miércoles, 30 de noviembre de 2011

De megapuente

Pero el mío mola más.

Empieza para mí el puente de la Inmaculada Constitución. ¡Pero si falta casi una semana! Sí, pero como tenía todavía algunos días de vacaciones sin gastar, y tengo que cogerlos por narices todos seguidos, pues aprovecho ahora y me hago un puentecito. Ya que no voy a tener vacaciones de Navidad este año (T_T), pues bueno. Un poco de descanso. En cuanto a salir por ahí, en principio nada previsto, salvo jornadas de Santander. Pero disfrutaré de lo bien que se está en casa sin hacer nada.

martes, 29 de noviembre de 2011

Nivel 16

Levelupe

Hoy me ha llegado la notificación, ya casi lo había olvidado, de que consolido el grado 16, lo que me convierte en funcionario de nivel 16. Suena muy Futurama, pero la cuestión es que en la Administración Pública, los puestos tienen su nivel (el mío es 18) y los funcionarios un grado personal, que suele subir desempeñando puestos de nivel superior. Cada dos años, lo que si mal no recuerdo, significa que dentro de 2 años, de seguir en el mismo sitio, consolidaría el grado 18.

¿Y qué significa esto en la práctica? Pues a decir verdad, poca cosa. Tengo esto un poco olvidado, pero me suena que servía para concursos de traslados o determinadas situaciones administrativas, que no viene muy al caso explicar aquí. Más que nada porque ya no me acuerdo muy bien, y no es plan de hacer el ridículo.

En todo caso, consecuencias directas no, por lo que no pasa de ser algo positivo (y en parte importante), pero meramente anecdótico en lo inmediatamente tangible.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Películas imposibles (VIII)

Con B de Buñuel.

A todo Ghost: Un conductor es asesinado, pero su fantasma se resiste a dejar de participar en carreras de coches.
Candy Candy Man: Una pastelosa y enamoradiza adolescente japonesa se aparece a quien diga su nombre 5 veces delante de un espejo y se enamora de él. No suena tan mal hasta que es descubres que la gente de la que se enamora acaba muriendo de forma horrible.
Celda 311: La historia de un motín de reclusos espartanos, capitaneados por el peligroso delincuente Malamádridas, en una prisión persa.
Ciudad de Dios no es para mí: Paco Martínez Soria es un hombre de provincias que nunca ha salido de su pueblo y un día decide visitar a su hijo, fugado a Brasil, y aterrizará en una de las peores favelas de Río de Janeiro, donde el choque cultural dará lugar a todo tipo de situaciones cómicas.
Con Airbag: Como parte de su salvaje despedida de soltero de un ranger, sus amigotes le encierran en un avión de reclusos. La broma se saldrá de madre cuando el líder de los prisioneros, un narcotraficante gallego, tome el control del avión.
¿Corega, dónde está mi coche?: Drama sobre la demencia senil en el que un hombre de avanzada edad es incapaz de recordar dónde ha aparcado su coche y dónde se ha dejado la dentadura postiza.
Dragon Monster´s Ball: Cuando Goku se queda viudo, se busca un empleo en una prisión, donde convive con su hijo Gohan y un cada vez más racista Mutenroshi. La llegada de una mujer alienígena después de que Vegeta sea ejecutado por sus crímenes, cambiará sus vidas radicalmente.
From Hellboy: Alguien se está dedicando a asesinar prostitutas en el Infierno, y un detective de lo sobrenatural debe resolver el caso.
Gran Torino salvaje: Jack Lamotta tiene que soportar en su jubilación a unos vecinos chinos con los que choca constantemente.
Hackers, piratas del Caribe: Jack Sparrow se compra un ordenador.
Los Goonies al sol: El tesoro de Copper´s Pot no fue suficiente para forjarse un futuro, y varios años después, sin estudios ni trabajo, los ya no tan niños van viendo un mundo sin esperanzas. Con Luis Tosar en el papel de Slot.
Madagascarface: Unos aviesos pingüinos desembarcan en Miami, donde crearán su lucrativo imperio de narcotraficantes.
Miedo y asco en Latveria: Cierre de la trilogía del Dr. Doom, en la que el supervillano se recorre el desierto con su coche lleno de drogas con las que pretende derrotar a los 4 fantásticos.
Mis dobles, mi mujer y yo, robot: Un hombre descubre que no es sino un androide fabricado a imagen y semejanza de su creador. Pero también descubre, con alegría, que las leyes de la robótica no dicen nada de tirarse a la mujer del jefe.
Nunca digas nunca Hamás: Un James Bond a punto de jubilarse es enviado a Palestina a desactivar unas bombas con las que unos terroristas quieren chantajear al Gobierno británico.
Sexo, mentiras y gordas, y cintas de vídeo: Un grupo de adolescentes creados por Ángeles Sinde se dedica a destruir VHS piratas entre coito y coito.
Sopa de gangs of New York: Los hermanos Marx organizan una banda criminal en la dictatorial Freedonia.
The Loki horror picture show: Thor y Freya son dos inocentes excursionistas que visitan Transgard, y van a parar al inquietante castillo del hermano de Thor, un dios loco con afición por travestirse.
Un día de furia de titanes: Perseo es un sencillo oficinista griego, al que un día le da el catacrocker y se lía a matar bestias mitológicas como si no hubiera mañana.
Wall Street Fighter: Unos brokers llevan al extremo el concepto de agresividad bursátil, enzarzándose en un torneo de opas hostiles, con demoledores combos de "compra acción, vende acción, compra acción, triángulo, círculo, R1".

domingo, 27 de noviembre de 2011

Minimusical y más

Rock&Jokin

Fin de semana cargadito de actividades (y pegamento), que empezaba el viernes con la inauguración de la nueva tienda de cómics y merchandising "Invernalia", que se mudan de sede a una más grande. Después, el incidente del pegamento y al Zubiarte, a saludar a la gente y a jugar una partida de Dixit.

El sábado, mañana y tarde en la lonja, donde había jornadilla de rol de LYCO, jugando dos partidas, una como agentes del orden (Perseus) y en otra como mafiosos italoamericanos (El Padrino). Y muy adecuado lo del Padrino, pues a la noche tenía cena de cumpleaños del señor Joni·, la cual se celebra en el italiano Tagliatella. Unida la cena al hecho de haber comido en el Telepizza, mi estómago acaba pidiendo clemencia, aunque eso no impide salir por ahí de bares. Obviamente, parada obligada en el Azzurro, donde algunos de los asistentes son traumatizados con los vídeos musicales del lugar. Después, un par de bares y a casa, que el domingo tocaba levantarse pronto.

Tocaba levantarme pronto, pues después de ni me acuerdo cuánto, iba a un partido de baloncesto por la mañana. Victoria fácil contra un flojo Estudiantes, en un partido en el que el equipo local hizo lo que tenía que hacer: ganar con el mínimo esfuerzo.

Y por la tarde, como anuncia el título de la entrada, al Azzurro de nuevo. A grabar otro minimusical, siendo esta vez la canción elegida e Rock del Garaje de Loquillo y los trogloditas. Pese a las dificultades técnicas, que me obligan a repetir la escena en la que entro en el bar más de 15 veces, una grabación muy divertida. Ahora a ver qué tal sale el montaje. Y eso ha sido más o menos todo cuanto ha dado de sí el fin de semana.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Sin pegar ojo

Mala idea.

Afortunadamente el título no es una metáfora sobre el insomnio, sino la resolución felizmente literal de un accidente doméstico que sufrí ayer.

Viendo la imagen no es difícil deducir de qué se trata. Me hallaba yo haciendo labores de bricolaje, cuando al usar pegamento, una minúscula gotita salió disparada hacia mi ojo. Momentos de tensión y susto, más bien acojone, y con la cabeza tan fría como permite la situación, a todo correr al cuarto de baño, a inundar el ojo con agua.

Bien. Sin problemas de visión, parpadeo normal y nada más que una ligera molestia, como si se me hubiera metido arenilla. Cojo el bote de pegamento, lo meto en una bolsa, y me preparo para salir de casa e ir a urgencias. No me molesta en exceso, pero no conviene dejar pasar estas cosas, que nunca se sabe. El ojo sigue picando.

Cuando voy a salir por la puerta, y estoy pensando en que voy a tener que tirarme 4 horas en la sala de espera, me acuerdo de que tengo igualatorio, y llamo. Allí me comunican que tengo servicio de urgencias, y además al lado de casa. Voy allí, y tras esperar no más de 10 minutos, enseguida me atienden. Me echan una anestesia y un colirio colorante para detectar posibles lesiones en la córnea. No tengo nada de eso. Me dan un colirio y a casa.

Media hora después, mi ojo ni se acuerda del incidente. Todo ha sido un susto. Hoy por la mañana, el ojo perfectamente. Y con cosas como las de ayer, me alegro de tener el seguro médico privado.

viernes, 25 de noviembre de 2011

El Concurso

Gira, rueda, gira.

Hoy se ha convocado el concurso de traslados de la Dipu. Lo que significa que tengo oportunidad de cambiar de puesto de trabajo, dado que tengo cumplido el requisito de llevar dos años en el sitio actual (y parece que fue ayer). Grosso modo, nos ofrecen el listado de plazas disponibles (igual que al sacar la oposición) y cada plaza se la queda el que tenga más puntos. Dejando la suya disponible.

Aquí es donde entra en juego el dilema. Por una parte, yo estoy encantado donde estoy, y no tengo mayor interés en cambiar. Pero sucede que hay factores que propician el cambio, y que no dependen de mí en absoluto. ¿Por qué? Bueno. La ayuda que tramitamos aquí, la Renta de Garantía de Ingresos, se la llevará Lanbide el 1 de enero, con lo que aunque aquí tenemos todavía para rato cerrando las cosas (nos dicen que hay trabajo para un año), llegará el momento en que eso se acabe y nos terminen por recolocar.

Claro, esa recolocación puede ser que nos asignen nuevas tareas pero sigamos en la misma oficina y la misma gente (opción deseable) o que nos recoloquen y nos manden a otro sitio (opción menos deseable).

Así, la decisión a tomar implica riesgo. Riesgo en el sentido de que si me quedo me arriesgo a que el día de mañana me pese la decisión (porque me manden a un sitio que no quiera, o porque nos asignen un trabajo que me guste menos que otros que pudiera haber elegido) y si me voy también me arriesgo a ir a un sitio que me guste menos, y ver que de quedarme estaría más a gusto. En todo caso, la verdad es que la opción de quedarme y que sea lo que tenga que ser lleva la delantera. Prefiero equivocarme quedándome que yéndome, pues irme siempre sería más fácil que volver (y vaya, esto me recuerda tremendamente a mis disyuntivas de hace dos años).

De todas formas, siempre conviene tener un plan B, y dado que existe la oportunidad de presentarse a concurso, y si te asignan la plaza entonces elegir coger la que te hayan asignado o quedarte con la que tienes (oportunidad que no tenía hace dos años), nunca estará de más documentarme, ver qué hay, y elegir algunas por si acaso. Al fin y al cabo, siempre podría pasar que antes de resolverse el concurso nos aclaren qué pasará con nuestra situación. Y todo lo que sea reservarse la opción de tomar decisiones, bueno será.

jueves, 24 de noviembre de 2011

5 metros cuadrados

Un drama de terror inmobiliario.

Una historia por desgracia muy creíble, y muchas veces repetida en nuestro país. La burbuja hace "puf", y comprar un piso puede convertirse en una pesadilla. Es lo que en "5 metros cuadrados" les pasa a Alex (Fernando Tejero) y Virginia (Malena Alterio), que deciden poner todas sus esperanzas y sus ahorros en un piso que compran, con ilusión, sobre plano, y pronto verán cómo el monstruo inmobiliario destruye ilusión, esperanzas y dinero.

El dueto protagonista no es la primera vez que coincide, pues son sobre todo conocidos por sus Belén y Emilio de la hilarante "Aquí no hay quien viva". Pero que nadie se piense que esta película es de risa, porque nada más lejos de la realidad. Es un dramón, y además un drama que nos toca muy de cerca, pues todos habremos visto casos más o menos cercanos y es fácil ver que la película puede tener muchos elementos. Pero no el fantástico.

Trata el tema con bastante acierto, y tal vez sea eso lo que ha hace tan desasosegante. Y desde luego que me ayuda a reafirmarme en mi opinión de que vivir de alquiler no es tan mala opción. Y que desde luego es mucho mejor que comprar a ciegas.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La entrada

¡Al rico papelote, cada hojita a su sitio!

No todo en mi trabajo es atender al público o recibir llamadas telefónicas (o tomar cafés y hacer sudokus, según los malpensados) Y de hecho, solemos variar bastante, pues hacemos las tareas rotatorias. Y en esta ocasión voy a hablar de la que me ha tocado este mes, que suele ser una de las más puñeteras: hacer la entrada.

Básicamente consiste en coger toda la documentación que nos llega de registro, comprobar que estén bien los albaranes, clasificarla y hacer que llegue al sitio adecuado. Así dicho, parece fácil. Y salvo excepciones, suele serlo. El problema viene de que hay días en los que el volumen de papel es bastante elevado, sobre todo dada la materia que tocamos, y no es una cosa en la que lo puedas dejar de un día para otro. Hay que llevarlo al día sí o sí. Desde luego, no es una labor titánica, y lo normal es que dé tiempo. La putada es cuando toca turno de mostrador, o como ayer, que tenía el teléfono. Y es difícil concentrarse en algo cuando tienes el teléfono venga a sonar.

Si no, la tarea en sí no reviste demasiada complicación, salvo por los documentos DCPYE (¿Dónde coño pongo yo esto?), que nos hacen dar vueltas, o alguna vez que algún albarán viene con algún fallo y toca echarlo para atrás. Pero lo bueno es que, a pesar de lo que pueda parecer, es algo que suele hacerse duro pero ameno, ya que al final ves de todo y el reto que plantea "tengo que hacer esto hoy, y lo tengo que hacer bien, además sé que puedo" siempre es un incentivo. Eso sí, los días de muuuucho papel, o cuando llegan documentos de determinados ayuntamientos (no sería elegante decir cuáles), se caga la culebra.

¿Y para qué cuento esto? Por nada en particular, pero es mi blog, y hablo de mis cosas. Que para eso lo tengo. Y tampoco se me ocurría nada mejor que contar hoy.

martes, 22 de noviembre de 2011

Las crónicas de Alain Telon

El cartel

Hoy toca hablar de una obra de teatro que sin duda acudiré a ver, pues el creador y actor no es otro que Samuel Gibert, quien resulta ser mi profesor de teatro. Y no me cabe la duda de que si la obra resulta ser tan divertida como cualquiera de las clases, será algo que merece la pena. Debo decir que no me he informado mucho sobre la obra, pues prefiero sorprenderme en directo, pero copiapegaré vilmente un exctracto que he cogido de su página web:

LAS CRONICAS DE ALAIN TELON comienza en una estación de tren, la estación de un pueblo inhóspito e intrascendente llamado Banal. Jorge Rodríguez esta a punto de tomar un tren con destino a La Gran Capital, donde comenzará su vida como actor. Dejando atrás con resquemor y desprecio el lugar que le ha visto nacer y crecer, Banal, Jorge se dirige a la ciudad con el deseo de no volver nunca mas a su pueblo. Pero, en el momento que nuestro protagonista va a tomar el tren, un fenómeno sobrenatural, mágico e inesperado, provoca que Jorge sea trasladado a otra dimensión, al mismo teatro donde se esta representando la obra original del autor de esta comedia (Samuel Gibert). El teatro real y autentico donde los espectadores estan viendo LAS CRONICAS DE ALAIN TELON se convierte en un mundo también real para este personaje de ficción. Jorge, haciendo uso de una situación del todo incomprensible para el, relatará a los espectadores su vida como aspirante a actor desde sus inicios hasta el momento justo donde empieza la obra. A pesar de todo, ¿Volverá a su dimensión, a su propia realidad?, ¿y como volverá?... La respuesta en Diciembre de 2011.

Así, promocionado queda el evento. Fechas y sitio, en el cartel.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Señores que... vienen al mostrador

Un poco de quitarse el sombrero, con los tiempos que corren.

Muchas veces suelo hablar aquí de ciertos elementos indeseables que pueblan a veces el mostrador, y con los que tengo que lidiar. Que no es que sean la mayoría, ni mucho menos. Pero como son los que más ruido meten, y los más divertidos de contar, por eso dan más juego.

Hoy en cambio me voy al extremo opuesto. A la gente que de vez en cuando te sorprende agradablemente, y que te permite recuperar la fe en la humanidad. Es el caso de un señor (y en este caso merecidamente) que venía a plantear lo siguiente: "cobré la ayuda, y cuando empecé a trabajar me la quitaron, pero me han dicho que a lo mejor he cobrado algo de más. Y lo que pasa es que en breve me voy a marchar del país, y claro, si me mandáis cartas reclamándomelo, pues no me van a llegar. Y quiero dejar las cuentas saldadas y poderme marchar sin deber nada".

La verdad es que en ese momento me ha dejado un tanto descolocado, y cuando he llamado para consultar, él estaba comentando con su mujer, que le acompañaba, que le parece una buena medida que al que rechace un trabajo le corten la renta básica, pues hay mucho jeta suelto.

Además, debo mencionar que el tipo era además amable y educado, y ha insistido en dar todo tipo de facilidades, para hacer bien las cosas. Le he pedido que exponga la situación por escrito, y que lo más pronto posible se lo solucionaremos. Aunque la verdad, casi me daban ganas de decirle que no hiciera nada, y que le echaran un galgo.

Añadiré, para terminar, que el hombre en cuestión pertenecía, por decirlo a un colectivo socialmente bastante denostado. Ya sabéis, de esos que "vienen todos a robar y a chupar del bote". Me alegra ver que, como hoy, a veces me encuentro con gente que me da la razón cuando digo que no todos son así.

domingo, 20 de noviembre de 2011

20-N

Yo sí voto.

Es ingenuo pensar que se pueda cambiar algo haciendo poco. Pero es absurdo pensar que se puede cambiar algo no haciendo nada.

Porque el mejor regalo para un político al que no quieras votar es la abstención.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Tontunas de centro comercial

Never say never to war

A falta de cosas serias que contar, hoy me dedicaré a comentar un par de fotos de artículos graciosos que me encontré ayer paseando por una juguetería. Estuve en más sitios, como el outlet de Lindt, donde fui agredido por peligrosos bombones de sabores, o una librería donde me agencié "El nombre del viento", cuya secuela ha salido recientemente en castellano. Pero la parte graciosa, como ya he comentado, estuvo en la juguetería donde vi maravillas como esta:

¿Soy amarillo? ¿Absorbo el agua? ¿Vivo en una piña debajo del mar?

Exacto, el Quién es Quién de Bob Esponja, o algo que se le parece bastante. No parece el mismo, pero lo que cuenta es el espíritu. Y también de Bob Esponja, y mucho más sórdido, me encontré con esto:

Tú eres el doctor, y la esponja se te escapa.

Es difícil comentar aquí nada que no diga ya la propia imagen. Curiosa versión del operando de toda la vida (juego al que siempre fui malísimo, por cierto) pero con el histriónico personaje de dibujos. Huelga decir que las partes del cuerpo a extraer son, sin duda, tan extravagantes como el propio Bob. Había también una versión de Cars, donde había que sacar piezas mecánicas. Pero si vamos a la sección de los horrores, me hizo gracia esta tontuna:

¡La ouija para niños!

Supongo que hay que ser un poco retorcido para ver ahí un kit de iniciación al espiritusmo para niños, pero es la primera chorrada que se me ocurrió, y me hizo gracia.

De todas formas, el objeto más tétrico y siniestramente terrorífico, que no me atreví a fotografiar por horripilante, sobrepasa los límites del entendimiento humano, y su mera mención puede conducir a la locura...

¡El Party, edición Justin Bieber!

jueves, 17 de noviembre de 2011

Interraíl (I)

Los 4 fantásticos.

Ya que este fin de semana estuve con Borja y Sappia, qué mejor momento para iniciar las historietas de este maravilloso viaje de ferrocarril y mochila que hicimos en 2002. Así pues, como suele ser lo habitual y correcto, creo que es mejor empezar por el principio.

Preparativos

Aquí tampoco hace falta extenderse mucho, pues no había mucho más que comprar los billetes (anticipadamente, claro) y organizar la mochila. También cámaras de fotos (pena que una la perdí en Grecia) y un objeto que a la postre fue un elemento fundamental en el viaje; una libreta de propaganda de Movistar, que nos sirvió para ir apuntando todas las chorradas que nos ocurrían y se nos ocurrían, y que me sirve ahora para recordar mejor algunas de las anécdotas del viaje. (Allí apuntábamos, por ejemplo, la lista de personas que nos íbamos encontrando por el viaje, y que por unos u otros motivos nos cayeron mal). En ese cuaderno también escribía un terrorífico ripio cada vez que hacíamos un viaje. Empezando con:

Bilbao-Hendaya: Con alegría y parabienes, partimos de Vizcaya.

Pese a que la mayor parte del viaje fue en tren, la primera etapa fue en autobús, ya que el pase no nos incluía los trenes españoles (era zona distinta) y nos salía más económico ir en autobús a Hendaya y allí coger el tren. Ahí poco que contar, una estación sin más, y en cuando llegó nuestro tren, nos enfrentamos a nuestro primer viaje largo:

Hendaya-Niza: Confundir Ginebra y Génova nos expone a acabar en Suiza.

Geneve no es Génova, recordad. Nuestra idea era ir a Italia, por lo que nos valía cualquier tren que nos llevara o acercara allí. Pero casi metemos la pata y, confundiéndolo con Génova, cerca estuvimos de coger el tren a Ginebra. Esto habría sido una putada, ya que Suiza no era de nuestra zona de interraíl, y el suplemento nos hubiera costado un pico.

Pero no fue el caso. Tomamos el tren hacia Niza, y el largo viaje, de varias horas, lo pasamos soltando chorradas. Especialmente en la forzosa parada técnica en Toulousse, donde el nivel de jocosidad alcanza niveles terroríficos. (Tu lus no me deja dormir, ahora me atu lus zapatus y me voy, etc.)

Más adelante, otra parada, esta vez en Marsella, donde el revisor nos despierta a gritos para advertirnos de que es zona de carteristas (le pickpocket), y algo después, cuando amanece, podemos ver el mar. Y a las 7 de la mañana, por fin llegamos a Niza.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

De visita familiar

La foto no se ve muy bien, por desgracia.

Ayer estuve de visita a mis tíos y primos en Zaratamo, donde hace mucho que no iba, y además de una agradable visita, decorada con su siempre exquisita hospitalidad (muy rico el jamón), pude ver el proyecto, bastante avanzado ya, de casa rural que están montando (Agroturismo Madariaga, por estar en dicho barrio de Zaratamo), y que tienen previsto poner en marcha en 2012. La casa, por lo que pude ver, tiene bastante buena pinta, con unas cuántas habitaciones, y la verdad es que se ve que se lo están currando bastante y cuidando los detalles (incluso tiene, cosa que no había visto en casas rurales en las que he estado, accesos adaptados a minusválidos). Aunque ya hablaré de ello cuando esté terminada, si bien es lógico confesar que al ser de la familia, pues no podré ser 100% objetivo. Aunque lo intentaré. Y bueno, que intentaré poner fotos mejores.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Minivacaciones y pulmones

Soplaré, soplaré, y mañana descansaré.

Por causas ajenas a mi voluntad, el viaje que iba a hacer mañana a Londres ha tenido que ser suspendido. No así mis vacaciones, que tenía pedidas hasta el lunes, por lo que al menos me podré dar el gusto de estar en casa tocándome la vaina, lo que a veces también apetece.

En otro orden de asuntos, hoy he visitado al neumólogo para la revisión, y ha sido bastante satisfactorio, ya que gracias a haber perdido esos 21 kilillos que sobraban, mi capacidad pulmonar ha mejorado considerablemente, en un litro más expirado por segundo. Más o menos, tal y como me lo ha explicado, de 3,5 a 4,5. Bueno, en un primer momento, y debido a un lapsus entre litros y centímetros cúbicos, decía que era capaz de soplar 4500 litros por segundo. Pero claro, eso era un poco excesivo, que uno es de Bilbao, pero no tanto.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Crónicas monegras

Tras cazar una planta rodadora.

Efectivamente, la casa era la de la foto. Como anuncié el viernes, este fin de semana me iba de turismo rural a Leciñana (Zaragoza), y me tocaba a mí llevar el coche. Así que tras recoger al comando Bilbao, nos fuimos al Bilbondo a hacer la compra y tomamos la autopista hacia Zaragoza. Allí teníamos que recoger al Sr. Hugo, que venía de Barcelona una hora más tarde de lo previsto, al haber perdido el autobús. Por lo que nos tiramos todo ese rato esperando en la Estación de las Delicias. Eso, unido a que nos perdamos varias veces en el dédalo de calles de la capital maña hasta que empieza a funcionar el GPS, hace que el otro coche, el grupo de los madrileños, llegue antes que nosotros.

Allí presentaciones, saludos y cena, para dar paso a juegos de mesa y un killer, por el cual debes "matar" a tu víctima (te dan un papelito con víctima, otro con sitio y otro con forma de matar". La paranoia se implanta en la casa, y a lo largo del fin de semana vamos asesinándonos unos a otros. Yo me cobré 4 bajas y morí de forma más que discutible (¡el porche de la casa no es campo abierto!) :P

El sábado a la mañana aprovechamos para hacer una excursión por las trincheras de la Guerra Civil, en lo que se llama ruta de Orwell, pues es donde sirvió como miliciano el genial autor de 1984 y Rebelión en la Granja. Mucho andar y trepar, para hacer hambre a mediodía.

Pero el verdadero ejercicio viene cuando al bajar del coche vemos una auténtica planta rodadora. Llevados por un infantil impulso, sentimos la necesidad de cazarla, y me lanzo a la carrera tras ella, llevado en volandas por el viento. Nunca creí que fuera capaz de correr tan deprisa, y consigo capturar la pieza. Tras la sobremesa empezamos con una divertida ginkana que nos habían preparado Hugo y Edurne, que nos tiene dando vueltas por la casa, realizando todo tipo de absurdas a la par que divertidas pruebas, y en la que mi equipo se alza con la victoria, lo que siempre mola.

La tarde-noche, parecida al viernes, con la diferencia de que salimos a dar un paseo nocturno, aprovechando lo agradable del tiempo, y nos sumergimos en la negrura de la intemperie, donde alguno se lleva un susto gordo, sobresaltado por el vuelo de un cuervo. Luego volvemos a la casa, donde nos quedamos de risas y charletas (y más asesinatos) hasta las mil y monas.

El domingo por la mañana más de lo mismo, y tras la comida, despedidas y al coche. Pero no acaba ahí el fin de semana, ya que nos toca devolver a Hugo a Zaragoza, donde aprovechamos para saludar al sr. Kostykyan, y nos tiramos media hora dando vueltas por Zaragoza hasta que encontramos su casa, más media hora dando vueltas por Zaragoza hasta que encontramos la salida. Sencillamente, un horror. Pero después autopista y a casa.

Fin.

viernes, 11 de noviembre de 2011

A monegrear

Esta es la casa, según la web.

Este fin de semana no estaré en Bilbao, sino en la Sierra de Alcubierre, paraje de Fuenteamarga, término municipal de Leciñena, a 30 kilómetros de Zaragoza (Hay que ver lo bien que copio), donde hemos cogido una casa rural para pasar el fin de semana, y presumiblemente pasar frío.

A falta de Londres, hay que moverse un poco, ¿no? Volveré el domingo.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Londres tendrá que esperar

Habrá que coger otro puente.

Este martes tenía previsto viajar a Londres, para pasar allí una semanita como turista. Incluso tenía ya cogidos los vuelos, pero a veces la Ley de Murphy nos juega malas pasadas y ayer el amigo Joseba, con quien iba a hacer el viaje, tuvo tan mala suerte que se cayó haciendo teatro, y se rompió ambos gemelos. Así que lo de viajar el martes, como que no.

Esto me recuerda a que ya hace 4 años me pasó una parecida cuando entonces Rubén se lesionó antes de poder ir a Amsterdam, lo que nos obligó a retrasar el viaje. Lo malo es que el vuelo estaba ya cogido y pagado, y que el recargo por cambiar fechas hace que merezca más la pena coger un vuelo nuevo cuando podamos ir. Lo bueno, que tampoco es tan caro volar a Londres.

Así que la semana que viene, que estoy de vacaciones, la dedicaré a holgazanear en casa. Que a veces apetece. Y bueno, Londres no se va a mover de donde está.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Chocaron contra un fenerbache

Katsikaris, durante el partido.

Chocó el Bilbao Basket. O le chocaron. Aunque era favorito para ganar (el Fehnerbace es, pese a su desastrosa trayectoria en esta Euroliga, muy buen equipo pero el factor cancha es importante y el Bilbao Basket llevaba ganados todos los partidos de casa), ganaron los de fuera. También es verdad que en un torneo llamado Turkish Airlines Euroleague era difícil que dejaran que un equipo turco que ha puesto tanta pasta se fuera tan pronto a la calle, por lo que el rasero de faltas hacia un equipo y otro ha sido sencillamente demencial. Está claro que no puedo ser imparcia, y que tampoco tengo mucha idea de baloncesto, pero es que de tantas aberraciones arbitrales que he visto hoy, a la fuerza en algunas habré acertado. Y tengo la convicción de que hoy los señores de naranja han sido responsables directos de la derrota del Bilbao Basket. Es lo que tiene ser el nuevo en una competición.

La clasificación, con 1-3, se complica mucho, demasiado, pero todos teníamos claro que el premio de la Euroliga consistía en jugarla. Pero jugarla siempre que nos dejen, claro. Y hoy creo que no ha sido el caso.

martes, 8 de noviembre de 2011

Fragmentos: el juego de rol de las películas de terror

Si no te gusta pasar miedo, busca otro juego.

Recién salidito del horno, Nosolorol publicó la semana pasada "Fragmentos", juego de rol de género terror, en el que fui colaborador de forma más o menos involuntaria, tal y como consta en los créditos. Lo cual debo admitir que fue una más que agradable sorpresa.

El juego, que bebe bastante del Dead of the Night, trata de emular las películas de terror y sus clichés, tratando los subgéneros, como el slasher, el terror japonés o las películas de zombis entre otros. El mecanismo es sencillo, y el planteamiento, algo más lineal que los juegos de rol convencionales, se basa sobre todo en recrear este tipo de historias. Y no se centra tanto en los personajes, como puedan hacer otros juegos, sino en la propia situación, siendo a veces tal vez un poco más dirigista de lo que estamos acostumbrados.

Debo hacer un inciso en este punto, y decir que, por favor, quien no esté familiarizado con los juegos de rol, que no se preocupe y no se monte películas raras. Esto va de contar historias, no de coger una katana y dirigirnos a la marquesina más cercana.

El juego, que solo se ha publicado en formato electrónico, se puede conseguir en la web, y el resultado visual es realmente espectacular. Con una buena maquetación y algunas imágenes espectaculares.

Antes de terminar, y ya que antes mencionaba al Dead of Night, debo decir que sería un error decir que Fragmentos sea la "versión española del Dead of night". Y digo esto, a modo de anécdota, porque fui yo quien una semana antes de ver la luz "Fragmentos" hablaba a Manuel J. Sueiro, editor jefe de Nosolorol, del Dead of Night (el cual me recomendó hará aproximadamente un año David Moñivas "Quaid"). Y sería difícil de creer, viendo el resultado, que esto haya sido hecho en una semana. Así que estoy en condición de afirmar que una acusación de plagio sería totalmente infundada.

En todo caso, y aunque obviamente no soy imparcial en este aspecto, creo que no hay mejor crítica que la que pueda hacer uno mismo, y por eso recomiendo echarle un ojo. Pues el propio Fragmentos dirá mucho más de sí mismo que lo que pudiera decir yo por mucho que escribiera.

lunes, 7 de noviembre de 2011

Las aventuras de Tintin

Una adaptación casi perfecta.

Crecí leyendo los cómics de Hergé, y debo de haber leído cada tebeo de Tintin cerca de una veintena de veces, sin exagerar. Sin duda hay muchas cosas que se le podrían achacar, pero en todo caso es un personaje icónico, con historias llenas de aventura y humor. No es la primera vez que intentaban hacer una película de Tintin, si recordamos las vergonzantes Naranjas azules o el Toisón de oro, en imagen real, y con bastante más tino, el Lago de los tiburones.

En esta ocasión han optado por la vía intermedia de la animación en 3D realista, sobre actores reales, tal y como hicieran con Polar Exprés. Lo cierto es que yo iba receloso al cine, y me temía lo peor. Además, suelo ser bastante purista cuando de adaptaciones se trata, y no quedaba muy lejano el horroroso Capitán Trueno. Lo admito, iba con miedo de que con Tintin desgarraran otro mito de mi infancia.

Pero no. Me ha encantado. Acción a cascoporro, humor y aventura a raudales. Y lo que es más importante: montones de referencias a los cómics, muchas evidentes, muchas sutiles. Referencias a los cómics que eran muy de agradecer.

Había cambios, claro está. De hecho, lo que empieza siendo "El secreto del Unicornio", con cambios importantes (en el cómic Tintin compra el barco para regalárselo a su ya amigo Haddock, mientras que en la película es antes de conocerle), se convierte pronto en una mescolanza de ésta con "El cangrejo de las pinzas de oro" (donde conoce a su marino amigo), para desmarcarse de lo contado en los cómics y contarnos otra historia. Aunque tal vez lo correcto sería decir que sigue un camino distinto para llegar al mismo sitio. Soy, generalmente, poco amigo de los cambios. Pero los que han introducido aquí me gustan. Crean una historia nueva, usando los elementos ya existentes, de forma que el espectador pueda aún sorprenderse aunque conozca los cómics. Se toma algunas licencias más grandes que otras (el pobre Sakharine puede dar fe de ello) pero lo hace con gracia, así que pasa sobradamente el corte.

Y claro, lo que es de importancia vital en estos casos: es divertida. Es más, yo diría que es divertida, lo que es de vital importancia en estos casos.

Como dije, mete cambios, pero consigue ser fiel al universo Tintin. Cuenta cosas que no pasan en los cómics, pero que perfectamente podrían haber sido así. Algunas cosas es cierto que quedan un poco forzadas, como la irrupción de ciertos señores con bigote en África. Pero no olvidemos que esas cosas ya eran así en el original, por lo que nada podría objetarse.

En cuanto al aspecto visual, pues una maravilla. Consigue una simbiosis perfecta entre viñeta y mundo real, permitiendo reconocer al instante a los personajes secundarios (Néstor, Allan, Castafiore...) y darles vida, sin que por un momento dejen de parecer ellos.

La verdad es que Las Aventuras de Tintin ha resultado ser todo un acierto, y se agradece que ese final tan abierto nos prometa una secuela para la que, sin duda, el listón ha quedado muy alto.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Dune: el juego de mesa

Componentes del juego en su edición de Descartes.

De la saga de Frank Herbert, Dune, podría escribir páginas y páginas, especialmente si me la hubiera leído. Pero no, de lo que voy a hablar es del juego de mesa que sacó en su día Avalon Hill, y que recrea perfectamente el espíritu de las novelas, siendo además uno de los mejores juegos de mesa que hay.

Cada jugador maneja una facción de las seis principales (Fremen, Atreides, Harkonnen, Bene Gesserit y casa imperial Corrino) y debe controlar Arrakis, pues quien controla Arrakis controla la especia, y quien controla la especia, ya se sabe, controla el universo. La diferencia entre una facción u otra va mucho más allá del color de las piecitas, pues cada una tiene sus habilidades y debilidades únicas.

Elementos del juego

El juego consta de un tablero, que representa el mapa de Arrakis, con su desierto y sus ciudades; cartas de explosión de especia, verdadero motor del juego; cartas traición, muy útiles durante la partida y lo que dan sabor a este juego; contadores de especia, que hacen las veces de dinero; un marcador de tempestad y para cada facción, sus líderes y sus tropas.

¡Aprovecha el 2x1 de Telepizza!

La mecánica del juego, explicada someramente antes de hablar de las casas, podría resumirse así:

-Movimiento de la tormenta: Arrakis no es un planeta acogedor, y mucho menos en su desierto. Esto viene representado por el marcador de tempestad que aleatoriamente avanza todos los turnos, barriendo todo lo que pilla a su paso.

-Explosión de especia: Esto va de recolectar, no lo olvidemos. Y cada turno se muestran cartas para ver dónde aparece la deliciosa especia Melange. Pero cuidado, pues también puede salir un gusano gigante, devorando todo lo que tenga cerca. Nadie dijo que esto fuera fácil.

-Subastas: Una de las partes fundamentales del juego. En la fase de subasta saldrán unas cartas por las que hay que pujar. En su mayoría son cartas muy buenas, y aquí están las de ataque y defensa, imprescindibles para el combate. Pero también hay cartas inútiles, y dado que el espacio en la mano es limitado, hay que pujar sabiamente. ¿El problema? Que pujas a ciegas. Primero pagas, y luego ves qué carta te llevas.

¡Es la poderosa Balisette!

-Reclutamiento y movimiento: Como su nombre indica, aquí reclutamos tropas, mandándolas a la superficie del planeta, y movemos las que están en el mismo. Sirve para atacar ciudades, cosechar especia, evitar conflictos o simplemente colocarse en una posición más estratégica.

-Batalla: Una de las partes importantes del juego. Cuando unidades de dos o más facciones coinciden en una misma casilla, no queda sino batirse. Cada jugador elegirá el número de tropas que mandará a la batalla (que morirán todas, se gane o se pierda, de ahí que sea importante dejar guarnición), el arma y defensa que usará, y el líder que comandará sus tropas. El líder suma su fuerza a la de las tropas, y será generalmente mayor que ésta, por lo que es importante mandar un líder potente. Pero cuidado, pues por una parte, si el avieso oponente emplea un arma contra la que no llevamos defensa, nuestro comandante morirá, sin sumar su fuerza. Además, y esto es lo más divertido del juego, al principio de la partida se sortean traidores, con lo que unos líderes pueden estar al servicio de otras casas. Cada casa tiene un "topo" metido en casa del enemigo, sin que este lo sepa. Ahora, creo que no es difícil adivinar qué pasa si el líder que estás usando es realmente una sabandija al servicio de tu oponente. Es algo que descubres con horror cuando una batalla que creías ganada se declara automáticamente a favor del otro bando. Y si se da la casualidad de que ambos son traidores... bueno, las unidades de uno y otro bando serán arrasadas.

-Cosecha: Las unidades que estén en secciones con contadores de especia, y que hayan sido capaces de sobrevivir a todas las calamidades anteriormente descritas, cosecharán especia, que se sumará a las arcas de su facción.

Precursores de los tazos.

FACCIONES

Atreides: Los Atreides son una casa muy poderosa. Su presciencia les permite mirar las cartas de traición antes de pujar por ellas, y pueden conocer el ataque o la defensa del rival en la batalla, anticipándose así a su estrategia. Además, si pierden muchas tropas en batalla, ganan el Kwisatz Haderach, un marcador que da un +2 a sus batallas y les inmuniza contra traiciones. Su pega es que son tremendamente aburridos, claro.
Harkonnen: La gran ventaja del Harkonnen es que nadie quiere enfrentarse a ellos. Tienen el doble de cartas de traición, y pueden tener 8, donde el máximo para los demás es 4. Además, tienen la desagradable costumbre de coger prisioneros cuando ganan en una batalla. Por ello, si te metes en problemas con un Harkonnen, asegúrate de que llevas las de ganar, o lo pasarás mal. Pero aquí es donde entra en juego su gran ventaja, y es que mientras que las demás casas infiltran a un espía, los Harkonnen tienen infiltrados a 4, lo que hace que a veces una batalla contra ellos sea una auténtica lotería. Su desventaja tal vez es que no son excesivamente fuertes y que se arriesgan a quemar muy rápidamente sus recursos. Y si se quedan sin cartas ni dinero, lo tienen muy complicado.
Bene Gesserit: Una de las facciones más potentes. Tienen la desagradable costumbre de coexistir, siendo las únicas unidades que pueden estar sin combatir en la misma casilla que otras unidades. Suelen usar este poder para lanzar sus invasiones silenciosas, dejando de ser pacíficas cuando tienen la superioridad. Pero es que en batalla no son malas tampoco, ya que tienen líderes poderosas y tienen además una de sus mejores bazas en batalla: la voz, que puede prohibir u obligar el uso de alguna carta. Lo que es especialmente desagradable cuando obligan a combinar escudo y láser. Pero no acaba ahí la cosa, pues a principio de la partida debe hacer una predicción, diciendo qué jugador ganará y en qué turno. Si eso sucede, será la Bene quien gane la partida y no el que salga en la predicción.
Cofradía: Posiblemente una de las más flojas, y también algo aburrida. Su gran ventaja es que pueden mover cuando quieran, y que el dinero por bajar las tropas se les paga a ellos. Su desventaja es que sus líderes son débiles, y que al tener ellos la iniciativa, siempre se espera que sea la Cofradía quien impida que alguien vaya a ganar. También es cierto que si al acabar la partida (15 turnos) no ha ganado nadie, es la Cofradía quien se alza con la victoria. De ahí que les interese que esté todo en equilibrio.
Emperador: Prácticamente nada en dinero, pues el dinero de las subastas va a sus arcas. Además, tiene sus tropas sardaukar, básicamente unidades de fuerza doble. Además de eso, no tiene ningún poder ni desventaja especial, por lo que tal vez sea una facción un tanto sosa.
Fremen: Nativos del planeta, y los únicos que no tienen que bajar las tropas, sino que salen de entre las dunas. Entre sus poderes está el de ser inmune a los gusanos, recibir solo la mitad de daño por la tempestad, o de ser inmune a los sardaukar. Además, tienen sus propias tropas de elite, los temibles guerreros fedhaykin, que básicamente son como un sardaukar pero mejor. Si a esto unimos unos líderes bastante potentes (Stilgar, con 7, es el más fuerte de los que hay) y que pueden llegar a ganar la partida si se termina el turno 15 y se dan ciertas circunstancias, nos da que los Fremen son bastante poderosos. Su pega es que empiezan con poco dinero, y por tanto pocas cartas.

Extras

El juego incluye también, aunque eso ya era parte de las expansiones, minijuegos, como la cosecha de especia, o el duelo kanly. Pero no dejan de ser variantes que no son, en absoluto, imprescindibles.

jueves, 3 de noviembre de 2011

La Cosa

Ramona y su lanzallamas.

Reprecuela (remake+precuela) de la exitosa película de terror de John Carpenter (la cual a su vez es un remake, pero es la que se ha llevado la fama). El argumento, por si queda algún despistado, se resume en que una criatura alienígena, capaz de copiar la forma humana, se cuela en una base antártica y arma la Marimorena, provocando caos, confusión y paranoia.

Esta película tiene un grave problema, y es que al tener unos cuántos años de desventaja, no cuenta con el factor sorpresa, y el espectador está ya esperando cuándo a uno de los científicos le van a empezar a salir tentáculos de la nariz y a devorar a los demás. La verdad es que como película de acción tiene ratos entretenidos, y los efectos está claro que son bastante espectaculares. Llega incluso en algún momento a transmitir la sensación de paranoia y angustia, aunque no demasiado.

Lo cierto es que tiene sus destellos, pero en líneas generales no pasa de ser un producto de entretenimiento, ya que abusa de situaciones poco coherentes "un alienígena cambiaformas se ha colado en la base, vayamos en grupos de dos" y demasiados Deus Exes (Deus Ex Ignis Eiectore, sobre todo), con una escena climática final un tanto de echarse las manos a la cabeza. Concretamente lo del pendiente, y todo lo que rodea a la escena, no hay por dónde cogerlo. Eso, o me perdí algún detalle. Spoiler: ¿Si el tipo al que mata Ramona con el lanzallamas, al que descubre por el pendiente, es la Cosa, qué sentido tiene que la salve?

En su haber tenemos, eso sí, que la escena que acompaña a los títulos de crédito finales nos engancha maravillosamente con el comienzo de la original, lo que consigue quitar el mal sabor de boca que deja la escena final. La verdad es que por momentos daba la impresión de que no sabían cómo alargar la película y metían cosas de relleno. Pero bueno, el resultado neto es divertido. Además, sale Mary Elizabeth Winstead, lo cual ya supone un valor añadido en sí mismo.

Diré también que fallé en mi predicción, y eso que me habría gustado bastante, de que Ramona iba a ser la Cosa.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Trailer de GTA V

¡Quiero!

La saga Grand Theft Auto es, sin lugar a dudas, mi favorita. Tanto que compré la PS2 para poder jugar al GTA 3, y compré la Xbox 360 para poder jugar al 4. Y en ninguno de los casos salí decepcionado. Por eso ahora espero, como agua de mayo, el lanzamiento del 5, del cual hoy Rockstar nos ha dejado ver el trailer. En ese trailer nos muestran cuál será la ciudad en la que se ambienta, que vuelve a ser la Californiana San Andreas.

El trailer, que ha provocado que litros de fluidos corporales abandonen mi cuerpo simultáneamente, es este de aquí:



Cuando salga a la venta, que le pongan precio. Yo lo pago.

martes, 1 de noviembre de 2011

Juegos fáciles


Sería genial tenerlo en el mundo real.

Una de mis aficiones son los videojuegos, y confieso que siempre que puedeo juego en modo fácil. Personalmente no le encuentro absolutamente ningún aliciente a una dificultad elevada en un videojuego, y no necesito el riesgo de tener que hacer una y otra vez la misma pantalla para encontrar emoción. De la misma manera que si veo una película lo hago del tirón y sabiendo que no voy a tener que sufrir para terminar de verla, me gusta que sea con los juegos. De hecho, alguno lo he llegado a mandar a paseo por difícil y, consiguientemente, poco divertido.

Ya sé que no todo el mundo opina así. De hecho, hay quien piensa que un videojuego demasiado fácil no tiene ni puñetera gracia, y por eso juegan siempre en difícil. Cada cual que juegue como quiera, ¿verdad? Yo creo que para complicaciones ya tenemos el mundo real. Y como coña al respecto, este vídeo que es viejo, pero igualmente gracioso.