viernes, 4 de enero de 2013

Cena deustense

Leguleyos varios. 

Una frase muy recurrente por estas fechas: "Navidades, época de cenas y reencuentros". Ayer tocaba el turno a antiguos compañeros de la universidad, aquel lugar de sabiduría y quebraderos de cabeza del que uno obtiene una titulación y un carro de experiencias. Algunas buenas, otras malas y muchas olvidadas por el tiempo.

Pero sobre todo mucha anécdota, y ayer de eso fue la cena. Hacía bastante que no nos juntábamos (a algunos, para su desgracia, los veo más que a otros), y coincidiendo con que hacía un par de semanas me había encontrado casualmente con uno, del que no sabía que había vuelto de Australia, salió la idea, y rápidamente se organizó la cena. Y el lugar elegido, por su comida, y sobre todo por su temática, fue el Mafia, aunque no sin antes hacer una ronda de poteo por Pozas, claro.

La cena exquisita y muy divertida, y después a tomar una a la Abadía del Gintonic (aunque yo sea más de ron, he de decir), y a eso de las 2 recogimos el campamento, tras una más que agradable velada.

Y como me consta que algunos de los ayer presentes me leen, pues un saludo chicos, cuando queráis repetimos.
Publicar un comentario en la entrada