domingo, 9 de marzo de 2014

Zapping: una prosopopeya genérica

 Las estrellas del show.

Ayer estrenamos la miniobra de teatro de marzo, en el recital que daba la escuela, y en el que todos los grupos representaban sus obras, creadas y protagonizadas por los alumnos, siendo el cine el nexo común a todas ellas. En nuestro caso, y como se podría intuir viendo la guisa de la que voy vestido, la cosa iba de un sufrido teleespectador, que viendo que no hay nada interesante, iba cambiando de canal, y poniendo pegas a todo.

De esta guisa iba yo.


La película romántica: Con menos química que una ración de homeopatía. 

Western: Estos parecen Toy Story interpretado por Cantinflas.
 

Peplum: Unos romanos que parecen de Barakaldo. 

Terror: pues en el libro no era así.

Fue una obra muy divertida, a juzgar por las risas del público (que además se reía cuando se tenía que reír) y sobre todo para nosotros. Yo al menos me lo pasé como un enano, y es una obra que representaría encantado, 100 veces más.

Y ahora, a preparar para junio la Venganza de Don Mendo.
Publicar un comentario