sábado, 30 de noviembre de 2013

Día de acción de Garcías

 
Condumio diverso.

El título es un evidente juego de palabras entre mi ilustre apellido y esa festividad tan de teleserie americana que nos dio ayer por emular. Si importamos Halloween, tampoco ésta iba a ser menos. Aunque bueno, realmente solo cogimos de ella el nombre (no coincidimos ni en fecha), que era una excusa como cualquier otra para juntarnos, en casa de mi anterior compañero de piso, también apellidado García, y compartir experimentos gastronómicos.

Por mi parte, me volví a atrever con un bizcocho salado, pero sin caer en el error de excederme con la sal (el del miércoles tenía demasiada), y en vez de bacon, queso y setas que, aunque suene a tópico, habría estado mejor con más queso y más setas. Y también debería haber utilizado varilla metálica y no de plástico, que se nota un montón en la masa (me quedó un tanto reseca).

Por lo demás, pues ahí estuvimos de tarde-noche, de charleta, con comida y bebida y animadas conversaciones.

Y para rellenar un poco, fusilo de la Wikipedia datos sobre esta festividad:

El Día de Acción de Gracias es una celebración tradicional de Estados Unidos y Canadá. En los Estados Unidos se celebra el cuarto jueves del mes de noviembre aunque originalmente se hacía el último jueves. En Canadá, por su parte, se celebra el segundo lunes de octubre. Generalmente en esta festividad se reúnen en torno a una mesa familiares y amigos a compartir un banquete. Aunque es religiosa en origen, está considerada como una festividad secular.

El día de Acción de Gracias en América del Norte tiene sus orígenes en una mezcla de tradiciones europeas y aborígenes. En Europa, los festivales se llevaban a cabo antes y después de los ciclos de cosecha para agradecer por una buena cosecha, y para celebrar después del duro trabajo junto con el resto de la comunidad. Los nativos americanos también celebraban el final de la cosecha. Cuando los europeos llegaron a lo que sería América por primera vez, llevaron sus propias tradiciones (fiestas de la cosecha) desde su continente, celebrando el final de su viaje, la paz y la buena cosecha. Aunque los orígenes del día de Acción de Gracias son similares en Canadá y en los Estados Unidos, los estadounidenses no suelen celebrar las contribuciones hechas en Plymouth, Massachusetts, mientras que los canadienses no celebran las contribuciones en la isla de Terranova .

viernes, 29 de noviembre de 2013

GTA V

No me ha decepcionado en absoluto.

Era un juego que esperaba como agua de mayo (a pesar de que salió en septiembre) y que contaba con unas expectativas altísimas por mi parte. Bien, ha quedado a la altura: dinámico, trepidante, gamberro... y lo que para mí personalmente es una virtud: fácil. Nada de misiones desquiciantes que tuviera que repetir una y otra vez. Vale, entiendo que hay para quien eso es un habdicap, pero a mí me gusta poder avanzar.

Mejorando a su antecesor, el GTA IV, GTA V nos devuelve al ficticio estado de San Andreas (California)  y más concretamente a Liberty City (Los Angeles), donde se desarrolla la historia principal, una historia de gangsters con unas cuántas referencias, como suele ser habitual. Algunas de ellas tan obvias como la del mafioso que acude a la consulta del psiquiatra, o la de la caravana que cocina droga en el desierto. La historia me ha gustado bastante, y sobre todo con una maniobra arriesgada que ha resultado ser un acierto.

A falta de un protagonista, tres.

En esta nueva entrega, Rockstar quiso rizar el rizo haciendo que fueran tres los personajes principales, de forma que durante el juego pudiéramos ir alternando, o incluso que algunas misiones requirieran coordinarlos. Esto, que me daba un miedo atroz, ha resultado ser lo mejor del juego, y ahora mismo se me quedaría cojo un GTA en el que solo tuviera un personaje. 

Y estos son los personajes:

Michael de Santa: Un ex-atracador de bancos que vive rodeado de dinero pero con una vacía vida interior, y una familia disfuncional, con una mujer con la que no se entiende y dos hijos adolescentes y estereotípicos (ella un putón bervenero, él un friki). Acude regularmente al psiquiatra. No, nadie ha hablado de Tony Soprano aquí.

Franklin Clinton: Un negro de barrio bajo de Los Angeles y heredero espiritual de CJ. La cabeza bastante bien amueblada y un gran talento para conducir (de hecho, de eso hablaremos un poco más adelante).

Trevor Philips: Difícil definir a Trevor con una palabra que no sea Trevor. Un psicópata malhablado, bebedor, desaseado y sádico. Un miserable y peligroso hijo de puta, pero al que no puedes evitar coger cariño. Es el perfecto villano, pero también el alivio cómico del juego. Alguien a quien no querrías ver ni en pintura en el mundo real, pero que resulta imprescindible en un juego tan gamberro como GTA.

Estos personajes tienen unos atributos y habilidades (puntería, combate, resistencia, conducción...) que pueden ir mejorando, y tienen además unas capacidades especiales, distintas para cada uno; Michael puede entrar en tiempo bala, a lo Max Payne, mientras que Franklin puede hacer lo mismo en un vehículo, para evitar estamparse contra los obstáculos, y Franklin entra en un frenesí salvaje que le da gran aguante al daño.

¡Cuidado, tiene una tarta!

Otro de los cambios que ha habido es el tema de la policía. Mucho más severa que antes (en cuanto cometes un solo asesinato ya los tienes encima), el tema de las persecuciones policiales es mucho más realista, y sí da la impresión de huir y esconderse de ellos, aunque sobre todo al principio darán la sensación de ser mucho más pertinaces que antes en su búsqueda. Se echa en falta, eso sí, el minijuego de hacer de policía como en otras ediciones del GTA.

No está eso, pero a cambio tenemos una ciudad que está viva, en la que pasan cosas, y en la que nos encontramos con todo tipo de personas y eventos, y con muchos detalles, con muchos tipos de personas. Esta sensación de ciudad viva aumenta si tenemos en cuenta el Internet de dentro del juego, donde los personajes tienen su cuenta en LifeInvader (un sosias de Facebook), en el que van actualizando a medida que avanza el juego, y la web de Bleeper (un Twitter en el que van apareciendo comentarios que son oro puro). Y como ya viéramos en el IV, una gran oferta televisiva que da literalmente para horas. Solo con Internet y la TV, tiene uno para rato.

Los Santos es la ciudad que está al Sur.

Pero no solo de las ciudades vive el hombre, y GTA V nos permite jugar en todo el estado de San andreas (aunque faltan las memorables San Fierro y Las Venturas), con kilómetros y kilómetros de zonas rurales y campo abierto, por el que perderse con la bicicleta de montaña, sobrevolar con un avión o ir atropellando vacas y ciervos con una ranchera.

Muchos sitios que exporar, muchos vehículos que robar, y bastante variedad en general. En esto recuerda mucho al GTA San Andreas, del que toma además cosas como las peluquerías que permiten cambiar de look, y en muchos aspectos el GTA V coge lo bueno del GTA IV y lo bueno del GTA San Andreas, aunque en muchas cosas aún no ha alcanzado a igualar a este. No llega al nivel de pijaditas que tenía (auqnue tiene las suyas propias, unas cuántas), y sobre todo se echa en falta más variedad de armas (si bien, permite tunear las que tienes). Sin embargo, las estanterías estratégicamente vacías de las tiendas de armas equivalen a un gigantesco cartel que dice "DLC".

Como era de esperar, GTA V es un bombazo de juego, seguramente el último gran juego de esta generación de consolas, para mcuhas horas de diversión y una enorme rejugabilidad. Y eso sin contar con el modo online, que personalmente no lo pienso ni mirar, pero que para muchos me consta que es el gran aliciente. Ahora, si es bueno o malo, habrá que preguntar a quien lo haya probado.

Pero no todo es violencia, también hay sexo.

jueves, 28 de noviembre de 2013

Divertido, pero derrota (91-93)

¡Ha llegado el circo a la ciudad!

Todavía de mala hostia, pues no me gusta que mi equipo pierda, escribo sobre el partido de ayer, para reafirmarme en que prefiero un partido malo y aburrido unido a la victoria, a un partido divertido y emocionante... que se lleva el otro equipo.

Y es que el partido de ayer fue completamente alocado, debido al estilo completamente anárquico de los italianos, que lo mismo regalaban balones a lo tonto, que te metían 3 triples seguidos en la bocina, y si a eso le sumamos que este año el Bilbao Basket alterna entre mal y peor, pues tuvimos ese partido.

El inicio vaticinaba una victoria cómoda, con ese bello 9-0 en el marcador, pero fueron remontando y volvió la igualdad. Luego otro parcial de 8-0 a favor, que indicaba que las cosas estaban en su sitio. Pero otra vez fueron comiendo, y la debacle del topiquisimo 3º cuarto llevó a los italianos a ponerse nada menos que 10 arriba. Ahí el Bilbao Basket apretó, y llegó al último segundo con el partido perdido, por culpa de la pésima gestión de Rafa Pueyo. A la desesperada, Raül tira el balón desde su campo cuando no queda tiempo y se pierde por 3 y... eh, un momento, ¡ha entrado!

Milagrosamente el Bilbao Basket estaba en la prórroga. Pero tras unos minutos de fotocopia "meto un triple, me lo metes tú; meto una de dos, me la metes tú; meto dos tiros libres, me los metes tú..." se llegó otra vez a la misma tesitura, o muy parecida: 2 abajo y unos pocos segundos. El árbitro se come una falta que probablemente habría llevado a una segunda prórroga, se acaba el tiempo y fin de la historia.

3 derrotas seguidas en Europa, que complican bastante la cosa, 1-6 en liga, y aunque la plantilla, pese a estar descompensada, es mejor que la mayoría de equipos ACB, la gestión de Pueyo empieza a dar motivos para preocuparse.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Bizcocho salado



 Su colesterol, gracias.

Aprovechando que hoy tenía la mañana libre, ayer compré los ingredientes para poner en práctica un experimento por el que tenía curiosidad desde hace tiempo: hacer un bizcocho salado. Ya me había atrevido anteriormente a hacer bizcochos normales, y quería probar a dar un giro de tuerca. Lo peor que iba a pasar, era que estuviera malo y tocase tirarlo.

Así, partiendo de la siguiente receta (que es bien simple) hice algunos sencillos cambios.
 - 1 yogur (el propio vaso vacío sirve como medida)
- 4 vasos de harina
- 4 huevos
- 1 y ½ vaso de aceite
- 3 y ½ vasos de azúcar
- 1 sobre de levadura royal

No sé si es relevante, pero los suelo echar en ese mismo orden.

El yogur, que normalmente se usa de limón, es aquí natural. En vez de azúcar, sal (pero ojo, nada de echar 3 vasos, que sería una burrada, he echado medio, y aún así me he pasado un poco de salado), y el aceite, de oliva. Y como extra, un ingrediente añadido: bacon.

Se mezcla todo, y se mete en el horno, 180º, 45 minutos. Importante no meterlo arriba del todo, o se quemará por fuera y no se hará por dentro (puedo dar fe de ello), y también se suele untar el recipiente con mantequilla, para que no se quede el bizcocho pegado.

Lo dicho, lo metemos en el horno, esperamos un poco, y ya tenemos hecho nuestro bizcocho para dummies.

Corte transversal del objeto de pruebas.

Algo fácil, que hasta el más cazurro puede hacer (creedme, represento muy bien al arquetipo del soltero que llama "cocinar" a "encender el microondas"), con un resultado más que aceptable, y una rentable relación esfuerzo/beneficio.

martes, 26 de noviembre de 2013

Trending topic forocochero

Hasta nos hicieron foto.

Ya conté el domingo que el sábado tuvimos cena en el Sakura, poniéndonos tibios a sushi y demás manjares. Lo que no conté, pues lo supe más tarde, es que nuestra cena dio que hablar.

Por ponernos en antecedentes, uno de los temas de conversación en nuestra mesa fue Forocoches, el que probablemente es el foro más grande de habla castellana, y que tiene una idiosincrasia un tanto peculiar, y como resulta que el cumpleañero y un par de asistentes solemos pasar de vez en cuándo por ahí, pues estuvimos haciendo algunas de las coñas típicas de dicho foro. Hasta el punto de que uno de los regalos que se hicieron al agasajado fue precisamente un Roto2 hecho con hama beads.

¿Y qué es "Roto2"? Pues esto.

Roto2 es uno de los emoticonos más característicos del foro, y reconocible por cualquiera que haya leído un par de mensajes de ahí. Tanto que los de la mesa de al lado, que por lo visto también conocían el foro, se dieron cuenta, y no solo fuimos su tema de conversación, sino que al día siguiente aparecía en ese foro un tema cuyo título era "Estamos en el sakura en bilbao y hay unos shurmanos celebrando un cumple", en el que además iban narrando nuestras peripecias. Como es de prever, las risas que nos echamos al día siguiente al leerlo, no fueron pocas, y se puede decir que la cena fue tan mítica, que hasta se habló de ella en foros mayoritarios.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Retornados

No son zombis son... retornados.

Empiezo por el final, que es lo que en mi opinión estropea esta, por otro lado, estupenda película, que lejos de ser una película de terror es un drama bastante verosímil sobre zombis, pero sin zombis. 

Planteamiento: una plaga zombi ataca la tierra. Hasta aquí nada nuevo. Esa plaga ya ha pasado y ha sido controlada (como en el libro de Guerra Mundial Z), e incluso se ha desarrollado una proteína capaz de mantener a raya el virus en los sujetos infectados, de forma que no se vean convertidos en zombis. Aunque el virus solo es detenido, no eliminado, y los portadores de ese virus son los llamados retornados, que pueden llevar una vida perfectamente normal, siempre y cuando se tomen diariamente su dosis de proteína antizombi. Como se salten una sola dosis, no hay vuelta atrás se convertirán en una bestia rabiosa y sin cerebro, y sobre todo contagiosa. 

Partiendo de esa base, la película se mete en las consecuencias sociológicas que tendría esto, convirtiendo a los retornados en ciudadanos de segunda, que tratan de hacer su vida enfrentándose al miedo y al rechazo (nada nuevo, esto es lo sufren muchos portadores del VIH), y cómo poco a poco van viendo amenazados sus derechos civiles (no, no me suena a nada que pasara en Alemania en los años 30). Pero también va mostrando cómo es esta problemática desde el punto de vista de alguien que la sufre. Y responde a la pregunta de "¿Qué pasaría si se agotara la proteína?" de una forma que dentro del lenguaje cinematográfico resulta bastante creíble, planteando algunas cuestiones éticas bastante interesantes.

Y la verdad es que la película fluye bastante bien, hasta que llega al desenlace, encontrando un final adecuado pero en la recta final le fallan los frenos, pierde el control del volante y se estampa contra la mediana de forma estrepitosa, buscando un giro que además de ser poco original (diría a qué película se parece, pero haría un doble spoiler, lo pongo más abajo, para los curiosos) es un tanto forzado y carente de verosimilitud, y la escena del epílogo terminaba de sacar al espectador de la película. Y una pena, porque la película es bastante buena y el final la afea muchísimo.

Ahora, para los amantes de los spoilers, esta es la película a cuyo final me recordó muchísimo.





domingo, 24 de noviembre de 2013

Shakespeare (y sushi)

Dame unas moneditas, para comprar una libra de carne.

Ayer tuvimos una actividad especial en teatro, una jornada de homenaje a William Shakespeare, en la que algunos alumnos nos turnamos para recitar monólogos célebres de sus obras. En mi caso, di vida a Shylock, el mezquino mercader de Venecia, en su famosa pieza, que más abajo reproduciré.

El disfraz es debido a que la actuación requería que estuviéramos vestidos de mendigos, de forma que éramos ese grupo de mendigos en el que por turnos se van levantando y recitando su monólogo. Personalmente quedé contento con el mío, pues fui capaz de no acelerarme al hablar, que suele ser uno de mis puntos débiles.

El monólogo, que sin duda muchos reconocerán es este:

Él me había avergonzado y perjudicado en medio millón, se rió de mis pérdidas y se burló de mis ganancias. Despreció a mi nación, desbarató mis negocios, enfrío a mis amigos y calentó a mis enemigos. ¿Y cuál es su motivo? “Soy un judío”. ¿Es que un judío no tiene ojos? ¿Es que un judío no tiene manos, órganos, proporciones, sentidos, afectos, pasiones? ¿Es que no se alimenta de la misma comida, no es herido por las mismas armas, sujeto a las mismas enfermedades, curado por los mismos medios, calentado y enfriado por el mismo verano y por el mismo invierno que un cristiano? Si nos pincháis, ¿no sangramos? Si nos haceis cosquillas, ¿no nos reímos? Si nos envenenáis, ¿no nos morimos? Y si nos ultrajáis, ¿no nos vengaremos?
Si nos parecemos en todo lo demás, nos pareceremos también en eso. Si un judío insulta a un cristiano, ¿cuál será la humildad de éste? La venganza. Si un cristiano ultraja a un judío, ¿qué nombre deberá llevar la paciencia del judío, si quiere seguir el ejemplo del cristiano? Pues venganza. La villanía que me enseñáis la pondré en práctica, y malo será que yo no sobrepase la instrucción que me habéis dado.

Y ya después del recitado, cena en el Sakura, que teníamos un cumpleaños. Comida a cascoporro, especialmente sushi. Pero entre que andaba medio congestionado, y que hoy hay partido de baloncesto (con mala pinta, por cierto), me retiré nada más terminar de cenar.

sábado, 23 de noviembre de 2013

Salón del cómic de Getxo (edición 2013)

David Rubín firmando ejemplares a una fan.

Como todos los años, en la carpa instalada en Las Arenas (Getxo) se celebraba este fin de semana el salón del cómic (la semana pasada era el del manga), y como viene siendo habitual, me pasé por ahí a ver los stands, y a dar rienda suelta a los impulsos consumistas. Ayer la adquisición fue el recién publicado tomo cuarto de The Walking Dead (hacía un año del anterior), aunque antes de lanzarme a por él me releeré los anteriores, que ya lo tengo un poco olvidado.

Aparte de las compras y visitas a stands, también tocaba ver a los autores, entre los que destacaba por encima de todos Jan (el de Superlópez), y en menor medida Cels Piñol (Fanhunter), aunque a quien fuimos a ver fue a David Rubín (Beowulf, La tetería del oso malayo), que tardaba en firmar ejemplares, pero la explicación es bastante comprensible, puesto que no se limitaba a firmar, sino que hacía ilustraciones a página completa y a color. Todo un lujo.

Después de hacer cola y recibir los ejemplares firmados, fuimos a tomar algo con unos amigos al Krunch, y ya de ahí a casa.

viernes, 22 de noviembre de 2013

Viendo Almost Human

¿Seriaca o truñazo?

"Lo nuevo de JJ Abrams" es algo que puede ser muy bueno o muy malo (daría ejemplos, pero se me echarían al cuello fans y haters) y es una etiqueta ya demasiado manida, aunque es verdad que sirve para picar la curiosidad, y además la temática ayuda a que el público friki se acerque a asomar el hocico.

Es el caso de "Almost Human" (casi humanos), serie futurista con tintes de refrito cuya premisa es la siguiente: en un futuro cercano la policía trabaja con parejas de policía humano/policía robot, pero al detective John Kennex (Karl Urban, conocido por ser Eomer o el Dr. Bones de Star Trek) no le hacen demasiada gracia sus robóticos compañeros y le asignan a Dorian (Michael Ealy, visto por ejemplo en la involuntariamente descacharrante Flashforward), un robot de un modelo antiguo, pero con empatía y sentimientos muy parecidos a los humanos.

Policía humano y policía robot, ¿donde he visto yo esto antes?

La serie, desde luego, no es un canto a la originalidad, y es fácil ver en ella claras e indisimuladas reminiscencias a Robocop, Minority Report, Yo Robot o Blade Runner, lo que puede ser caldo de cultivo para hacer un buen producto, o una pista en la que coger carrerilla y estamparse contra el fracaso. 

Todavía es pronto para juzgar (apenas he visto dos capítulos, en los que todavía no se percibe una línea argumental clara), pero aunque el planteamiento es interesante, no termina de tener esa aureola de las grandes series, aunque como pasarratos de consumo rápido no está nada mal.

Si marcará época, o si se convierte en otro Flashforward... el tiempo lo dirá.

Personajes: El gilipollas antipático que resultará ser un gran policía y mejor compañero, el friki rarito que sabe la hostia de tecnología, la jefa severa que parece ocultar rollos turbios, el estereotipado protagonista, el robot que mola, al que el protagonista acabará considerando como un hermano y la policía jamelga con la que el protagonista tendrá una tensión sexual no resuelta durante la primera temporada.

jueves, 21 de noviembre de 2013

El juego de Ender

Al menos este cartel no tiene la frase spoiler.

No hace mucho que leí por primera vez "El juego de Ender", y tal vez eso pueda explicar que me dejara bastante indiferente. Es una novela de culto, un libro que muchos tienen por favorito, y me da la impresión de que es porque lo leyeron hace muchos años, o de muy jóvenes. Puede ser que fuera muy rompedor en su día, pero ya se ha quedado muy superado. Y ojo, que no es malo, pero me pareció un libro simplemente aceptable, y con un "giro de guión" especialmente predecible. Aprobado sí, sobresaliente no.

Pero esto va para hablar de la película y no del libro. La verdad es que me deja la impresión de que es una adaptación bastante correcta del libro, en la que hay cambios pero son mínimos, y muchos de ellos debidos a tener que condensar en 2 horas lo que nos cuenta la novela, y no da tiempo a profundizar en la psicología de sus protagonistas, o a contarnos un poco cómo es el contexto sociopolítico en el que se mueve. Afortunadamente, la película omite la que para mí era la peor parte del libro, que es toda la parte de Locke y Demostenes (quien haya leído el libro sabrá de qué hablo). "Niños que dominan el mundo trolleando foros". De verdad, puede que en 1985 eso quedara bien, pero a día de hoy queda completamente risible.

Volviendo a la película, me pareció muy acertada la comparación que leí, por parte de alguien que vio la película sin haber leído el libro, en la que esta película le recordaba a una mezcla de "Harry Potter", "La chaqueta metálica" y "Starship Troopers". Creo que no se confundía.

Pero bueno, lo importante es que la película es amena y visualmente está bastante lograda, aunque sí da la impresión de que el giro "sorpresa" resulta aún más predecible en la película que en el libro, aunque esto queda condicionado, claro, por saber de antemano lo que va a pasar.

Y bueno, que como tampoco esperaba demasiado de ella, pues no me ha disgustado.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

¿Quién mató a Bambi?

¿Y quién es Bambi? 

El título está completamente metido con calzador, y si lo explicara sería spoiler, pero "¿Quién mató a Bambi?" resulta una comedia bastante divertida, la típica historia de perdedores que se van metiendo en un embrollo que se hace cada vez más grande, con confusiones y las consecuencias de éstas.

David, por circunstancias que no vienen al caso, se ve obligado a secuestrar al dueño de la empresa en el que trabaja, que por azares del destino es también su suegro, que le odia. Paralelamente, dos tipos también quieren secuestrar al jefe, pero secuestran al hombre equivocado, y eso lleva a la serie de enredos que uno se puede imaginar, coincidiendo además con el cumpleaños de la mujer del jefe, y una fiesta megapija que se va a organizar, y que acabará, como es de prever, como el rosario de la aurora.

Divertida, ligera y con su dosis de humor negro, "¿Quién mató a Bambi?" es una buena opción para pasar un par de horas entretenidas, con un gran Ernesto Alterio, un Quim Gutiérrez en ese papel de pringadete entrañable que tan bien le funcionó en "Primos", y con la siempre gratificante visión de Úrsula Corberó en bikini. Bueno, y lo peor, el cameo del futbolista Andrés Iniesta, que queda muy forzado y no viene muy a cuento.

Nada que vaya a revolucionar la historia del cine, pero cumple.

martes, 19 de noviembre de 2013

Adeu La Caixa

De recuerdo, unos tuppers.

Hace tres años trasladé mi nómina a La Caixa para que me regalaran la televisión, y ahí la he tenido hasta antes de verano. El motivo de quitarla fue que sacaron la promoción de "Tablet gratis si traes la nómina". Yo ya tenía ahí la nómina, pero llevaba más de los 18 meses preceptivos ahí, así que me planté en la sucursal, a ver si colaba y me lo daban por mantener la nómina. O en su defecto por quitarla y volverla a poner. Y todo lo que recibí fue una palmadita en la espalda y un estúpido cuaderno con cupones de descuento.

No coló, así que quité de ahí la nómina. Y al quitar la nómina, me mandaron la carta en la que me decían que me iban a cobrar cada mes 4,75 euros de comisión de mantenimiento de cuenta por no tener la nómina domiciliada. Y hombre, la verdad es que el tiempo que he tenido ahí la cuenta no puedo negar que era una entidad bastante cómoda, la web estaba bien para hacer operaciones, y aunque en Bilbao no tiene tantos cajeros como la BBK, pues pijadillas como el Servicaixa del cine, molaban. Pero esto siendo gratis, claro. Lo que viene siendo permitir que le roben a uno a la cara de forma tan obvia, gusta menos.

Así que a la decisión de quitar la nómina ha seguido la de ir vaciando la cuenta y al ir por fin a la sucursal a cerrarla. Lo bueno es que como ya quedaba poco dinero, el de la ventanilla no se ha molestado en darme la lata al respecto, y ha sido tan indoloro como ir a comprar el pan. Y de paso me he llevado los tuppers, ya que tenía puntos acumulados y en algo había que gastarlos.

No es ninguna sorpresa que todo son sonrisas y promesas cuando quieren que pases a ser su cliente. Pero cuando ya estás en su red, les importas bien poco. Es lógico, ellos buscan su beneficio, y nosotros como clientes debemos usar el nuesto. Y en este caso, la opción más beneficiosa era mandarles a tomar por culo.

Siguiente paso: mandar a la BBK a freír espárragos.

lunes, 18 de noviembre de 2013

El Rey León: el musical

Espectacular.

"El Rey León" es un musical que ha dado mucho que hablar, y la verdad es que no es para menos. La puesta en escena y todo el despliegue visual y sonoro consiguen emocionar y fascinar, y desde luego que vale la pena pagar el dinero de la entrada.

Sin embargo, y aunque me ha gustado mucho, sí hay algunas cosas negativas, que no me terminaron de gustar. La más importante de ellas, y la que más llama la atención, es que las letras no son las mismas que en la película, al menos en la versión en español. Esto supongo que será un tema de derechos (que los de la canción original irán por una parte y los de la letra en castellano por otra), y es una pena no poder canturrear las letras que uno ya se sabe.

También había pequeños detalles, como algunos actores que en las partes más teatrales sonaban un poco forzados, seguramente por no ser el español su idioma, u otros, como el caso del Simba adulto (el actor era mexicano) sonaban un poco a telenovela. Y bueno, Mufasa no es que lo haga mal, que no lo hace mal en absoluto, pero la sombra de Constantino Romero era excesivamente alargada. Y a la escena de su muerte le faltaba dramatismo (aunque la estampida estaba logradísima). Simba niño, mucho mejor en las escenas alegres, haciendo de entrañable pilluelo, que en las serias.

Tampoco juega a favor del musical el hecho de que la mejor escena sea la primera (y no es porque las demás no lo sean, pero es que la escena introductoria es tan jodidamente buena, que deja el listón altísimo), y es cierto también que el primer acto es en general mejor que el segundo. Tal vez sí se hace un poco largo, y hubo alguna escena, como la del río, que tal vez no era tan necesaria.

Pero lo peor de todo, era el personaje de Timón, que pasaba aquí de ser el gracioso alivio cómico a ser un chiste de andaluces con patas. ¿De verdad, quién pensó que era buena idea hacer que Timón hablara como un gaditano?

Pero a pesar de esas cosillas, el musical merece muchísimo la pena (con la primera escena casi se me saltan las lágrimas, debo decir), y de entre lo bueno, lo mejor serían las actuaciones del tucán Zazú, y sobre todo de la sobresaliente actuación de Scar.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Leones, templos egipcios... ¿Madrid o África?

Antes de empezar la función.

De regreso a casa, tras un relativamente cómodo viaje en el autobús Premium (a pesar del desconsiderado que me ha despertado la siesta al pillarme las piernas por echar atrás su asiento sin mirar si había alguien detrás ni preguntar si molestaba, o de que el conductor se pusiera a comentar su vida a voz en grito con la azafata), relato el  breve periplo madrileño. El viaje fue también en autobús, que aproveché para ver la bellísima "Cinema Paraíso", y una vez allí, nos ubicamos en el hotel (bastante céntrico y adecuado al precio), para ir a hacer la visita de rigor a Manu y Pilar, y un Iván que pasaba por ahí. vale, la excusa era ver los hurones.

La visita fue breve, ya que había que cenar antes de ir al teatro. A las 21:30 nos metimos a ver el musical, del que ya me extenderé más pero que puedo catalogar de espectacular. A la salida, un encuentro con unas conocidas hace que la cosa se prolongue casi hasta las dos de la mañana.

Y hoy, algo de turisteo, viendo el Palacio Real, la Ópera por fuera, y una cosa curiosa que no sabía ni que existía, el templo de Debod; un verdadero templo egipcio, trasladado piedra a piedra a Madrid, y habilitado como museo. Y además, gratis.

Templo de Debod.

Después de culturizarnos, hemos quedado para comer con el señor Rosendo en una parrilla argentina, y se nos ha unido después Silvia, a la breve sobremesa, ya que el autobús salía a las 5, y no era plan de andar con prisas. 

Así, una visita breve pero fructífera, aunque sin poder ver a todos los que me hubiera gustado ver.

sábado, 16 de noviembre de 2013

¡Oh, yo voy a ver el Rey León!

LionZ

El título lo dice todo. En una hora cojo el autobús rumbo a Madrid, donde a las 22:00 veré, en el teatro Lope de Vega el musical "El rey león", basado en la que sin duda es una de mis películas Disney preferidas, y un musical del que he oído cosas muy buenas, y al que tenía muchísimas ganas de hincarle el diente.

Así que llegaré a Madrid, sortearé la basura que puebla las calles y pernoctaré ahí, para volver mañana por la tarde. Pero nada de eso me impide ir a ver el musical con la ilusión de un niño pequeño. Y por supuesto, no puedo prometer que no vaya a llorar como una magdalena cuando maten a Mufasa.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Harper´s Island

Al menos uno de ellos morirá.

Harper´s Island no es una serie que me vaya a marcar, pero me ha gustado. Buscaba entretenimiento sencillo y sin complicaciones, y la verdad es que cumple perfectamente. A pesar de un primer capítulo que emana un cierto tufillo a serie cutre, luego se endereza un poco, y sin filigranas consigue mantener el tipo hacia un final correcto, con un montón de cosas discutibles, pero adecuadas a su propósito: Harper´s Island es un slasher hecho serie, y juega con sus reglas, con todo lo bueno y todo lo malo que ello implica.

La boda de Harry y Trish es el motivo que les lleva a ellos, y a los demás personajes a regresar a la isla de Harper, donde pasaron su infancia, y que está marcada, sobre todo, por ser el sitio donde hace 7 años en infame John Wakefield perpetró una serie de horribles asesinatos, entre ellos el de la madre de Abby Mills, mejor amiga de Harry y protagonista de la serie.

Y como es de esperar, toda la algarabía y jolgorio que acompaña a la boda se ve interrumpido por una nueva oleada de asesinatos, y poco a poco la isla se irá tiñendo de sangre, a medida que el puzle va mostrando sus piezas.

Harper´s Island, como ya comenté, es una película de "asesino con machete" hecha serie, en la onda de Halloween, Viernes 13 o Scream, con la ventaja de que permite profundizar un poco más en los personajes que serán carne de cañón. O más que profundizar, nos da tiempo a cogerles cariño antes de que los maten, porque es verdad que algunos siguen siendo planos. Planos, y por supuesto estúpidos, ya que una de las convenciones del género es precisamente que el asesino debe mucho a la propia estupidez de las víctimas. 

Pero nadie pide realismo, y tampoco hay que buscar excesivo sentido a algunos de los giros argumentales que tiene la trama, que necesitan una cierta complicidad por parte del espectador, que se compromete a no rascar demasiado la capa superficial y disfrutar a cambio con lo que ve. Es un producto de consumo rápido y ligero (son solo 13 capítulos), y como tal ha de disfrutarse.

No es una ración de jabugo, es un whopper. Pero un whopper bien hecho y en su punto.

jueves, 14 de noviembre de 2013

Desordenado

La foto puede resultar exagerada.

Esta entrada toca escribirla desde el pequeño Netbook, ya que el titular, mi ordenador de sobremesa, se encuentra lesionado, y a la espera de reparación.

Llevaba ya tiempo dando guerra, con un montón de cuelgues por error de Dcom, tema de software, que como no daba demasiada guerra (se colgaba al arrancar, pero una vez reiniciado, iba bien) no le hice demasiado caso. El problema vino cuando el lunes no arrancaba correctamente, ni siquiera comenzaba a encenderse, así que le pasé el antivirus analógico (esto es, abrir y limpiar el polvo). El martes funcionó como la seda, pero ayer mismos problemas, e incluso peores. No tiraba. 

Así que por no volverme loco, y caso de que pudiera ser un tema de hardware, lo llevé a la tienda de confianza (ModPC), y si resulta que es una pieza, pues ya lo cambio. Y si solo es tema de software, pues también confío en que me lo solucionen.

Mientras tanto, a tirar de Netbook.

miércoles, 13 de noviembre de 2013

¿Virus whatsappero?

No es el Priyanka.

El otro día recibía un extraño mensaje por Whatsapp de uno de mis contactos, que decía lo siguiente:

"Te voy a mandar una página que me acaban de mandar. NO lo abras hasta que se lo mandes a 10 personas. Luego abrelo veras el nombre de la persona que mas te ama, pero antes mandalo a 10 amigos tuyos si no, no te va a salir nada: es extraño . .

http://zzz.PAGINA.net

Es verdad el nombre... cai muero cuando lo abri" 

El emoticono formaba parte del mensaje.

Me extrañó bastante el mensaje, así que por si acaso pregunté a la persona que me lo había mandado si sabía algo, y me dijo que no, lo que puede indicar que o bien yo tengo un virus en el móvil, que hace que me aparezca, o mi contacto tiene un virus que le hace mandar spam a cascoporro.

La página en cuestión, "Totmanía", tiene pinta de ser la típica web de captar direcciones para mandar spam, aunque obviamente me abstuve de mirarla con el móvil, claro. Y buscando en google, se describe como "Encuentra tu amor, mensajes, contactos, bromas , humor, juegos magia y pasatiempos."

Difícil oler peor.

martes, 12 de noviembre de 2013

Cine y nazis

Anda que no habría mejorado así Harry Potter. 

Una teoría que desarrollé hace tiempo con una amiga es que cualquier película o serie mejora si le incluyes nazis. Nunca debieron formar parte de la historia real, pero son un excelente complemento para cualquier historia de ficción. Esto es un axioma. ¿Molan más los zombis, o los zombis nazis? ¿Qué sería de gran parte del cine bélico sin la presencia del 3º Reich? Los nazis mejoran todo. Pongamos por caso la serie Misfits, meten nazis en un capítulo y... tachán, el mejor de la serie, o Alfred J. Kwak, que empezó a molar cuando empezó a haber nazis en la trama.

Esto nos lleva a que las películas con nazis son mejores que las películas sin nazis. Pues, le quitas los nazis a una película y ¿qué tienes? Puta mierda (esto es conveniente leerlo poniendo voz de Borja Pérez). ¿Alguien se imagina "El hundimiento" sin nazis? Vaya chufa. Pues aquí cito más ejemplos.

American History X sin nazis, pues va de un señor calvo que se dedica a patear bordillos.
Indiana Jones: Indiscutiblemente las 2 mejores películas de Indiana Jones son la primera y la tercera. Curiosamente, las que tienen nazis. ¿Casualidad?
Casablanca sin nazis: Un señor trabaja en su cafetería de Marruecos, por la que no pasa nunca nadie. Un día desaparecen unos salvoconductos, pero a nadie le importa, porque el que quiera se puede marchar cuando le venga en gana.
La gran evasión: Steve McQueen en su cuarto con una pelotita. Vienen sus amigos a preguntarle si sale. Dice que sí. Se levanta y se va. Música épica.
La vida es bella: Un humorista italiano lleva a su hijo al parque de atracciones.
La lista de Schindler: Leche, huevos, aceite, pan...
Evasión o victoria: Un partido de fútbol, mira tú qué bien.
El niño del pijama de rayas: Un niño, un pijama... como Little Nemo, pero sin superpoderes.
El diario de Anna Frank: El insípido diario de una adolescente contando sus amoríos y sus problemas en el cole. Al menos en Crepúsculo hay vampiros y hombres-lobo.
Los 12 del patíbulo: Pues nada, 12 señores condenados a muerte. Los ejecutan. Fin.
Sonrisas y lágrimas: Se habría titulado "Sonrisas".
Malditos bastardos: Unos gamberros pegando palizas por Europa. Vale, admito que esto puede molar, ¿pero de verdad tendría sentido sin la escena del incendio?
Salvar al soldado Ryan: Unos americanos se van de picnic a la playa y tienen que ir a buscar a Ryan, que se ha perdido en el bosque.
El pianista: Adrian Brody tocando el piano durante dos horas. Wow, apasionante...
Star Wars: "¡Pero si en Star Wars no hay nazis!" dirá alguno. Ya, claro. ¿Y el Imperio? ¿Eso no es una alegoría del Tercer Reich?

Ya demostrado que las películas sin nazis pierden toda la gracia, imaginemos cómo serían películas de culto como Regreso al Futuro, Grease, Pulp Fiction, Matrix, The Rocky Horror Picture Show, El club de la lucha, Toy Story, Psicosis, El padrino... ¿No habrían sido aún más míticas con nazis?

lunes, 11 de noviembre de 2013

The cabin in the woods

La cabaña en el bosque. 

Antes de empezar: Id a verla. Es más, id a verla pensando que va a ser una película de terror al uso.

Dicho esto, creo que es evidente que me ha encantado, pero me resulta complicado hablar de ella sin hacer spoilers, por lo que no me va a quedar más remedio que hacer spoilers del tamaño de la catedral de Burgos.

Digamos que es una película que sin ser de Sam Raimi, lo parece. Por hacer una sinopsis, empecemos diciendo que va de un grupo de amiguetes, así como muy estereotípicos; el atleta guaperas, el chico estudioso, la rubia jamelga, la chica tímida y "virgen" (pero también jamelga, claro) y el fumeta, que se van de fin de semana a una cabaña que está en medio de la nada, a pasárselo entre cervezas, porros y sexo. Lo que viene siendo comprarse todas las papeletas para la rifa de las muertes horribles.

Hasta aquí todo bien, todo típico. Ahora vayamos con un giro de tuerca, y digamos que esto es una mezcla entre Posesión Infernal y El show de Truman. Sí, están siendo observados y manipulados por la gente que está al otro lado de las cámaras (tiene su guasa que uno de ellos se llame "Agente Truman"). Oh, vaya, ya he soltado el spoiler. Pues no, esto te lo cuentan prácticamente al empezar la película. 

Sigamos avanzando, y si has llegado hasta aquí, supongo que es porque no vas a ver la película, o no te importa que te la revienten, así que seré inmisericorde con los spoilers. A medida que avanza la trama, con los oportunos clichés de película de terror, vemos que estos son propiciados por la gente de detrás de la cámara (con cosas como esparcir sustancias en el ambiente para volver a las víctimas más estúpidas y lograr que se comporten como los personajes del cine de terror), y cómo incluso hacen porras entre ellos para ver quién va a morir primero, o la grande, para ver qué horror desatan, dejando un sótano relleno de objetos mágicos, a cual más siniestro y arquetípico (el viejo diario, la siniestra caja de música, el enigmático amuleto...), y cuando se despierta el horror, una familia de zombis paletos endógamos asesinos, las víctimas empiezan a morir, y poco a poco nos van dando pistas de qué sentido tiene esto: es una especie de ritual para aplacar a los antiguos y poderosos dioses que habitan la tierra desde tiempos inmemoriales.

Pero algo se tuerce en los planes de los de la organización (que no tiene tanto una apariencia de logia masónica, sino de oficina gubernamental al uso), y vemos también que esto se está intentando hacer en otros lugares del mundo, donde otras amenazas (en Japón, por ejemplo es un bicho a lo "The Ring") son desbaratadas. Que este grupo muera se convierte en la última esperanza. 

Reclamos visuales, para ellos y para ellas.

Pero algo se tuerce, y es que en organización no contaban con el fumeta, cuyas drogas le inmunizan contra las sustancias que les lanzan, y salva a la "virgen", para colarse en las instalaciones subterráneas, que en contraste con la cabaña, son un laboratorio de última tecnología. Ahí, tras empezar a descurbir la horrible verdad, viendo un auténtico zoológico de seres de pesadilla, con zombis, hombres-lobo, el hermano feo de Pinhead, fantasmas, el payaso de It... se ven obligados a abrir todas las jaulas para salvarse de los guardias que intentan matarlos, y se arma la fiesta.

¡Vaya fiesta!

Una masacre con sangre a cascoporro, en la que todo el personal de la misteriosa agencia es exterminado por toda una colección de bichos mortíferos, homenaje a todo el cine de terror, y los protagonistas llegan a una sala en la que por fin les explican de qué va el tema. ¿Y quién mejor para explicarlo, que la directora del proyecto? ¡Sigourney Weaver! Les explica lo que ya hemos ido deduciendo, que existen unos dioses muy antiguos y poderosos (Ïa Ïa!) a los que hay que aplacar con 5 sacrificios; la prostituta, el atleta, el estudioso, el loco y la virgen. "¿Virgen yo?" Dice ella. "Trabajamos con lo que tenemos", responde Sigourney Weaver en lo que es una escena genial. 

Y para que los dioses no despierten, el loco debe morir, o toda la Humanidad será condenada a perecer entre terribles sufrimientos. Pero como ya he hecho bastantes spoilers, aquí termino la crítica, con un cliffhanger (no así la película, que tiene un final claro y perfectamente entendible).

domingo, 10 de noviembre de 2013

Terrorífico finde

Aunque lo parezca, no soy el tipo de la barba.

A falta de nada mejor que contar, se podría decir que este ha sido un fin de semana dedicado a las películas de terror, a pesar de que Halloween fue hace ya una semana y no estoy escribiendo esta entrada con Internet Explorer.

Empezando por lo obvio, hoy he ido a ver la fabulosa Cabin in the woods, sobre la que mañana me extenderé más, pero que recomiendo encarecidamente, pues me ha encantado. También en el género de terror, he visto otro capítulo de la serie Harper´s Island (entretenida sin más, ya me explayaré cuando la termine).

No menos terrorífico, y por desgracia menos ficticio, fue el partido de baloncesto de ayer, sobre el que prefiero no explayarme, y donde lo único positivo es que lo vi con los amiguetes del basket, a los que siempre es un gusto ver. Luego había cena en el Gino´s, pero dado que había tenido comilona en el chino a mediodía, y todavía estaba lleno, decliné la oferta.

Siguiendo con el orden inverso del fin de semana, y también con el género terror, el sábado por la mañana tocaba ir a ver muebles de baño, donde nos dieron un grimorio, perdón, catálogo, de donde habrá que elegir, y el viernes tocó ir a mirar puertas. Todo un mundo.

Y eso ha sido cuanto ha ofrecido este fin de semana, lógicamente más corto que los anteriores.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Stockholm

El cartel nos da una pista. 

Esta es una película que al terminarla deja con la duda, sobre si se ha entendido o no. Y no, no es porque sea una trama compleja, que es bien mundana, sino por lo contrario. El argumento es bien simple, pero hay dos detalles que desconciertan; uno, el título, que no tiene nada que ver con la película, solo se hace alusión a la capital sueca en una frase irrelevante del principio de la película. El otro elemento es el final: una puta mierda a la altura del final de Los Serrano. Y una pena, porque a pesar de un par de puntos flojos, la película circula muy bien hasta ese momento.

En el fondo muy teatral, solo con dos personajes, es una película que no parece que nos cuente nada fuera de lo corriente, y empieza con una situación que se repite cientos de veces cada sábado noche en cualquier ciudad: chico se fija en chica e intenta seducirla. Él es ese chico encantador, guapo, seguro de sí mismo y acostumbrado a conseguir lo que quiere, y ella es esa chica misteriosa y atractiva, que oculta sus inseguridades tras una coraza de aparente bordería. El resto, pues la película nos lo va contando.

Salvo un par de puntos que no tanto, la historia y su desarrollo son bastante creíbles, y tienen como robustos pilares las muy buenas interpretaciones de Javier Pereira y Aura Garrido, que se van de paseo por la psicología humana del sábado noche al domingo a la mañana, y mostrando lo que hay a veces dentro y fuera de la careta.

La película me gustó bastante, o mejor dicho, me estaba gustando hasta la resolución de la historia, donde casi habría preferido un cartel diciendo "aquí paramos, que ya hemos contado todo lo que queríamos contar y no sabemos cómo seguir". Eso, o que se me escapó algún detalle y no lo he entendido, claro.

viernes, 8 de noviembre de 2013

El test de Rorschach

¿Qué ves en la imagen?

No suelo mirar regularmente los Doodles (las imágenes que pone Google en su página de inicio), y eso que muchas veces son absolutas genialidades.

Hoy, para conmemorar el 129º aniversario del nacimiento de Herman Rorschach, que no es el personaje de Watchmen, sino un psiquiatra suizo, creador del célebre test de las manchitas, el propio Doodle es una mancha, que cambia cada vez que entras. A mí me ha salido el que se ve en la imagen, y lo primero que he pensado es, ¡anda, un Space invader!, por lo que no hace falta ser un brillante psicoanalista para ver que... vale, soy un poco friki.

¿Un aire se da, no?

Y para culturizar un poco la entrada, fusilo vilmente este extracto de la wikipedia sobre el test:

La prueba es un método proyectivo, en el que la persona debe describir lo que ve en las diez láminas. Algunas de ellas son en blanco y negro y otras en color. La respuesta de cada una es calificada con base a la información que da el paciente, la cual puede incluir forma, color o contenido. La teoría dice que los símbolos que se proyectan sobre la prueba pertenecen tanto al código genético, como a los arquetipos, los cuales son activados por necesidades que se presentan en la vida del individuo. De esta manera los símbolos son frecuentemente factores que despiertan nuestra memoria en un nivel emocional, el cual es medido y codificado en la prueba. Por tal razón esta prueba es hoy en día, a pesar de su antigüedad, una de las más utilizadas.

jueves, 7 de noviembre de 2013

Tuberías nuevas

Eso será una cocina. 

Seguimos avanzando con las obras. Esta vez hablaré de la instalación de fontanería, que ya está hecha, con los tubos de la cocina puestos. Ver el suelo a ras, con los tubos al aire, me recuerda inevitablemente a las múltiples obras que he tenido que padecer en mi aún casa. Ese es también un motivo por el que aquí los tubos de agua caliente no irán por debajo del suelo, sino por la pared, para evitar montículos de suelo, que se hacen cansinos.

Y este fin de semana, a mirar puertas y muebles de baño. ¿Apasionante, verdad?

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Victoria preocupante (77-67)

Kavaliauskas, de lo poco decente ayer.

Otra victoria en Eurocup, donde van 4-0, en contraste con el feo 0-4 de la liga. Pero ayer el partido me dejó muy la sabor de boca, ya que aunque se ganó, fue un partido en el que se dieron muchas más facilidades de las que se tendrían que haber dado a un rival (el Elan Chalon francés) muy, pero que muy inferior, probablemente lo peor que he visto en mucho tiempo. Sí, incluso peores que el Charleroi de la semana pasada.

Al Bilbao Basket lo vi bastante mal, y aunque se notaba por todas partes que era infinitamente superior a su rival (así lo evidencia que se pusiera 14 puntos arriba bastante pronto), en seguida se fue del partido, y nos obsequiaron con una segunda mitad infame y aburrida, en la que además el rival amenazaba con acercarse en el marcador, pasando de ir 19 puntos arriba a dejar que el rival se acercara a 7+bola. Por suerte, el equipo francés era una verdadera banda, incapaz de meterla en un barreño, y no supo aprovechar las innumerables oportunidades de las que disfrutó. Pero claro, esas se las das a un equipo de verdad, y te la lía. En fin, quiero pensar que lo endeble del contrincante es lo que provocó la terrible desconcentración y una política de mínimos, de ganar con lo justo, pero desde luego que no fue un partido que invitara al optimismo.

Y lo que desde luego no invita al optimismo es que ayer Carmichael no jugara ni un minuto, lo que tiene pinta de significar que ya se le da por fuera del equipo.

martes, 5 de noviembre de 2013

Drmeth

La versión pobre de Jesse Pinkman. 

¿Recordáis el Candy Box? Ese juego estúpido en el que lo único que había que hacer era click sobre el ratón, mientras el protagonista ganaba tesoro y PX. Pues Drmeth es la misma mierda, pero ambientada en Breaking Bad.

El planteamiento es simple: puedes cocnar droga, o vender droga, y con el dinero que obtienes puedes comprar mejoras y contratar gente que te ayuda a ganar pureza con tu droga, vender la y ganar dinero, o a cocinar más droga, para cocinar droga o conseguir más dinero. Y así hasta el infinito (o casi).

Y al igual que pasa en la serie, empeizas desde lo más bajo, manufacturando las pastillas de una en una y vendiéndolas individualmente por 20 dólares el gramo, y a medida que avanzas vas logrando una caravana, una casa, un laboratorio, una isla, la Luna... hasta manejar cantidades mareantes de muchimillones.

Más de mil millones de dólares facturados por segundo.

Y la "gracia" de este juego, que repito, es verdaderamente estúpido, es que puedes dejarlo tranquilamente ejecutándose en segundo plano, mientras acumula dinero y droga virtual. ¿Inútil, verdad?

Clicking Bad

Otro muy parecido, y creo que anterior es Clicking Bad, que es exactamente lo mismo, aunque incluye alguna cosilla más, como inspecciones de Hacienda, o la posibilidad de que la DEA (agencia antidroga) te dé un disgusto. Aun siendo los dos una estupidez supina, creo que Clicking Bad es algo mejor, aunque en el aspecto gráfico, Drmeth es claramente superior, pues resulta muchísimo más simpático.

Mola bastante menos.

lunes, 4 de noviembre de 2013

Personajes imposibles (III)

We all live in a red submarine, red submarine, red submarine.

ALFRED J. HITCHKWAK: Cineasta que salpica y chapotea feliz en el agua. No esperes que salga, solo habrá psicosis.

ALFRODO DI STEFANO: "La saeta hobbit", futbolista de la Comarca que llevó al Real Mordor la Copa Única.

ARANCHA DE BENITO MUSOLINI: Modelo y dictadora, natural de la ciudad italiana de Androginna.

BORIS CARL OFF: Compositor anglogermano, destaca entre su obra la banda sonora de Frankenstein y La Momia.

DAVID BISBALDI: Compositor andaluz, famoso por su "Bulería de primavera".

FREDDY MERCURIE: Nacido como Farrokh Skłodowsky, fue un cantante que hizo grandes avances en el campo de la ciencia, concretamente en el ámbito del SIDA.

GAUDILLO: Dictador catalán de origen gallego que murió atropellado por un tranvía mientras inauguraba un pantano.

HÉRCULES PORROTX: Payaso detective. Polémico por su exacerbado nacionalismo belga, se dio a conocer por su brillante resolución del asesinato en el Euskotren.

JEAN CLAUDE VAN GAAL: Violento entrenador de fútbol, conocido por sus agresivos rifirrafes, terminados a patadas, con los periodistas que osaban criticar sus ideas.

JUANA DE ORCO: Heroína francesa que combatió ferozmente contra los ingleses en la guerra de los 100 años, y que murió virgen, por lo fea que era.

MANOLEPE: Torero que no tenía luces ni en el traje, y de quien se hacían constantes chistes.Murió por pensar que Islero era un animal marino.

REY ARTURO FERNÁNDEZ: Galán y conquistador británico. Siempre elegantemente vestido, sedujo a la dama del lago para que le diera una espada con la que poder reinar en la casa de los líos. Son conocidas sus palabras: "Mordred, chatín, que te voy a canear, que soy de los Pendragon bien de Avalon de toda la vida"

RUDYARD KINGPIN: Hombre que escondía bajo su fachada de novelista al mayor de los señores del crimen de la India, y  su relato "El libro de la selva urbana", en el que Mowgli es un niño criado entre traficantes de drogas neoyorquinos, es una crítica velada a los cómics Daredevil, que él odiaba. De él también destaca su tendencia a ponerse muy moreno.

SARAH JESSICA FLETCHER: Sexóloga inglesa de aspecto equino, conocida por protagonizar la serie "Se ha escrito un crimen sexual en Nueva York", en la que siempre que acudía a una fiesta aparecía un señor muerto a polvos. Y después confesaba a sus amigas que había sido ella, con todo lujo de detalles.

SÚCRATES: Empalagoso filósofo griego, es célebre su frase "Solo sé que no sé a nada".

SUSANNA GRISSOM: Periodista de investigación que resuelve los casos de asesinato más macabros por medio de la ciencia forense en su programa CSI: Espejo Público.

TALES DE MILIKI: Humorista y filósofo de la Grecia clásica, fundó una escuela de pensamiento con Gabínides y Fófocles.

VICTOR HUGO CHÁVEZ: Dramaturgo venezolano y presentador de televisión de inmenso ego. Existe controversia sobre si su obra cumbre "Los miserables" hace alusión a sus opositores políticos, a los americanos, o a los habitantes de su país bajo su mandato.

domingo, 3 de noviembre de 2013

Vivir es fácil con los ojos cerrados

La presencia de Javier Cámara era un gran aliciente.


Una frase de la canción Strawberry Fields Forever, "living is easy with eyes closed" da el título a la película, cuyo protagonista es Antonio, un profesor de colegio que utiliza las canciones de los Beatles para enseñar inglés a sus alumnos (cosa que se hacía en la realidad), y que decide, ni corto ni perezoso, plantarse en Almería, donde su ídolo John Lennon está rodando la película "Cómo gané la guerra", para entrevistarse con él, y entre otras cosas, pedirle que incluya las letras de las canciones en los discos. 

Por el camino Antonio se encontrará con Juanjo (Francesc Colomer, el niño de Pa Negre), un adolescente escapado de casa y Belén (la hipnóticamente guapa Natalia de Molina), una chica embarazada que se acaba de largar de una especie de internado de monjas. Juntos vivirán una aventura al más puro estilo road movie, con los clásicos tópicos de amistad, amor, etc, con un retrato costumbrista de la España de finales de los 60, y especialmente de la Almería de finales de los 60, siendo lo mejor de la película, la sensación de recrear bien esa época que da.

La película no inventa la rueda, pero tampoco lo pretende. Cuenta una historia más o menos típica en el cine, pero bien contada, y logrando una película amable, de esas que dejan al final con una sonrisa.

Como curiosidad, la aparición de Jorge Sanz, al que fui incapaz de creerme en el papel de severo padre de familia, y no porque lo haga especialmente mal, sino porque ni tan siquiera el frondoso bigote consigue apartarle de su imagen de eterno veinteañero (y su voz de colega majete).

Y la canción, por si alguien no cae, es esta:

Las fresas son de Almería.

sábado, 2 de noviembre de 2013

Películas al revés


Ot seog Racso eht dna...

Lo de contar las películas al revés es una idea que no es mía, sino que fue una especie de chorrada viral que se puso más o menos de moda hace un par de años, que consiste en contar las películas al revés, con hilarante resultado. En este enlace hay unas cuántas, y muchas de ellas son verdaderas genialidades, pero yo he querido aportar mi granito de arena, con algunas que se me han ido ocurriendo (con la inestimable colaboración del amigo Pau). Algunas seguramente se repiten, pero prometo que es coincidencia, o en todo caso la memoria subconsciente.

Y evidentemente, aquí hay peligro de spoilers.

BEN HUR: Un campeón de carreras de cuádrigas es condenado a galeras después de derrotar a Mesala.

BLADE RUNNER: Después de que Deckard los resucita a todos, los replicantes cogen una nave y se largan de la Tierra. 

EL EXORCISTA: Un cura se cuela en el cuarto de una niña entrando por la ventana. La niña empieza a hacer y decir cosas raras y a comer puré de verduras, pero cuando el cura se marcha, se vuelve a comportar como una niña normal.

EL NIÑO DEL PIJAMA DE RAYAS: Un niño consigue salir de la cámara de gas y se disfraza para fugarse de Auschwitz y hacerse pasar por el hijo de un importante militar alemán.

GODZILLA: Un lagarto gigante construye una ciudad de la nada y crea un ejército para que la proteja. Después, se vuelve al mar.  

KARATE KID: Cuando Danny gana el torneo de artes marciales, decide ser entrenado por el señor Miyagi. Pero su técnica de "dar cera, pulir cera" resulta ser una gilipollez, y Danny sufre tal paliza que tiene que acabarse largando de la ciudad.

LA MATANZA DE TEXAS: Una rubia persigue a Leatherface con el fin de obligarle a que use su motosierra mágica para curar a sus amigos con ella. Después, se marchan todos de su casa.  

MARY POPPINS: Una institutriz llega a una casa señorial de Londres, y malcría a sus bien educados hijos con sus canciones, pasando de ser unos niños dulces y obedientes, a ser unos gamberros, y convirtiendo a su paso el vecindario alegre y animado en un lugar gris y triste.

PINOCHO: Un niño se convierte en niño de madera y rescata a Gepetto de dentro de las tripas de una ballena. En agradecimiento, Gepetto destroza a Pinocho y lo convierte en un amasijo de tablas.

ROCKY: Para superar las lesiones sufridas en su pelea con Apollo Creed, el boxeador Rocky Balboa se somete a un plan de rehabilitación, que consiste en bajar las escalinatas de espaldas, o escupir huevos en un vaso. No le va especialmente bien, y empieza a perder peleas hasta que corta con su novia Adrian, y acaba trabajando como cobrador de poca monta para un usurero.
 
SALVAR AL SOLDADO RYAN: Después de abandonar a Ryan a su suerte, los americanos huyen de Francia en balsa mientras los alemanes les disparan en una playa.

SAW: Un científico construye unas máquinas que reviven a la gente y la curan de sus terribles mutilaciones, y luego los deja bien sedaditos en su casa. 

SEVEN: Brad Pitt le da a Kevin Spacey la cabeza de su mujer en una caja. Este la recompone, y después se dedica a curar y liberar a la gente.

TERMINATOR: Una mujer está con su novio en una fábrica que construye robots, y a partir de una mano surge un robot que los empieza a perseguir, hasta que el robot y el novio se desnudan y se van al futuro.  

TITANIC: Di Caprio es un polizón que vive en el mar y se cuela en un barco que surge de un iceberg, para ir gratis a Londres. 

¡VIVEN!: Un grupo de gente que vomita trozos de cadáver, se dedica a juntar esos trozos y a reanimarlos. Después construyen un avión con las piezas que hay por ahí tiradas y se largan.

viernes, 1 de noviembre de 2013

MetaHalloween

Jokin Bad 

Sin entrar en tonterías de si Halloween es una fiesta americana, irlandesa, céltica o esquimal, Halloween es una excusa tan válida como cualquier otra para disfrazarse y hacer el tonto. Y como ambas cosas me gustan bastante, de esa guisa me puse ayer (bueno, para salir a la calle, como en la segunda foto). El disfraz, quien haya visto Breaking Bad debería reconocer a "Heisenberg", alter ego de Walter White. Y quien no, pues está tardando en verla.

La idea me vino de una receta que vi en Internet para hacer metanfetamina falsa (todo legal, solo lleva azúcar y colorante), que me inspiró el disfraz, así que me puse a "cocinar" meta, y aunque no conseguí el sirope de limón, hice el apaño con gelatina. 

Este fue el resultado:

 Pureza: 99,3%

 Que no se entere la DEA, que me cruje.

Y sí, como el disfraz se presta a ello, salí cargado de esta dulce "droga" (aunque no excesivamente saludable, era perfectamente comestible), y regalaba bolsitas a quienes reconocían el disfraz, dando así la vuelta al truco o trato (o por hacer el chiste con la serie, "Tuco o trato").

Y aquí la receta, que es muy sencilla:

En el enlace se ve en grande.

Poner a hervir medio litro de agua, y cuando esté caliente mezclar un kilo de azúcar, y dejar que esté, hasta que se empiece an convertir en un jarabe amarillento. Echar sirope de limón (yo me tuve que apañar con gelatina, lo que le daba un toque más de gominola que de caramelo) y colorante alimentario (con un tubito de los que venden en el supermercado me valió) y verter sobre una bandeja, preferentemente metálica. Dejar enfriar 4 o más horas (yo lo dejé como 8), a poder ser en la nevera, y después romper a martillazos (yo tuve que usar un cuchillo). Y la parte más importante, meter en bolsitas, para que parezca droga. Opcionalmente, dirigirse a la franquicia más cercana de "Los pollos hermanos". O mejor, llama a Saul.