sábado, 16 de enero de 2016

Life is Strange

Max Caulfield, protagonista de la historia.

Es difícil clasificar Life is Strange sin caer en el excesivo simplismo, "es una aventura gráfica", pero también es complicado analizarlo un poco más en profundidad sin dar excesivos detalles, pues es un juego cuya gracia está en irse sorprendiendo a medida que avanza la historia.

Por ser algo más específico, y antes de entrar en la sinopsis, podría decir que es una aventura gráfica estilo "point&click", del subgénero de toma de decisiones, un poco en la línea del The Walking Dead, pero a la vez muy distinto.

Con un aire, en muchos sentidos, más de película que de juego, Life is Strange nos pone en la piel de Max Caulfield, una estudiante de fotografía que regresa a Arcadia Bay, el pueblo donde pasó su infancia, tendrá que adaptarse a su nueva vida universitaria y reencontrarse con algunas personas importantes de su pasado, mientras se irá viendo envuelta poco a poco en una telaraña argumental cada vez más compleja. Lo que empieza como la historia simple de una chica de su edad cuyas preocupaciones son las propias de una chica de su edad se va ramificando y ramificando cuando...

Porque aquí es cuando entra aquello de lo que no quiero hablar, esa peculiaridad que sin ser exclusiva de este juego, le da el toque distintivo y sentido a toda la trama, además de ese toque emocional y de dureza de decisiones que tan bien encajan y que dan vida a los 5 episodios de los que se compone el juego. Empieza un tanto simplote (el primer episodio es prácticamente una introducción) pero se va metiendo en harina y acaba teniendo escenas verdaderamente memorables, sobre todo con personajes llenos de claroscuros a los que a veces no sabes si odiar o compadecer.

En resumen, Life is Strange es un juego que en su conjunto resulta original, con una atmósfera muy envolvente, muy bien escudada por su música; unos personajes muy completos, en especial su protagonista, con la que es fácil empatizar; bueno en el apartado gráfico, con detalles como el diario; una trama interesante, con momentos de auténtica tensión y una dificultad tirando a nula, lo que permite disfrutar de la historia sin contratiempos. Sin duda, un juego imprescindible para los amantes del género.
Publicar un comentario