miércoles, 31 de julio de 2013

Star Trek: en la oscuridad

Cartel 

La anterior entrega de Star Trek me dejó bastante buen sabor de boca, aunque lo cierto es que de esa película solo recuerdo eso, que me gustó.La recordaba como muy divertida, y que me dejó con ganas de más, así que no había motivos para no ver la segunda.

Y lo cierto es que también me ha gustado, es una película trepidante, llena de superfantasmadas (la palabra "fantasmada" se queda corta cuando hay que definir un salto entre naves espaciales como quien salta entre azoteas) y muy divertida. 100% aventura, que es lo que quería ver.

Nuevamente, desconozco su grado de fidelidad a las películas clásicas por lo que no puedo decir si la adaptación es buena o es mala, y no me queda más remedio que valorarla como si no hubiera existido nada antes, por lo que ignoro si el malvado Khan se parece al original, o si los verdaderos Klingon se comportaban de esa manera.

Pero vamos, que la película, con un argumento simple (no deja de ser el del terrorista que se escapa y se oculta en país enemigo, con posteriores complicaciones de la trama y dobles juegos) y mucha acción, y también humor, es un producto de entretenimiento puro. Aunque sí pecaba a veces en las escenas de combate uno no se aclaraba muy bien de quién estaba pegando a quién.

Pero en resumen, mola bastante.

martes, 30 de julio de 2013

Vacaciones de verano

Yabba dabba doo!

Llega la hora de salir, suena la virtual campana y el bolígrafo sale disparado. Por fin son mis vacaciones de verano; 3 semanas y media sin aparecer por la oficina, y que empiezan... ya. Técnicamente mis vacaciones empiezan el jueves, que es día 1, pero mañana es fiesta en Bizkaia, así que ya puedo relajarme tranquilamente.

Así que entre Castro, TdN, Semana Grande y alguna escapada/plan que pueda surgir, podré relajarme y desconectar de valoraciones, correos, citas, llamadas, etc.

Bendito mes de agosto.

lunes, 29 de julio de 2013

Tres60

 
Ganadores de la edición 2013 de los premios Darwin. 

Esta va a ser una crítica destructiva y llena de spoilers sobre una película que no me ha gustado nada y que obviamente no recomiendo, un intento de thriller que tiene más, sin pretenderlo, de comedia absurda. Un argumento insulso, un desarrollo lamentable y unos personajes hostiables, aderezados con unas interpretaciones bien mediocres, echan por tierra lo que podía haber sido una idea interesante.

Pongamos como premisa que una organización de gente muy poderosa conspira en las sombras para traficar con órganos, y que se dedican en su siniestra actividad a conseguir órganos a la carta para quien se los pueda pagar, incluso aunque para ello tengan que secuestrar y asesinar niños. Pues de eso va la película.

El protagonista es Guillermo, un hijo de papá, surfero donostiarra, que se pasa un día por casa de sus padres, al cumpleaños del hermano gilipollas y sumamente hostiable (el estereotipo de niño raro apasionado de la tecnología) y ahí se encuentra con un carrete de fotos, que utiliza como excusa para ligarse a la prima jamelga de su compañera de piso. Esas fotos resultan contener (así lo descubre el hermanito hostiable) unas fotos que parecen indicar que el amigo de la infancia de Guillermo, que desapareció en extrañas circunstancias, fue presa de una red de tráfico de órganos (efectivamente, así fue) Las pruebas: en el mismo carrete hay fotos de su amigo, y fotos con órganos, en las que pone "órganos humanos", con etiquetas en las que están las iniciales de su desaparecido amigo. ¡Se abre un nuevo caso para Guillermo, el surfero detective!

Con el coche que le regala su papi (un Mercedes Benz) se dedica a hacer sus pesquisas. Primero debe descubrir quiénes eran los antiguos dueños de la casa de sus padres. Y como mirar las escrituras es una locura, considera que es mejor ivnestigar qué inmobiliaria hizo la gestión, y tratar de sobornar con bikinis (literal) a la empleada de la inmobiliaria, para que le den el dato.

Como fracasa en su tarea, se va a ver a la madre de su desaparecido amigo, y le pide a la madre si le deja sacar con el móvil una foto a la foto que tiene del amigo, en la que sale con otro chaval, algo mayor que él (¡tenía amigos que no son de su edad, sospechoso!), y cuando está meditabundo, se percata de que en la foto que ha sacado se ve que hay un papel en el que pone "Colegio" con un número de teléfono. Sí, el papel que está en la foto a la que ha sacado una foto. Y se ve.

Oh, una pista de la que tirar. Llama al colegio y descubre que ahí había estudiado su amigo. Va allí y empieza a mirar los anuarios, con lo que descubre que el amigo raro de su amigo se lama Alberto, y era hijo de los anteriores dueños de la casa, así como su nueva dirección.

Pues nada, oye, cuando llega la noche se cuela en la mansión del tal Alberto, que pese a ser una mansión en la zona pija de San Sebastián no tiene alarmas, ni cerraduras, ni perros, ni nada, y se dedica a mirar cuadernos al azar, a ver qué pilla, hasta que se encuentra con una maleta cerrada, donde ve que el tal Alberto es médico, y de esa maleta roba una llave. pero se larga corriendo de la casa, para que no le pillen.

Se va a la clínica privada donde trabaja Alberto, se cuela en su despacho forzando la cerradura con una radiografía (ojalá me lo estuviera inventando) y en el primer cajón que ve, prueba con la llave robada y, bingo, se abre. Así que debe de servir para algo, por lo que mira dentro y coge una agenda, en la que ve que ha quedado con un tal Jean Christophe (que luego resulta ser una señora), y con su mentalidad de jugador de rol deduce que si el master ha dejado ahí esa pista, tiene que ser por algo.

La cita de Alberto con Jean Christophe es en una suite de 1500 euros/noche en un lujoso hotel, así que opta por la única solución lógica que cabe: alquilar la suite la noche anterior, poner cámaras y enterarse de la conversación. Y ya que está, le comenta la jugada a la prima jamelga, que dice que le parece una ideaca lo de compartir la suite esa noche, aprovechando que está cogida y tal.

Para que no sea todo texto, y alegrar un poco la vista, una foto de la prima jamelga.

Y aquí es donde nos encontramos con el momento más realista de toda la película, cuando después de intentarlo ven que no parece buena idea lo de instalar cámaras, pues ya que están pasar la noche juntos, y cuando Guillermo se las ve muy felices, ella se da la vuelta en la cama y le dice "me puedes abrazar"... Recuérdese que ya había mencionado que la película se desarrollaba en San Sebastián.

A la mañana siguiente, parte por no haber podido instalar las cámaras, parte por el calentón que debía de llevar encima, Guillermo tiene a bien colarse en los conductos del aire acondicionado con una videocámara, para espiar a los malos, aunque tenga que tirarse ahí 24 horas tumbado y encogido. A fin de cuentas, es surfero, está acostumbado. (No lo digo yo, lo dice él)

Y vaya si le sirve. Al de unas horas se empieza a llenar la suit de malos: Alberto, la señora Jean Christophe, un forense corrupto, un cura... que se lían a conspirar sobre robar órganos, secuestrar niños, trampear autopsias y demás lindezas, mientras Guillermo lo está grabando todo, y sudando la gota gorda. Y claro, por muy surfero jamelgo que seas, si sudas, eso huele. Y los malos se dan cuenta, así que cierran la trampilla del aire acondicionado, y Guillermo se queda sin ver nada. 

¡Pero lo ha grabado todo! Aunque claro, el chico hay dos cosas que no sabe: quién es el maestro Yoda (pero sabe lo que es un giro de 360º) y cómo funciona una videocámara. Y se encuentra con que no ha grabado el sonido, y no tiene pruebas. Pero oye, se da cuenta de que si le van a mandar a tomar por culo en la comisaría, como que da lo mismo. Así que se va a poner la denuncia, y hete aquí que el inspector que le toma declaración, es uno de los malos. "¿Debería poner la denuncia en otra ciudad?", se plantea. No sé, ¿y otra comisaría? ¿Otro cuerpo policial?

Pero el tiempo apremia, y pensar es superfluo. Sabe que el cura va a secuestrar al niño y lo va a encerrar en su iglesia (sin clichés que andamos), así que toca hacer la ruta de las iglesias, para ver cuál es la correcta. Y la encuentran, así que el plan es el siguiente: montar guardia con una tienda de campaña (dos, teniendo en cuenta que va con la prima jamelga) y cuando lleguen los malos... bueno, el plan consiste en montar guardia.

El surfero detective (que las lectoras también tienen derecho a descansar la vista)

Pero la carne es débil, y Guillermo se encuentra a solas con la prima jamelga, esta vez más receptiva que en el hotel, y al de pocos segundos con menos ropa. Pero lo que viene siendo un coitus interruptus cuando llegan los malos con el niño. Guillermo se viste precipitadamente y se cuela en la Iglesia, que está tan vigilada como la casa de Alberto. Aunque putada, el niño está esposado y no se lo puede llevar, así que vuelve al coche, saliendo de casa en modo ninja, sin que nadie le vea.

Y en el coche, se le ilumina la bombilla, llegando a la conclusión de que lo mismo es buena idea llamar a la policía. Claro que en el culo del bosque, tiene a bien no haber cobertura, así que se alejan de la zona, a toda hostia y sin luces, detalle que es aprovechado por un jabalí para cruzarse por el medio. Eso da lugar a una escena sin igual en cuanto a dramatismo y lenguaje cinematográfico, donde sin palabras nos transmiten el horror y la angustia de ver tu vida pasar ante tus ojos en un terrible accidente de tráfico. Eso, o que les grabaron de tapadillo en el Dragon Kahn, porque la cara que ponen es la misma.

Fundido y el prota despierta en un hospital (en la clínica privada de Alberto, ¿en cuál si no?), y se empieza a arancar cables y tubos, como buen paciente. Vemos que ha ido su familia a visitarle, y su hermano (sí, el niño hostiable) le dice que ya es martes, y que la prima jamelga está muy grave, que necesita un hígado o morirá. En ese momento Alberto pasa por ahí, y a punto está de entrar y decirle "guiño, guiño".

Guiño rima con niño... que le den por culo al niño. De la siguiente escena, donde se ve alegremente a Guillermo echando un casquete con la prima jamelga (escena completamente justificada por el guión, ya que deben enseñarnos las cicatrices de la operación) se deduce que opta por decirle a Alberto que pidan un Hígado a Teleórgano, y tan amigos todos.

Fin.

domingo, 28 de julio de 2013

Euskal Encounter 2013

¡Muuuuultipase! 

Diría que fiel a la tradición, aunque no sería muy preciso, dado que de visita tampoco he ido tantas veces. Pero bueno, este año, al igual que el anterior, he ido de visita al mayor evento informático de Euskadi, y desde la desaparición de la Campus, el más grande de España (hay quien prefiere decir "del Estado", pero dado que esto no lo está organziando ningún ministerio, sería una barbaridad conceptual bien gorda)

En cualquier caso, ayer me pasé de visita, a ver a la gente, y a dar de comer al disco duro (¡que no se entere la SGAE, pero en la party se comparten contenidos!), con la pausa para darme de comer a mí mismo, pues aprovechamos para ir a cenar a una pizzería cercana.

Desde luego, tengo claro que no es un plan al que volvería a ir como asistente, cosa que hace unos años sí, ya que me acabaría rayando todo el rato en el puesto haciendo lo mismo, pero como plan para pasar la tarde, no está tan mal. Aunque este año sí me ha dado la impresión de que la gente estaba un poco más autista que en ediciones anteriores.

sábado, 27 de julio de 2013

De bodorrio

Sí, ahí iba sobrio. 

Ayer, cosa rara, tuve que ir con el traje a trabajar. No porque me apeteciera dar un toque de distinción en la oficina, sino porque a la salida de trabajar tenía que ir escopetado a Ereño, donde era el banquete de la boda de una prima de mi señora novia. Y a la ceremonia no pude asistir, pero me daba tiempo al menos a ir a la comida, que no nos engañemos, es la parte buena.

Así que cogí el autobús a Gernika, autobús que tantos recuerdos me trae (de cuando trabajá allí hace 10 años) y una vez allí, un taxi al restaurante, llegando prácticamente a la vez que el resto de la comitiva que iba en el autobús.

Luego una comida verdaderamente pantagruélica, seguida de copas y bailoteo (vaya manera de sudar, entre el calor y los bailes), y hacia las 10 de la noche, autobús que previo paso por Mundaka y Bermeo nos llevaba finalmente a casa.

En la parte anecdótica, que a pesar de ir por la parte de la novia, resultó que conocía a dos de los amigos del novio: uno, por ser conocido de los partidos del Bilbao Basket, y el otro, por haber coincidido precisamente hace 10 años en el Ayuntamiento de Gernika. El mundo es un pañuelo.

viernes, 26 de julio de 2013

Solo en la oficina

Como Macaulay Culkin pero sin drogas.

Ayer fue festivo y muchos afortunados han cogido hoy puente. Concretamente en mi sección casi todo el mundo ha optado por alargar el fin de semana, y como a alguien le tenía que quedar tocarse, ese alguien he tenido que ser yo, y hoy me ha tocado venir (de administrativos, que gente en la oficina, aunque poca, sí hay). Normalmente no me suele importar mucho no coger los puentes, pero hoy me trastoca un poco, ya que ahora debería estar en una boda, en Mundaka, y hasta que salga de trabajar no podré ir. Así que aquí estoy, por primera vez en 6 años, con el traje en la oficina. Se me hace raro.

Y claro, al no haber nadie más, pues toca chupar, como es evidente, mostrador y teléfono. Y algo de aburrimiento, que hoy no hay nada de vidilla en la oficina. Y al estar todo dios de puente, tampoco se genera trabajo. Un poco lo que viene siendo estar de guardia.

jueves, 25 de julio de 2013

Homeland

Los protagonistas. 

Nicholas Brody, un marine americano es rescatado tras 8 años de cautiverio en Oriente Medio y regresa a Estados Unidos, pero la agente de la CIA Carrie Mathison tiene motivos fundados para pensar que Brody puede haber cambiado de bando y esté trabajando ahora para el enemigo.

Partiendo de esa base tenemos Homeland, una serie que ha tenido gran éxito, sobre todo en Estados Unidos, donde el tema del terrorismo, vende bien. 

En mi opinión, la serie tiene un gran comienzo, y las actuaciones del dueto protagonista son espléndidas, pero a pesar del espectacular final de la segunda temporada, es una serie que va de menos a mas, y que tiene pinta de agotar la fórmula rápidamente. El comienzo es muy bueno, y los giros iniciales del guión están soberbiamente llevados, pero no aguanta todo el ritmo, y cae a veces en momentos tal vez no todo lo creíbles que deberían ser, y sobre todo tiene pinta de que corre el riesgo de caer en decadencia y que la fórmula no dé para más, y acabe por ser un "24" de la vida.

Ahora bien, lo que he visto de momento me ha gustado, y es más una crítica a lo que puede llegar a ser que a lo que de momento es. 

Y a modo de curiosidad, que casi al final de la segunda temporada, y después de tirarme la serie viendo al actor Mandy Patinkin, se me iluminó la bombilla y me di cuenta de que era el inolvidable Iñigo de Montoya, cambiando la espada por los despachos.

Y por ser fieles a la tradición, aquí viene la versión con monigotes:

Tom Walker, Saul, Estes, Abu Nazir, Nicholas Brody, Carrie Mathison, Virgil, Mike, Jessica, Dana y Chris.

martes, 23 de julio de 2013

De matxakaos a hamburguesas

Y de beber, licor de albóndigas.

Hoy he tenido comida familiar en un bar del Casco Viejo, y al salir del restaurante hemos pasado por delante del Soiz 3, bar donde tantas veces me habré emborrachado, para ver que se ha convertido... en una hamburguesería (más o menos)

¿Habrán dejado los insalubres matxakaos paso a hamburguesas? ¿Han cambiado los psicodélicos combinados por lustrosos bocadillos? Y hago notar que no es que el local en el que estaba el Soiz 3 esté ahora ocupado por un restaurante, no, es que en el propio Soiz 3 venden comida. Tal vez no sea algo nuevo, pero aunque parezca una chorrada como un piano, me ha impactado.

Sin embargo, los recuerdos etílicos de este bar se remontan a antes incluso de que fuera el Soiz 3 (no confundir con el genuino Soiz, que hasta donde yo sé, sigue existiendo) y se llamaba, creo que "Los hermanos", con cuyas botellas de claro con gas (150 pesetas me suena que costaban) recuerdo haber cogido mis primeras borracheras allá por los 17 años. Casi nada...

lunes, 22 de julio de 2013

Perdidos en la nieve

De Hogwarts al frente

Basada en una historia real de la segunda guerra mundial, en la que 2 soldados británicos y 3 alemanes tuvieron que compartir una cabaña en la inhóspita nieve de Noruega, al ser derribados sus respectivos aviones. Las reglas de la guerra dejarán paso a las reglas de las relaciones humanas, demostrando que no por ser enemigos dejaban de ser seres humanos.

Esta película noruega que fui a ver un poco por ir, resultó ser una agradabilísima sorpresa, ya que es completamente dinámica y te muestra unos personajes a los que es difícil no acabarles cogiendo cariño, y una interesante evolución de su relación, en la que empiezan como enemigos y acaban como amigos, donde la tensión de tener al enemigo dentro se traslada a la tensión de tener fuera a terribles enemigos como el frío o el hambre, que les obligan a colaborar. Y la película es básicamente eso, un canto a la amistad en tiempos de guerra, que une a personas muy dispares, y que no es una cosa de buenos y malos, sino de gente a la que las circunstancias ha obligado a vestir un uniforme u otro.

Y es inevitable aquí fijar especialmente la mirada en el artillero Robert Smith, interpretado por Rupert Grint (famoso por hacer de Ron Weasley en la saga de Harry Potter), dando vida a un personaje bien distinto al joven mago, y protagonizando el tandem Smith-Strunk, que es de lo mejor de la película.

domingo, 21 de julio de 2013

El resto del finde: chupitos y cocinas

Chupitos ñeembuqueños. 

Ayer hablaba de los Edge Days, pero este fin de semana ha tenido más cosas. El viernes, por ejemplo, fue la celebración del cumpleaños del señor Baldrick, que se conmemoró con bebida, tarta y partidas al Rock Band, con guitarra, batería y micrófono, que se llevó parte de mi garganta.

Pero no hasta muy tarde, ya que el sábado por la mañana tocaba ir a Castro, a mirar cocinas, por cuestiones que si bien son evidentes, ya serán mencionadas aquí a su debido momento. Por la tarde los mencionados Edge Days, y por la noche, después de cenar, una cosa con la que últimamente no me prodigo nada: salir de fiesta.

Bilbao estaba muy tranquilo, sin perjuicio de lo cual, estuvimos hasta las 5 de la mañana. Primero en Iturribide, luego en el Casco, y finalmente en la zona de Mazarredo.

Y hoy domingo, día de reptar por casa, cine por la tarde ("Perdidos en la nieve", mañana me explayaré más, pero me ha gustado mucho) y por la noche paseíto, con parada en el Subway.

sábado, 20 de julio de 2013

Edge Days

El juego que incluían en el precio de la entrada.

Acabo de volver de los Edge Days, el evento promocional que organiza la editorial Edge Entertainment para promocionar sus juegos, y la verdad es que no me han hecho mucha gracia. De hecho, aunque el pase sirve para hoy y mañana, mañana pasaré de ir, ya que el formato no me seduce en absoluto.

Está muy orientado a demostraciones de juegos (lógico, lo que Edge quiere es que pruebes sus juegos y que si te pica la curiosidad te los acabes comprando), lo que significa "olvídate de jugar una partida entera a nada que dure más de una hora". Está planificado de forma que tienes partidas cada hora, y tú te apuntas a las partidas, "a las 4 quiero probar el Zombicide, a las 5 el Bauhaus, a las 6 el Teto...", y no para que vayas y juegues. Es un modelo completamente respetable, y seguramente válido para según qué segmentos de público, pero para mí desde luego, no.

Y para más añadidura, el juego que incluían en el precio (no sería muy acertado hablar de regalar, ya que estás pagando entrada por ir) no es que tenga una pinta muy buena. 

Así que bueno, aunque ya a priori me llamaban poco, les he dado una oportunidad, los he probado, y ahora que sé cómo son, puedo afirmar que no me gustan nada.

viernes, 19 de julio de 2013

Cocaética y cuchillética

Si Mahoma no va a la nieve... 

Ya que ayer de una serie que va sobre medios de comunicación, aquí pongo un par de divertidos ejemplos gráficos, que parecen sacados de un curso de ética periodística, y de cómo una noticia puede resultar mucho más divertida de leer en función de la foto que la acompañe.

Así que por un lado pongo esa, que casi parece una sutil invitación al noble arte de meterse rayas, y por otro pongo esta otra que es casi hasta más cómica, por lo desafortunado de la elección de imágenes:

Por lo del efecto llamada, supongo.

Un buen pie de foto podría haber sido "si vas a cometer un asesinato, comételo con estilo.

jueves, 18 de julio de 2013

Vuelve The Newsroom

Con ustedes, Will McAvoy. 

Bueno, vale, realmente volvió el domingo pasado, pero de algo tenía que hablar hoy, y además todavía no la he empezado, dado que tengo por terminar la segunda temporada de Homeland, serie que ya será debidamente comentada cuando la termine de ver.

The Newsroom es una serie de la que ya hablé aquí, y que me dejó bastante buen sabor de boca. Ahora veamos cómo funciona la segunda temporada, que la verdad es que le tengo ganas. Además, al haber visto la primera hace poco (marzo), la tengo aún bastante fresca.

Ahora la duda es, claro, si irla siguiendo semanalmente, o esperar estoicamente a que se termine la temporada para poder verla del tirón.

miércoles, 17 de julio de 2013

La purga: la noche de las bestias

Cartel. 

Año 2021: la crisis y el paro casi han desaparecido en Estados Unidos, que vive una nueva y boyante época de paz, en la que el crimen es casi cosa del pasado. Y esto es posible gracias a la Purga: una noche al año en la que el crimen es legal y todos pueden dar rienda suelta a sus instintos criminales. Se dejan sin efecto todas las leyes y se suspenden todos los servicios de emergencia.

Y de lo que podía haber sido una historia interesante, sale una película completamente fallida. A la dificultad de encontrar sentido a la premisa, y a buscar una inexplicable relación causal entre que se dé carta blanca durante una noche y el resto del año sea aquello Felizonia, y a lo poco factible que resulta que sea en un momento tan extremadamente cercano en el tiempo, hay que unir una mediocre película de acción, con una trama plana y previsible, unas situaciones que rayan lo ridículo (el momento "nada de peleaas en mi mesa" de Cersei, en fin...) y unos personajes completamente planos e irreales. ¿Querían mostrar la impasividad de una persona en esa época ante la violencia? Hay formas mejores de hacerlo. 

La película deja un montón de preguntas, que solo ahondan en el sinsentido que nos ofrece, y es supremo el esfuerzo que hay que hacer para tomarse como creíbles las actitudes de los malos. ¿De verdad quieren hacer creer que esa gente es normal el resto del año y se está formalita? ¿O es que nos quiere decir que la población americana se compone de psicópatas? ¿Y por qué además de psicópatas son tan sumamente gilipollas? Que sí, que lo de los malos con careta es efectista y visualmente da mucho mal rollo, pero por favor, cuando tiene sentido, no porque sí, como en esta película. Y digo yo, ¿no estaría esa noche llena de milicias privadas para defender, a cambio de mucho dinero, a los ciudadanos? A ver, que lo de ricos cazando pobres, me lo creo. Lo de ricos cazando otros ricos... va a ser que no.

Tampoco tiene mucho sentido la locución final, en la que explica que gracias a la Purga, al día siguiente todo es alegría y bonanza económica. ¿En serio la cosa va de que la economía mejora porque durante una noche se paralice el país y se cepillen indiscriminadamente a parte de la población? Supongo que esto solo podría entenderse en un contexto en el que las autoridades mintieran directamente a la población. Aunque tampoco hay muchas pistas en la película que empujen a pensar en ese sentido. Y sobre todo, la pregunta de qué pasa al día siguiente. "Eh tío, ayer cómo te pasaste asesinando a mi mujer. ¿Qué, nos tomamos un café como si nada?".

Era una idea difícil de ejecutar, y lo que tienen las cosas difíciles es que se puede fallar. Y esta película lo hace estrepitósamente. Solo se salva un poco, y por motivos meramente estéticos, la presencia de Adelaide Kane.

 Lo mejor de la película.

martes, 16 de julio de 2013

De Sevilla a Bilbao (toma 2)

Jornadas de ñeembuqueños. 

Sigo con las jornadas y me voy al sábado. Por la mañana nuevamente a dirigir, esta vez rol de mesa, donde dirijo "El oro de los olmecas", una partida de aventuras, spin-off de "El judío errante", y que aun con todas mis limitaciones como Master, sale bastante bien, aunque con un final un poco atropellado, debido a que nos comía el tiempo.

Por la tarde algo de juegos de mesa, destacando el fabuloso Chaos Marauders (mentira, era una puta mierda) y por la noche intentamos jugar algo de rol en vivo, pero entre la impresora y la falta de gente, el plan se ve cancelado. Así que jugamos al Lonegan, un juego de definir palabras, muy a lo "absolutas idioteces", y que merece entrada propia, donde nos destripamos de la risa con términos como "Ababa", "Comecome", "Tununa" o "Jinglar", tanto que alguno tiene que salirse fuera con un literal ataque de risa.

El domingo por la mañana, desayunar, algo de stand y recoger las habitaciones. Después de comer, despedidas, algo de juegos de mesa y a Sevilla, donde toca pernoctar. Nos ubicamos en la pensión y salimos a turistear un poco. Aprovecho para quedar con el amigo Dani, al que hace mucho que no veíamos, y se une a nuestra comitiva gastronómica, pues estábamos ya tapeando por Sevilla.

Y el lunes viaje de vuelta, primero el avión, y como este no nos deja en Bilbao sino en Santander, luego un autobús, y por fin a casa.

lunes, 15 de julio de 2013

De Sevilla a Bilbao (toma 1)

Por poner algo típico, la Giralda. 

Hace apenas media hora que he llegado a casa, de vuelta de mis minivacaciones en Sevilla.El viernes salí de casa prontito, para ir al aeropuerto, y después del vuelo y de comer ya en Sevilla, después de comer, según llego a las jornadas, a dirigir.

Ya la cosa empieza un poco mal cuando me dicen que tengo que compartir habitación con un desconocido (lo que no me supone mayor problema) y llave, que solo tienen una copia. Eso ya me parece peor idea, y cuando me estoy quejando, aparece Jordi, a quien sí conozco, y como solución, llegamos a que mejor compartir llave y habitación con un conocido que con un desconocido.

Apenas he terminado de dejar mi mochila en la habitación, cuando me reclaman para dirigir, la partida de rol en vivo "Fuego en el deseirto", que sale muchísimo mejor de lo que yo me esperaba, y es que debo admitir que no daba dos duros por ella. Pero resulta funcionar.

Después de cenar, a dirigir de nuevo, "Extraños en la noche", partida que sí había cuidado y mimado más, y que sale a pedir de boca, encantando a los jugadores, que la verdad es que pillaron desde el principio muy bien de qué iba la cosa.

Mañana sigo.

viernes, 12 de julio de 2013

A jornadear a Sevilla

Que no a jornalear.

Echando cuientas, creo que he ido más veces a Andalucía por jornadas de rol que por otros motivos, y es que entre TdN, ERA y CLN, van ya unas cuántas. Y a estas hay que añadir unas jornadas, las del cartel, que se celebran en Sevilla, bueno, que de hecho ya han empezado, y a las que me dirijo ahora (en avión, que andando tardaría mucho).

Ahí voy con mis partidas: dos roles en vivo; "Fuego en el desierto" y "Extraños en la noche", y una de mesa, "El oro de los olmecas". Lo que no sé es si con tanto trajín de dirigir, me dará tiempo a jugar a algo.

Pero de eso ya hablaré el lunes cuando vuelva.

Y sí, voy a morir del calor.

jueves, 11 de julio de 2013

Minivacaciones calurosas

Arza, ozú.

Pasar del invierno a verano saltándonos la primavera. Hasta hace nada nos quejábamos por la lluvia y ahora estamos asfixiados. Pero importa menos, ya que ahora empalmo un par de días de vacaciones, y no vuelvo hasta el martes. Es una buena manera de acabar la semana que ha sido movidita, entre un horroroso dolor de garganta, que me trajo una bella fiebre, y la segunda parte de la endodoncia, la que de verdad duele, la de pagar. Y mañana tocará aún más calor, ya que me voy nada menos que a Sevilla, donde el sol será aún más abrasador.

¿Masoquismo? Tal vez.

miércoles, 10 de julio de 2013

Spamcensor

También en versión física.

Cosa curiosa la sucedida antes en el ascensor, y queespero que quede en eso, en un hecho anecdótico aislado.

El caso es que el ascensor tiene, como sistema de seguridad, línea telefónica, de forma que en caso de emergencia aprietas en botón, y no se limita a hacer ruido para que se entere todo el vecindario (eso que tanta gracia hace a los niños, y sí, que confieso haber usado yo de niño para gamberrear), sino que te pone en contacto telefónico con la central, para dar el aviso.

 Y claro, esto puede suponer que a veces haya cruce de líneas, y pase como me ha pasado antes, que subo y de repente empiezo a oir en el hilo del ascensor... ¡un anuncio de Jazztel!

No me lo podía creer, y estaba entre la estupefacción y la risa, hasta que he deducido que debía de tratarse de eso, de un cruce de líneas, y no de que la comunidad de vecinos hubiera decidido rendirse a un jugoso contrato publicitario. Extremo este último que me ha confirmado un vecino, contando que alguna vez también le ha entrado alguna llamada estando en el ascensor, de alguien a quien no había forma de hacer entender que estaba llamando, pues eso, a un ascensor.

martes, 9 de julio de 2013

GTA V, nuevo trailer

¡Compro!
Cuál es mi videojuego favorito? Cualquiera que me conozca un poco conoce mi respuesta: GTA. Y por fin Rockstar se ha dignado a mostrar más avances de lo que será su nueva entrega, que para mí es indiscutiblemente el lanzamiento más deseado. Ya me habían convencido, pero cada cosa que veo me convence un poco más. Y es que de rockstar, como del Caserío, me fío.

lunes, 8 de julio de 2013

Gru 2

A lo 007. 

Gru: mi villano favorito me gustó bastante, y tenía mis suspicacias con respecto a esta secuela. Principalmente porque la premisa fundamental (villano que se convierte en bueno) ya la agotaban en la primera película, y en apariencia poco quedab ya que contar.

Con estos mimbres, era perfectamente posible que esta segunda parte hubiera resultado mediocre, convirtiéndose en un absurdo show de los minions sin sentido, pero lo cierto es que sale bastante bien a flote y mide bien todos los elementos.

Por supuesto que hay minions, naturalmente que hacen sus gracietas, y claro que tienen su parte importante en la trama. Pero lo que es importante: no la acaparan. El protagonista vuelve a ser, como ha de ser, Gru. Y aquí aparca su traje de villano Bond para pasarse al otro lado.

La trama es completamente previsible, pero es eficaz, y aunque en alguna ocasión abusa un poco del caca-culo-pedo-pis (sobre todo del pedo), no llega a ser cargante, y es divertida, con un final que pese a estar telegrafiado desde el minuto 1 (como en la primera entrega) es bonito y emotivo.

No es tan buena como la primera, ya que es difícil sorprender dos veces, pero al menos no es un destrozo, que es el miedo que tenía yo.

domingo, 7 de julio de 2013

Finde castrense


Haciendo el chorra en los espejos.

Recién llegado a casa, ahora que por fin el tráfico lo ha permitido, tras un fin de semana en la cercana Castro Urdiales, donde fui con la respectiva, aprovechando que el sol daba su permiso para ir a la playa.

Ayer fuimos por la mañana, viendo una extraña cosa en el cielo, y tras un gran atasco, llegamos para comer. Tras comer y echar la siesta recibimos la visita de María y Pablo (nuestros sociópatas favoritos), que estuvieron compartiendo playa primero, barracas después (como niños lo pasamos, oigan) y megahelados después (de tamaño descomunal). Después se marcharon, y antes de ir a dormir, nos vimos el primer capítulo de Boardwalk Empire, serie que llevaba muchísimo tiempo en la pila de pendientes, y que tiene tan buena pinta como augura el sello HBO.

Hoy por la mañana paseíto, y después de comer, otra visita, Joan, al que también hemos llevado a la playa. Y para volver, después de esperar al autobús, un autobús que llegaba lleno y no hemos podido coger, y hemos cogido el siguiente, pese a que no iba a Bilbao sino a Cruces, con tal de no seguir plantados más rato en la marquesina. Y ya de Cruces, metro a Bilbao, y por consiguiente a casita.

sábado, 6 de julio de 2013

Finiquitado el Harold

El grupo de improvisación. 

Esta semana se ha pasado volando, y ha sido gracias al curso de improvisación, que sirve como terapia para descojonarse durante dos horas al día, y te deja con ganas de más. Quedé muy a gusto la anterior vez que hice el curso, y esta vez no ha sido menos. Para el recuerdo quedan el hamster Churrasco, el rey de Cocundia, o las locas excusas para meterse en un tren sin tener el billete.

Y al acabar el curso, como es preceptivo, ahí que nos fuimos a tomar una, compartiendo batallitas, y conspirando para repetir los desvaríos del curso más allá del curso.

viernes, 5 de julio de 2013

Endodoncia, parte 1

Y la muela fue ejecutada.

El dolor de muelas es uno de los horrores del mundo moderno, algo que quien lo haya padecido sabe bien que es bastante sufrido, lo que nos hace acudir a esos temidos entes conocidos como dentistas. En mi caso, gracias a varios años de negligencia dental por mi parte, son no pocas las veces que tengo que ir, y en esta ocasión la culpable ha sido una muela que ya me causó un feo flemón hace un par de semanas. La solución: desvitalizar la muela, lo que viene siendo matar el nervio para que no moleste. El martes tocó la fase previa, que era la de investigación, ya que era necesaria una radiografía para encontrar a la culpable, que no era plan de endodonciar todas ahí a lo loco. Y hoy ha sido la operación en sí, que no es que sea especialmente dolorosa, pero sí desagradable. Primero, porque se hace largo, ya que te tiras ahí 45 minutos con la boca abierta mientras te hurgan, y además tienes todo el festival de sabores de la anestesia, o el aroma a quemado, o el zumbido del torno dando directamente al cerebro. y no menos desagradable es, claro, la parte de pagar los honorarios del dentista, para lo que me temo que no hay anestesia. Y esto aún no ha acabado, ya que el martes toca la segunda parte, que es lo que viene siendo la reconstrucción de la muela. a ver qué tal.

martes, 2 de julio de 2013

Repiscinando

H2O 

Hacía mucho que no iba a la piscina (solía ir los martes, pero empezar alemán me quitaba tiempo), y aunque tímidamente empieza el verano (hoy lo disimulaba muy bien, eso sí), y si ya de normal da pereza ir al gimnasio, cuando empieza a hacer calor, más todavía (mentira, en invierno la excusa es que llueve). Quería haber ido ayer, pero me di cuenta de que no encontraba por ninguna parte las gafas y los tapones para los oídos, así que me fui a Decathlon a comprar, sin acordarme de que eran ya rebajas. Una cola del carajo, y ya no me daba tiempo a ir a nada. Así que hoy ha sido el día elegido para el sagrado chapoteo.

¿Pasará tanto tiempo hasta la próxima vez que vaya?

lunes, 1 de julio de 2013

Harold 2.0

A risa limpia.

El curso de improvisación para la comedia ya lo realicé hace dos años, y fue mi banderín de enganche con el tratro. Fue una experiencia muy positiva, y una semana durante la que me lo pasé muy bien, y que me hacía falta, dado que en aquella época mi estado emocional no era especialmente óptimo (afortunadamente ahora no puedo decir lo mismo). Y como me gustó mucho, y después de representar el domingo pasado la obra, tenía mono, me dio por repetir, así que esta semana, de 20:00 a 22.15, estaré con el curso de improvisación, pasándomelo como un enano.

Lo dije en su día y lo repito ahora, este curso es altamente recomendable para cualquiera que quiera pasarlo bien y no tenga miedo de deshacerse al menos temporalmente de sus inhibiciones.