martes, 18 de marzo de 2014

Mensajería de ida y vuelta

Mayormente huevos de halcón.

El viernes por la tarde al llegar a casa miré el buzón y vi que tenía el aviso de que cierta empresa de mensajería (Halcourier) me había intentado entregar un paquete (un libro), y al no estar yo en casa el lunes a las 12:10 (a esas horas tengo a bien no estar en casa nunca), lo habían devuelto a la oficina de reparto, y me indicaban un móvil para llamar. Como era tarde no pude llamar hasta ayer por la mañana.

Al llamar me explicaron que como intentaron dejarme el paquete y no daba señales de vida (llamarme al móvil, que lo tienen, debía de ser una locura, y preguntar al portero tampoco parece que se les ocurrió), el paquete ya estaba en Derio, y tenía que ir a por él, que ya no me lo iban a volver a intentar mandar. Molesto pero comprensible.

Pregunté si podía ir hoy y pregunté si podía mandar a alguien en mi lugar, ya que lo de ir a Derio me pilla un poco a desmano (en coche es fácil, sin él se complica un poco), y a ambas me dijeron que sí.

Pues nada oye, me llaman hoy de la oficina de Cádiz, desde donde se hizo el envío para decirme que ya está de vuelta el paquete. Llamo a Derio para ver qué pasa y me dicen que el paquete ha vuelto a Cádiz a primera hora de la mañana. 

No sé qué entederán estos señores por "puedes venir a recogerlo mañana", pero en mi pueblo eso se entiende como "puedes venir, y además estará". Por suerte, la persona que iba a ir a recogerlo, todavía no había ido, así que al menos se ha ahorrado el viaje.

Muy profesionales los de la oficina de Halcourier de Derio, muy profesionales.
Publicar un comentario