miércoles, 31 de octubre de 2012

Crónicas magiares (I)

El Puente de las Cadenas, una de nuestras primeras vistas de Budapest.

Jueves

Empieza el viaje con un vuelo Bilbao-Munich, del que poco hay que decir, salvo que mola volar con Lufthansa, y que la comida que nos dan en el avión está, combatiendo los tópicos, riquísima. De Munich poco que decir, una hora de espera, y el avión hacia Ferihegy (aeropuerto de Budapest).

Aterrizamos en suelo magiar, y allí cambiamos algo de dinero, y tomamos el minibús que nos lleva al hotel. Nos instalamos, y primer paseo. Cruzamos el puente de las cadenas, el cual está a 2 minutos de nuestro hotel (25, si hubiera que fiarse de mi orientación), y nos damos una vuelta por Buda (el hotel estaba en Pest). Un paseo junto al Danubio, y cogemos el metro para volver a nuestro punto de origen, donde vemos la basílica de San Esteban por fuera.

 
Szent István la nuit.

Después, una cena típicamente húngara, donde pruebo el goulash, y a descansar. Al día siguiente tocaría caminata.

Viernes

El primer día que amanecemos en Budapest resulta ser bastante más completo.Primero cogemos el funicular que nos lleva hasta el Castillo de Buda, y allí vemos las impresionantes vistas, el exterior de la Iglesia de San Matías y el Bastión de los Pescadores. Con algo de callejeo, acabamos en un buffet libre de comida húngara, donde entre las sopas, los platos principales y sus muy malvados postres, me pongo lo que viene siendo hasta las patas de comida. 


Puerta de Matías

Con la comida a la altura de los tobillos, y aprovechando que hace buen tiempo, nos encaminamos a la Isla Margarita, un parque de 2 kilómetros de largo plantado en medio del Danubio, muy paseable, y que nos lleva un buen rato. Subimos por el lado de arriba, por el puente de Arpad, y nos vamos ya al metro, que nos deja en el barrio judío. Allí vemos por fuera la Sinagoga, y nos metemos en otra de las atracciones de Budapest, uno de sus famosos bares ruina. Dejo que la imagen hable por sí sola:

 
Sí, es un bar.

La noche caía rápidamente, y además tocaba cenar, por lo que nos acercamos de nuevo al hotel, y como llueve, optamos por cenar en el sitio más cercano que pillamos. Y a descansar, que había sido día de mucho andar.

martes, 30 de octubre de 2012

Volviendo de Budapest

Un Jokin blogueando.

A estas horas ya debería estar montado en un avión rumbo a Bruselas, donde haré la escala para ir a Bilbao, y aprovecho la wifi gratuita del aeropuerto de Budapest para dar señales de vida. El vuelo se ha retrasado, al menos una hora, y eso probablemente sea un serio impedimento para nuestros planes de hacer (como ya hice cuando fui a China) una parada técnica en Bruselas, con el consiguiente aprovisionamiento de chocolate.

Chocolate...

"¡Se ha roto!", oigo gritar de fondo. No, simplemente al escuchar "chocolate", mi cerebro se ha ido.

Como decía, parece que el plan bruseleño peligra. Por lo demás, el viaje todo perfecto, Budapest mola mucho (y la compañía más). Pero ya me extenderé más al respecto en posteriores entradas.

jueves, 25 de octubre de 2012

Rumbo a Budapest

Con parada en Munich.

Por fin vacaciones. Dentro de 3 horas cojo el avión, primero Bilbao-Munich (como ya hiciera cuando fui a Moscú), y una vez allí coger el vuelo a Budapest, donde aterrizaremos sobre las 16:20, con tiempo para aprovechar algo de la tarde.

Allí estaremos hasta el martes, que regresaremos vía Bruselas a las 22:45.

miércoles, 24 de octubre de 2012

Looper

Bruce Willis es tan duro, que se secuestra a sí mismo. 

Supongamos que Terminator hubiera sido protagonizada, no por Schwarzenegger, sino por Bruce Willis. Supongamos también que esa película fuera un homenaje a las películas de acción del amigo Bruce, mezclando 12 monos con John McLane y la estética de Butch. Podríamos llamarla "Bruce Willis movie". Ah, no, que eso ya existe, y se llama Looper.

En un futuro cercano (2040 aprox) se desarrolla la película, y nos cuentan que en un futuro más próximo para ellos que para nosotros (2070, o por ahí), se inventan los viajes en el tiempo, pero los ilegalizan, y solo los usan los mafiosos. Y como en ese futuro lejano es imposible matar, porque te pillan fijo, lo que hacen es recurrir a los Loopers, unos señores de 2040 que tienen que matar a gente de 2070. Esto va de la siguiente manera: en 2070 unos rabinos sin barba, sicarios del jefe mafioso, secuestran a las víctimas, las meten en una máquina del tiempo y aparecen en 2040, donde el Looper les espera con los brazos abiertos y un trabuco bien cargado (pausa para chistes carcelarios). Pero llega el momento en que tienen que matarse a sí mismos, y recibir su finiquito.

Aquí, Joseph Gordon Lewitt es un Looper, que en un momento dado tiene que darse matarile a sí mismo, pero su yo del futuro es Bruce Willis (el parecido es asombroso, solo lo habrían mejorado haciendo que fuera Cher, o Cuba Gooding Junior), y Bruce Willis es como Chuck Norris: no puede ser matado. Y como no matar el encargo es un incumplimiento contractual, y Gordon Lewitt es un chico muy cumplidor, se inicia una loca persecución, en busca del suicidio inducido. Todo esto aderezado con unos malos que, por arte de magia, descubren el pastel.

Y esto da pie a una película llena de acción, disparos y paradojas temporales y narrativas, con un argumento que acaba con más agujeros que la gente a la que dispara Bruce Willis. Eso sí, como pasarratos de mero entretenimiento, está muy bien.

Porque la verdad, muy divertida, pero no tiene pies ni cabeza. Ya partiendo de la premisa inicial "no podían matar gente, así que la mandaban al pasado para que la mataran ahí", me parece risible. Además, se la pasan por el forro y a medida que avanza la película tiene aún menos sentido. No pueden matar, pero a la mujer bien que se la cargan. ¿Y por qué no pueden matar, si el Fundador domina el mundo? ¿Le van a decir algo? ¿Le van a toser? ¿No es más practico matarlos y mandarlos al pasado ya muertos? 

Y si vamos a paradojas, pues bueno, a patadas, y cada cuál con menos sentido que la anterior. Pero yo me quedo con el tema de los lingotes que sí se quedan. Eso, o es una paradoja, o demuestra que la cagada de JGL es matar a BW, pues eso hace que el niño se vuelva malo. Porque si no, no habría Fundador, no habría Loopers, y no estarían esos bonitos lingotes que se quedan ahí desparramados. Si Sid no se vuelve malo, no hay Loopers, John no se vuelve Looper y no tiene dinero. De hecho, si no llega al futuro, no tiene que hacer todo el paripé, y no se conocen ¿Para qué todo el tinglado de los Loopers, si queda claro que matar es bien fácil? ¿Por qué no, matarlos y mandar los cadáveres al pasado? ¿Por qué a 2040 y no a -3.000.000? 

¿Quién era Abe en el presente? Y mi gran duda. ¿Cómo coño sabía Abe que un bucle no se cerraba? ¿Por arte de magia? Vale, aceptemos que él también tenía poderes.

martes, 23 de octubre de 2012

Yeísmo

Chica yeyé, chica llellé... mientras tenga ritmo y cante en inglés... 

La cuestión que nos ocupa es más fonética que ortográfica, y versa sobre dos letras del alfabeto que tuve que estudiar, que son la LL (que ya no sale como letra propia en el diccionario, sino que está, como es lógico, dentro de la L) y la Y (aquella que durante un tiempo dieron en llamar "Ye".

Para mí es dogma de fe que se pronuncian de forma distinta, pues así me lo contó mi madre un día y yo me fío de ella. Pero es la fe lo único que me hace creer en la diferencia entre ambos sonidos, pues para mí son exactamente el mismo. Y ya no es que los pronuncie igual (ignoro si lo que digo es una Y o una LL), o que no las reconozca al escucharlas. Es que cuando mi madre trataba de mostrarme la diferencia, a mis oídos sonaba exactamente el mismo sonido. Lo intentó y lo intentó, pero acabó desistiendo. Y a día de hoy sigo siendo completamente incapaz, tanto de pronunciar como de diferenciar esos dos supuestos sonidos.

Lo cual tiene su gracia, ya que mi nombre empieza por J, y al ser un nombre vasco no se pronuncia /JOkin/ como tal, sino algo más parecido a /YOkin/, o /LLOkin/, o vaya usted a saber. Si va a ser que no sé pronunciar ni mi propio nombre... Y este no saber distinguir, es lo que se llama Yeísmo.

lunes, 22 de octubre de 2012

Frankenweenie (1984)

 ¿Parece un premake? Pues no lo es.

Hace exactamente una semana comentaba la nueva película deTim Burton, Frankenweenie, y volver a dar mi opinión sería repetirme. Lo que no sabía era que existía un cortometraje anterior (de hace casi 20 años) de Tim Burton y Disney, titulado igual, y que cuenta la misma historia, pero con actores de carne y hueso.

Así que técnicamente la Frankenweenie que se puede ver actualmente en los cines, pues es un remake. Solo que en esta ocasión el remake me parece francamente superior a la versión original, aunque aquí dejo el vídeo enlazado, a modo de curiosidad.

domingo, 21 de octubre de 2012

Cumpleaños, elecciones y libros

El regalico.

Este fin de semana ha tenido varias cosas, pero como estoy vago, solo hablaré de ellas de forma somera. Una, y para mí más importante, el cumpleaños de cierta persona, cuya celebración fue ayer en mi casa, con una fiesta divertida, aunque el alcohol invocara farolas imaginarias en algunos de los presentes.

También era importante, y sin duda más notorio, que hoy se celebraban las elecciones al Parlamento Vasco (cuyos resultados desconozco en el momento de escribir esta entrada), y donde por supuesto, he votado. Algo que nunca dejaré de hacer. Es poco, pero es mejor que nada. Y en lo que pueda servir para mantener a ciertos elementos indeseables (PP, UPyD) lo más alejados posible de las instituciones, bienvenido sea.

Otro evento ha sido el club del libro, que hoy tocaba. Pero esta vez me he llevado menos libros (bueno técnicamente los mismos, pero 3 son de lo mismo); las tres primeras novelas de True Blood y "El frío modifica la trayectoria de los peces".

Y para completar, el viernes una timba de ese despropósito videojueguil que es ese Resident Evil 6, que sin duda, da para entrada propia. Tela, telita, tela...

viernes, 19 de octubre de 2012

Interraíl (X)

¡Pasajeros, al tren! 

Interraíl es sinónimo de pasar muchas horas en el tren, pero también en la estación. Y muchas veces, al no existir trenes directos de un sitio a otro, tocaba hacer trasbordos. Así, siendo nuestro destino Estambul, tuvimos que hacer dos paradas.

Una, la ya mencionada en Salónica, de la que apenas tengo un vago recuerdo de la estación, donde tuvimos que esperar un rato largo (la operación se repetiría a la vuelta) hasta las 7:30, que es cuando llegaba nuestro siguiente tren.

Thesalonika-Pythion: "En todos los trenes griegos, nos exigen comisión".

En efecto, en muchos trenes había que pagar un sobrecoste, ya que no todos estaban incluidos en el Interraíl, por ser Intercity o similares. En este caso, la encrucijada era pagar algo más o tirarse todo el día esperando en la estación de tren. Y como el tiempo era un recurso valioso, decidimos pagar un poco más, y tomar ya el tren que nos llevaba a territorio turco. 

No sin tenerla montada, ya que aunque habíamos pagado billetes de asiento, no los había libres. Y tras mucho protestar, por fin conseguimos sentarnos.

Y tras 20 horas de tren, llegamos a Pythion, localidad fronteriza con Turquía, donde nos gestionan el visado (básicamente, venía un señor y se llevaba nuestros pasaportes y nuestro dinero, dejándonos únicamente la confianza en que volviera).

Y tras ese bonito rato de incertidumbre, admirando lo que se ve de Turquía, con sus gentes, sus casas, su cultura, sus tanques en las vías y sus camiones militares, nos dan los pasaportes (en sentido afortunadamente literal) y volvemos a montar en un tren, digamos que, eh, "rústico".

jueves, 18 de octubre de 2012

Misfits

El 7º de chavalería. 

Todo va bien, hasta que de pronto un día un grupo de gente normal, sin saber muy bien por qué (en este caso un rayo que les cae encima) obtiene unos superpoderes, y a partir de ahí les empiezan a pasar cosas.

¿Eh, esa no es la premisa de Heroes?

Sí, se parece. Pero aquí, además de que los poderes son más estrafalarios, los protagonistas son un grupo de chavales sancionados a hacer trabajos sociales por haber cometido ilegalidades. Además, por lo poco que he visto, Misfits (inadaptados) me gusta más. Vale, la primera temporada de Heroes era espectacular, pero el bajón que pegaba en la segunda no lo he visto en Misfits (dicen que en la 3ª pega bajón, pero aún no he llegado).

Las tramas son algo más episódicas, sin un hilo conductor tan claro, con capítulos verdaderamente brillantes, con algunas interpretaciones de quitarse el sombrero, de entre las que destaco y mucho la de Iwan Rheon (Simon), que consigue un auténtico papelón.

Misfits es, como no podía ser de otra forma, una serie de personajes, y la verdad es que resultan bastante entrañables, hasta el punto de que a Nathan, que es gilipollas, se le acaba cogiendo cariño. Porque es un gilipollas, pero es nuestro gilipollas.

Y cómo no, aquí la versión southparkera.

Simon, Nathan, Curtis, Alisha y Kelly.

miércoles, 17 de octubre de 2012

Películas imposibles (XIII)

Alien anda suelto.

Algunos hombres buenos, algunos hombres feos y algunos hombres malos: En el Oeste americano, un tribunal militar deberá juzgar el caso de tres cazarrecompensas que cooperaron para buscar un tesoro, en lo que acabaría siendo una ensalada de tiros.
Asalto al Distrito 9: Hartos del apartheid que sufren, unos alienígenas deciden tomar al asalto una comisaría de Johannesburgo y liberar al prisionero Wikus.
Balada Alatriste de trompeta: El enfrentamiento de dos bufones de corte en el Siglo de oro español.
Casablancanieves y la leyenda del Cazador: La hija del difunto rey, huyendo de su malvada madrastra, va a parar a una posada, regentada por Rick el cazador, que resulta que también era su ex-novio. Juntos tendrán que enfrentarse a los secuaces nazis de la Reina.
Coach John Carter: Un entrenador en horas bajas decide ir a probar suerte a Marte, como instructor de gladiadores. Una vez allí, se hará cargo de unos completos patanes, que se acabarán convirtiendo en héroes legendarios, que liberarán al planeta del yugo de sus malvados gobernantes.
Conan faldas y a lo loco: Un agerrido guerrero cimerio, y su amigo subotai deben vestirse de campesina para poder escapar cuando su aldea es arrasada por el malvado Thulsa Doom. Después, cuando se cuelan en el templo y Conan se hace pasar por sacerdote para seducir a la princesa Yasminia, Thulsa Doom intentará seducir a Subotai, sin saber que es realmente un hombre.
El quinto memento: Korben Dallas es un duro taxista del futuro que tiene que salvar al mundo de una terrible amenaza, y sabe que su pelirroja pasajera es clave, pero es incapaz de saber por qué, ya que olvida todo cada 5 minutos.
El retrato de Dorian Grease: El secreto de la juventud de un marchoso estudiante de instituto americano, que lleva 50 años repitiendo curso es una foto que guarda en la guantera de su coche de carreras.
Independence training day: Un empleado novato de la NASA descubre en su primer día de misión que su veterano compañero es realmente un astronauta corrupto, que conspira para ayudar a unos agresivos alienígenas a invadir el planeta Tierra.
Las colinas tienen el secreto de sus ojos: Un retirado policía argentino investiga por su cuenta los delitos cometidos hace varios años por una familia de paletos endógamos y caníbales.
Mad men in black: Unos alienígenas fumadores y elegantemente trajeados diseñan en secreto campañas de publicidad para el Gobierno de los Estados Unidos.
Mentiras arriesgadas y gordas: Un cani drogadicto y medio lelo, que se folla todo lo que tiene a mano, es realmente un superagente al servicio de una agencia gubernamental, encargada de resolver todo tipo de conspiraciones internacionales. Todo se torcerá cuando su novia, una chica con complejo de sobrepeso, descubra la verdad y quiera ayudarle en sus aventuras.
Mi american pie izquierdo: Un pintor adolescente trata por todos los medios de perder la virginidad, a pesar de la minusvalía que le impide mover prácticamente todo su cuerpo.
Mujercitas desesperadas: Historias de infidelidades conyugales durante la Guerra de Secesión.
No habrá guerra y paz para los malvados: En la Rusia de la guerra napoleónica, el agente Santov Trinitinsky, adicto al vodka, debe tapar las huellas de un asesinato que él mismo ha cometido, al mismo tiempo que trata de desarticular una conspiración francesa.
Oldboys don´t cry: Una mujer que vive y se comporta como un hombre, es secuestrada por sus amigos cuando descubren su secreto. Durante su cautiverio, su familia es asesinada, así que cuando sale se dedica a matar gente sin orden ni sentido.
Pesadilla en Wall Street: En pleno crack del 29, un broker se suicida jurando venganza contra los que él considera responsables de su ruina. Años después, se les aparece en sueños, en los que les hace perder mucho dinero, y cuando despiertan ven que su cuenta bancaria se ha quedado a cero.
Promesas del Este del Edén: Un respetable granjero californiano es realmente un poderoso mafioso ruso. Lo que no sabe es que uno de sus hijos es realmente un agente infiltrado del FBI.
Seven-Hur: Un conductor de cuadrigas y su esclavo negro investigan una serie de asesinatos cometidos por Mesala, que tienen que ver con los 7 pecados capitales.
Soylent Hill: Un hombre debe buscar a su hija en un misterioso pueblo gobernado por una densa niebla, y descubre con horror que está habitado por una secta de devoradores de carne humana.
Supercoco, de la rebeldía a la leyenda de Chanel: La historia de cómo un teleñeco se convirtió en un prestigioso diseñador de moda.
The Big Fish Theory: La tranquila convivencia de dos peculiares científicos que comparten piso cambiará totalmente con la llegada del nuevo vecino, Edward Bloom, y sus disparatadas historias.
Tres tranvías llamados Deseo: Blanche Doubois es una mujer sencilla que llega a Nueva Orleans, donde encontrará una lámpara con un genio dentro. Pero lejos de hallar la felicidad, el duro carácter del genio acabará por enviar a Blanche a la locura. 
The lovely Bonds: El fantasma de una niña asesinada contempla cómo el MI6 manda a su mejor detective a investigar su muerte.

lunes, 15 de octubre de 2012

Frankenweenie

Volvió de la tumba para seguir con sus monerías.

 Tim Burton tiene dos películas: color y blanco/negro. Y con excepciones, como la aburrida "Alicia en el país de las maravillas", a mí me suelen encantar. Podríamos hablar también de un tercer subtipo, que es el de animación, donde están las maravillosas "Pesadilla antes de Navidad" o "La novia cadáver".

Aquí entraría Frankenweenie, donde nos topamos con la estética gótico-sombría de Tim Burton, que codo a codo con Disney nos trae la entrañable historia de un simpático perro que muere de forma trágica, y cuyo dueño, el niño Victor Frankenstein, se resiste a perder. Así que, emulando la novela de Mary Shelley, el niño científico consigue revivir a su querido amigo. Con insospechados efectos.

La película, además de tierna y divertida, es un auténtico homenaje a las películas de terror antiguas, las de Boris Karloff, Bela Lugosi y compañía, estando plagadita de divertidísimas referencias (a bote pronto; la Momia, Godzilla, el Hombre-lobo, Super-8, Drácula...), y con una estética que trata un poco de imitar aquel estilo, en una película que solo podía ser de Tim Burton.

A mí me encantó.

domingo, 14 de octubre de 2012

Boda-despedida

El anillo corrompió a Pablo. 

 Un domingo no es un día muy corriente para celebrar una boda, pero así ha sido hoy, que celebrábamos la boda de Pablo (al que cariñosamente llamamos "PabloCaos"), y tenía también carácter de despedida, ya que esta semana se marcha a vivir lejos, a las afueras de Bilbao. Concretamente a Brasil.

La boda ha sido bastante íntima, con apenas 40 personas, en un restaurante cuyo nombre no recuerdo, en Berango. Allá perdido por el monte.

La ida ha tenido su gracia, ya que cuando ha llegado el autobús que tenía que transportarnos allí, le hemos preguntado si era el de la boda, y como no le constaba que fuera para una boda sino "para una comida de 22 señoras", nos ha dicho, claro, que no. Y ahí nos hemos quedado estúpidamente, hasta que un cuarto de hora después ha venido y nos ha preguntado si éramos los que tenían que hacer Bilbao-Mungia-Leioa-Berango. Va a ser que sí era ese autobús.

Por otra parte, también ha sido toda una experiencia, ya que de todas las bodas a las que he asistido, esta era la primera vez que iba teniendo pareja. Y naturalmente, la experiencia ha sido muy positiva. ^^

sábado, 13 de octubre de 2012

Adquisición: Blood Bowl, chaos edition

Khorne, una de las nuevas razas jugables. 

Recientísima adquisición, esta expansión, aunque realmente funciona como juego autónomo, de uno de los juegos a los que más horas habré dedicado en Steam. Se trata de la nueva versión de Blood Bowl, que trae novedades como nuevas razas (Khorne, Inframundo y enanos del Caos), y un modo de juego nuevo, que es el de Copa del mundo. Aunque no es exactamente un DLC, teniendo el juego original sale con un importante descuento del 66%, que lo deja en unos ridiculos 10 euros (estamos hablando de un juego original y NOVEDAD), que al menos en mi caso hace que merezca la pena.

Además, permite la opción de seguir con las partidas de la versión antigua, con tan solo mover las partidas de una carpeta a otra. Por tanto, tan fácil como instalar este, borrar el otro, ¡y a jugar!

Lo gracioso es que salió el jueves a la venta, y yo me enteré ayer, y de casualidad.

jueves, 11 de octubre de 2012

[Título copiado] ¿Cómo se puede ser tan sivergüenza?

Seguro que tiene el beneplácito del Ministerio de Incultura. 

En más de una ocasión he hablado aquí de la mal llamada piratería, y he dado mi opinión al respecto. Hoy vengo a comentar esta foto que he encontrado aquí, en un artículo cuyo título me he visto obligado a "piratear", en el que nos muestran visualmente un ejercicio de cinismo, del que aún no he sido capaz de superar la estupefacción que me ha provocado.

La foto, según cita la fuente, es de un libro de texto de 4º de primaria (dirigido a niños de 10 años y a José Ignacio Wert) de la editorial Anaya. En él, tiene la santa desfachatez de llamar piratería a algo que NO LO ES, y llegando a los extremos de comparar el secuestro de un barco con el intercambio de una película o un libro. Todo ello, además, con un rigor y una objetividad, al menos en la parte que se ve, que brilla por su ausencia.

Muy elegante intentar adoctrinar a infantes de 10 años con ideas palmariamente falsas. Me pregunto también si les explicarán a los niños que prestarle un disco o un juego de la consola a un compañero de clase es algo tan horrible como provocar la angustia a un grupo de personas, amenazando sus vidas, o privar a alguien de sus bienes.

Me pregunto también si estos señores que tan alegremente usan la palabra "robar" serían capaces de discernir que el robo requiere, por su propia naturaleza, que la víctima deje de tener aquello de lo que te apropias. 

Aunque prefiero hacer uso de la ironía y admitir que mi verdadera indignación es porque comparan un pecado casi venial y simpático, como es la práctica del filibusterismo, con héroes de la cultura popular como Jack Sparrow, Long John Silver o el Pirata Garrapata con un crimen tan atroz como el de intentar obtener y transmitir material cultural.

miércoles, 10 de octubre de 2012

7 razones por las que un brote zombi fracasaría (rápidamente) 7/7

7: Las armas, y la gente que las usa.

Como se ha comentado antes de pasada, si una cosa se le da bien al Homo Sapiens, es matar otras cosas. Se nos da tan bien que hemos hecho que otras especies se extingan del todo, sin ni siquiera proponernoslo. Añádase a la mezcla el amplio número de paletos armados y cazadores que hay por ahí. y los zombis no tendrán la más mínima oportunidad. En 2004 había en Estados Unidos 14 millones de personas con licencia de caza, lo que cuando menos resulta una fuerza armada del tamaño del área de Los Ángeles.

Recuerda, la auténtica razón por la que existen las licencias de caza es para limitar el número de animales que está permitido matar, porque si se decretara barra libre para cualquiera que tuviera un arma, todo lo que hay en el bosque estaría muerto para la puesta del sol. Incluso los árboles serían cubiertos por el manto de los orgullosos cazadores de última hora, y se puede afirmar con seguridad que cuando el juego cambiara de "3 ciervos" a "toda esa gente putrefacta que intenta comernos", no faltarían voluntarios. 

Adicionalmente, si estudiamos a los zombis como especie, vemos que están perfectamente diseñados para el fracaso. Su principal fuente de reproducción es a la vez su principal fuente de comida y su peor depredador, a donde tienen que ir a ponerse frente a frente, cada vez que quieran comer o reproducirse. Eso es como si tuviéramos que enfrentarnos a un león cada vez que quisiéramos comernos un bocadillo o mantener relaciones sexuales. De hecho, es peor que eso: la mayoría de los depredadores solo cuentan con garras y dientes, lo que significa que tienen que correr riesgos para apuntarse una víctima. Los humanos, en cambio, tienen rifles.

  El peligro está como a kilómetro y medio de aquí.

Los zombis no tienen otra opción que caminar entre balas. Y esto sin contar con las demás armas de mano domésticas en el mundo, ni el hecho de que los zombis tendrían que enfrentarse a bombas caseras, cócteles Molotov, bates de baseball, palancas y coches que el público en general no dudará en utilizar para reducir sus números.

Y eso por lo que respecta a la población civil. Contando militares y policías tendríamos otros 3 millones de personas armadas (N. del T.: Entiendo que en EEUU), y además de simplemente pistolas, escopetas y rifles de caza, tienen ametralladoras, escopetas de combate, rifles de francotirador, rifles de asalto, subfusiles, lanza granadas, y el ocasional táser. Sin contar con su entrenamiento para usarlas de forma eficaz. ¿Pero para qué se iban a molestar, cuando podrían sencillamente pasar por encima de los zombis con tanques, volarlos con bombas de racimo y MOABs (N. del T.: literalmente "la madre de todas las bombas"), o segarlos con las miniguns de las jodidas Fuerzas Aéreas, de las que cualquier película zombi parece olvidarse.


En serio, aunque los zombis existieran ahora mismo, el mero concepto de apocalipsis zombi es sencillamente risible. Ahora bien, una invasión de robots...

Número 6 de 7

martes, 9 de octubre de 2012

De atracos y bancos

Esto con el Solitario no pasaba.

Una tranquila sucursal, un martes cualquiera por la mañana. Los clientes hacen cola, y entre ellos hay uno que mira nervioso a todas partes, sin perder de vista al vigilante de seguridad. 

Pero pronto, como esto va de un atraco, el cliente sospechosos desenfunda su pistola y empieza a gritar:

-¡Quieto todo el mundo, esto es un atraco!

Algunos clientes se sobresaltan, otros se asustan. Algún despistado cree que es todo una broma de cámara oculta, y el atracador no deja de encañonar a todo el mundo, y de pegar gritos.

-¡No quiero héroes! ¡Vengo en serio y no me importa llevarme a alguien por delante!

Apuntando directamente al empleado de la ventanilla, le pone delante una bolsa para que la llene de dinero. El ventanillero, con parsimonia, se dirige hacia la caja, bajo la atenta mirada del nervioso atracador. Poco después, regresa con la bolsa, y se la da al atracador, que abre la bolsa, para contar el dinero, y tuerce el gesto, con desaprobación.

-¿Pero esto qué es? ¿Me tomas el pelo? ¡Aquí falta dinero!¡Te he dicho que me traigas todo el dinero!
-Sí, se lo he traído. Pero del botín hemos tenido que detraerle un 10%, en concepto de comisión por atraco.
-¿Qué? ¿Tú te estás quedando conmigo?
-Lo siento, caballero -con voz casi mecánica- son las normas de la entidad.
-¿Pero qué broma es esta? ¡Que venga el director de la sucursal ya, o me llevo a alguien por delante!

Alertado por los gritos, aparece un hombre elegantemente trajeado, y con una sonrisa de oreja a oreja. Es el director de la sucursal, que con cálida voz pregunta "¿Qué está pasando?"

-¡Mire, señor, no estoy para tonterías! ¡Este tipo quiere cobrarme un 10% de la comisión sobre lo atracado!
-Sin duda, caballero, eso es intolerable. Según la última circular del BCE, la comisión por atraco es del 12% y no del 10%. 

El ventanillero saca unos billetes de la bolsa con el botín, ante la estupefacción del atracador

-¿Pero qué tomadura de pelo es esta? ¿Me está diciendo que el banco se queda con ese porcentaje del botín?
-A decir verdad, señor, a la comisión bancaria hay que aplicar el IVA, y otros impuestos indirectos, ya que se considera que es un servicio. -el ventanillero vuelve a sacar billetes de la bolsa- Ahora, caballero, ¿querrá el botín en metálico, o en efectivo?
-¿Cómo lo voy a querer? ¡En efectivo, joder!
-Ah, bueno, en tal caso, la operación lleva una comisión adicional del 18%. -el ventanillero vuelve a meter la mano en la bolsa.
-¡Pero bueno, esto es un abuso!
-No se queje -le interrumpe otro de los clientes- en el banco de al lado le cobran un 21%
-¡Pero no me lo puedo creer! -mira su exigua bolsa- ¡Aquí no quedan ni 5000 euros!
-Vaya, pues tengo que decirle que para operaciones inferiores a 6000 euros se aplica otra comisión, del 3%.
-Vale, está bien, quite lo que tenga que quitar, y ya me voy.

El atracador hace ademán de marcharse, pero el director de la sucursal le interrumpe.

-Perdone, caballero, aún no hemos hablado de los gastos derivados de la operación.
-¿¿¿Gastos???
 -Claro. Tenga usted en cuenta que el tiempo vale dinero. Además, cada vez que se abre y cierra la puerta de seguridad, pues eso no es gratis.
-Está bien, está bien. ¿Cuánto más quiere?
-Oh, no mucho, realmente. Con un 10% bastará.
-No pienso...
-Oiga, caballero, no se haga usted el valiente. Sabemos que tiene usted una hipoteca contratada con nosotros. ¿No irá usted a hacer ninguna tontería, verdad?
-Pero, pero...
-Así me gusta. Ahora, sin movimientos bruscos, firme este recibo, por favor.
-Vale, vale, ¿pero con esto está ya?
-Casi. Solo faltaría otra pequeña comisión de cierre, y ya estará todo finiquitado. Otro 5% adicional.
-Señor director -dice el ventanillero- con lo que queda en la bolsa no hay para pagar la comisión de cierre.
-Oh, vaya -sonríe el director- así que tenemos un descubierto. 
-¿Cómo un descubierto?
-Pero no se preocupe, hombre, el banco es su amigo, y le proponemos un cómodo plan de financiación, con unos tipos realmente ventajosos de interés. Podemos ofrecerle un préstamo personal, o una ampliación del crédito hipotecario, a un cómodo Euribor+12%.

Horrorizado, el atracador se dirige al agente de seguridad y le dice "¡Oiga, esto que me están haciendo es un atraco! ¿Es que no piensa usted hacer nada!"

-Lo siento señor, yo tengo con ellos el crédito del coche y aún me faltan 3 letras por pagar. Y esta gente es muy peligrosa.

lunes, 8 de octubre de 2012

Dios los cría y tu abstención los junta

Nueva ley de Godwin: ahora sin Hitler. 

Imaginemos este cartel. ¿sería gracioso, verdad?

domingo, 7 de octubre de 2012

Bas-Bas (rememorando clásicos)

Una instantánea del partido de hoy.

Bas-Bas, o lo que es lo mismo: Basket y fiestas de Basauri. Las fiestas de Basauri, generalmente son sinónimo de caos y depravación, por medio del tequila. Aunque este año, la verdad, poco caos, poca depravación, y nada de tequila. Seguramente tuvo mucho que ver que anduviera aún medio griposo, pero las fiestas de Basauri se redujeron a ir, cenar, estar un ratillo en la plaza, con bebidas no alcohólicas, y volver a casa.

Más protagonismo ha tenido el baloncesto, con el saborcillo de vuelta al cole que tiene la primera jornada como local. Además, ante un potente rival como el Regal Barcelona, al que se ha ganado con un emocionante 78-77, y en el que el rival no quería regalar la victoria. 

La verdad es que yo no contaba con ganar, pues el equipo contrario tenía una plantilla poderosa, y el -6 al descanso no pintaba muy bien. Pero un extraordinario tercer cuarto (acompañado por la incapacidad rival de encestar en un barreño), unido a una buena gestión de los segundos finales (aunque los triples desde su casa de Jasikevicius han dado más de un susto) han propiciado la primera victoria de la temporada.

¡Y que sean muchas más!

viernes, 5 de octubre de 2012

Interraíl (IX)

La vieja Acrópolis (que la nueva da mal rollo)

Atenas, la capital griega. Esa ciudad que ahora es sinónimo de cutrez y decadencia era hace 10 años.. sinónimo de cutrez y decadencia. 

No era esta mi primera incursión a la ciudad de Sócrates y Platón, pues ya había estado antes, de viaje de estudios con los compañeros de carrera. Y bueno, una cosa muy buena tiene Atenas, y es que es todo bastante barato. Como muestra, el hotel nos costaba 8 euros por noche, y los precios de la comida eran realmente asequibles. Lo que ya no era tan asequible era el calor.

De Atenas vimos su Acrópolis, con su Partenón, su museo, y sobre todo el carácter de sus gentes. Bien, ya había mencionado que el griego es un pueblo poco amigo de hacer esfuerzos innecesarios (y los necesarios tampoco es que les gusten mucho), y que siguiendo los preceptos del filósofo Procrastínades, allí son vagos hasta los perros. Recordamos la anécdota del perro callejero que yacía tumbado en una puerta automática, la cual se cerraba y al chocar con el ¿cadáver? del perro se volvía a abrir. Anotamos "perro griego" en la agenda y seguimos con la narración.

Esa noche optamos por salir algo de fiesta y catar el Ouzo, una bebida regional, bastante parecida al anís, y de parecidos efectos. Una buena borrachera y al día siguiente un poco de turismo de relax. Nos vamos, con unos zaragozanos y unos barceloneses con los que trabamos contacto, a pasar el día a la playa de Kineta.

Y a la vuelta, antes de marchar de Atenas, la espera al tren se ameniza con un kioskero estafador que se niega a devolverme el importe de un batido cortado que me vende (la discusión se zanjó con un "pues abro la nevera y ya cojo yo otro. ¿qué vas a hacer? ¿moverte e impedirlo?") y el perro del día anterior, que parecía haber recuperado la energía, y se dedicaba a perseguir nuestras chancletas, que llevábamos colgando para que se secaran. 

Sin más dilación, cogemos nuestro siguiente tren, con Estambul en mente.

Atenas-Salónica: Nos metemos en un tren, otra vez la misma tónica.

jueves, 4 de octubre de 2012

7 razones por las que un brote zombi fracasaría (rápidamente) 6/7

6: El terreno está lleno de barreras a prueba de zombis.

La falta de coordinación de los zombis, unida a la incapacidad de ver en la oscuridad (todavía no hemos tenido zombis infrarrojos, pero la hostia, ¡reclamamos los derechos intelectuales de la idea!) acabaría con la suerte de incontables zombis en cualquier área del exterior que no sea un aparcamiento. Es un grupo que no sabe encontrar carreteras ni puentes, y simplemente se pasean sin rumbo fijo. Las montañas, los ríos principales y los cañones se convertirían rápidamente en el hogar de pilas de zombis destrozados, estropeando las vistas escénicas. Incluso si los zombis tuvieran la precaución de no caminar por los acantilados, o los rápidos de los ríos durante el día, la caída de la noche acabaría por hacerles meterse en ríos, o caerse de acantilados o puentes. Disminuyendo así su número.

 
Pero incluso en las agradables ciudades, planas y pavimentadas, donde podría parecer que las personas estarían especialmente jodidas, el terreno obra en favor de los vivos. La Historia nos ha enseñado que en las situaciones más horribles la gente no actúa como los idiotas asustadizos que son presa del pánico en las películas de terror. En las ciudades la gente probablemente se congregaría en los niveles más altos de los rascacielo, donde la invasión puede ser puesta a raya con unas simples puertas de seguridad. Incluso las propias calles mantendrían a los no muertos en líneas rectas y visibles, siendo fáciles de abatir por francotiradores, o simplemente policías aburridos que esperan a que se termine la cuarentena lanzando material de oficina a los no muertos desde los pisos de arriba.

"¿Cree usted que podremos lanzar sillas por aquí?"

Número 5 de 7
Número 7 de 7

miércoles, 3 de octubre de 2012

Abobo´s big adventure

¡Rompe Abobo!
Abobo es uno de los golpeables malvados del legendario juego Double Dragon, concretamente el grandote y ahora protagonista de este maravilloso videojuego independiente, homenaje a toda una ristra de videojuegos de la época de la Nintendo NES. 

El argumento es sencillo: Aboboy, hijo del sicario Abobo ha sido secuestrado, y Abobo debe ir por ahí partiendo cabezas hasta llegar a rescatar a su hijo, y por el camino nos encontraremos con villanos y personajes de todo tipo de videojuegos de la época, desde goombas hasta zombis del Ghosts ´n´ Goblins, pasando por dragoncitos de Bubble Bobble. Y la historia nos irá llevando por las diversas pantallas, cada una de un estilo, homenajeando juegos como Legend of Zelda o Balloon Fight. Todo ello aderezado con un peculiar sentido del humor, que hace del Abobo´s Big Adventure una joya imprescindible para todo amante  de la consola de Nintendo.

martes, 2 de octubre de 2012

Arriba el telón 2.0

Versión 2012/13 

Con el final del verano no todo lo que viene es negativo. Es cierto que se acaban los días de sol, empieza a llover, los días son más cortos y vuelven las tardes en la oficina. Pero el nuevo curso también implica que toca retomar el teatro, y ayer fue la primera clase.

Como es lógico pensar, había ganas ya de retomar la actividad, y la clase de ayer fue muy divertida, con reencuentros y caras nuevas. Fue muy divertido, tanto que hace que sea llevadero el ritual de los lunes de salir de casa a las 7:30 y no volver a verla hasta las 22:15. 

Comienza un nuevo curso de teatro, con ganas de mejorar, aplicando las cosas aprendidas el año pasado y añadiendo las que aprenda este, que todavía es mucho lo que tengo por aprender y mejorar. Y el objetivo es doble: uno es hacer bien la obra en junio y otro, no menos importante, disfrutar del camino que nos lleve hasta ella.

lunes, 1 de octubre de 2012

El secreto de la informática (y del inglés)

Que los ordenadores son malvados, lo sabemos todos.

El secreto del inglés ya lo explicó José Mota en un excelente sketch en el que Michelle Obama era entrevistada por Larry King, y ante la incapacidad de la Primera Dama de entender las preguntas le confesaba que realmente el inglés no existe, y que el truco está en hacer como que lo entiendes, como en el cuento del traje nuevo del Emperador. Y así es, realmente el inglés es una cosa que una gran parte de la población se inventó para tomar el pelo al resto. Si yo escribo "english is that thing that a half of the population invented to mock to the rest of them", nadie sabrá lo que he escrito, porque no tiene sentido. Simplemente, los que afirman saber inglés se inventarán lo que pone, y el resto les seguirá la corriente. Y quien diga que no, miente de forma bellaca.

Cosa parecida pasa con el tema de la informática y los ordenadores. Realmente los informáticos no entienden los ordenadores (no les culpemos, nadie es capaz de entenderlos), pero a cambio los ordenadores sí nos entienden a nosotros. Así, existe un acuerdo tácito entre informáticos y ordenadores, que hace que estos suelan arreglarse mágicamente en presencia de uno de ellos. 

El truco de la informática, y esto lo dirá cualquiera, es preguntar a alguien que sepa. Tanto si tienes nivel de usuario básico, como si sabes algo más. Preguntar al de al lado es clave. De hecho, ni siquiera es imprescindible que la persona a la que preguntas sepa de informática, siendo suficiente que creas que la persona a la que preguntas sabe de informática. 

Esta afirmación, que parece absurda, es el verdadero secreto de la informática, y se demuestra de forma sencilla.Y si no, ¿cuántas veces se da la siguiente situación?

El ordenador no funciona. Pongamos por ejemplo que el teclado no responde. Probamos con todo, y al final acabamos por preguntar al de al lado. Mágicamente, el teclado funciona. Y donde digo teclado digo ratón, impresora, conexión a Internet, o una compilación de datos en SQL. Aquí cabe señalar que es importante a la hora de fingir que se sabe de informática alternar siempre palabras complicadas con secuencias de 3 consonantes mezcladas al azar (a veces se puede usar alguna vocal, pero no es conveniente abusar de ello), de forma que parezcan siglas de algo. Ejemplos; sincronizar el FTP, formatear la CPU, estabilizar el FTL o rebobinar la KST.

Esto último tal vez sería más discutible, pues cada cual tiene su método. Pero lo que es más claro, y es que además pasa de verdad, es que muchos problemas informáticos, tanto a pequeña como a gran escala se solucionan muchas veces solo con pedir ayuda. Sin necesidad de que nos la den. A mí me pasa muchas veces en la oficina, donde por alguna extraña razón se piensan que sé de informática (como podrían pensar que sé de hagiografía, o de cromatografía iraní), y hay veces en las que me piden sopitas por pequeños  informáticos, que yo estoy encantado de poder solucionar en la medida de mis muy escasas posibilidades. Pero a veces los problemas se solucionan con mi mera presencia. Y también me pasa a veces en casa, que el ordenador da guerra, y en cuanto pregunto a mi compañero de piso, informático él, los problemas desaparecen por arte de magia, sin siquiera levantarse él del asiento (y sin que haga nada por control remoto, como sería lógico pensar).

Esto nos lleva a que los ordenadores saben cuándo estamos hablando de ellos. Son seres de naturaleza mezquina y egoísta, pero con una baja autoestima, que les hace querer ser siempre el centro de atención. Eso explica sus pataletas. Pero también muestran una especie de miedo al informático, y su mera presencia sirve para desenmascarar sus falsas dolencias. Como el falso enfermo que parece sanar milagrosamente con la mera mención del médico, o también como el niño que ceja en sus trastadas al escuchar un "niño, voy a llamar a tus padres".

Por tanto, parece claro que la solución para los problemas tecnológicos es preguntar a alguien que creamos que sepa. Y es importante hacerlo en presencia del ordenador, pues si no, no servirá de nada. Y si no disponemos de nadie que entienda del tema, lo importante es que el ordenador no se dé cuenta (porque entonces estamos perdidos) y preguntemos a alguien que finja saber de ordenadores. Si conseguimos que el ordenador se lo crea, habremos ganado la partida.