lunes, 31 de marzo de 2014

Así fueron las I Nosolocampos de Marte

A esto dirigí.

Este sábado fueron las jornadas que hicimos (y digo hicimos porque en estas dirigí una partida, concretamente la partida "No eran nadie", del juego "Estrellas Anónimas") en la lonja, cuya característica principal es que todas las partidas eran de juegos de la editorial Nosolorol. Concretamente, y si mal no recuerdo, hubo partidas de sLAng, Estrellas Anónimas, La mirada del Centinela, Do, Postapocalyptica, El reino de las sombras y Dreamraiders.

La acogida fue buena, y todas las partidas estuvieron a rebosar. Yo conté con 5 jugadores que se divirtieron bastante esclareciendo el caso del asesino del polígono, un peligroso serial-killer que mataba una víctima a la semana y tenía en jaque a la policía de Nueva York. El juego también gustó bastante, con su estética realista y su sistema de juego, tan sencillo como dinámico. Esa misma partida la llevaré también a los Encuentros Rúnicos.

Como colofón, y cortesía de la editorial, pudimos repartir regalos entre los participantes que se acercaron a las jornadas, esperando que se animen a venir a las siguientes.

domingo, 30 de marzo de 2014

8 apellidos vascos

La tribu de los Bradietxeagoitia

Nunca una película describió con tanto realismo la idiosincrasia antropológica de un colectivo étnico como este documental, que refleja tan bien algunos de los topicazos de los que tanto nos gusta reírnos, que bien podría tratarse de un sketch largo de Vaya Semanita. Y no es de extrañar su éxito en taquilla (al menos en Euskadi), donde está llenando literalmente las salas de cine, porque tiene un montón de coñas en las que no podemos evitar vernos reflejados, si no a nosotros a algún conocido.

La cosa va de un andaluz que liga con una vasca (olvidé decir que es una película de ciencia-ficción), pero no tiene mérito, ya que lo hace fuera de Euskadi (¡que lo haga en Euskadi, si tiene cojones!) y se queda prendado por ella a pesar de la poca dulzura en el carácter de esta (¿una vasca borde? ¿en serio?), tanto que con dos cojones (el sevillano es de Bilbao, aunque todavía no lo sabe) se sube al norte, a la ficticia Argoiti (pueblo del kostalde gipuzkoano) e inicia su campaña de conquista, para lo que deberá hacerse pasar por vasco de toda la vida y ganarse no solo a la chica sino a su padre, el genial Karra Elejalde, que es un delirante chiste de vascos andante.

El argumento, que nadie se espere aquí otra cosa, es muy típico de comedia romántica, pero aderezado con personajes muy extremos y situaciones graciosas, con cosas que cada dos por tres arrancan la carcajada, y en muchas de ellas esa sensación de "es gracioso porque es verdad".

Y desde luego geniales los actores, los 4 se salen, bordando a sus respectivos personajes, y bueno, Clara Lago se sale también en el otro sentido, claro.

sábado, 29 de marzo de 2014

Non-Stop (Sin escalas)

¿Quién es el listillo que ha cogido un vuelo de Ryanair sin leerse las condiciones?

Non-Stop es un thriller escapado de los 90, concretamente del subgénero de los secuestros de avión, que tiene hitos como Con Air, Pasajero 57, Air Force One y Decisión Crítica. Y con esos mismos ojos hay que tomarse Non-Stop, que pese a tener un aparente lavado de cara, con la aplicación de algunas tecnologías modernas, cae para lo bueno y lo malo en muchos de los mismos clichés. 

Pero si se tiene claro el nivel de exigencia a tener, Non-Stop es un entretenido thriller, con una trama forzada pero con un adecuado grado de interés.

El protagonista es un agente de la inteligencia americana que tiene que escoltar un vuelo internacional (cosas de la paranoia americana post-11S) y en vuelo recibe un enigmático Whatsapp (aunque por el color me recordaba más a Telegram) instándole a ingresar 150 millones de dólares en una cuenta, o empieza a morir gente en el avión. Fiel al esquema, las cosas van avanzando desde la incredulidad a la paranoia, pasando por una serie de catastróficas profecías autocumplidas y mi más sentido pésame a la familia del apuntador. Todo para acabar en un final lleno de escenas espectaculares y otro sentido pésame a la familia de las leyes de la física.

Pero eso ya va incluido en la expresión "película noventera", así que si lo que se busca (que es lo que cabe buscar aquí) es entretenimiento palomitero, Non-Stop aprueba el examen.

viernes, 28 de marzo de 2014

Tarta de queso con frambuesa

Este es el resultado.

Ayer fue tarde de cocinillas, ya que hoy me tocaba llevar algo de repostería para el rato del desayuno, y me dio por poner en práctica una receta de tarta de queso que me habían pasado (bien sencilla; 6 huevos, dos tarrinas de queso fresco, un bote grande de leche condensada, una hora de horno a 180º y mermelada).

La masa ya está en el molde.

Pero los comienzos no fueron muy buenos, ya que hice la masa, la metí en el horno, y al sacarlo tenía dos problemas: uno, que los bordes se habían requemado, y dos, que al sacarlo del molde demasiado pronto, quedaba una plasta que vagamente recordaba a una tarta. La puse sobre un plato y le afeité los bordes quemados. Después le eché mermelada de mandarina (artesana, por cierto) por encima, pero el resultado visual no mejoraba demasiado.

Y dado que quería llevar algo que fuera más o menos atractivo a la vista, y que además me había sobrado un poco de masa, cogí otro recipiente y horneé una nueva tarta.

Esto ya era otra cosa.

Una tarta mucho más bonita, pero de un tamaño muy pequeño, y que no iba a tocar a casi nada. Así que solución salomónica, me llevé las dos (la de mandarina y esta que recubrí con mermelada de frambuesa) y si sobra, que sobre.

La verdad es que no ha sobrado nada de la de mandarina, y ha tenido bastante éxito, pese a que yo me temía que iba a resultar demasiado empalagosa. Pero con una noche de nevera ha adquirido una textura perfecta y un sabor muy suave.

jueves, 27 de marzo de 2014

10 juegos de rol que...

Dados, esos locos poliedros.

Pues siguiendo con la estela de recopilar series, libros, videojuegos o películas imprescindibles, toca el turno a los juegos de rol, lo que es más complicado, ya que a pesar de ser un catálogo amplio, es mucho más reducido que en las otras categorías. Pero ahí me lanzo a mencionar los 10 juegos de rol que por un motivo u otro me han marcado.

-Dungeons&Dragons: El clásico, el que sin duda saldrá en casi todas las listas de este tipo, al ser uno de los juegos de rol más jugados de todos los tiempos (si no el que más) y uno con el que mucha gente empezó en esto de tirar dados. Y entre esa gente estoy yo, que me inicié en el rol con aquellas fotocopias de la caja roja de Dungeons&Dragons. Curiosamente, eso sí, al AD&D apenas llegué a jugar, y nunca he sido demasiado fan de la patada en la puerta.
-La llamada de Cthulhu: Este es uno de mis favoritos, con su ambientación años 20 y su mitlogía lovecraftiana. Será uno de los juegos a los que más he jugado, y también he dirigido bastante. (Y sí, confuieso que hemos jugado mucho a Cthulhu a lo D&D, la adolescencia es así) Y dentro de este juego, no cabe sino destacar la campaña "Las máscaras de Nyarlathotep".
-2084: Seguramente a mucha gente no le suene este juego, y es normal, dado que aún no ha sido publicado (solo la ONU sabe cuándo verá la luz), pero también es normal que sea especial para mí, dado que entre otras cosas, lo estoy escribiendo yo (con más gente, claro).
-La leyenda de los 5 anillos: Puede sorprender su presencia en esta lista, ya que cualquiera que conozca un poco mis gustos sabe que este juego no me gusta nada, ni por reglas ni por su ambientación de samurais, pero se ha ganado un hueco en el hall gracias a aquellas partidas de Pamplona en las que la buena dirección del master y la buena compañía conseguían que disfrutara la campaña.
-La mirada del Centinela: Lo confieso, este juego tampoco me termina de hacer tilín, pero a cambio me encanta su sistema "Hitos" que se utiliza para jugar, que es seguramente mi preferido.
-Aquelarre: Este juego merece estar aquí por varios motivos. Uno, por ser el juego al que jugamos todas las semanas desde hace ya casi 3 años, y es la excusa para juntarnos, y otro por la importancia que tiene dentro de los juegos de rol en España. Pero aunque no fuera por eso, lo elegiría por ser el juego al que más dirigí en su momento, y por la ilusión que me hizo cuando pude conocer en persona a su autor, Ricard Ibáñez, y jugar una partida suya.
-Vampiro: Llegaron los 90, y con él el gótico-punk. Dentro de este juego englobo, por simplificar, todo el "Mundo de tinieblas" que durante unos años prácticamente monopilizó los juegos de rol. A día de hoy debo confesar que prácticamente lo abomino, pero ocupó una faceta muy importante de mi ocio, y a nivel personal me hizo conocer a mucha gente.
-RuneQuest: He jugado realmente poco a Runequest, y sospecho que el sistema de juego nos quedaba un poco grande en aquella época, pero fue el primer manual de rol que me compré, y ya solo por eso, se merece un puesto aquí.
-Cazadores de leyendas: Vale, esto no es un juego de rol propiamente dicho, sino una campaña autojugable para el sistema NosoloD20 (y ahora Hitos), pero es una a la que tengo especial estima, ya que disfruté mucho no solo dirigiéndola sino también revisándola y corrigiéndola.
-Ars Magica: De este juego debo destacar que llegamos a jugar mucho en su época, en los tiempos de Casaiñigo, y que nuestros personajes acabaron siendo tan ridículamente poderosos que decidimos llamarlo cariñosamente "Ars Magica Z".

Y como siempre, al empezar la lista parece que no va a haber candidatos suficientes y acabas teniendo que dejarte algunos en el tintero, y entre los juegos que por uno u otro motivo bien podrían haber aparecido en esta lista estarían Mutantes en la sombra, Warhammer, DC Adventures, Star Wars, sLAng, 7º Mar... y seguro que me dejo alguno.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Dallas Buyers Club

No son zombis, son...

La foto muestra a los dos actores que han ganado el Oscar este año, y la verdad es que se han hecho con la estatuilla con total merecimiento, ya que tanto Jared Leto como Matthew McConaughey (algún día seré capaz de escribirlo sin buscar en Google) están estelares, y vagamente reconocibles. Cuesta reconocer al cínico Rust Cohle en el genial paleto sureño que es Ronald Woodroof.

Cuenta la historia de un tejano homófobo y drogadicto que se contagia con el VIH por sus locuras sexuales sin protección, y comienza a consumir AZT, una sustancia legal, pero que le resulta perniciosa, y acaba por contraer el SIDA. Entonces, descontento conel AZT, decide probar otros medios, lo que le lleva a organizar el Club de compradores (Dallas Buyers Club) como alternativa a las terapias "oficiales". Esto desemboca en una guerra con la RDA (la agencia que lleva el tema de la legislación sanitaria) que, a sueldo de las framacéuticas interesadas en el AZT, luchan por convertir en ilegal el vacío legal que cubre estos clubes de compradores. 

En ese sentido sigue el esquema de película basada en hechos reales (con sus créditos explicativos al final de la misma), de personaje que tiene que luchar contra su enfermedad y contra los prejuicios, los ajenos, con el estigma social al que se enfrenta el protagonista cuando sus antes amigos descubren su enfermedad y los propios, cuando se ve obligado a aprender a aceptar al transexual Ray (el también oscarizado Jared Leto).

Y la película, aunque bastante dramática, tiene un par de puntos simpáticos, con los disfraces que utiliza Woodroof para practicar el contrabando con el que suple a su club de compradores.

martes, 25 de marzo de 2014

Assassins Creed 3

Haciendo el indio. Literal.

Me gustaron mucho los anteriores (aquí hablo del primero y aquí de los dos posteriores), y en especial el 2, el Broherhood y el Revelations (la saga de Ezio Auditore). El 3 (que es, si no me fallan los cálculos, el 5º) es algo más flojo, pero mantiene el nivel, y desde luego es mejor que el Assassin´s Creed 1, que no deja de ser un prólogo prescindible.

En este caso la acción nos lleva a la América colonial (además literal, porque jugamos una escena en un barco que nos lleva a dicho continente), donde podemos ver la declaración de la independencia del 4 de julio de 1776 y los principios y desenlace de la guerra contra los ingleses (una justa liberación o un acto de terrorismo, según a quién preguntes), bajo la visión de Connor, un mestizo nativo americano que sin alcanzar el nivel de carisma de Ezio, reparte hostias como panes.

¿Connor? ¿Un indio? Pero jugamos con el inglés Haytham Kenwick. ¿Quién es este tipo?

Este es uno de los detalles que más me gustaron de la trama, y es que durante una parte importante del juego jugamos con un personaje distinto, cuya vinculación con la historia principal se revela durante el juego, en un giro del guión que prácticamente hizo que se me cayera el mando al suelo. Bueno, y que Haytham es un personaje mucho más carismático e interesante que el propio protagonista (a diferencia de lo que pasa con Raiden en MGS2). Y como en los anteriores, también hay partes en las que manejamos a Desmond, importantes para profundizar en la historia, aunque son más insípidas que la historia de dentro del Animus.

AC3 añade a toda la ristra de misiones secundarias (con las que tienes para horas) una nueva mecánica que no me ha gustado nada, que son las batallas navales, algo que ha tenido bastante éxito (eso deduzco de que el IV sea sobre piratas) pero que a mí me ha parecido un poco peñazo, y por suerte son pocas las batallas navales que hay que hacer obliatoriamente para avanzar en el juego. 

Y entre las cosas a las que no he hecho demasiado caso, toda una enciclopedia sobre gente y lugares relevantes en la guerra de la Independencia Americana, que para quien tenga horas y ganas que dedicarle a esto, viene bastante bien. Luego me consta que hay por ahí un DLC con una historia alternativa en la que el inepto George Washington (que aquí está lejos de aparecer como un gran héroe) se hace con el fruto del Edén y se dedica a liarla petarda, imagino que a lo Savonarola. Me plantearé si echarle el ojo.

lunes, 24 de marzo de 2014

Lo de siempre

Primer panallazo de la serie. 

Webseries hay muchas, pero esta tiene algo especial. Rodada en el Azzurro, esta serie nace de la enferma mente de Sergio (camarero y regente del local) y unos habituales, muchos de ellos amigos míos. La serie bebe mucho de la conocida "Qué vida más triste y derivados", pues no en vano, y si no me equivoco, tiene mucho que ver que Sergio asistiera a un curso de webseries de Rubén Ontiveros. Y también se puede ver a Cris "la rubia de los Videotutoriales", así que la vinculación está clara. Más concretamente, Ontiveros dirige y guioniza uno de ellos.

Evidentemente en mi caso viene porque conozco a los implicados (y acepto encantado la oferta del cameo), y me son familiares muchas de las coñas, pero sin necesidad de conocer el sitio ni a los personajes, es un humor bastante asequible. Y al ser capítulos cortitos (2 minutos la unidad), merece echarle la pena, que está bastante gracioso. Además, dicen que los primeros capítulos son los más sosos y que luego mejora, así que habrá que fiarse.

Ahora pongo a disposición de quien quiera verlos los tres primeros capítulos (eso sí, en versión original y sin subtítulos). Y ojo con la camiseta de Alain (el barbudo) en el tercero.

Espero que la SGAE no me cierre el blog por esto.

domingo, 23 de marzo de 2014

Fin de semana y mal sabor a baloncesto

Es complicado no ser pesimista.

De lo más relevante de este fin de semana no voy a hablar, no me apetece. Es el tema del Bilbao Basket, que me afecta más de lo que qusiera.

Así que voy a contar otras cosas, como que el viernes después de una tarde tranquila jugando al Assassin´s Creed 3 (el juego está chulo pero las batallas navales son infumables) fuimos a Algorta a tomar una con los compañeros de trabajo de mi señora novia. El sábado otra de caserismo con la Xbox, y por la noche dar una vuelta, cenita, tomar una y a casa.

Hoy partido de baloncesto de amargo sabor (y no por la derrota, que era lo de menos), y por la tarde una curiosa partida de Changeling, en la que los personajes son residentes de un orfanato que van a un parque de atracciones... y hasta aquí puedo leer.

viernes, 21 de marzo de 2014

Personajes imposibles (XIV)

El chiste es tan malo que se explica solo.

ALEXANDER GRAHAM TELL: Independentista suizo que robó la patente del teléfono amenazando a su inventor con una ballesta.

BARBARROSA DÍEZ: Pirata que se las daba de justiciera, pero que no lograba evitar que su barco se escorara siempre a estribor, a pesar de sus grandilocuentes arengas.

Charlot Heston

CHARLOT HESTON: Estrella del cine mudo de acción, eran característicos su bigote, su bombín y su rifle, que tuvieron que arrancar de sus manos frías y muertas.

DUQUESA DE ALBA EDISON: Aristócrata andaluza que tenía mucho dinero gracias a que inventó, entre otras muchas cosas, la bombilla.

ELTOM JONES: Cantante y pianista británico apodado "La tigresa de Gales". Destaca por su gran chorro de voz y sus estrafalarias gafas.

EVITA PERURENA: Actriz y política, casada con un harrijasotzaile. Cantaba aquello de "Don't cry for me Euskalherria".

GALILEO MESSI: Futbolista argentino que fue expulsado de un partido por decir que la Tierra gira alrededor del sol.

GARGAMEL GIBSON: Actor judío que perseguía judíos para usarlos como arma letal durante la pasión de Cristo.

IÑAKI GABILONDO CARLISSIAN: Tertuliano de Radio Bespin, descaradamente afín a la Alianza Rebelde y especialmente crítico con la labor del Imperio de Palpatine.

JERJESÚS DE NAZARETH: Profeta persa del cristianismo que murió crucificado por los espartanos. Una de sus más conocidas parábolas es "Dejad que los niños se acerquen a mi látigo".

JOHAN CRUYFFINDOR: Entrenador y ex-jugador holandés de quidditch. Su varita mágica era un chupa-chups.

JOSÉ ORTEGA Y GADGET: Filósofo español que colaboraba con la policía francesa gracias a sus ciberimplantes.

José Sazatornil Armstrong

JOSÉ SAZATORNIL ARMSTRONG: Actor español de comedia y primer hombre en llegar a la Luna, donde rodó "Espérame en el Espacio: un pequeño paso para el Caudillo, un gran paso para España".

JUAN SEBASTIÁN ORTEGA ELCANO: Primer torero en dar la vuelta al mundo, borracho y atropellando a gente por el camino.

KOJAK EL DESTRIPADOR: Policía calvo que apuñalaba prostitutas londinenses con un chupachups.

LEOPOLDO WILLIAM WALAS "CLARÍN": Pseudónimo del escritor escocés autor de "La Breavehenta", la historia una vetusta cabecilla guerrera que se enfrentó a la invasión inglesa de Oviedo.

MOCTEZUMA THURMAN: Actriz azteca, protagonista de "Tenochtitlan Fiction" o "Kill Hernán Cortés".

QUI-GON JIM HENSON: Caballero jedi, maestro de Yoda, que instruyó en los misterios de la Fuerza a los teleñecos.
Rafa Nadhalsim

RAFA NADHALSIM: Tenista indio que resultaba invencible gracias a su capacidad de estirar brazos y piernas, y a que era capaz también de escupir fuego por la boca.

ROBIN HOOK: Capitán pirata de Nuncajamás que robaba dinero a los ricos para repartirlo entre los niños pobres de Sherwood.

TERRY GILLIAN ANDERSON: Actriz británica, muy conocida sobre todo por comedias como "The X-Files Flying Circus".

jueves, 20 de marzo de 2014

2048

2^X

Este es el enlace que te lleva a un juego chorra pero tremendamente adictivo. Es simple: tenemos un panel con números que son potencias de dos (al principio solo doses), y cada vez que dos números iguales se tocan, se suman (dos cuatros hacen un 8, dos 16 hacen un 32, etc), siendo el objetivo llegar a 2048 (2^11, si no me fallan los cálculos), apareciendo una nueva (normalmente un 2 o un 4) en alguna casilla vacía.

Puede parecer sencillo, pero a medida que vamos avanzando, hay más tipos de número, y más posibilidades de quedarse atascado. Porque si en panel se llena y no hay movimientos posibles, se acaba la partida.

Hay que tener cuidado, ya que a veces al hacer un movimiento podemos fusionar dos paneles sin darnos cuenta, e irse nuestra "estrategia" al garete. Por lo demás, vamos ganando puntos cada vez que creamos una losa nueva con una fusión, ganamos ese número de puntos. De momento mi record está en 11732, y no he alcanzado la 2048 pero sí la 1024. 

Un puzzle estúpido, pero que engancha.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Teléfonos y vasos

Mi primer teléfono movil.

En esta era de las telecomunicaciones en la que vivimos, hay dos dramas que diariamente sufrimos en el primer mundo, que son quedarnos sin batería y quedarnos sin cobertura. En ambos casos, ese moderno apéndice de nuestro cuerpo que es nuestro smartphone queda reducido a llavero gordo, devolviéndonos de golpe al S. XX.

Para lo de la batería venden cacharros que sirven para recargar sin enchufar a la red y pueden alimentar a esas insaciables bestias, ávidas de corriente que son los teléfonos móviles (el mío pasa más tiempo enchufado que sin enchufar, a veces me planteo si realmente es móvil).

Para lo de la cobertura (que en un teléfono patata como el que tengo yo es una cuestión casi aleatoria) me comentaron hace un par de semanas un truco, con aire de magufada, pero que parece funcionar. El truco consiste en meter el móvil en un vaso, preferiblemente de cristal (y vacío, claro), y la cobertura mejora, incluso en sitios donde es más complicado que llegue bien la señal.

Como mi conocimiento en telecomunicaciones es nulo, es una cuestión que no puedo ponerme a afirmar ni rebatir, pero como intentarlo es gratis, hice la prueba, y tengo un vaso (de plástico duro) en la mesa de la oficina, y probé a meter el teléfono dentro, en una de las múltiples veces en las que la cobertura se fue a bailar, y de repente volvió la señal, y con ella todos los mensajes de Whatsapp que estaban en espera. Tal vez solo sea una coincidencia, pero resultó.

Repito que por mi ignorancia, no puedo saber si el vaso hace de antena, o si simplemente fue puta casualidad, pero si se va la cobertura (cosa común en mi senil Samsng Galaxy), es una cosa que intentar.

martes, 18 de marzo de 2014

Mensajería de ida y vuelta

Mayormente huevos de halcón.

El viernes por la tarde al llegar a casa miré el buzón y vi que tenía el aviso de que cierta empresa de mensajería (Halcourier) me había intentado entregar un paquete (un libro), y al no estar yo en casa el lunes a las 12:10 (a esas horas tengo a bien no estar en casa nunca), lo habían devuelto a la oficina de reparto, y me indicaban un móvil para llamar. Como era tarde no pude llamar hasta ayer por la mañana.

Al llamar me explicaron que como intentaron dejarme el paquete y no daba señales de vida (llamarme al móvil, que lo tienen, debía de ser una locura, y preguntar al portero tampoco parece que se les ocurrió), el paquete ya estaba en Derio, y tenía que ir a por él, que ya no me lo iban a volver a intentar mandar. Molesto pero comprensible.

Pregunté si podía ir hoy y pregunté si podía mandar a alguien en mi lugar, ya que lo de ir a Derio me pilla un poco a desmano (en coche es fácil, sin él se complica un poco), y a ambas me dijeron que sí.

Pues nada oye, me llaman hoy de la oficina de Cádiz, desde donde se hizo el envío para decirme que ya está de vuelta el paquete. Llamo a Derio para ver qué pasa y me dicen que el paquete ha vuelto a Cádiz a primera hora de la mañana. 

No sé qué entederán estos señores por "puedes venir a recogerlo mañana", pero en mi pueblo eso se entiende como "puedes venir, y además estará". Por suerte, la persona que iba a ir a recogerlo, todavía no había ido, así que al menos se ha ahorrado el viaje.

Muy profesionales los de la oficina de Halcourier de Derio, muy profesionales.

lunes, 17 de marzo de 2014

300: el origen de un imperio

Un ateniense que parece de Barakaldo.

Hay películas que requieren para su correcto visionado que el espectador apague su cerebro. Esta es una de ellas. Subordinando al aspecto visual todo el argumento y coherencia (del rigor histórico no voy a hablar, pero tampoco hace falta), nos ofrece hora y media de golpes y piruetas imposibles, con héroes muy heróicos, cuerpos muy musculosos y malos muy malos. Como 300, pero más de todo, y esta vez con explosiones.

Basada, como 300, en un cómic de Frank Miller (Xerxes), nos cuenta una historia en paralelo a la batalla de las Termópilas, con los atenienses, bajo el mando del heróico Temístocles pateando sin clemencia culos aqueménidas y enfrentándose a la lugarteniente de Jerjes, la bella pero letal Artemisia (no todo iban a ser jamelgos sudorosos) en espectaculares batallas marítimas. También nos cuentan cómo Jerjes pasó a convertirse en el enloquecido Rey-Dios de la primera película.

Cosas que rechinan, unas cuántas, y no me voy a meter en las burradas tácticas o de física, que a fin de cuentas sirven a la espectacularidad. Así que, si hace falta que los atenienses puedan saltar 20 metros sin despeinarse, ¡por Hermes, que los salten! Si las tácticas absurdas funcionan contra los persas, ¡Por Ares, que las empleen! Pero con otras no pude, como el caballo ignífugo que sale de la nada en plena batalla marítima o los terroristas suicidas de Al-Xerxeda.

Por la parte técnica, muy espectacular en las panorámicas y coreografías muy chulas, pero un uso excesivo de la cámara lenta y un gasto demasiado generoso en botes de Titanlux rojo. La película empieza bien, pero va a menos (no puede sobrevivir únicamente a base de peleas exageradas) y acaba por decaer, hasta desear que se termine.

Al menos, eso sí, es una película honesta. Si quieres ver cuerpos imposibles, batallas épicas y cruentas peleas llenas de casquería, 300: el origen de un imperio, te lo puede dar.

domingo, 16 de marzo de 2014

Puertas y juegos de mesa

Cada vez se parece más a una casa.

El tema recurrente de los domingos, que es hablar del fin de semana, como los críos cuando llegan el lunes a clase. En este caso, el fin de semana ha tenido mucho de juegos de mesa (concretamente viernes, sábado y lunes), con partidas de "La furia de Drácula", "La guerra del Anillo", "Un imperio en 8 minutos", "King of Tokio", "Hanabi" y alguno que puede que me deje por ahí. 

El resto, pues ayer tocó cine, a ver esa lección de Historia que es la secuela de 300 (me extenderé más, pero de momento recomiendo verla con el cerebro muy apagado), y el viernes por la tarde, antes de las partidas, a hacer las fotos que se ven. Ya hay suelo, ya hay puertas, ahora toca pintar y amueblar la cocina.

Iremos informando.

sábado, 15 de marzo de 2014

Un dorsal, un jugador

Y el 57 para mí.

Hay números que enseguida evocan a un jugador en concreto, y en muchos pabellones ondean camisetas de jugadores míticos, cuyos dorsales ya nadie más puede lucir (y no solo cuelgan sus camisetas, sino que las dejan ahí y todo). El ejemplo más obvio para nosotros es el 14 de Salgado, que solo lo ha lucido él (hablo de ACB, antes no me aventuro), y podría pasar en el futuro con otros números.

Ahora hagamos un repaso para ver quién puede ser el portador más memorable de cada número. Puede que me deje algún temporero por el camino, pero generalmente no van a ser muy relevantes aquí.

4

Solo dos jugadores han llevado, este número, Chris Warren y Marcelinho. Uno estaba llamado a comandar el salto de calidad del equipo, pero no dio todo lo que se supone que podía dar. El otro fue el que realmente lo había dado, y aunque solo estuvo una temporada, es justo que el 4 sea para Huertas.


5
El 5 ha tenido varios portadores, y no de muy buen recuerdo. De hecho, 3 de ellos ostentan su lugar en mi Nightmare Team (Núñez, Rodney White y Moiso) y los otros dos pasaron desapercibidos (Xavi López y Quintana). Así que dejo este número vacante. Si tuviera que elegir a uno, elegiría a Rubén Quintana, por ser el menos malo, y por sus aportaciones en LEB.


6

5 jugadores han lucido este dorsal; Úriz, Javi Rodríguez, Kupralija, Azofra y Zisis. Evidentemente Javirro y Kupralija no van a estar, y aunque Úriz no me disgusta, tengo el corazón dividido entre Zisis, que es de los mejores bases que hemos tenido y Nacho, que es de los jugadores más emblemáticos de la ACB. Pero como el 6 no era el número de Azofra y sí de Zisis, le doy el punto al griego.


7

Con el 7 no creo que haya mucha duda. Lo han portado Maluenda, Majstorovic, Hampl, Rakovic y este señor de aquí:



8

Gente con el 8; Howard, Montañez, Guardia, Fisher, Pilepic. De estos, aunque me gustó mucho Josh Fisher, creo que el más recordado con el paso del tiempo será Montañez. (Howard en LEB jugaba con el 5, me suena)

9

Este número nos ha dado buenas alegrías, con Recker, Sanmartín y ahora Bertans. También estaba Paco, pero jugó con dos números.

Por debilidad personal, elijo a Recker.



10

Esto no es fácil. Koljevic, evidentemente, no lo voy a poner. Hampl y Zengotita tampoco. Quedan Seibutis y Germán Gabriel, pero si le recordamos seguramente no será con el 10, así que punto para el lituano. Tenemos a Alberto Díaz, pero el chico está de paso.



11

El 11 ha tenido a ilustres como Savovic y Lucho Fernández, ha tenido a Mavroeidis, al ahora vecino Lmont Hamilton y al hombre de los muchos números, Markota.

Por un montón de factores, me quedo con aquel que llevaba el 11, pero que en el luminoso aparecía con el 1.


12

El número 12 había estado virgen hasta que este año se lo ha puesto Germán Gabriel, así que la decisión es fácil. Corrección: lo llevó Mikel Úriz, aunque tampoco cambia mucho la cosa.


13

Ha sido difícil dejar fuera a gente tan mítica como Cesc Cabeza y Pedro Fernández, pero creo que el 13 se lo lleva este señor.


14

Aquí no hay discusión.


15

Esta es complicada, ya que los dos jugadores que lo han llevado han sido muy, pero que muy representativos, por lo que el 15 lo concedo ex aequo a ambos.

 


16

Su principal mérito es haber sido el único en tener este dorsal, así que se lo lleva Hernández-Sonseca. El otro que lo llevó fue Stevic, pero apenas jugó.


17

Este número, que en Bilbao se asocie seguramente a cierto futbolista de Elgoibar, ha tenido tres propietarios. Stefanovic obviamente no va a ser, y Majstorovic tampoco. Así que se lo lleva Hervelle.


18

Solo un jugador ha portado el 18, Adrien Moerman, no llegó a hacer grandes cosas aquí pero se lleva el número por falta de competencia.

19

Me suena que solo jugó una temporada con este número, pero también es el único que lo ha llevado, así que el 19 es para el simpático Paco Vázquez. Corrección: Pues no, también lo lució el efímero Lukauskis.

20

Este número lo han tenido 4 jugadores; Espil, Quincy, Kakiouzuis y Richard Scott. Quincy me gustó mucho, pero sería de locos obviar a nuestra primera estrella americana en ACB.


21

Por aquí han pasado Savovic, Rancik, D´Or y Kavaliauskas. Darle dos números a Savo sería abusar, y aunque D´Or está entre los mejores pívots que han pasado por aquí, tanto él como Antanas solo han estado una temporada, por lo que el número se va a Eslovaquia, que además Martin Rancik fue uno de nuestros primeros grandes jugadores.



22

Nuestro dúo sacapuntas lo componen Ciorciari y Markota. Se lo doy al argentino por tres razones; Markota no es santo de mi devoción, Diego revolucionó el equipo cuando más falta hacía, y Markota ha portado 3 dorsales diferentes.

24

Este va a ir para Sergio Sánchez. Otros jugadores como Camata y Pasalic, también lo llevaron, así como Panko durante una de sus etapas. Otro ilustre del 24 fue Scott Burrell (que ganó la NBA con este dorsal). Pero por duración en el equipo, el punto lo dejo para el chaval de la casa.

25

Pues nada oye, tanto va el cántaro a la fuente, que se acaba rompiendo. Toma Damir, tú número.

30

Este número lo llevó Banic cuando estaba cedido por Akasvayu, pero hubo otro que lo llevó antes que él. Por no dejarlo desierto, elijo a Damon Johnson. Corrección: me recuerdan que también lo usó Robert Conley.


31

Un jugador del que sí nos acordaremos durante muchos años. Un jugador que siempre soñamos con tener hasta que vino aquí. Una leyenda en vida: El gran Raül López.

32

Apenas llegó a jugar, y es uno de los patinazos más sonoros del club, aparte de ser el único con el número de Magic en Bilbao; Jackie Carmichael.

33

Aquí tenemos a 3 jugadores cuya aportación al club deja que desear; Samb, Ilic y Antelo y a uno de los mejores americanos que han pasado por la ACB, que es Andy Panko. Sin embargo, aunque sea por llevar más tiempo, y por el circo que se monta cada vez que sale a jugar, el 33 es para Mamadou.

34

Aquí se juntan las 3 características; jugador de gran calidad, dejó huella en el club y es el único que lo ha llevado. Evidentemente hablo de Kostas Vasileiadis.

35

No había mucho donde elegir, así que este número es para Zoran Vrkic.

44

Este ya tiene su número retirado en el Palau Blaugrana, por algo será.

45

No solo tiene un número asociado, sino que tenía su propia canción, a ritmo de Boney M. El 45 del Bilbao Basket es para Janis Blums.


55

Y ya por completismo, pues no fue un gran jugador, no fue relevante y ni siquiera fue el 55 su único dorsal, planto al alero que durante un largo tiempo ostentó un 100% en tiros de tres: Asier Zengotitabengoa.