jueves, 28 de febrero de 2013

Jokin televisivo

 
Ahí fuimos entrevistados. 

Cuando hable de la obra que representaremos el sábado podré decir aquello de "anunciado en TV", ya que hoy una compañera de teatro y yo hemos acompañado al profesor/director Samuel a la entrevista que le (nos) hacían para el programa Objetivo Bizkaia de la cadena local Tele 7, al hilo de la representación del sábado. En ella nos hemos explayado (sobre todo Samuel) sobre las obras del sábado, y nosotros concretamente sobre la que haremos el sábado, "El llanto de Dédalo", y también un poco sobre nuestra experiencia con esto del teatro y cómo nos dio por meternos en este mundillo.

La entrevista ha sido emitida a las 7 de la tarde, pero se repite luego a la noche (creo que a las 23:30), así como es posible que se pueda ver en la web, o que proyecten más pases (no solo de nuestra entrevista, claro, sino del programa completo, que tiene más cosas).

Y la verdad es que como experiencia, ha estado chulo.

miércoles, 27 de febrero de 2013

Fresones

 
El reboot de los Fruittis. 

Esta entrada es completamente carente de fundamento, ya que ni siquiera es la primera vez que escribo en este blog sobre los fresones. Pero a veces aparece alguno tan descomunal queuno no sabe si está ante una fresa o ante un melón rojo. Véase en la comparativa el tamaño de la susodicha, junto al ratón que habitualmente utilizo para trabajar, y una barra de pegamento que prometo no haber inhalado.

En cambio el fresón sí que tuve que destruírlo a mordiscos. Pero era una cuestión de supervivencia, era él o yo. Aunque bien pensado, con ese tamaño podría haber alimentado a varias familias...

martes, 26 de febrero de 2013

Mass Effect

 
Wayne Shepard 

Mass Effect es una de las mejores sagas modernas de videojuego, y desde luego uno de los mejores que hay en el género ciencia-ficción, y un gran exponente del género RPG. Obra de Bioware, la misma empresa que ha creado joyas como Knights of the Old Republic o Dragon Age: Origins, Mass Effect es una épica ópera espacial, a la altura de las más grandes.

Nos muestra un futuro en el que gracias a una tecnología llamada "efecto de masa", la Humanidad ha sido capaz de romper la barrera del espacio y expandirse por todo el Universo. Pero aquí la respuesta a la pregunta sobre si estamos solos en la Galaxia es un rotundo no, ya que hay muchas otras especies alienígenas, y la raza humana es prácticamente la nueva en esta fiesta de alianzas y política interestelar.

Y en este contexto, el/la almirante Shepard es protagonista absoluto de la historia, ya que deberá desentrañar el misterio de una amenaza ya olvidada, recorriendo todos los confines planetarios y reclutando a la mejor tripulación con la que operar en su nave, la Normandía.

Dos cosas destaco de este juego. Una es su rico, riquísimo (casi delicioso, diría yo) trasfondo, con la multitud de datos sobre sistemas estelares, xenobiología o tecnología que nos ofrece, unido a la opción de explorar de forma más o menos libre (dentro de sus limitaciones, claro) todo el universo, interactuando con el entorno y con una agradable sensación de no linealidad de la trama. Y el otro punto fuerte es ese sabor peliculero y heróico con el que se desarrolla la historia.

De Mass Effect existen 3 entregas, de las que he probado las dos primeras, y en ambas me encontré con el mismo denominador común que encuentro en estos juegos, que es que me cuesta pillarles la gracia al principio, pero una vez metidos en harina, se convierte en una gozada. 

Y de la secuela, decir una cosa que la engrandece, y que también engrandece al Mass Effect 1: las decisiones. A lo largo del juego deberemos tomar decisiones, generalmente éticas, que irán definiendo nuestro personaje, y que tendrán consecuencias, tanto a lo largo del juego, como en la secuela, de forma que aquello que hicimos nos vovlerá después a favor o en contra, o nos encontraremos con que haber matado o perdonado a X personaje, también tendrá consecuencias. Y algunas no las sabremos hasta que ya no haya vuelta atrás.

El ME3 no he tenido ocasión de probarlo (serio handicap que no esté en Steam) y las opiniones que recopilo, y que no he podido contrastar, es que el juego es una maravilla pero el final una tomadura de pelo. Habrá que comprobar.

lunes, 25 de febrero de 2013

Jornadas de Sedavi

 
Tamaño aproximado de las habitaciones. 

Aunque volví ayer a las 12 de la noche, y tampoco llegué especialmente cansado del viaje, me daba un poco de pereza encender el ordenador para escribir lo que han sido las jornadas, y el fin de semana en general. 

Todo empieza el jueves a la 1 de la madrugada (técnicamente ya viernes) en Termibús, donde cogemos el autobús a Madrid. Agortunadamente, va medio vacío y puedo plantarme ocupando dos sitios, aunque lo que viene siendo dormir, poco y mal. Así hasta que a las 6 de la mañana, más o menos, nos plantamos en la capital, y después de un desayuno en el que me sirven el Cola-Cao en algo que es poco más que un vaso de chupito, nos vamos a Atocha con intención de coger el AVE a las 9:40.

El viaje en tren una gozada, y en un par de horas ya estábamos en Valencia. Allí nos dirigimos, tras pasar por un barrio en el que de cada dos portales uno era un prostíbulo, a nuestro, ejem, "hotel". Comemos, una breve siesta que se convierte en un coma de dos horas, y damos un paseíllo por la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Después a un centro comercial cercano a cenar. Tras la cena, unos infructuosos intentos de encontrar un bar abierto, nos conducen a dormir relativamente pronto.

El sábado por la mañana cogemos los taxis a Sedaví, donde nos alojaríamos para estar cerca de las jornadas, y vemos con grata sorpresa que los apartahoteles que habíamos alquilado, y que nos habían costado 11 euros por persona, son casi de lujo, y de un tamaño descomunal, con más de 100 metros cuadrados y unas habitaciones que para mi casa las quisiera.

De las jornadas en sí, poco que contar. Apenas jugué a nada, pues la excusa era volver a ver a los amigos, salvo alguna cosilla suelta de mesa. Así que casi puedo pasar al viaje de vuelta, que fue el mismo que a la ida pero a la inversa y con mejores horarios. El domingo a las 16:10 cogíamos de nuevo el AVE y a las 19:00 el autobús, por lo que a una hora razonable estaba ya en mi casa.

viernes, 22 de febrero de 2013

Ausente por jornadas

 
Cartel. 

Hasta el domingo no estoy. Me he ido a Valencia, concretamente a Sedaví, a unas jornadas de rol, donde estaré hasta el domingo. Para la ida, un matador viaje en autobús hasta Madrid, saliendo de Bilbao a la 1:00 de la madrugada, y una vez en Madrid, tren a Valencia. Noche en la capital y el sábado a Sedaví a pasar el día. Y el domingo vuelta, para estar a las 12 de la noche en Bilbao.

Un poco de masoquismo, pero a veces es divertido hacer estas locuras.

jueves, 21 de febrero de 2013

Battle for Gea

El juego podrá gustar más o menos, pero la espectacularidad gráfica es indiscutible.

Ya está abierto el plazo para apuntarse a ser betatester del Battle for Gea. ¿Y qué es eso? Battle or Gea (abreviando BFG) es un juego web de batallas con cartas en el que el jugador se pone en la piel de un señor de la guerra y crea su ejército y su estrategia y se enfrenta a los demás jugadores.

¿Y qué tiene BFG de especial? Bueno, en primer lugar, que la empresa que lo desarrolla, el estudio Iron Belt, es de Bilbao, y además está detrás de esto gente como Guillermo López o Carlos Zigorraga que lleva mucho tiempo en el mundo de los juegos de mesa y que conocen bien el mercado. Han invertido mucho esfuerzo y tiempo en el proyecto, contando también con el asombroso trabajo gráfico de Alfonso Berroya.

Pero como siempre, es mejor dejar que estas cosas hablen por sí mismas, pues no puedo negar mis simpatías hacia ellos, y en su web es posible apuntarse para probarlo. Y que cada cuál se forme su criterio.

miércoles, 20 de febrero de 2013

La Jungla 5

 
Un mal día para ir al cine. 

No diré que me decepcionó, pues ya tenía el pálpito de que la 5ª entrega de las aventuras de John McLane iba a ser mucho peor que las anteriores. La 4ª, pese a que se salía un poco del esquema de la saga (héroe encerrado en edificio, héroe encerrado en aeropuerto, héroe encerrado en Nueva York), tenía sus puntos molones y sus frases con gancho. Pero la 5ª, aunque tiene alguna escena pasable, no llega al nivel de ninguna de las anteriores, y las escenas fantasmada llegan a ser ya excesivas.Le salva que McLane es mucho McLane, y que ya le hemos cogido cariño al personaje. Pero nos ofrecen una película completamente prescindible.

La absurda trama nos plantea al detective McLane, que no ha tenido noticias de su hijo en años, y le dicen que está en Moscú, detenido por algo que tiene relación con un peligroso terrorista internacional. Así que se va a Rusia, se coge un taxi (nos refleja con bastante acierto uno de los dramas de la capital rusa: el tráfico) y prácticamente se encuentra a su hijo por la calle. Pues por todos es sabido que Moscú tiene las dimensiones de Elantxobe Sur, y es la típica ciudad en la que todos se conocen.

Esto nos conduce a la típica Buddy Movie en la que el hijo malote, que es un superagente de la CIA no traga a su padre al principio y se niega a llamarle "papá" (¿alguien duda de cómo le llamará al final de la película) y tienen que enfrentarse a los malos y (sic) inflarlos a hostias. No sin que antes McLane juegue un poco en vivo al GTA: Moscú.

Al desarrollo de la película ayuda que los malos, como no puede ser de otra forma en una película de estas características, disponen de múltiples medios, armas a tutiplén, contactos, dinero y un cierto retraso mental, pues de otra forma no se explica algunas de sus grandes genialidades a lo largo de la película.

Unos cuántos disparos y alguna que otra revelación de la trama más tarde, la acción se traslada a Chernobil (que no Grenoble) y allí la trama vuelve a girar, de forma un poco absurda (si el malo tenía tantas influencias para hacer todo eso, no entiendo qué le impedía salir de la cárcel por sus propios medios) y llega la trifulca final, con tiros, explosiones y muchos tortazos, con McLane padre y McLane hijo matando malos a troche y moche.

Y de regalo, una rusa jamelga, que siempre ayuda al desarrollo de la trama. Puede parecer que la escena en la que se quita la ropa y se queda en ropa interior es un mero artificio gratuito para captar la atención de parte del público, pero si se estudia la trama detenidamente, el ojo atento que capte los sutiles detalles verá ligeros matices que permiten vislumbr... bah, al cuerno: tetas.

 Бусцо а Йацкс

martes, 19 de febrero de 2013

Victoria y pase a Eurocuartos

 
Próxima parada: Ulm 

Si me llegan a decir hace unas semanas, cuando perdimos estrepitosamente contra el rival de hoy (23 puntos) y nos pusimos 0-2, que nos íbamos a clasificar como primeros de grupo, me hubiera dado la risa floja. 

Pero si algo nos ha enseñado el Bilbao Basket esta temporada, es que mientras respire está vivo, y cuando solo le valía ganar, lo hizo. Ganó los dos partidos al Valencia, ganó en Chequia, y hoy se enfrentaba a un cara o cruz contra un equipo que, aun siendo algo inferior, no era ninguna perita en dulce.

Y la misma historia que hemos visto muchas veces, se repetía hoy. El comienzo era malo, y en el segundo cuarto estábamos 13-27. Pero la garra, el empuje (y un vergonzoso arbitraje a nuestro favor, todo hay que decirlo), han permitido llegar al descanso un punto arriba.

Pero los letones no se dejaban arrugar, y seguían mandando en el marcador en un encuentro lleno de errores, tanto de los jugadores como de los árbitros. Así, con una cagada tan garrafal como inexplicable de Vasileiadis, hoy desaparecido, dejaba que el VEF Riga llegara con 2 puntos de ventaja al último cuarto, y no tardaron en ponerse 5 arriba. El partido parecía muerto, pero entonces hizo su aparición el mejor jugador del Bilbao Basket.

Kaspars Bierzins, el letón que más ha hecho por el Bilbao Basket desde Janis Blums.

Raül López tiene la bola, y con el partido ya caliente, este jugador comete una fea falta sobre el jugador catalán. Hasta ahí normal. Como también lo es que el público proteste por la falta cometida. Y entonces es cuando este lerdo, pues hoy no ha merecido otro nombre, se ha puesto a provocar al público, lanzando besitos y descojonándose. Técnica al canto, público enfervorecido, reacción del equipo y vuelta al partido.

Así, con un marcador apretado hasta que un triple de Zisis daba el +6 (en ningún momento el Bilbao Basket había tenido ventajas superiores a 3 puntos) a falta de 30 segundos. De ahí en adelante, partido muerto y marcador maquillado, un ficticio 76-65 que castiga en exceso a un Riga que, honestamente, mereció haber ganado hoy y clasificarse.

Pero a veces las cosas pasan y somos nosotros los que tendremos la oportunidad de pasar a la siguiente ronda. El rival, el Ulm Ratiopharm alemán, una de las revelaciones del torneo.

lunes, 18 de febrero de 2013

King of Tokyo

 
Godzilla VS King-Kong, ahora es posible. 

Richard Garfield, conocido sobre todo por ser el creador del mundialmente famoso juego de cartas Magic:The Gathering,  es también el autor de King of Tokio, un caótico pero divertido juego de mesa en el que los jugadores manejan enormes y terribles monstruos cuyo objetivo es destruir Tokio, al más puro estilo del videojuego Rampage.

Unos visitantes encantadores.

En el juego básico 6 son los bichos que podemos manejar; Gigazaur y Mekadragon, dinosaurios gigantes al más puro estilo Godzilla; The King, un gorila gigante que no me recuerda a nadie en absoluto; Kraken, que es una clara alusión a Cthulhu, y los alienígenas Alienoid y Cyber Bunny. La expansión nos añade también un oso panda gigante. En principio todos los personajes son iguales en cuanto al juego, aunque la expansión nos da cartas de mutación, que da a cada uno una personalidad distinta.

El sistema de juego es bien sencillo. Cada turno el jugador al que le toque tira los 6 dados, y estos son los posibles resultados:

 
1, 2 o 3:  Sirven para ganar puntos de victoria, que es una de las formas de ganar la partida (concretamente con 20). Por sí solo, un resultado con un número no sirve de nada, y es neesario tener 3 iguales. Así, 3 unos dan un punto, 3 doses 2 puntos y 3 treses 3 puntos. Y cada uno por encima de 4 da otro punto, por lo que una tirada de 6 treses nos permitiría ganar hasta 6 puntos de victoria (3 por sacar 3 treses y uno más por cada 3 adicional). Sin embargo, esta no es la única manera de ganar puntos de victoria. También se pueden ganar puntos entrando y permaneciendo en Tokio (1 por entrar, 2 por empezar el turno dentro).

 
Rayo: Los rayos son energía, que es el "dinero" que nos permite comprar cartas especiales, poderes que harán nuestro monstruo más poderoso, o eventos que nos favorecerán en nuestra búsqueda de la victoria. Por ejemplo, ganando puntos de ídem. Estas cartas se compran al final de nuestro cada turno, pudiendo elegir entre las 3 que hay descubiertas. Aunque si no nos gusta nada de lo que hay (o nos gusta, pero no queremos que las pueda comprar el siguiente jugador), siempre podemos (en nuestro turno, claro) pagar dos de energía para destruir esas 3 cartas y mostrar 3 cartas nuevas.
 
Garra:  Los monstruos que asolan Tokio son agresivos por naturaleza, y esto se plasma en el resultado de garra. Cada garra obtenida será un impacto contra todo lo que esté dentro de Tokio (si el monstruo está fuera), o contra todos los monstruos que estén fuera de Tokio si se golpea desde ahí. Siempre que alguien obtenga al menos un resultado de garra deberá entrar en Tokio (si es que está vacío), lo que le hará ganar un punto de victoria (y las antipatías del resto de jugadores, que lo convertirán en blanco de sus atenciones). Huelga decir que una forma de ganar es eliminando a guantazos a todos los demás monstruos.

 
Corazón: Empezamos con 10 puntos de vida, lo que significa que los golpes duelen. Pero aquí pocas cosas hay que no tengan remedio, y cada uno de estos nos permite recuperar uno de vida. Así que no suele ser infrecuente dedicar uno o dos turnos a lamerse las heridas y buscar corazoncitos después de recibir un buen cacharrazo. Aunque una advertencia: los corazones no sirven para curarse dentro de Tokio, así que ganar puntitos mola, pero tiene su precio. (Tranquilo, en cuanto te golpee alguien de fuera, tienes la opción de si quieres abandonar Tokio como un cachorrillo cobarde, o de quedarte a defender lo que es tuyo mientras golpeas enérgicamente tu pecho).

Una vez explicados los dados, toca explicar las tiradas, que es algo bien simple. Tiras los 6 dados, y repites los resultados que quieras una vez. De tu segunda tirada, vuelves a repetir los dados que quieras (incluso aunque no los hubieras repetido la primera) y con eso ya te quedas Curas tantas vidas como corazones tengas (hasta un máximo de 10, y siempre y cuando no estés en Tokio), infliges daños a los jugadores correspondientes, entras en Tokio si hay hueco libre (un hueco para 4 o menos jugadores, 2 huecos para 5 o más), y decides si compras cartas especiales.

Las cartas especiales son muy variopintas, pero casi siempre útiles. Tienes aliento de fuego o cola con pinchos, que te permiten hacer más daño, hay caparazones o poderes regenerativos, que hacen curarse o recibir menos daño, hay alas que pueden hacerte huir de Tokio y evitar morir, etc.

Lo que es un poco más difícil de encontrarle a este juego es la estrategia. Porque seamos francos, King of Tokyo es un juego tremendamente divertido, e incluso adictivo, ya que sus partidas son realmente cortas y dinámicas (raro que vayan más allá de la media hora), pero encaja absolutamente en la definición de juego cruel y arbitrario, dando al azar un tremendo protagonismo, y de poco servirá que te hayas planteado la mejor de las estrategias si luego los dados hacen lo que les da la gana.

Pero si lo que buscas es caos y diversión ligera, King of Tokyo es tu juego.

domingo, 17 de febrero de 2013

Castro, Bergara y... ¿Tokio?

La playa de Castro Urdiales ayer.

A pesar del título, no es que haya estado, ni tenga intención de ir en un corto plazo a Japón. Es simplementepara resumir el fin de semana, que a falta de ideas mejores, relato aquí.

Lo de Tokio es porque el viernes a la tarde quedé con los amigos para juegos de mesa, con partidas de "King of Tokio" (pendiente de reseña) y Mall ofo Horror, con no muy buen resultado para mí. Después unas rondas de pincho-pote por Deusto, y a casa.

El sábado excursión por Castro, donde pasé el día y comí (en buena compañía, of course) y tras coger por los pelos el autobús, vamos a Bilbao, donde recibimos invitación de la boda de Kepa (ocasional lector de este blog) y Zuriñe, y tomamos una con ellos. Después, vemos la peli de Rapunzell antes de dormir (bueno, antes, durante.. queda algo difuso) y después a la cama, a dormir 10 horas del tirón.

Y hoy domingo, visita familiar y ronda de presentaciones en Bergara (tan obvio que no necesita explicaciones), y a la vuelta unas partidas al Mario Paper de la WII antes de volver a casita a descansar, que mañana toca madrugar, como buen lunes. Y eso fue el fin de semana.

viernes, 15 de febrero de 2013

Resquicios de mostrador

Nota: Esto NO es una bandeja de entrada.

Desde que Lanbide se llevó la RGI el mostrador ha dejado de ser esa jungla de usuarios en la que cada día nos tocaba atender a unas doscientas personas, y que era por lo tanto una fuente inagotable de sucesos curiosos. Y últimamente el mostrador suele ser algo bastante rutinario, y como mucho suelen venir 5-6 personas en toda la mañana. Y como la mayoría son, pese a su precaria situación personal, gente normal y educada, pues eso da lugar a pocos chascarrillos. 

Pero que sean mayoría no implica que sean la totalidad, y siempre queda algún jeta o algún obtuso, o simplemente estrafalario, protagonizando alguna anécdota digna de ser contada. Y no es que sean gran cosa, pero puesto que hacía mucho que no hablaba del mostrador, pues aquí van un par de ellas que han amenizado la mañana. Uno, al que no he atendido yo directamente, era un señor que decía ser de Alicante y que venía preguntando si tenía derecho a cobrar alguna prestación social, que había oído que en Euskadi daban dinero. Hago constar, pues así lo ha manifestado, que ese señor sigue empadronado en Almería, y pese a que decía que su intención era ganar aquí dinero de las ayudas para mandarlo a Almería, parecía desconcertado de que se le dijera que no tenía derecho a la prestación. Y ojo, que no pretendo meterme con él, pues lo mismo es un vividor que alguien que movido por la desesperación busca cualquier medio para salir adelante. Pero no deja de ser algo desconcertante. 

Más censurable, por cerril, me parece otro usuario al que he atendido. Venía con una carta de liquidación (se le reclama un dinero) y pedía cuentas por ella. En primer momento he pensado que sería un cobro indebido, y le he dicho que Hacienda. Me responde que en Hacienda ya ha estado, y cuando veo la carta, me fijo que es el pago de una residencia en la que estuvo, que era de Diputación, y tenía que hacer frente al pago (unos 140 euros). Algo que en cualquier caso, no es competencia de la sección en la que trabajo, sino de Hacienda (quien hace los cobros) o de Ugasko (donde está la sección que lleva el asunto, a juzgar por la carte). El señor se negaba a ser derivado a otro sitio (aunque fuera el correcto) e incluso cuando le he dicho que tenía que ir a Ugasko me ha respondido “A Gobierno Vasco ya me mandaron y ya fui” (NOTA: Por si no fuera obvio, Ugasko es una cosa y Gobierno Vasco, aunque rime, otra muy distinta, y que no tiene nada que ver aquí.) 

Le he explicado que yo con esa carta no puedo hacer nada, que no es de mi competencia, y que como mucho le puedo indicar a dónde creo que debe dirigirse, pero él insistía en que le habían dicho que era aquí, y que no pensaba ir a ningún sitio más. No ha habido manera de hacerle ver que si hacía el pago se lo van a pasar en vía ejecutiva y le saldrá más caro, y que en la propia carta le explicaban cómo pagar. Pero nada. Y el momento delirante ha sido cuando en plena bravuconería ha exclamado “¡pues mira lo que hago con la carta!”, y la ha tirado a la papelera. 

Pues nada, oye, si le gusta regalar su dinero, no seré yo quien se lo impida.

jueves, 14 de febrero de 2013

San Cortéinglés

 
Cupido sacó un 1 natural en el dado. 

Aviso: La siguiente entrada contiene elevadas dosis de azúcar. Léase con precaución.

No suelo ser especialmente moñas en este blog, y la verdad es que el 14 de febrero siempre ha sido un día más en el calendario, igual que el 19 de junio o el primer domingo de mayo (para mí el día de la madre es el 19 de enero y el día del padre el 25 de enero, digan lo que digan los anuncios de la tele). Y con esta fecha, tanto cuando me ha pillado con pareja como cuando me ha pillado sin ella, nunca ha tenido nada de especial. Y la verdad es que este año no es la excepción. 

Si bien, debo ponerle un pero a esto. San Valentín es una fecha que significa más para los que no tienen pareja (y quieren) que para los que sí, ya que parece haber este complot de los medios restregándote tu situación, lo que a veces lo convirerte en un día algo triste.

Por suerte este año no es así, y sí es un día especial, pero tan especial como cualquiera de los otros 364, gracias a cierta persona.

Dicho lo cual, cierro el modo moñas. Mañana este blog volverá a la normalidad, pero hoy me apetecía.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Mitos&Leyendas

El cartel.

Ya lo había anunciado por aquí, pero ahora pongo el cartel, así como el texto del anuncio.

LA ESCUELA MUZZIK EN BILBOROCK CON "MITOS & LEYENDAS"

El próximo Sábado, 2 de Marzo, a las 18:30 horas se representará el montaje teatral UNA TARDE TEATRAL DE MITOS & LEYENDAS, representado por los cinco grupos regulares de interpretación de la Escuela Muzzik, bajo la dirección de SAMUEL GIBERT, Profesor y Coordinador de Teatro de la escuela. La entrada será libre y el espectáculo alcanzará una hora de duración aproximadamente. El lugar será en la sala Bilborock, donde los alumnos representarán en Junio sus obras teatrales de fin curso. El programa del 2 de marzo incluye una serie de historias basadas en mitologías y leyendas tradicionales como eje central de los contenidos de las piezas teatrales. Para muchos alumnos es la primera ocasión para subirse a un escenario. Un total de 55 alumnos interpretarán estas piezas construidas e ideadas por los propios grupos. ENTRADA LIBRE hasta agotar localizaciones.

martes, 12 de febrero de 2013

Frikimusical: Huevos con aceite

La broma venía de antes. 

Como amenacé hace unos días, aquí el vídeo del Frikimusical "Huevos con aceite", versión de "We´re not gonna take it" de Twisted sisters, a la que cambiamos también la letra. 

Así que, sin más dilación, el vídeo de marras:


lunes, 11 de febrero de 2013

Django Desencadenado

Tarantino lo volvió a hacer. 

Como fan confeso de Quentin Tarantino, no tengo ningún pudor en admitir que iría al cine a ver cualquier cosa que dirigiera. Esto tiene el riesgo de generar expectativas demasiado elevadas, y que el nivel de exigencia para sus películas es muy alto, lo que crea un riesgo de decepción.

Pues con Django Desencadenado esto no ha sucedido. Tenía el listón muy arriba, y no me ha decepcionado. Este gamberro western de Tarantino cumple con creces lo que esperaba de ella y regala 165 minutos de pura diversión, sin hacerse larga en absoluto.

Un cazarrecompensas (interpretado por el nuevamente genial Christopher Waltz) y un esclavo liberado (Jamie Foxx) se enfrentan en su búsqueda a un potentado plantador esclavista (Leonardo DiCaprio) en una aventura que tendrá muchos, muchos disparos.

Porque si una cosa no le falta a esta película, que es además todo un homenaje a aquellas películas de vaqueros de Sergio Leone y compañía, son disparos. Muchas balas, mucha sangre y mucha violencia. Pero esto es algo que no debe sorprender siendo de Tarantino. Tampoco faltan las escenas de humor, como la tronchante aparición de un temprano Ku Klux Klan, en lo que probablemente sea una de las visiones más realistas que nos haya dado el cine sobre esta banda de paletos racistas. 

Y cómo no, otro de los inconfundibles rasgos de personalidad de las películas de Tarantino: su excelente banda sonora, que se atreve además a mezclar temas de western clásico con el más moderno rap, dotando a algunas escenas de acción de una personalidad única. Esa combinación al menos a mí me encantó.

Pero lo mejor, como suele ser típico en Tarantino, sus personajes, y en especial el Dr. King Schulz, con el que Christopher Waltz vuelve de nuevo a ser el MVP en una película de Tarantino. Cada vez que aparecía, se comía la pantalla.

¿Nazi yo? Caballero, creo que se confunde usted de persona.

domingo, 10 de febrero de 2013

Carnaval 2013, y otras cosas del fin de semana

El conserje de Scrubs

¿Qué evento hay en febrero que implique disfrazarse? Exacto, carnavales.Y si a eso le sumamos que ayer celebrábamos el cumpleaños de Diego (mi señor coarrendatario) y María (una amiga común), y que en esta santa casa tenemos la sana costumbre de hacer fiestas temáticas, pues tocaba tirar de fondo de vestuario.

Esta vez la temática era "Sitcoms", por lo que se me ocurrió (me sugirieron, siendo honesto) que sería sencillo ir de conserje de Scrubs. El resultado, el de la foto. Y además de mí, tuvimos un Starburns de Community, 2 barney Stinsons (el trajeado y el hippy), un Earl, personajes de Big Bang Theory y Frasier, y cómo no, una adorable Punky Brewster.

Estuvimos en casa hasta la 1 o así, y luego salimos a dar una vueltilla, viendo disfraces por Pozas, pero poco rato, y a las 2:30 estábamos ya de vuelta en casa.

Por lo que al resto del fin de semana respecta, lo más destacable una opípara cena en el Sakura el viernes, y una de cine hoy, donde por fin he podido ver Django Desencadenado. La crítica ya la subiré mañana, pero adelanto que me ha encantado. Tarantino nunca me decepciona.

viernes, 8 de febrero de 2013

Volvió Community

Aquí algo no cuadra... 

Una de mis series favoritas, y de las que más he hablado aquí. Tras una larga sequía, por fin llega la 4ª temporada de Community. Por una parte, tenía muchísimas ganas de que volviera, pero también algo de miedo, ya que ha habido muchos cambios en la serie, y me temía que se fuera a convertir en una sitcom sosa, como era al principio. Pero he de decir que el 4x01, sin ser de los mejores de la serie, al menos ha estado a la altura de lo que se espera de esta serie, y nos ha regalado alguna que otra genialidad, como la coña de los Greendale Babies, Abed TV o "Pierce". 

Veremos qué nos depara esta 4ª temporada, pero al menos el primer episodio, pinta bien.

jueves, 7 de febrero de 2013

Interraíl (XIII)

Por lo que fue Yugoslavia.

Thesalonika-Belgrado: "Los 2,5 € del billete, los pagamos de buen grado".

Habíamos llegado a Salónica, y ahí nos encontramos sin saberlo con una persona que casi nos la lía, y de qué manera, más adelante. Pero todo a su debido momento. Habíamos llegado a esta ciudad, en la que nuestro único interés era pernoctar hasta que saliera el tren a Ljubljana (Eslovenia). Dicho tren salía a las 7:23, por lo que no nos salía a cuento ponernos a buscar alojamiento, y dado que no nos dejan hacer noche en la estación, acabamos durmiendo a la intemperie. Rodeados de otros mochileros, pero en plena vía pública. La cartera con el dinero y la documentación bien guardadas en la parte más profunda del saco, y conseguimos dormir bastante bien.

Sabíamos que había que pagar un suplemento, ya que aunque tanto Grecia como Eslovenia entraban dentro del billete de Interraíl, teníamos que cruzar varios países que no. Sin embargo, el suplemento resulta ser realmente barato: 12,5 euros... por 5 personas (Nosotros dos, y los 3 madrileños que hacían la misma ruta).

El viaje en tren sigue siendo largo, y cruzamos Macedonia, donde casi la liamos confundiéndonos de tren en un puesto fronterizo (te hacen bajar para sellar el pasaporte, y luego vuelves, y con las prisas casi nos subimos a uno que no era el nuestro). De Macedonia poco que contar, aparte de los inevitables chistes con la fruta.

Unas horas después, entramos en territorio serbio, donde los militares son bastante numerosos (no hacía tanto de la guerra), y no recuerdo bien en qué momento, un militar deja un paquete en nuestro camarote y se marcha.

Pero ese no es el susto más gordo del viaje. Este viene más adelante.

Primero llegamos a Belgrado. Allí nos despedimos de los madrileños, y el tren sigue su viaje a Eslovenia.

Belgrado-Ljublijana: "Esperemos que en Croacia, no nos la líen en la aduana".

Pasado Belgrado, en uno de los múltiples controles, y en medio de la noche, el revisor viene y nos pide los billetes. Los mira con cara de pocos amigos, como si le dieran asco, y nos los señala. Veo con horror que la taquillera de Salónica nos había dado billetes para Belgrado, y que por lo visto al darse cuenta de que se había confundido, en vez de imprimir bien los billetes, se había limitado a escribir por encima a mano "Ljubljana". Y claro, explícale a un malhmorado revisor croata, que además no sabe inglés, que eso no es culpa tuya y que te acabas de enterar.

Se lleva billetes y pasaportes y vuelve al de un rato (bastante angustioso, dicho sea de paso) acompañado por un militar. Le explica la situación y el militar nos pide los pasaportes de nuevo. Se queda mirándolos y se va. Le pregunto con voz temblorosa "¿problem?". Y cuando me responde "no", suspiro aliviado. Nunca un "no" fue tan gratificante.

Y finalmente, tras 48 horas, de largo viaje en tren, llegamos a nuestro destino: Eslovenia.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Mad Men

Reparto de la primera temporada. 

Una crítica que podría hacer a la multipremiada Mad Men es que es una serie en la que nunca pasa nada. No hay acción, no hay grandes giros de la trama, y tienen que pasar muchos episodios hasta que se muere un personaje importante. Es una crítica no exenta de verdad, pero también es verdad que Mad Men no tiene esas cosas, pues no las necesita para cautivar.

Ambientada en una agencia publicitaria del Nueva York de los años 60, Mad Men hace alusión a que la oficina está en la avenida Madison, y no tanto a que los protagonistas estén fatal de lo suyo (que algunos lo están), y en muchos aspectos podría definirse como un "Cuéntame" a la americana, en cuanto a que nos ofrece, o al menos esa impresión da, un fiel reflejo de la sociedad de la época, con sus prejuicios, su doble moral y sobre todo su tabaquismo. Es difícil ver un capítulo de Mad Men y no acabar tosiendo, pues no hay escena en la que no veamos un cigarro en pantalla. Y puede que hoy nos horrorice ver fumar en colegios, hospitales, aviones e incluso ahora bares. Pero hubo un tiempo en el que esto se veía como algo perfectamente normal.

El protagonista de la serie es aquí Don Draper, un inteligente ejecutivo hecho a sí mismo, que es además carismático y pese a ser un hombre en teoría felizmente casado, es todo un seductor. Pero no es un superhombre de hierro, y tiene también sus miserias, así como un turbio secreto que se desvela en la primera temporada.

Por la parte femenina, el protagonismo recae sobre Peggy Olsen, una joven secretaria que llega a Nueva York a comerse el mundo, y comienza la serie con su primer día en Sterling&Cooper, la empresa en la que se desarrolla la serie.

En cuanto al resto de los personajes, ahí reside el mérito de la serie. Un buen elenco de personajes sólidamente construidos, con tramas creíbles y un desarrollo impecable.

En general, la serie goza de una gran calidad, y muchos detalles que la hacen apasionante. Ahora bien, huya de ella quien espere tiroteos y cliffhangers, pues no los va a encontrar. Hombres elegantes y chicas guapas, en cambio, para dar y regalar. Aunque para muestra de lo bien logrados que están hechos los personajes, lo que más destaca del personaje de Christina Hendricks, no es su físico.

Y ahora, como no podía faltar, la versión en dibujo de Mad Men:


No están todos los que son, pero sí son todos los que están.

martes, 5 de febrero de 2013

El último desafío

-Arnold, ten cuidado, solo te queda un día para jubilarte. ¡Te dispararán!
-No te preocupes, pequeña, han subido la edad a los 67. 

El Último Desafío es exactamente lo que nos prometen: Schwarzenegger protagonizando una película de acción escapada de finales de los 80, con tiros, persecuciones, peleas, malos-malísimos y situaciones absurdas. Casi se podía haber titulado McBein: La película.

El argumento no puede ser más arquetípico: un maloso, jefe de uno de los cárteles más violentos va a ser trasladado a prisión, y pese a todas las medidas de seguridad del FBI (medidas que casi servirían para evitar que alguien robara el caramelo a un niño), el maloso se escapa, y va en su coche deportivo robado hacia la frontera con México, mientras toda la policía del país trata de capturarlo.

Pero gracias a su enorme despliegue de medios y su plan perfectamente urdido, logra poner en jaque a todo el FBI, logrando incluso que le pierdan la pista. Así hasta que un momento en el que tiene que cruzar la frontera, y elige para ello un tranquilo y apacible pueblo fronterizo en el que nunca pasa nada.

Grave error. Con lo que no contaba es con que el alcalde de ese pueblo es nada menos que Arnold Schwarzenegger. Y no llevará nada bien que le hagan trabajar en su día libre. Así, Arnold y sus amigos (entre ellos el pirado dueño del museo de armas) tratarán de evitar que el pérfido mafioso atraviese la frontera, o al menos de retenerlo hasta que lleguen las fuerzas del orden.

Si la película fuera realista, pasaría lo siguiente: llega el mafioso al pueblo, el sheriff y todos los habitantes son volatilzados y el malo pasa como si tal cosa. De hecho, si la película fuera realista, terminaría en el minuto 5, con el malo convenientemente trasladado de una cárcel a otra.

Pero seamos serios, una película protagonizada por Schwarzenegger y  llamada "El último desafío" ni puede ni debe ser realista. Aquí los coches explotan cuando les disparas, los agentes del FBI son unos incompetentes y los sicarios más duros del mundo palidecen ante un paleto con una carabina. 

El resultado es lo que uno puede esperar, una película palomitera y llena de clichés, sin más pretensiones que la de entretener durante un par de horas. Si se va con ese chip, gustará.

lunes, 4 de febrero de 2013

Cambios forzosos

Mi nueva mesa. 

Hoy la oficina estaba triste y desangelada, como consecuencia de la marcha de gran parte del personal el viernes. Pero no ha sido hasta después de subir del mostrador (que hoy me tocaba de 8:30 a 11:00) cuando realmente se ha notado. El mostrador, por cierto, también estaba bastante desangelado, ya que al irse la RGI a Lanbide, no vienen aquellas oleadas de personas, sino 4-5 personas contadas en toda la mañana.

Pero todo el tema del traslado y la reducción de la oficina trae consigo una consecuencia indeseada. No me muevo de oficina ni de sección, pero sí de mesa, ya que la mía desaparece y tengo que mudarme a otra. Otra que es bastante peor que la mía, pues estaba flanqueada por dos cómodos armarios, que guarecían bastante y venían muy bien para organizarme el trabajo. Además, estaba lo suficientemente apartada de las demás, como para que el barullo de las conversaciones no distrajera demasiado. Ahora me toca estar en una zona de paso, en medio de todo, en medio de todos los barullos, y sobre todo con gente pasando por detrás. Y para más inri, no puedo directamente coger mi ordenador, el que llevo 4 años usando, y llevarlo al nuevo puesto, y me tocará usar el que está ahí y a lo mejor (esperemos que no) me va a tocar volver a configurar todas las opciones, programas, accesos directos, etc. 

Y sí, podía haber sido peor, me podía haber tocado cambiar de oficina. Pero los males menores no por ello dejan de ser males.

domingo, 3 de febrero de 2013

Monólogos, baloncesto y casas encantadas

Cerrando el fin de semana. 

Sí, he estado viendo los monólogos de Luis Piedrahita, bastante graciosos por cierto, pero este fin de semana ha estado cargado de actividades, las cuales procedo a resumir, brevemente que a estas horas ya da pereza. 

El viernes una de spa, canjeando un cupón en el gimnasio Oreka, en Txurdinaga, con un agradable rato a remojo, protagonizó la tarde.

El sábado fue cosa de la mansión Van Laaden, escenario de una partida de La llamada de Cthulhu que dirigimos ayer con el experimento de usar dos Directores de Juego, a fin de que los personajes pudieran ir libremente de un lado a otro de la casa. La partida empezó a las 5 de la tarde y acabó casi a las 2 de la madrugada (no recuerdo haber jugado nunca una sesión tan maratoniana), por lo que poco más se puede decir del sábado.

Y hoy domingo, primero toca hablar de baloncesto, donde también hubo un monólogo. Concretamente el del Real Madrid, que nos pasó por encima y ganaron por 20 puntos de diferencia. Son mejores, qué se le va a hacer...

También relacionada con el baloncesto, y mucho más agradable, que recibíamos la visita de Elena, nuestra rusa favorita, quien nos hizo de guía en Moscú y que había venido a visitar Bilbao. Con ese motivo, tras el partido hemos ido a comer al restaurante Kasko, y tras una siesta de sobremesa, pues al desternillante show de Piedrahita, con el que me he podido reír de lo lindo.

viernes, 1 de febrero de 2013

Triste y sola se queda la oficina

Ya sin el bullicio.

Hoy es un día triste en el trabajo. No dramático, pero sí triste. Nada es eterno, y el día que sabíamos que iba a llegar, el día en el que la gente del traslado se tendría que marchar, era hoy. El lunes empezarán en sus nuevos puestos, y la oficina estará mucho más silenciosa, con un montón de huecos vacíos.

Es cierto que me queda el consuelo de no ser yo quien se va, y mucho más consuelo es que no se van a la calle, que simplemente se van a otros departamentos, lo que en estos tiempos que corren es algo francamente positivo. Pero al cabo del día pasamos mucho tiempo con los compañeros de trabajo, más horas al cabo de la semana que con familia y amigos, y con algunos han sido ya bastantes años compartiendo madrugones, marrones, chascarrillos, animados debates, oposiciones...

Y nada de esto es nuevo. En los años que llevo trabajando he visto ir y venir a mucha gente, y sé que en los que me quedan, que son muchos más, seguiré viendo ir y venir mucha gente, pero a los que se van hoy, y en especial a los más cercanos, sí que los voy a echar de menos. Y si por un casual leen esto, creo que saben que va por ellos. Así debió de sentirse Frodo cuando se disolvió la Compañía del anillo.