio Espartaco existieron, aunque no me consta que fueran todos ellos tan superhéroes y la serie se toma sin duda muchas y muy importantes licencias históricas, todo ello en aras a la diversión, así que respondiendo a esa pegunta, rigor histórico no, gracias. Ni falta que hace.

La serie tiene 4 temporadas, o tres y una precuela, y viene marcada por el fallecimiento de su actor protagonista, Andy Whitfield, lo que obligó a intercalar esa temporada precuela y luego a reemplazar al actor por Liam McIntyre (no siendo el único cambio, pues también cambiaban, en lo que es el gran desastre de casting de la serie, a Lesley-Ann Brandt por Cynthia Addai-Robinson en el papel de Naevia). De esas 4 temporadas se nota un bajón considerable a partir de la tercera (o segunda) "Venganza", y es que se echa en falta al personaje de Batiato, que es el alma de la serie. Cierto es que para la última mejora un poco la cosa, pero se echa en falta el ludus.

Lo dicho: sangre y tetas, con cuerpos esculturales puestos ahí para el deleite del espectador, con bellísimas mozas y tremendos jamelgos, todos ellos hipersexualizados a veces a extremos ridículos, y trama que está siempre al servicio de buscar la pelea épica, aunque eso signifique que la evolución de algunos de los personajes sea simple y llanamente risible. Pero es que eso es Spartacus: entretenimiento basado en el exceso.

viernes, 21 de abril de 2017

Adquisición: Raspberry 3

Manolete, si no sabes torear...

Como autorregalo de cumpleaños he tenido a bien hacerme con una Raspberry 3, que viene a ser un miniordenador, muy útil para, entre otras cosas, hacer de retroconsola y jugar a juegos viejunos. Tiene otros usos, pero ese es el que yo pretendo darle.

Pero dado que para estas lides soy un poco zoquete, ahora es cuando llega la parte difícil y mis primeros morrazos contra la tecnología. Meter tarjeta microSD en ordenador, bien, formatearla, bien, descargar imagen de sistema operativo... ¿bien?

Parece que sí, la descargo de aquí y procedo a escribir en la tarjeta. La meto en la raspberry y nada de nada. ¡Agh! ¡Debería funcionar!

Lo reviso, releo las instrucciones y veo que me he saltado un paso... ¿eh, Jokin, qué tal si antes de hacer eso descomprimes el archivo! ¡Biba y vravo!

A reformatear y copiar otra vez. Luego sigo con esto, sopecho que este juguete me va a regalar un montón de divertidas anécdotas ya antes de empezar a usarlo.

Actualizado: ya he conseguido que funcione. Ahora me tocará pelearme con los ROMs, la configuración...

jueves, 20 de abril de 2017

Nieve Negra

La foto permite ver los amplios registros faciales de Laia Costa.

Decepcionante thriller que no hace justicia a la buena pinta que tenía. Con un planteamiento prometedor pero una resolución sacada del cajón de los clichés y unos actores que no terminan de tomarse en serio la película, pero en especial Laia Costa, que nos regala una de las peores interpretaciones que me haya topado en mucho tiempo en el cine, con su voz monocorde y su perpetua cara de susto/no entiendo las cosas durante toda la película, fuera cual fuera la situación. 

Esto va de unos hermanos que guardan un turbio secreto de familia, años atrás enterrado y que sale a la luz cuando al fallecer el padre reciben una importante oferta económica por la casa paterna. Uno quiere vender pero el otro no, y la decisión supone desenterrar raíces muy profundas y oscuras. 

Podría dar de sí pero el resultado es cuando menos mediocre, con algunas cosas que se van viendo venir desde lejos, unas que solo les falta explicar con marionetas y otras que no es que las dejen en el aire, es que se las traga la trama (¿por qué no hay fotos de la madre?).

Floja, a veces cansada, con un final excesivamente abrupto y... Laia Costa. 

miércoles, 19 de abril de 2017

Así fueron las #omicron2017 (parte 2)

La clausira, liberación previa al infierno del desmontaje.

Hecho el inciso cumpleañero toca seguir con las jornadas y nos vamos ahora al sábado. Este lo recuerdo como un día más tranquilo, aprovechando la sobremesa para reaprovisionarnos de latas y chuches que vender en mesa de recepción, y el momento de desconcierto al llegar al frontón. ¿Y esa música? ¿Por qué está sonando un aurresku? Investigando la procedencia del ruido vemos a un grupo de chavales, armados con espadas metálicas, danzando al son de la música.

Lo primero es pensar que es alguna de las actividades de las jornadas, pero teniendo en cuenta que de anunciarlas me había encargado yo, parecía poco probable. Efectivamente, no eran de las jornadas, sino del grupo local de ezpata-dantza, que por un cruce de desinformaciones no se habían enterado de las jornadas y al ver su local de ensayo ocupado se pusieron los pobres a ensayar donde pudieron.

El resto de la tarde transcurrió con calma y por la noche tuve que jugar, forzado por las circunstancias, una partida de rol en vivo, el western Sweetwater, en el que mi intuición me permite resolver la trama principal antes de empezar (a lo Numancia). 

Acabado el rol en vivo por fin puedo ir a la actividad nocturna que de verdad me apetecía: la fiesta. Baile, cubatas y charla hasta las 5 de la mañana, rodeado de gente de las jornadas. ¿Qué más se puede pedir?

El domingo me levanto tarde, y he de interrumpir el desayuno para atender a la periodista de Deia que viene a hacer un reportaje sobre las jornadas. Poco después, clausura, sorteo de premios y el temido desmontaje, que nos hace llegar a Bilbao a las 6 de la tarde y comer a eso de las 19:00. Matador. 

Luego nos estamos un rato en la lonja, dejando caer nuestros cadáveres sobre los sofás y leyendo las encuestas de satisfacción, que nos ponen buena nota (lo que hace lógica ilusión) y sin ser muy tarde, por fin a casa. La tarea estaba realizada.

martes, 18 de abril de 2017

Autobús 39

Cuando Bizkaibus da más miedo que Google.

Para algunas cosas debo admitir que soy un rancio, y el tema de los cumpleaños es uno de ellos, sobre todo cuando se trata del mío. No soy muy fan de sumar cifras a esa estadística y no es un día que me suela hacer especial ilusión. Por eso, y para evitar el bombardeo, es un dato que no tengo público en redes sociales (así mi cumpleaños es un día más en Facebook, y me libro del bombardeo en los grupos de Whatsapp). 

Pero obviamente, no es un dato secreto, y hay mucha gente (los más allegados) que lo conoce y me felicita, que es normal. Lo que es más raro es lo sucedido hoy (y que me obliga a hablar de la fecha en cuestión) es lo que se puede tal vez intuir en la foto.

Es un día que suelo cogerme libre y aprovecho para comer con mi señora novia, y para eso me acerco a su lugar de trabajo, que me obliga a coger el autobús.

Pues bien, subo, comemos, estamos un rato, y me siento en la marquesina para coger tranquilamente el autobús de vuelta. Es ese. ¿Eh, qué pone? ¡No puede ser! ¿En serio? 

Sí, esa foto es del autobús en el que he venido de comer, y es de hoy. No tengo muy claro de a qué se debe, lo lógico sería pensar que por alguna razón les ha saltado el mensaje que ponen en navidades, pero en el supuesto de que la Diputación Foral de Bizkaia haya tenido a bien felicitarme de esa manera, no me queda sino darles las gracias.

lunes, 17 de abril de 2017

Así fueron las #omicron2017 (parte 1)

¿Ahí tienen que dormir 75 personas?

En algún momento tocará hablar de las jornadas, así que allá voy, para hacer algo parecido a una crónica de las mismas. 

Lo suyo es empezar el miércoles, día del montaje, que nos reunimos en la lonja para meter las cosas en coches e irlas llevando. De camino un problema logístico (una de mis zapatillas sufre un infarto) y tengo que volver rápidamente a casa, pues no me motiva estar 4 días descalzo, pero al menos tiene remedio.

Llegamos ahí, y a colocar mesas, sillas, adecentar, acondicionar, asegurarse de que la base de datos está correcta... una labor dura pero necesaria. Aprovechamos también para hacer el checking en la pensión y cenar, en uno de los establecimientos convenidos, el Almazen. Comida muy rica pero servicio lento. Tras la cena, a seguir picando datos, hasta que a la 1 o así me voy a dormir, pues el jueves tocaba madrugar.

Jueves por la mañana. Mesa de inscripciones, recibir gente, saludar conocidos cuando no hay cola, conducir a inscritos al alojamiento, etc. A las 14:00, al acabar el turno, a comer. Y por la tarde una de las pocas partidas que juego: Supersálvame 2.0, una gamberrada de programa del corazón con superhéroes y humor políticamente incorrecto.

Por la noche codirijo un vivo, "Lagoon Sticks" (antes llamado "Giro al Infierno"), que a pesar de escribir yo, dirige otra persona. Y a pesar de ser una partida que tiene sus años sale aceptablemente bien.

Tras el vivo toca salí de fiesta. Y lo que pasa en Zalla se queda en Zalla. Porque, total, si lo contara aquí nadie me iba a creer.

El viernes fue posiblemente el día más estresante, con mucha tela que cortar, pero me quedo en las cosas contables. Por la mañana una de apagar fuegos y resolver incidencias, siendo una agradable: hablar con la radio para ser entrevistado. Nos vamos a la tarde, donde dirijo partida, nuevamente "Proyecto Tartarus", que gracias a los jugadores sale a pedir de boca, y a la noche recupero un clásico de mis roles en vivo: Mall of Horror, a la vez que ayudaba a dirigir el pase de "El tiempo de los erizos".

De ahí a la cama, que organizando jornadas hay que estar descansado. Pasado mañana sigo, que meterlo todo en una entrada abultaría demasiado.

domingo, 16 de abril de 2017

¡A casa! (desde Zalla)

La clausura, antes del arduo desmontaje.

Ya en casa tras 5 días de trabajo, estrés, ejetreo, montaje, jornadas y desmontaje. Cansado pero con la satisfacción del deber cumplido. Ya me explayaré más mañana si eso, que ahora estoy que me muero.

miércoles, 12 de abril de 2017

¡A Zalla!

Esta cara tendré el domingo.

Ya no hay tiempo para echarse atrás. A las 17:00 empezamos con el montaje y hasta que el domingo desmontemos, tendremos 4 días de frenética actividad. Uno hace esto con ilusión y ganas, pero del cansancio y el estrés no nos va a librar nadie.

Alea jacta est!

martes, 11 de abril de 2017

lunes, 10 de abril de 2017

Teleómicron

¡Anunciado en televisión!

Hoy ha tocado excursión a Barakaldo, concretamente a los estudios de Tele7, que ya he visitado anteriormente. Pero esta vez no era, como las otras, para hablar sobre teatro, sino para promocionar las jornadas #omicron2017, que empiezan este jueves, en el programa Objetivo Bizkaia.

Hemos ido tres de los organizadores; Gabri, Gemma y yo, y ahí hemos podido responder las preguntas que nos hacía Susana, la presentadora, que como gran profesional que es, se había tomado el trabajo de documentarse bien sobre las jornadas, lo que hace la entrevista mucho más fácil para nosotros. 

Como siempre que voy, muy a gusto, y mañana podremos ver la entrevista en Youtube.

domingo, 9 de abril de 2017

Fin de semana preomicronero

El sábado no pasé hambre.

Descartado el viernes, que ya se puede deducir lo que hice viendo las entradas anteriores, nos vamos al sábado, que fue día de asociación. Por la tarde reunión de formación para las jornadas y luego, con la excusa del cumpleaños de uno de los socios, a cenar al wok en manada (¡22 éramos!). Ahí, mucha comida, mucha comida y mucha comida. Entretanto, viendo por Twitter cómo el Bilbao Basket ganaba en Sevilla.

Tras la cena parece que la idea de ir de fiesta no cuaja mucho y optamos por algo más tranquilos: unas coca-colas y al parque de Amezola, que hacía bueno. Ahí estamos tan a gusto hasta que unos policías municipales, a pesar de que estábamos completamente sobrios y con bebidas no alcohólicas vienen a decirnos que eso es botellón (se aburrían y les debía de apetecer tocar los huevos, supongo), y nos echan de ahí. Momento en el que aprovecho para retirarme.

Domingo poca historia, con reunión de coordinadores de las jornadas, segunda sesión de formación, paseo y a casa. Mañana lunes de la que diría que es una semana corta, pues el jueves es fiesta. Pero es mentira, sé que hasta dentro de siete días no voy a poder descansar.

sábado, 8 de abril de 2017

Órbita 9

Ocho apellidos espaciales.

Esta es una de estas películas que es mejor ver sin saber nada, y por supuesto sin haber visto el trailer, que destroza la que para mí fue la gran sorpresa de la película, el giro que me dejó con el culo torcido. Por eso, es difícil comentar la película sin destripar, pero lo voy a intentar.

Lo que más me llamó la atención fue que la ciencia-ficción no es un género que suela tocar demasiado el cine español, no al menos en este subgénero de viajes espaciales. En este caso nos cuenta la historia de Elena, una viajera, colona e hija de colonos, que ha abandonado la ya inhabitable tierra para llegar, tras un largo viaje, al esperanzador planeta Celeste. Pero un problema con el oxígeno en la nave le obliga a hacer una parada en un punto de control, y conocer al primer ser humano de su vida (con excepción de sus ya difuntos padres): un atractivo ingeniero de sistemas.

Esto empieza a recordar peligrosamente en algunos aspectos a la infame Passengers, pero calma todo el mundo, que no tiene nada que ver. La obvia relación sentimental que surge entre los protagonistas no va por ahí.

Además, es en ese momento cuando la película pega un brusco giro de 180º y nos damos cuenta de que realmente estamos viendo otra cosa (aunque lo plantan en el primer tercio de la película y no al final). Además, en este sentido me gusta mucho ese toque de "uf, qué mal hecha está esta escena, queda muy cutre... ah, no, que tiene todo el sentido del mundo que sea así".

Tras ese giro, que para mí es lo mejor de la película, el resto discurre a un nivel bastante aceptable. Sin altibajos, pero con detalles mejores que otros. El trasfondo que crea, por ejemplo, está muy bien, pero hay cosas que le restan bastante credibilidad al asunto (¡como Pedro por su casa, oigan!). 

A mí, sin parecerme imprescindible, me ha gustado, pero como ya avisaba al principio, hasta aquí puedo leer. La película podrá gustar más o menos, pero sin duda sería un sacrilegio verla habiéndose perdido la sorpresa del giro de guión que pega.

viernes, 7 de abril de 2017

Presentaciones comiqueras: Ether

La portada, que no hace justicia a la buena pinta que tiene por dentro.

Para variar, en vez de dejar todo el fin de semana para el domingo a última hora aprovecho un rato libre para adelantar trabajo y contar la tarde de hoy, que incluía visita a Joker. El motivo no era otro que la presentación de la edición en castellano de Ether, del dibujante David Rubín, de quien mi señora novia tiene a bien ser admiradora. Así que en un acto bastante animado (Rubín es un ponente muy campechano) ha llegado el momento deseado: la firma de ejemplares. Y esto mola mucho, porque David Rubín no se limita a firmar, sino que hace dibujos a página completa, mientras charla amigablemente con los fans. Eso hace que la espera sea larga, pero merece la pena. Eso sí, tanto rato de pie ha resultado matador.

jueves, 6 de abril de 2017

Agur Euskaltele

No llegarán a 20 las veces que lo he encendido el último año.

No tengo especial problema con Euskaltel (de vez en cuándo se cae la línea, pero eso pasa con todas), pero llevaba tiempo queriendo hacer algo que, por pura pereza, nunca terminaba de hacer. Y hoy por fin me he decidido (o, mejor dicho, me he acordado y decidido): llamar para dar de baja la televisión de Euskaltel. Es un servicio que no uso nunca (y cuando digo nunca no es poco, es nunca) y la rara vez que he encendido el televisor para algo que no sea usar el chromecast, ha sido para ver cosas que podría haber visto igualmente con la TDT (mi querido Ministerio del Tiempo). Así que estaba simple y llanamente tirando dinero todos los meses. No es mucho, no llega a 12 euros, pero dinero tirado, al fin y al cabo.

Por fin he llamado, y tras la espera consigo que me pasen con una operadora, que tras un rato de intentar derivarme me da directamente el teléfono de bajas. Llamo a bajas, espero un rato y finalmente me cogen. Le explico la situación, y como es lógico intenta venderme la moto (no le culpo, es su trabajo), ofreciéndome un precio más bajo, y explicándome las funcionalidades de la tele de Euskalte, como lo de grabar contenidos para verlos más tarde y cosas así.

Le digo que le agradezco la información, pero que teniendo Netflix eso no me sirve para nada, pues no lo iba a usar, y cuando me dice que eso es mejor que Netflix, aguando la risa lo mejor que puedo y le digo que me parece muy bien, pero que quiero dar de baja ese servicio que no uso. 

Ahora a estar atento, no sea que se hagan los tontos y me hagan la de "a ver si cuela y lo seguimos facturando". Y la verdad, hasta que no vea la factura no sabré si me lo han dado de baja, pues no tengo la menor idea de qué canales eran de pago y cuáles de TDT.

miércoles, 5 de abril de 2017

Mis partidas omicroneras

Portada alternativa de una de las actividades.

Aunque en principio solo iba a llevar una partida a las jornadas, que empiezan dentro de una semana, al final va a haber más presencia jokinil. Sin embargo, volviendo un poco a los orígenes, llevaré más de rol en vivo que de mesa, y no todas las partidas las voy a dirigir yo.

Yo dirigiré dos. La única de mesa y la única nueva es una para Cultos Innombrables que, a falta de título, subí como "Fundido en Blanco" y a la que aún me quedan unos retoques que darle. La otra es el rol en vivo Mall of Horror, que repesco de mi biblioteca, pues la escribí para las CLN de Valladolid de 2006.

Las otras dos partidas, aunque no las dirigiré yo sino Ainize Eguiarte, son "Giro al infierno", que escribí para TdN 2008 y "El tiempo de los erizos", que escribí para ningún evento en particular en 2010 (y que estrené en unas jornadas pequeñas de Durango).

¿Cuándo fue la última vez que fui a unas jornadas sin llevar ninguna partida?

Spoiler: creo que las TdN de 2006, pero no estoy seguro...

martes, 4 de abril de 2017

Las bolas de billar

Matemática creativa.

El viral del día, acertijo que se pone de moda y que nos ha tenido un rato entretenidos en la oficina. Va de coger tres bolas [pausa para que el graciosillo de turno haga el chiste fácil sobre tocarse las bolas en el trabajo] y colocarlas dentro de círculos para que la suma dé 30.

El meme viene a veces acompañado del clásico "solo el 2% de la población puede resolverlo", que es mentira pero ayuda a sentirse listo y anima a compartirlo y viralizarlo cuando se resuelve. 

Uno lo mira y pronto ve que algo falla, que la suma de tres números impares nunca puede ser par, de manera que hay que recurrir al pensamiento paralelo, pues debe de haber trampa. En cualquier caso, si se quiere entrar en el juego, recomiendo que se deje de leer, pues sutilmente voy a dar la solución al mismo, y luego de forma mucho menos sutil.

Uno lo mira y ve que algo falla, y empieza a pensar que a lo mejor esto va de tapar algún símbolo, de poner unas bolas encima de otras, o vaya a saber usted qué. Pero el enunciado parece claro: una bola en cada círculo. 

Así que uno le da vueltas, hasta que llega a la solución y ve que era mucho más fácil de lo que esperaba. ¿Así se ve mejor?

Hay otra pista bastante poderosa, y es conocer un poco cómo son las bolas del billar americano, ver cuáles son lisas y cuáles rayadas, y una persona con TOC seguramente lo captaría al instante. ¿Todavía no?

Una de las bolas, que no está en su sitio, tiene además una pequeña omisión, pues le falta la pequeña marquita que se suele poner debajo del número para diferenciarlo de otro que es muy parecido, pero dándole la vuelta... guño, guiño. ¿Ahora ya sí, no?

¡El puñetero 9, es un 6 al revés! ¡6+11+13!

lunes, 3 de abril de 2017

Vuelven Rick y Morty

Tercera temporada

1 de abril, Fool´s Day, es el equivalente anglosajón a nuestro día de los inocentes. Es decir, el día en el que no hay que creerse absolutamente nada de lo que uno lee por Internet (aunque ahora que lo pienso, eso no lo diferencia mucho del resto de días). Y los cachondos de Adult Swim tuvieron a bien soltar como broma que en verano por fin se estrena la deseada temporada de Rick y Morty, estando la broma tan currada que hasta hicieron un capítulo ad hoc, para hacer la broma más creíble.

Lo gracioso del asunto es que la broma no era hacer creer a todo el mundo que en verano se iba a estrenar la nueva temporada de la serie, sino en hacer creer a todo el mundo que ese anuncio era mentira cuando en realidad... era cierto, y el capítulo es lógicamente el primero de la nueva temporada. El cuál, por cierto, no está nada mal. La serie vuelve con fuerza.

domingo, 2 de abril de 2017

Finde con inauguración

Para viajar años atrás...

Voy a contar el fin de semana, pero como suelo hacer algunas veces, en sentido inverso. Es decir, empezando por el domingo. Por la mañana tranquilidad en casa y por la tarde partida de rol en vivo, "Mont Purdeau", una de las actividades que estarán en las Ómicron, para hacer el pase de pruebas, verle errores y tal.

El sábado también cosas de la asociación. Por la mañana a Modpc a por los ordenadores que nos ceden y a la tarde a la lonja, donde tenemos jornadas de juegos de mesa. Al no haber demasiada gente es una tarde tranquila y me acabo metiendo a rellenar una partida de "La fuga de Colditz", con victoria in extremis de los aliados, que consiguen huir en el último momento, escuchando de fondo, ¿una sirena? ¡No! Los llantos de los oficiales nazis. Y ya que estoy ahí, me quedo también a la noche, jugando a juegos ligeros y de charleta hasta las 2 o así.

El viernes por la tarde un paseo hasta que viene la tromba de lluvia y luego quedo con la gente de Arbolantxa para jugar unos dardos en el local de la comparsa (¡y gano una partida!) para ir después a un evento que me ilusionaba bastante: la inauguración del pub Central Delorean, que abría un buen amigo, y que me hacía mucha ilusión porque su otro bar, el Azzurro, es un bar que no suelo frecuentar demasiado pero en el que he pasado mucho tiempo y significa mucho para mí. Por eso era tan especial la inauguración de este bar, así como fue genial salir de fiesta y ver tanta cara conocida. Y la barra libre, para qué nos vamos a engañar, también se agradecía. :D

De ahí volvimos a los orígenes: el Azzurro. Y acabamos la noche (bueno, la acabé yo, otros siguieron), en el karaoke Buho´s, donde tocó cantar esta canción:

Sus gallos, gracias.

jueves, 30 de marzo de 2017

Imperium

Harry Potter y la cámara de gas.

Esto va de que un auror se tiene que infiltrar en una banda de mortífagos que odian a los muggles y conspiran para volver a traer a la vida a Voldemort, con el ánimo de derrocar al Gobierno sangresucia que...

Vale, hecha la gracia (lo siento, Daniel, para mí siempre serás Harry Potter), toca hablar de la película. Y me parece muy acertada la definición que da el cartel "American History X conoce a Infiltrados", pues recuerda bastante en temática y atmósfera a ambas sobre todo a la primera. En ella el protagonista es un agente del FBI que se infiltra en una banda de supremacistas arios para investigar un posible atentado bacteriológico, y se verá obligado a hacer muchas cosas que no desea. Entre ellas, la más difícil, empatizar con ellos para saber cómo piensan, y ver qué les lleva a ese discurso del odio.

Como thriller funciona muy bien, dentro de subgénero de "policía infiltrado" que personalmente me tira bastante, y tiene cosas muy aprovechables, siendo una la de salirse del tópico, con un mensaje tan necesario hoy en día como "ojo, que hay más malos en el mundo además de los islamistas radicales" (lo que supongo que a mucho aneuro le parecerá en sus delirios un mensaje giliprogre de Soros y el NWO, pues a nadie le gusta que le retraten) y que toque un poco qué lleva a alguien a tener esas ideas, con la reflexión de que muchos de los que están ahí podrían ser personas muy distintas en circunstancias diferentes.

Una película muy interesante, aunque haya pasado bastante desapercibida.

miércoles, 29 de marzo de 2017

@malditobulo

Creo que la conocí investigando este evidente bulo.

Feministas diciendo que rechazar a una mujer es violación inversa, carne de gato en supermercados italianos, musulmanes agrediendo a empleados de servicios de salud en España, RGI reservada a inmigrantes... todos tienen algo en común: son mentira.

Sí, puede resultar difícil de digerir, pero no todo lo que vemos en Internet es verdad. Lo prometo, hay noticias que a pesar de ser virales y estar a la vez en el muro de Facebook de tu cuñado, en el grupo de Whatsapp del equipo de petanca y en ese e-mail que te ha mandado un compañero de trabajo, son falsas. Por increible que parezca, ser una noticia muy difundida y muy espectacular no exime de no ajustarse a la realidad. 

Venga, ya vale de sarcasmo, ¿no?

Internet, ese pozo de sabiduría pero también de podredumbre, donde podemos encontrar literamente de todo y donde podemos hacer que un mensaje llegue muy lejos. Lo que antes se quedaba en gritar tonterías en la plaza del pueblo ahora puede ser escribir un tuit y que lo lean hasta en Kuala Lumpur (o, Dios nos libre, en la Audiencia Nacional), lo que significa que es mucho más fácil que antes colar rumores falsos.

Pero esta entrada no va para hablar de ese fenómeno de sobra conocido ni para desmontar ningún bulo en particular, sino para recomendar la fantástica cuenta de Twitter @malditobulo (para los menos familiarizados, una pista: si oís "Twitter dice" es mentira. Twitter no es un alguien, es una plataforma de microblogging en la que otros álguienes pueden decir cosas, incluso yo), que se dedica a recopilar los bulos que están de moda y desmontarlos con datos. Y es fascinante la cantidad de mierda que se comparte en las redes sociales. 

¿Y a qué se debe tanta noticia falsa en la red? Pues a veces es mero trolleo, que a todos nos gusta ser un poco gamberros de vez en cuándo (incluso yo he inventado alguna chorrada de vez en cuándo), pero otras veces obedecen a motivos menos honestos. Uno, el monetario, buscar una noticia fascinante y espectacular, aunque sea falsa, con el ánimo de conseguir visitas. El otro, mucho más deleznable, el de generar opiniones y en particular instigar el odio contra determinados colectivos. 

En fin. Como la red es muchas veces un terreno minado, sobre esto me gusta aplicar siempre esta máxima:

"Regla básica de Internet: si parece mentira o difícil de creer, seguramente sea mentira".

El porcentaje de acierto es muy elevado.

martes, 28 de marzo de 2017

Carteleando

Busca a Wally.

Aprovechando que no tenía partida, como suelo tener algunos martes, me he dedicado al noble arte de repartir carteles. Pero no de forma digital, como suelo hacer, sino analógica y presencial. Es decir, pateándome las tiendas del sector, casi todas patrocinadoras, para entregarles un ejemplar y que puedan lucirlo.

La ruta ha empezado en ModPC, de ahí a la lonja a por más carteles, de ahí a mi habitual Zabalburu, a Peter´s Land, y luego el triángulo friki que componen Joker, El almacén secreto y Bilbogames.

¡Que ya no queda nada para las jornadas!

lunes, 27 de marzo de 2017

Día mundial del teatro

Epidauro, uno de los más emblemáticos de la antigüedad.

Es adecuado que este año caiga en lunes, pues es cuando lo puedo conmemorar como es debido: haciendo teatro, ya que es el día de la semana que tenemos la clase. Prácticamente todo tiene un día dedicado, y en el caso de este noble arte es el 27 marzo, día en el que para completar la efeméride, una figura del mundo de la actuación pronuncia su discurso, siendo este año la actriz Isabelle Huppert quien se encarga.

¿Y por qué el 27 de marzo? Pues la verdad es que no lo tengo muy claro, pues la única referencia que he visto es que fue un 27 de marzo, el de 1962, cuando se inauguró el Teatro de las Naciones de París. Aunque si tenemos en cuenta que esta fecha se empezó a celebrar en 1961, tal vez sería más correcto decir que es el día del teatro... y las máquinas del tiempo.

domingo, 26 de marzo de 2017

Fin de semana atípico

Logo de Capitán Elefante

Empezaré por el viernes, con algo que está lejos de ser atípico, pues por la tarde me fui al cine, concretamente a ver la fabulosa "El Bar". Es de Álex de la Iglesia, tenía que ir el día del estreno, y  a la primera sesión. Luego a casa a pasar el resto de la tarde, con un poco de Spartacus y otro poco de Borderlands, y a la noche empieza lo raro: me voy a un concierto. Efectivamente, no soy muy de estos planes y ni siquiera conocía al grupo, pero a veces hay que probar cosas nuevas. Así que nos fuimos con unos amigos a la discoteca MOMA, a ver al grupo barakaldés "Capitán Elefante" y sus teloneros "Eladio". Por suerte, el sitio no estaba especialmente saturado, así que no me agobia. Y al acabar, previo paso por casa a por droga, que la muela estaba un poco porculera, a tomar algo y estar de charleta.

El sábado resulta ser un día tranquilo, entre hacer las cosas de casa, ver la tele y jugar al ordenador, hasta que a la noche me paso por la lonja y me convencen para jugar a un juego que ni me gusta, ni se me da bien, ni había tocado en 20 años... el ajedrez. Lo curioso es que juego dos partidas y gano las dos. 

Del domingo poca hostia que contar, siendo además el día más corto del año (solo 23 horas). Un poco de hacer nada y dar una vuelta por el parque, aprovechando que con el cambio de horario el sol se pone más tarde. Mañana podré salir de trabajar siendo aún de día.

sábado, 25 de marzo de 2017

El bar

Alex de la Iglesia. Nuff said.

Nueva película de este genio del cine al que no es ningún secreto que admiro. Vuelve a jugar con encerrarnos en un sitio angosto, como tan bien funcionara en La Comunidad, con esta película que encuentra sus reminiscencias en Última Llamada, La Niebla o incluso Rec·.

Un grupo de gente sin, en principio, nada en común, solo el hecho de encontrarse en el mismo sitio a la misma hora, se queda encerrada en un castizo bar del centro de Madrid cuando unos inquitantes y enigmáticos hechos les impiden salir. Empieza la lucha por la supervivencia en un entorno aislado.

La trama no ofrece grandes sorpresas, pues ya los títulos del principio nos van dando una pista bastante gorda de por dónde van a ir los tiros, y el desarrollo sigue en muchos puntos el esquema de "gente que no se conoce encerrada en sitio peligroso", pero lo hace muy bien, y en parte es gracias a lo que mejor sabe hacer Alex: construir personajes y sacar lo mejor de los actores, con un Joaquín Climent que se come la pantalla el rato que sale, un perturbador Jaime Ordóñez y un Mario Casas al que ya no se hace tan raro ver actuando bien. De Carmen Machi y Terele Pávez no digo nada, que son apuestas seguras.

Una atmósfera lograda, un conflicto latente entre personajes que estás deseando que explote y una película cuyo defecto más gordo es que se hace corta. Alex, avisa cuando hagas la siguiente, que allí voy.

viernes, 24 de marzo de 2017

El guardián invisible

Del giliboicot y la polémica absurda ni voy a hablar.

Novela negra llevada al cine, pero en este caso con un toque cercano, pues se desarrolla en Navarra, en el ambiente lluvioso y rural del Valle del Baztan, lugar de destacada mitología y que es aquí el escenario para un thriller en el que la Policía Foral tiene que encontrar al asesino que mata chicas adolescentes de manera ritual.

La protagonista es Amaia Salazar (Marta Etura), una policía con experiencia en el FBI, que tiene que retornar a sus orígenes, al pueblo de Elizondo, para lidiar con la investigación a la vez que se enfrenta a sus terribles monstruos internos.

En lo que parece una no del todo lograda adaptación de libro a pantalla (confieso que no he leído la novela) nos encontramos con una ambientación muy lograda, con esa atmósfera entre mágica y sombría, siempre misteriosa y cargada de la sempiterna lluvia (lo que en Bilbao llamaríamos "tiempo normal"), pero unas actuaciones que a pesar de contar con un buen reparto resultaban mejorables y un argumento interesante pero confuso, y una resolución a veces algo atropellada, en la que cuesta enterarse de qué está pasando, y tiene pinta de que son partes del libro en las que hubo que apretujar y comprimir demasiado, con lo que ello implica.

Ahora, arriesgándome a pisar terreno de spoilers, debo decir que no me gustó especialmente ese epílogo que cierra la película, en una escena sobre la que es verdad que la película nos va dando pistas desde el principio, y no sé cómo estará en el libro, pero aquí, tal y como se había ido desarrollando, le queda como a un Cristo dos pistolas. Aunque es verdad que, si como parece anunciarnos ese final tan abierto, hay secuela, a lo mejor ahí cobra más sentido.

Hablo, claro está, de cierto personaje peludo al que podemos ver, que se supone que da sentido al título.

jueves, 23 de marzo de 2017

Con el nUevo móvil

 
En mis manos. Bueno, solo en una.

Hoy me ha llegado el nuevo teléfono móvil que pedí el martes: un BQ Aquaris U, que viene a sustituir mi ajado Aquaris 4.5, que tan buen resultado me ha dado, con la pretensión de que sea lo mismo pero mejor. Sin embargo, son varios los motivos por los que su estreno aún tendrá que esperar.

Uno es una tontería, que es comprar una funda, pues llevar el móvil nuevecito en el mismo bolsillo que llevo las llaves, sin protección, da cosica. El otro es que me tiene que llegar el duplicado de la tarjeta SIM, para que se adapte al nuevo teléfono. Esto en principio tampoco debería ser un problema, ya que creo que la que tengo sirve perfectamente. Pero eso no he podido comprobarlo, y es el verdadero motivo por el que la sustitución va a tener que esperar un poco, ya que no he sido capaz de abrir la ranura de las tarjetas, ni con el punzón-llave que viene. Y dado que no me quiero cargar el teléfono tan rápido, lo llevaré mañana a la tienda.

Así que de momento, sigo con el viejo, y el nuevo es... una bonita tablet.

miércoles, 22 de marzo de 2017

Kong: La Isla Calavera

Esta vez el Rey juega en casa.

¿Otra película de Kong Kong? ¿Pero no hicieron una hace poco? Vale, "poco" son 11 años, pero tampoco es un plazo tan largo, que es King Kong, no Spiderman, como para andar reiniciando la saga cada dos por tres. 

Pero esta vez tiran por una vía más original, y en vez de repetir el esquema clásico de "llegar a isla, ver mono gigante, capturarlo, mono secuestra a rubia y se sube al Empire State", cuentan una historia completamente distinta, que sin ser original (no deja de ser muy "Parque Jurásico") que sirve de vehículo para hacer una pura película de aventuras, sin más pretensiones que esa, saltando de cliché en cliché y mostrando todo tipo de horrores y letales bichos gigantes en la mítica Isla Calavera. Tampoco se puede decir, por motivos evidentes, que sea una secuela (no hago spoiler si digo que la versión de 1933 acaba con el simio ligeramente muerto), y tampoco puede decirse que sea una precuela, pues se desarrolla a principios de los años 70. Así que, ¿un reboot? Bueno, podría ser, pero con un argumento muy diferente.

La película en sí no pasa de ser un producto de puro entretenimiento, y de ver lo bien hecho que está y lo grande que es el mono, con todo un elenco de personajes secundarios a los que solo les falta una diana en la cabeza, pero a fin de cuentas están para eso. Esta película va sobre el Rey, y los humanos son solo unos invitados en su casa, que es la isla.

Aunque entretenida, no me parece que sea una película imprescindible, pero lo que sí me parece imprescindible, si se va a ver, es quedarse hasta la escena de después de los créditos, pues conseguirá que el pequeño friki que muchos llevamos dentro dé saltos en la butaca. Solo daré una pista: no es Samuel L. Jackson, que ese ya sale antes de los créditos del final.

martes, 21 de marzo de 2017

El móvil anoréxico

No eres tú, soy yo.

Me da rabia, y me he estado resistiendo hasta ahora, prolongando su vida más allá de lo habitual, pero me temo que va a tocar jubilar el Bq Aquaris 4.5 que tan buen resultado me ha dado, pero que a pesar de que todavía funciona perfectamente, y la duración de la batería es aceptable (llego a casa a la noche con un 30% si la cargo antes de salir, algo impensable con el anterior), tiene un problema gordo, que lleva tiempo arrastrando, no tiene arreglo y puede acabar por darme un disgusto.

El problema es de alimentación, y es que la ranura en la que se mete el cargador está ligeramente torcida, y cuando lo enchufo se sale con un soplido, pasando muchas veces que lo dejo a cargar por la noche, el cable se sale y me lo encuentro por la mañana con un 10-15%, y es una chufa, ya que, ahí viene el otro problema, la mayoría de los cargadores no me sirven. De hecho, alguna vez que lo he tenido que cargar en el trabajo he tenido que andar casi momificándolo con gomas para que no se salga el cable del cargador de su holgada ranura.

Así, aunque el resto funciona de perlas, temo que cualquier día haga puf y deje de poderlo cargar, de manera que me tengo que rendir a la evidencia y cambiar ya de terminal, Ha tenido una vida larga (2 años y medio, lo que en años de móvil son como 115 años humanos, más o menos) y feliz, 

El jueves llega el flamante reemplazo. ¡Arf, qué pereza!

lunes, 20 de marzo de 2017

Spameando para #omicron017

Se hace saber, que del 13 al 16 de abril en Zalla...

A falta de 24 días para las jornadas, una de mis labores (la más importante), es darles publicidad, y aunque los medios están haciéndonos bastante poco caso (a pesar de mi insistencia), no decaigo en mi labor de anunciar y promocionar, sobre todo en redes sociales, y en especial actualizando mucho el blog, varias veces al cabo del día, y dando ruido a todas esas entradas. 

Hay dos especialmente importantes, que son las de actividades,las que son rol y las que son otro tipo de actividades, que van creciendo día a día, pues así a lo tonto, entre las que ponemos nosotros y las que nos aportan los asistentes, la cosa va creciendo.

Y con esto, de forma nada disimulada, mato dos pájaros de un tiro: hago una entrada para hoy en este blog y de paso promociono un poco más el evento.

Como dirían en los Simpson, la publicidad puede ser de tipo subliminal, liminal y superliminal: ¡VENID A LAS JORNADAS

domingo, 19 de marzo de 2017

Fin de semana mur...marciano

Hoy paso de hablar de baloncesto. >:(

Fin de semana terminando, pasemos a comentar el fin de semana. El viernes es fácil de deducir: cine, y la película se adivina sin problemas, que por algo la reseñé aquí mismo.

El sábado paseo matutino a la caza del cómic (me hago con mi ejemplar del Neonomicon de Alan Moore) y termino de preparar la partida de la tarde. Llegan las jornadas y dirijo, por tercera vez "La Centuria A" (mi versión del Equipo A con romanos para FATE Acelerado), partida que tiene bastante tirón. Además me hace ilusión sentar en la mesa a gente de la asociación que es más de juegos de tablero y rara vez le da al rol.

Por la noche, entre la cena, el charloteo y un par de partidas de Los inseparables, me voy a casa.

Domingo, por la mañana voy a Miribilla, donde no sucede nada que merezca ser mencionado y luego a comer. Por la tarde, otra vez frikerío, con partida de la Guerra del Anillo en la que gano como señor del mal a un jugador que, pese a ser novato, me deja contra las cuerdas (hay que ver, lo que me gusta ese juego y lo terriblemente mal que se me da).

Y más o menos eso ha sido todo. Para rematar, algo de Spartacus y/o Birderlands 2. Mañana semana nueva.

viernes, 17 de marzo de 2017

La Bella y la Bestia

Se oye una canción...

Remake del clásico de Disney, al que algunos han calificado de "innecesario". Desde un punto de vista estrictamente maslowiano es verdad, no era necearia. ¿Pero qué película lo es? A mí me parece un acierto, ya que da otra visión del clásico, al que es completamente fiel, para hacer sentir lo mismo con esa historia, en esta película divertida, bonita y emotiva, sin que esté de acuerdo con los "para ver esto me veo la original". Punto uno: la original no desaparece porque exista esta versión, punto dos, esta es para ver lo mismo de otra manera. Es como escuchar una versión distinta de una canción que nos guste.

Y en este caso esa versión, ese "cover", me gusta. Está muy logrado el traslado a imagen "real", con escenas y personajes que prácticamente cobran vida para saltar a la pantalla, y con algunos añadidos que encajan muy bien, algunos casi sin notarse que lo son. Aunque es verdad que algunas, aun siendo adecuadas y no quedar en absoluto como un pegote, parece que solo busquen alargar el metraje.

Un miedo que tenía era que las canciones tuvieran, como pasaba en El libro de la selva o el musical de El rey león, una letra distinta, pero ese miedo se difumina, pudiendo disfrutar de las canciones como las recordaba, e incluso se atreve a introducir algunas nuevas, pero que se mimetizan muy bien con el resto. 

En cuanto a los personajes, muy bien Emma "Hermione" Watson y muy bien Luke Evans, con un Gastón totalmente despreciable y chuloplayas, pero a su manera con carisma. Los secundarios manteniendo el encanto que ya tenían en la película de animación, y con Bestia pasa lo mismo: está mejor de bestia que de príncipe. Muy bien elegido el actor, eso sí. 

Buscaba en esta película, como decía más arriba, encontrar exactamente lo mismo que me daba la de 1991, y en cierto modo sentir lo mismo. Otros tal vez no tengan la misma suerte, pero yo he de decir que lo he conseguido. Ahora me queda la ardua tarea de quitarme las cancioncillas de la cabeza.

jueves, 16 de marzo de 2017

De lobos y orcos

¡STOP matanzas!

"Los orcos de Mordor son unos seres mucho más civilizados y considerados de lo que se piensa, como muestra esta foto. En las primeras posiciones marchan siempre los orcos más desfavorecidos, los que tienen menores oportunidades laborales para que tengan la oportunidad de quedarse con la mejor parte del botín. Detrás de ellos van siempre voluntarios veteranos, cuya función es asesorar y aconsejar a los de la vanguardia. En la zona central está Timmy, montado sobre un huargo. Timmy nació con una grave discapacidad, pero en vez de marginarlo lo llevan con los demás a la batalla, pero está en el medio, protegido siempre con sus compañeros. Por último, en retaguardia van los orcos más fuertes y mejor equipados, protegiendo siempre a sus compañeros. Que no te engañe la propaganda élfica, los orcos son criaturas sensibles y maravillosas"

Esto viene a raíz de este clásico bulo, que regularmente reaparece por redes sociales sobre la peculiar organización de una manada de lobos.

Etología alternativa, una nueva ciencia.

"Manada de lobos: los primeros 3 son los más viejos y/o los enfermos, ellos le marcan el paso a la manada. Si fuera al revés, los dejarían atrás y perderían contacto con el grupo, en el caso de una emboscada serían sacrificados. Luego siguen en la fila los 5 más fuertes, son el frente del grupo. En el centro va la mayoría de la manada, y detrás de ellos siguiéndolos el segundo grupo de otros 5 fuertes. El que va de último, va solo, el Lobo Alfa. Desde esa posición controla todo, puede verlo todo y decide la dirección. El Alfa puede ver a la manada completa. El grupo se mueve acorde al paso de los mayores, se ayudan unos a otros, se cuidan entre ellos."

¡Oh, es sorprendente y maravilloso! Y como muchas de las cosas sorprendentes y maravillosas que nos encontramos por Internet, una completa gilipollez (aquí lo explican bastante bien). Evidentemente el alfa es el que va primero, que para eso es el alfa, y lo de ir el último decidiendo la dirección... tal vez cuando inventen los walkie-talkies para lobos.

La historia es muy bonita, pero los lobos son lobos, y como tales se comportan. Ah, la foto de los orcos también es falsa. El del huargo es el jefe.

miércoles, 15 de marzo de 2017

Exceleando

Pero con cosas escritas.

Semanas de picar datos. Por una parte, en el trabajo, pasar a la tabla las solicitudes de inscripción de un evento que se organiza mañana en la Universidad de Deusto. Por otro, picar los datos de las solicitudes de preinscripción a las #omicron2017, que el primer día fueron de locura (y que, por cierto, estoy a un tris de anunciar que se han acabado las plazas de pernocta. Creo que queda una), y que aunque se ha ido calmando, el agradable goteo es incesante. Con el otro la cantidad ha sido mayor, pero es un poco frustrante ver que hay quien no tiene muy claro el concepto "campo obligatorio". ¿Será que se piensan que la cosa va de rellenar el formulario con el portátil en la naturaleza? Bueno, ahí la lista está cerrada, y en las jornadas la gente se porta mejor, y me rellena bien los campos (qué remedio, si no lo hacen, la web no deja seguir).

Para sacar la plaza me pedian acreditar el Excel, y otras cosas no, pero esta vaya si la uso.

PD: No se me ocurría absolutamente nada interesante que contar hoy. Creo que se nota.

martes, 14 de marzo de 2017

El carnet de conducir

Yo tuve uno de estos.

No me considero en absoluto un gran conductor, y ni siquiera me gusta conducir. De hecho, vivo más feliz desde que no tengo coche. Sin embargo, una sabia decisión que tomé cuando cumplí los 18 (bueno, unos meses después) fue la de sacarme pronto el carnet de conducir.

Estaba en primero de carrera cuando me puse a eso, y debo confesar que me costó horrores. Mucha gente pensará que probablemente me saqué el teórico con la minga y que me atasqué horriblemente con el práctico. Yo lo habría pensado.

Pero no, la verdad es que fue más o menos al revés (al menos por la parte de atragantárseme el teórico). No fueron una, ni dos ni tres las veces que me examiné, sino que acabé por sacarlo al cuarto intento. Se me enquistó de mala manera y no conseguía aprobar el puñetero examen teórico ni a tiros.

"Pero si estudias Derecho, cómo no vas a poder con ese examen, que es de chichinabo", me decían. Y tal vez el problema fuera ese, que en vez de coger los tests de la autoescuela y aprendérmelos como un pajarito, que es lo que hacía todo el mundo, yo intentaba estudiarme el Código de Circulación, a bloque, y al llegar al examen me comía todas y cada una de las trampas semánticas. Horroroso.

Incluso el día que lo aprobé fue con un cierto concurso de la fortuna, pues quiso esta que me dejara los papeles en la autoescuela, tuviera que volver a por ellos y examinarme en segunda tanda, de tal manera que en el entreacto me encontré con una compañera de la universidad que me sopló unas cuántas preguntas, lo que probablemente me sirvió para aprobar, y justito.

Menos preocupaciones me dio el examen práctico. Cierto es que lo suspendí una vez, no por cagadas especialmente gordas, sino porque en líneas generales lo hice como el culo (mala idea examinarse con nervios), y la guinda fue calar el coche cuando ya había terminado el examen.

Al segundo fui con una actitud distinta, tratando de tener confianza en mí mismo y usando una de mis armas: la charlatanería. No dejé de rajar y rajar durante todo el examen, con un parloteo incesante que no me habría servido en caso de meter la pata gravemente, pero que servía para distraer levemente al examinador. A eso le sumamos que casualmente me tocó en el examen el mismo recorrido que había hecho el día anterior en clase y, ale-hop. In extremis pero aprobado. 

Era un peso que me quitaba de encima, gracias al cuál, a pesar de tener en la práctica poca experiencia (y siendo lo de conducir algo que procuro evitar a menos que no haya más remedio), a efectos oficiales tengo casi 10 años de carnet.

lunes, 13 de marzo de 2017

¡A estudiar a Shakespeare!

Señora, debéis ver a vuestra... ¿cómo seguía esto?

Las miniobras de marzo marcan un Ecuador en el curso de teatro, pues suponen cerrar un frente para centrarse exclusivamente en la obra de junio (este año, recordemos, "Como gustéis", de Wiliam Shakespeare), y eso significa una cosa: hay que estudiarse el guión. Ya no hay excusas, y toca dar al codo, pues saberse pronto la obra significa empezar antes a preparar bien el personaje y las escenas, lo que luego se nota. No hay cosa peor que estar a una semana del estreno con el papel en la mano.

Otros años me he propuesto dejar el papel físico en casa y empezar en abril a ensayar sin la chuleta. Este año quiero empezar desde ya. Hoy he podido hacerlo más o menos con el 75% de la obra, para el lunes que viene quiero intentar ir ya con todo el texto en la cabeza. Y perfeccionarlo de la manera que mi modesta experiencia me señala como mejor: metiendo la pata en los ensayos, que para eso están.

¡Parragón, allá voy!

domingo, 12 de marzo de 2017

Fin de semana con sesión doble teatral

Narrando la muerte de Sócrates

Entrada típica de domingo. Empiezo con el viernes, yendo por la tarde al cine "Zona Hostil" y luego, tras hacer compras, a cenar, para celebrar que ya van 5 años desde que... cosas personales :) El sitio elegido es el Coppola, restaurante italiano que me habían recomendado, y la verdad es que resulta ser todo un acierto, con trato amable, comida deliciosa y buen precio.

El sábado por la mañana, para tomar oxígeno antes de la tarde, un paseo por el Casco Viejo y el Arenal, antes de comer y partir hacia Bilborrock, donde había teatro en sesión doble. Por una parte, la miniobra "La muerte de Sócrates", que los del lunes habíamos creado y representábamos dentro del espectáculo "El teatro de las emociones". Nos queda bastante bien, y mi imitación de Punset parece gustar (diré que, siendo honesto, el mérito era de la peluca).

Pero no quedaba ahí la cosa, pues era casi terminar una y ponernos con la siguiente, para ser (por tercera vez, y primera en escenario grande) Genaro, mi personaje en el espectáculo de teatro improvisado "El imperio de los Sagaz". Como dije en la tele, el público no sé, pero yo me lo paso en grande. Para celebrarlo, a cenar por ahí, al Gandhi, que me gusta más de lo que esperaba, y pronto a la cama, que estaba reventado.

Domingo, por la mañana poco que contar, y por la tarde reunión de organizadores de Ómicron. El evento está cerca: un mes y un día. 

viernes, 10 de marzo de 2017

Zona Hostil

Pollo Negro derribado.

Empiezo con lo malo: película que casi parece un anuncio de las FFAA, donde la bandera nacional mola mucho y nuestros soldados son héroes, que se enfrentan a un ejército de malos muy malos, que son todos iguales y traicioneros, pero como somos los buenos, la disciplina, el sacrificio y el compañerismo harán que el lado de la luz se alce victorioso. Uesea, uesea... digo... ¡Epaña, Epaña!

Venga, cierto. ¿Pero a fin de cuentas, no peca un poco de eso gran parte del cine bélico? ¿No pecan un poco de eso muchas de las grandes películas del género?

Aceptado eso, y aceptado que esto es una película de guerra, la valoración en su contexto me sale positiva, con un filme que mantiene en tensión cuando no pasa nada y nos hace saltar en la butaca cuando empiezan los tiros. ¿Y no se quejan los detractores del cine español (esos que normalmente no ven cine español y aún así sentencian) de que es todo guerra civil? Pues no, oigan, aquí una película de guerra ubicada en otro frente, concretamente Afganistán.

En ella, un convoy militar es emboscado, y un mal aterrizaje hace que un valioso helicóptero de salvamento médico quede derribado, y hay que tomar la decisión de abandonarlo o arriesgar las vidas de varios militares haciendo noche en ese terreno tan peligroso y lleno de enemigos armados, para custodiarlo mientras llega un medio de transportarlo. Algo que no va a ser nada fácil

Recordando mucho a películas como "En tierra hostil" (hasta en el título), "El único superviviente" o un poco "El francotirador", por ir a referencias recientes, esta película no tiene mucho que envidiarles. Podrá gustar más, podrá gustar menos, pero para mí juega en la misma liga, y se ve que cuando hay medios para ello se pueden hacer cosas majas. Bien por Adolfo Martínez, que a pesar de su nada desdeñable experiencia como director artístico, debutaba aquí, y con muy buena mano, como director. Una gran película del género.

jueves, 9 de marzo de 2017

Whatsapp y rol

Advertencia: esta entrada va sobre rol, y cosas de esas raras que hacemos los frikis.

No pretendo inventar la rueda, y seguro que esto que cuento lo hace muchísima gente. Incluso ya he hecho cosas parecidas anteriormente, de manera que este truco de dirección es de todo menos nuevo, aunque me apetece hablar de ello (eso, y que tampoco tengo nada mejor de lo que hablar hoy).

Se trata de coger ese elemento que tan disruptor es en las partidas de rol, como la telefonía móvil (nada más frustrante que dirigir y tener a un jugador más pendiente del aparatito que de la partida) y meterlo dentro de la partida. 

Se trata de seguir un poco la evolución lógica de las clásicas notitas en papel entre Director de Juego y jugadores, cuando se quiere transmitir a uno información que los demás no tienen que saber, e incluso permite cómodamente transmitir información que solo sea para parte del grupo.

Ejemplo sencillo: los personajes están en una cueva, y hay que tirar percepción para ver algo. Unos superan la tirada y otros la fallan: se puede enviar por Whatsapp a los que sí hayan sacado la tirada qué es lo que ven.

Pero además del obvio, hay otro uso que me resulta gracioso, y es útil en juegos de ambientación contemporánea o futurista, que sirve para dar una cierta tridimensionalidad a la partida, que es mandar al jugador los mensajes que recibiría su personaje. Ejemplo; en vez de decir "recibes un mensaje en el móvil citándote a las 6 en tal sitio", enviar al jugador el mensaje "te espero a las 6 en tal sitio". Quizás algo más farragoso a veces, pero el impacto es distinto. Y ya, si en vez de un mensaje, es una llamada de alguien con quien previamente nos hayamos conchabado, el efecto sorpresa puede ser genial.

Otro uso muy simpático, puesto en práctica en la sesión de hoy, es el grupo de Whatsapp de los personajes, que siendo S. XXI (la partida es de Cultos Innombrables) se puede suponer que tiene uno (o equivalente) y que se comunicarán por él. Como curiosidad, tiene su encanto "rolear" este grupo de Whatsapp, y además, luego se queda guardado, que es lo bonito.

El peligro de esto, que también me ha pasado, es que los cabrones de los jugadores se hagan un grupo de Whatsapp "sin master", para poder conspirar entre ellos. Es el precio de la tecnología...

martes, 7 de marzo de 2017

(Im)promocionando en la tele

Pero en el plató grande, que en este no quepo.

Hoy tocaba moverse, a los estudios de grabación de Tele7 en Barakaldo, donde no es la primera vez que voy, y con idéntico motivo al de otras veces: promocionar las representaciones teatrales, esta vez "El imperio de los Sagaz", improshow que haremos este sábado en Bilborrock a las 20:00.

La entrevista, como siempre, muy divertida y distendida, aunque con ese momento de duda al principio de "¿estamos grabando ya, o todavía no?", y la promesa de que volveremos más veces. Pero no como Jokin, Samuel y tal, sino en la piel de nuestros alocados personajes. Será, sin duda, divertido.

lunes, 6 de marzo de 2017

Batman: La Legopelícula

¡Muérete de envidia, Nolan!

Me gustó mucho la primera película de Lego, y sin ser un fan acérrimo me gustan los cómics de Batman, así que esta película me pillaba con ganas. Sin embargo, también me suscitaba muchas dudas, pues es verdad que olía a que podría pecar de tratar de estirar demasiado el chiste, y de que el este Legobatman tan paródico pudiera ser un buen complemento pero un horrible protagonista.

De hecho, el comienzo de la película adolece exactamente de ese fallo: estira el chiste y es algo soso y sin gracia. Por suerte, en seguida remonta y se convierte en lo que tiene que ser: una gamberrada llena de detallitos y referencias (algunas muy frikis) y tremendamente divertida, con puntazos geniales y un resultado glorioso, en la que posiblemente sea una de las mejores incursiones de los cómics de DC en la gran pantalla, pero lo mejor es que no se olvida de ellas, y acaba repartiendo cera a todas. De alguna manera, coge el tono cómico de la genial Deadpool y juega a entretener al público, sin más pretensiones que las de divertir y hacer reír. Y vaya si lo consigue.

Aparte de lograr lo que no consiguieron Ledger ni Leto: llevar al Joker al cine.

domingo, 5 de marzo de 2017

Batfin de semana

Ni queriendo se puede hacer peor, pero luego llegaremos a eso.

Es domingo por la noche, y el partido de baloncesto no ha sido todo lo positivo que me hubiera gustado, de manera que no le voy a dedicar entrada propia. En su lugar, me tiro a lo clásico y hago la reseña del fin de semana.

El viernes empiezo con una de cine, la divertida "Es por tu bien" que reseñé ayer, y luego me voy a la lonja, a jugar a "La guerra del anillo", en la que llevo a Sauron a una victoria in extremis, gracias a ese Frodo que delante del volcán decide que es mejor idea quedarse el Anillo Único que tirarlo.

Una noche de mucho toser y mocos me recomienda quedarme en casa por la mañana y parte de la tarde, al final de la cuál me voy un rato a la lonja a saludar, y luego quedo con mi señora novia para ir a "carnavales" de Santutxu, donde no vemos mucho carnaval pero aprovechamos para tomar algo con mi señora madre, y de paso encontrarnos con algún conocido.

Domingo, de camino a Miribilla me encuentro el sorprendente cartel de la foto, que me veo obligado a fotografiar. ¿Hay alguna manera más ridículamente sexista de "celebrar" el día de la mujer que con un cartel que incurre en todos los tópicos machistas? Seguro que sí, pero es difícil.

En Miribilla el partido no ha estado mal del todo, y ha tenido su cierta emoción, pero para al final acabar perdiendo (63-74) contra un superior Unicaja. Del partido poco que hablar, pero me quedo con el post, con algo que me gusta mucho del baloncesto, que es el poder felicitar con deportividad a ese simpático aficionado, un ruso gritón, que ha venido desde Málaga a ver a su equipo y se ha pasado el partido berreando y animando, ruidosa pero educadamente, y charlar amigablemente. Partido mediante "enemigos", pero en cuanto el árbitro pita el final, cordialidad absoluta.

Por la tarde, película que me apetecía mucho ver, la Legopelícula de Batman, que mañana reseñaré pero que me ha parecido francamente divertida. Y al salir, a tomar algo antes de la retirada, que mañana vuelve a ser lunes.