martes, 25 de marzo de 2014

Assassins Creed 3

Haciendo el indio. Literal.

Me gustaron mucho los anteriores (aquí hablo del primero y aquí de los dos posteriores), y en especial el 2, el Broherhood y el Revelations (la saga de Ezio Auditore). El 3 (que es, si no me fallan los cálculos, el 5º) es algo más flojo, pero mantiene el nivel, y desde luego es mejor que el Assassin´s Creed 1, que no deja de ser un prólogo prescindible.

En este caso la acción nos lleva a la América colonial (además literal, porque jugamos una escena en un barco que nos lleva a dicho continente), donde podemos ver la declaración de la independencia del 4 de julio de 1776 y los principios y desenlace de la guerra contra los ingleses (una justa liberación o un acto de terrorismo, según a quién preguntes), bajo la visión de Connor, un mestizo nativo americano que sin alcanzar el nivel de carisma de Ezio, reparte hostias como panes.

¿Connor? ¿Un indio? Pero jugamos con el inglés Haytham Kenwick. ¿Quién es este tipo?

Este es uno de los detalles que más me gustaron de la trama, y es que durante una parte importante del juego jugamos con un personaje distinto, cuya vinculación con la historia principal se revela durante el juego, en un giro del guión que prácticamente hizo que se me cayera el mando al suelo. Bueno, y que Haytham es un personaje mucho más carismático e interesante que el propio protagonista (a diferencia de lo que pasa con Raiden en MGS2). Y como en los anteriores, también hay partes en las que manejamos a Desmond, importantes para profundizar en la historia, aunque son más insípidas que la historia de dentro del Animus.

AC3 añade a toda la ristra de misiones secundarias (con las que tienes para horas) una nueva mecánica que no me ha gustado nada, que son las batallas navales, algo que ha tenido bastante éxito (eso deduzco de que el IV sea sobre piratas) pero que a mí me ha parecido un poco peñazo, y por suerte son pocas las batallas navales que hay que hacer obliatoriamente para avanzar en el juego. 

Y entre las cosas a las que no he hecho demasiado caso, toda una enciclopedia sobre gente y lugares relevantes en la guerra de la Independencia Americana, que para quien tenga horas y ganas que dedicarle a esto, viene bastante bien. Luego me consta que hay por ahí un DLC con una historia alternativa en la que el inepto George Washington (que aquí está lejos de aparecer como un gran héroe) se hace con el fruto del Edén y se dedica a liarla petarda, imagino que a lo Savonarola. Me plantearé si echarle el ojo.
Publicar un comentario