jueves, 31 de marzo de 2011

Entes mostradoriles: el pinchauvas

Funcionario foral.

Hoy me tocaba mostrador, una buena forma de conocer gente. Algunos mejor, otros peor, pero en su mayor medida gente correcta y educada que simplemente viene a hacer una gestión o a informarse de cómo solucionar un problema.

Pero luego están las excepciones, ese pequeño porcentaje de individuos esperpénticos que vienen a veces a amenizar la velada.

A veces son personas a las que es difícil dar una respuesta, como el que venía quejándose de un cobro indebido. Bueno, no es del todo cierto, ya que el cobro indebido le llegó hace tiempo, a lo que él dio su consentimiento. Su queja era otra, su queja era que cuando él firmó el consentimiento tenía el dinero para pagarlo, pero que ahora que se lo han empezado a quitar del banco ya no lo tiene. Sabía que iba a tener que pagar ese dinero. ¿No habría sido mejor no gastarlo?

A veces tenemo también elementos recalcitrantes, que derivan la conversación a un bucle infinito. Te exponen su situación y les escuchas, para acto seguido decirles dónde pueden acudir, o incluso dejando abierta la puerta de presentar alegaciones por escrito. Pero no hay manera, te lo cuentan una y otra vez, lo mismo. Reiteración constante. Reiteración constante. Reiteración constante... Go To 10.

Pero el galardón de ser el gilipollas del día se la lleva un tipejo que ha venido asomrbado e indignado por no haber cobrado su sacrosanta paga este mes. El impago era debido a su incumplimiento de la obligación de apuntarse a Lanbide. Se han cruzado los datos, y como no estaba, pese a que de sobra se le había instado a hacerlo, se le ha suspendido. Le he preguntado si estaba apuntado y desde cuándo. Me ha respondido que se apuntó ayer.

Le he comunicado que no iba a cobrar marzo, y que probablemente tampoco iba a cobrar abril. A ello me ha respondido, no exento de chulería con un "porque tú lo digas". Me he permitido matizarle que más bien porque lo dice la norma. En ese momento ha tenido a bien manifestar que yo no soy nadie, y que por encima de mí hay un jefe. Efectivamente, por encima de mí hay un jefe, y tal como le he hecho saber, es precisamente mi jefe el que me ha dicho que no va a cobrar.

Parece ser que la respuesta no ha sido de su agrado, y con claro aire de provocación ha empezado a proferir insultos, "eres un don nadie, un pinchauvas, un monicaco", muy al estilo de Jesús Gil. Caer en su juego habría sido una completa estupidez por mi parte, por lo que una sonrisa y un "buenos días" ha terminado con la conversación, y mientras él se iba vociferando he seguido atendiendo a la gente.

miércoles, 30 de marzo de 2011

Abandonando bañadores

Él nunca lo haría.

Entre mis defectos se cuenta que a veces soy tremendamente despistado, y suelo tener la mala costumbre de dejarme las cosas en los sitios. A veces es práctico, porque te puedes ahorrar pagar en los sitios, pero otras veces, la mayoría, suele ser malo, ya que también te dejas el cambio, o el producto recién comprado. O como es el caso de ayer, el bañador, que se quedó a vivir en los vestuarios de la piscina.

Me di cuenta de ello al llegar a casa, y con este son ya 3 los bañadores que pierdo en 4 años (cuando empecé a ir a nadar con una cierta regularidad), y la putada es que en este caso era un bañador de 30 euros, que apenas había utilizado.

Hoy he ido a preguntar a objetos perdidos, pero nada, no había bañador. Y sé que lo perdí ahí, pues de la piscina fui directamente a casa, y cuando abrí la mochila, el bañador ya no estaba.

martes, 29 de marzo de 2011

El taladro de Ockham

El juego de la Ockham

Tirando de Wikipedia, la navaja de Ockham (a veces escrito Occam u Ockam), principio de economía o principio de parsimonia, es un principio filosófico atribuido a Guillermo de Ockham (12/80-1349), según el cual cuando dos teorías en igualdad de condiciones tienen las mismas consecuencias, la teoría más simple tiene más probabilidades de ser correcta que la compleja. Lo cierto es que sería más adecuado en este caso hacer la comparación con el Nudo Gordiano, como muestra de pensamiento paralelo, o lo que viene siendo tirar por la calle de enmedio como solución a la propia inutilidad.

Érase que se era una lámpara de salón que se rompió, y unos moradores que compraron una nueva para reemplazarla. Pero acontece que las medidas no eran iguales, por lo que atornillarla al techo no era fácil, pues clavarla al techo a golpe de zapatilla no parecía lo más adecuado.

Tras bastante tiempo con la lámpara en una caja, nos prestaron un taladro. Si bien la solución no era tan maravillosa en la realidad como en el mundo de las ideas, y había varias barreras, como la falta de puntería, con la que no atinábamos a hacer un agujero recto, o la propia dureza del techo, que por alguna razón era demasiado duro y no había forma, ni con el taladro.

Pero la desesperación trae a veces buenas ideas, y se nos iluminó la bombilla (en un sentido nunca tan metafórico), teniendo la siguiente idea: aprovechar el enganche de la otra lámpara. Solo había que desatornilarlo, pasar el nuevo enganche por debajo (por encima, más bien) y empalmarlo perfectamente. Una solución rápida, sencilla y que por supeusto podríamos haber hecho sin necesidad de usar el taladro.

¿Y por qué no hicimos eso antes? Coño, no teníamos el taladro...

lunes, 28 de marzo de 2011

Aquelarre 57

¡Ya llegó!

De vuelta en Bilbao, este fin de semana me he traído de Madrid un elemento bien exclusivo, y es que la nueva edición del Aquelarre ha salido hoy mismo de la imprenta, y yo he tenido a bien encontrarme en las oficinas de la editorial en el momento en el que los de mensajería anunciaban la llegada del ansiado códice.

Puedo decir, sin titubear, que no miento si afirmo que he sudado para conseguir este libro, ya que hemos ido a echar una mano a los de reparto, y ha habido que subir no pocas cajas a un cuarto piso sin ascensor, y dado el volumen de los manuales (más de 500 páginas y tapa dura), el peso de las mismas no era nada desdeñable. Pero gracias a eso puedo presumir de ser uno de los primeros poseedores del libro, antes aún de que haya salido en las tiendas.

domingo, 27 de marzo de 2011

Pinchos

Patoaventuras de bacalao

Este fin de semana, con motivo de un cumpleaños (Manu), me encuentro en Madrid, y precisamente ese cumpleaños era la causa del concurso de pinchos que celebramos, donde presenté mi obra "Patoaventuras de Bacalao", con una sencilla receta de queso de untar, caviar, bacalao y salmón (para hacer de pico) con el aspecto que en la foto no sé si se intuye, pero parecían patitos. El pincho quedó tercero en las votaciones (empatado con el sushi "Fukushima especial") y logró el premio especial del jurado a pincho más simpático.

El ganador fue "Catacrocker", un delicioso pincho a base de queso y frutos secos, aunque empató con "Cunas de mar", unos estupendos tigres de mejillón, aunque quedaban fuera de concurso por ser obra de uno de los organizadores. El segundo premio fue para Ivan, con sus rosquillas de masa de pan recubiertas de capa de chocolate (vamos, que llevó un plato de donettes y se quedó tan ancho)

En otro orden de asuntos, la ley de Murphy fue implacable el viernes, cuando el disco duro que había traído con películas y que me había funcionado perfectamente hasta media hora antes de coger el autobús, tuvo a bien joderse, turbando mis malvados planes de ir viendo películas en el portátil. Al menos había pseudowifi...

viernes, 25 de marzo de 2011

Destino oculto

"No, no tengo 5 minutos para una encuesta".

Basadam, inspirada más bien, en el relato de Phillip K. Dick "Equipo de ajuste" (pincha aquí para leerlo) Destino Oculto nos cuenta la historia del prometedor político David Norris, que un buen día conoce a una misteriosa chica, de la que se enamora al instante y que cambia su destino para siempre.

¿Destino? ¿Las cosas suceden porque sí, porque las buscamos, o porque hay algún motivo para ello?

Precisamente esa es la premisa de Destino Oculto. Cuando David no pierde el autobús que debía perder, se encuentra con una persona que no debía encontrarse y eso desemboca en una serie de acontecimientos, y David descbre que hay una verdad más allá de lo que pensaba conocr. Descubre que el destino está marcado, y que el precio de enfrentarse a él es elevado.

Pero hombre inconformista, decide hacerlo a toda costa, y los agentes de ajuste, esos enigmáticos hombres con sombrero, intentarán evitarlo sin éxito. Solo un inesperado aliado, obedeciendo, quién sabe, a fines superiores, le ayudará en su causa. Pero David tendrá que tomar decisiones difíciles.

La película se deja ver, y aunque su fidelidad al relato no es excesiva (también es verdad que 23 páginas no dan para mucho), podría decirse que han cogido la idea y la han desarrollado un poco más. Parte para rellenar, parte porque hay cosas del relato que no habrían quedado bien en cine. Así, choca pero es un acierto que el perro parlante del relato sea sustituido por un ser humano en la película, y el final resulta bastante más adecuado y climático.

Y por cierto, yo también quiero un sombrero.

jueves, 24 de marzo de 2011

Canción de hielo y fuego

Una de las primeras escenas en cautivar al lector.

En más de una ocasión me he referido directa o indirectamente a esta saga literaria en este blog, pero la verdad es que nunca había dedicado una entrada a hablar de la saga como tal. Y como quiera que está bien próximo el estreno de la serie de televisión, creo que ya va siendo hora.

Conocí el primer libro de la saga, "Juego de tronos" hará unos 7-8 años, y había oído auténticas maravillas de ella. Me lo pintaban como "lo mejor que se ha escrito en literatura fantástica después de Tolkien", y cogí el primer libro con ganas. Lo correcto sería decir que lo devoré. El segundo no tardó mucho en caer y el tercero, cuando salió en castellano no me duró, pese a su grosor, ni dos semanas. Del cuarto ya hablé aquí en su momento.

Y la verdad es que no soy el único admirador de la obra de George R. R. Martin, cuyos fans se cuentan por legiones, y sobre cuya obra se han vertido litros de tinta, o mejor de píxeles, que ya estamos en la era digital. ¿Pero dónde está su secreto? ¿De qué va Canción de hielo y fuego?

Con clara inspiración en la inglesa guerra de las rosas (aunque bebe de muchísimas referencias) nos habla de Westeros, un continente imaginario en un mundo cuya peculiaridad es que los inviernos y los veranos pueden durar varios años. En Westeros hay 7 reinos, y gobernándolos un rey, en este caso Robert Baratheon. La historia comienza cuando la mano del rey (una especie de consejero-virrey) muere y Robert ofrece el puesto a su amigo y aliado Eddard Stark, señor de la norteña y fría Invernalia. Eddard deberá moverse a la capital, Desembarco del Rey, donde las ladinas e insidiosas intrigas de la corte chocan con muchos conceptos de honor.

Paralelamente se nos cuenta la historia de Daenerys, desterrada heredera de la corona arrebatada por Robert en la guerra. Danerys tuvo que exiliarse junto con su hermano Viserys y huir a tierras lejanas.

¿Pero quién es el protagonista de la saga?

No lo hay. Y ése es precisamente el gran mérito de GRR Martin. Cada capítulo está contado desde el punto de vista de un personaje, con lo que es difícil hablar de buenos y de malos, ya que vemos la historia desde varias perspectivas que nos ayudan a empatizar con unos y con otros, viendo que ni los "buenos" son tan buenos, ni los "malos" son tan malos.

Además los personajes de este auténtico culebrón literario evolucionan. No son planos, no se estancan. Y eso hace que sean creíbles. Credibilidad a la que ayuda el hecho de que aquí no hay una inmunidad, no existe esa aura de invulnerabilidad que evita que los personajes importantes mueran.

El estilo narrativo es treméndamente dinámico y ágil en sus descripciones, con un lenguaje a la medida de cada personaje, sin más florituras de las necesarias. Los niños se expresan como niños, los nobles como nobles y los mercenarios como mercenarios.

Además, se nota que el escritor ha sido también guionista de series de televisión, puesto que muchos capítulos terminan con un inquietante cliffhanger, al que a veces solo le falta un "continuará", y que nos hace querer seguir leyendo, para ver cómo sigue. Y la verdad, son muy pocos los capítulos aburridos.

De momento hay 4 libros, más el 5º que (¡por fin!) sale en verano (aunque para tenerlo en castellano habrá que esperar... mucho. Y es una saga 100% recomendable para todos los públicos.

miércoles, 23 de marzo de 2011

La letra del DNI

Así difícil.

Apenas recuerdo los tiempos en los que el carné de identidad (DNI para los amigos) tenía únicamente 8 dígitos, a los que luego se añadió la letra (cosas del NIF y tal, en cuyos vericuetos no me voy a meter)

Al principio, en su día, pensé que esto era para que si se repetían números se pudiese distinguir, pero no era así. Como todo el mundo sabe, a cada dígito le corresponde una letra, que es fija e inmutable. Se hizo para evitar datos falsos, ya que es fácil inventar un número de DNI falso (tan simple como decir 8 números al azar) pero no atinar con la letra.

Me picaba la curiosidad por saber cómo se genera la letra, y veo que la fórmula que se utiliza es la siguiente:

Se divide el número entre 23 y se calcula el resto. Y según el resto se mira su equivalencia, con lo que ya tenemos calculada la latra.

0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22
T R W A G M Y F P D X B N J Z S Q V H L C K E


Así, el DNI 23.000.001, por ejemplo, sería el 23.000.001-R y el 46.230.014 sería el 46.230.014-Z.

Lo que ya no tengo tan claro es qué criterio se utiliza para que el orden de las letras sea ése (sé que se omitieron la O y la I para evitar confusiones con el 0 y el 1, y que no está la Ñ) Probablemente sea aleatorio, pero pondremos la mnemotecnia al servicio del lector por medio es este insulso relato.

Todos Recordarán a Wenceslao Álvarez, Gobernador Militar de Yucatán, Feroz y Pertinaz Detractor de Xabier Bilbao, Nieto del Juez Zabala. Sepan Que Vive Hoy Lejos de Casa, en Kilmarnock (Escocia).

Eso sí, lo mismo igual es más fácil aprenderse el orden de las letras que el relato pripiamente dicho.

martes, 22 de marzo de 2011

Diferencia piscinil

Perspectiva alien.

Este fin de semana en Tolosa aproveché el pase del polideportivo para hacer más cosas aparte del spa. Y en plena depravación cogí la costumbre de ir a nadar un poco cada día. Pero se me hacía muy duro, mucho más que cuando voy a nadar en Bilbao.

Al principio lo achaquè a que las condiciones de dormir no son las mismas que en casa, pero hoy al volver a la Alhóndiga he descubierto la terrible verdad, y es la diferencia de tamaño. La de Tolosa es de 25 metros de alrgo, y la de la Alhóndiga será, calculando a ojo, de unos 20 metros. Así, la diferencia al recorrerla es notoria.

Curiosamente, la profundidad también es mucho menor. Pero salvo que se quiera hacer andando, no debería influir.

lunes, 21 de marzo de 2011

Instant fun

A falta de cucharillas...

No es en absoluto nueva. Para quien no la conozca, Instants Fun es una página cuyo contenido son esos coloridos botones que se ven en la foto, cada uno de los cuales emite un sonidito bastante reconocible, correspondientes casi todos a videojuegos, series o cultura memepop de Internet. No es una revolución de la red, pero sirve para hacer el chorra un rato. Y para perder el tiempo haciendo el mono.

domingo, 20 de marzo de 2011

Trololosa´s end

Montaje que presenté a concurso

Ya se acaba la Gipuzkoa Encounter, una party bastante atípica ya que he aprovechado para hacer cosas que no suelo hacer habitualmente. Una, aprovechar que teníamos el acceso al polideportivo municipal no solo para usar el spa sino para ir a nadar (¡viernes, sábado y domingo, me metí unos largos por las mañanas!) y también hice algo de scene, presentando una foto al concurso de fotomontaje que fue, por lo gracioso, bastante aplaudida (hacer alusiones a coñas internas de los eventos siempre suele arrancar aplausos) Lamentablemente no gané. Pero bueno, tampoco era ése mi objetivo.

Donde sí ganamos fue en el concurso de humor, donde rehicimos este sketch de los Monthy Python, durante cuyo ensayo y presentación nos lo pasamos en grande.

A pesar de los ruiditos.

sábado, 19 de marzo de 2011

Dormir en la party

Y se hizo la @#€¬|!

Está claro que a un evento de estos no se viene a dormir. Menos cuando uno se apunta al alojamiento colectivo, donde se duerme a lo campamento, con un montón de colchonetas acumuladas por el suelo, y donde para ir a dormir, o levantarse para ir al baño hay que sortear cabezas evitando pisarlas. También suele darse el caso de que entre tanta gente alguien ronque, y si son varios los roncadores: diversión acumulada.

A todo esto estoy más o menos aostumbrado después de años de jornadas, pero a lo que no estoy tan acostumbrado es a la divertida circunstancia de que a las 6 de la madrugada enciendan las potentes luces de la sala donde dormimos, lo que me ha despertado los dos días seguidos a esa hora. Y si tenemos en cuenta que ambos días me he acabado yendo a dormir a las 5, pues diremos que "dormir" no está entre mis deportes más practicados este fin de semana. No es que me levante a las 6, pero sí de esa hora en adelante el sueño se convierte en un duerme-despierta-vuelta.

Afortunadamente, para algo se invento el spa. Me voy a dar un baño.

jueves, 17 de marzo de 2011

Trololosa 2011

Alguna edición anterior.

Ya estamos en Tolosa, en la Gipuzkoa Encounter 2011. Con todo instalado y, contra todo pronóstico, funcionando perfectamente y a la primera (¡No Murphy, no te estoy invocando!) a pesar de que en el viaje en coche, como todos los años, nos hemos perdido por el camino.

Llegados e instalados hemos ido a hacer la compra, luego a cenar algo y ahora una larga noche por delante. Mañana empieza lo bueno, eso sí. Por la mañana al spa, que es para lo que he venido.

Fin de la transmisión.

miércoles, 16 de marzo de 2011

Desmontando, que es gerundio

Bueno, no tanto.

Ya que mañana me voy a la Tolosa Party (Gipuzkoa Encounter oficialmente), ese maravilloso Spa que además tiene red de ordenadores, hoy me toca desmontar el ordenador y embalarlo para tenerlo mañana preparado para su transporte. Donde "desmontar" significa "desenchufar periféricos y meterlos en la caja". Me da una pereza horrible, pero mejor dejarlo hecho ahora que mañana con prisas.

martes, 15 de marzo de 2011

Torrente IV

Como Batman y Robin, pero sin tanto glamour.

Caca, culo, pedo, pis. Ovciamente, el que se mete a ver una película de Torrente sabe a lo que se explone. Sabe que no va a encontrarse con una pieza de humor fino y elegante, con sutiles e inteligentes toques de humor.

Evidentemente, no. Torrente es zafio, grosero, machista, racista y guarro. Y su película no puede ser de otra forma, con un humor de brocha gorda y trazo grueso, con chistes guarros y de lo más explícito posible.

Pero precisamente ahí está la gracia de Torrente. No sería José Luis Torrente si no hiciera chistes de negros, de putas, de maricones (y mucho menos si decimos gente de color, prostitutas y homosexuales... Torrente nunca usaría esas palabras) y no sería Torrente si se dedicara a sugerir y a insinuar. Sería otra cosa, pero no sería Torrente. Y precisamente eso es lo que busca, eso es lo que pretende caricaturizar, de la forma más basta posible.

Tampoco faltan los cameos, hasta el punto de que lo raro es ver actores desconocidos en esta película, y los chistes fáciles. De hecho, la historia tarda en empezar su buena media hora, durante la cual Santiago Segura se dedica a gustarse a sí mismo y a dejar a Torrente retozar sin correa por la pantalla. El argumento, dicho sea de paso, no es nada del otro mundo, y no deja de seguir el esquema de "Torrente es un gilipollas con suerte, que se junta con otro más tonto que él y por azares del destino la acaba liando parda y saliendo más o menos bien parado", siendo en esta ocasión su tonto Paquirrín, cuya interpretación es más que correcta (vale, hace de sí mismo, pero lo hace bien)

Del elenco de secundarios, tiene su gracia la aparición de Belén Esteban, quien a pesar de sus escasas dotes interpretativas nos da una alegría en su escena final. Ahí queda eso. Mejor opinión me merece Yon González (de Bergara tenía que ser) que da bastante bien el callo en su papel.

No me gustó nada, en cambio, el cantante Francisco en su papel del vil Rocamora. Mucha voz, mucho timbre, pero una calidad de actuación a la altura del peor Nicolas Cage.

El 3D, sin ser imprescindible, tiene su gracia. Sobre todo cuando se pasea por la pantalla la colección de culos y tetas que no podía faltar, especialmente en los Jamesbondianos títulos de crédito iniciales, seña de identidad de la saga.

En cuanto a la calificación, pues peor que las dos primeras pero mejor que la tercera. Y sin duda, innegablemente divertida, a pesar de ser totalmente desaconsejable para aquellos espectadores de estómago sensible.

Solo diré una palabra para los que la hayan visto: Teléfono.

lunes, 14 de marzo de 2011

Katamari

Hay que arrasar con todo, ya lo dijo Friedrich Nietzsche.

Para empezar la semana con una tontuna, pongo el Katamari, una bola que gira por cualquier página web y al más puro estilo de una bola de nieve, va barriendo los elementos que se encuentra por su camino. En este caso, el blog. Para ello, solo hay que pegar el siguiente texto en la página del navegador, y disponerse a hacer el bobo con la página:

javascript:var i,s,ss=['http://kathack.com/js/kh.js','http://ajax.googleapis.com/ajax/libs/jquery/1.5.1/jquery.min.js'];for(i=0;i!=ss.length;i++){s=document.createElement('script');s.src=ss[i];document.body.appendChild(s);}void(0);

Robado de Pixfans

domingo, 13 de marzo de 2011

Call of Cthulhu: Dark corners of the Earth

Ellos también lo jugaron.

Un videojuego de bastante éxito, y aclamado por el público como una maravilla. Debo decir que discrepo. Y mucho.

La ambientación es espectacular, y traslada a la pantalla de forma impecable la atmósfera de Lovecraft, con ese ambiente ominoso y opresivo, y la sensación de estar solo contra el mundo. Relatos como la Sombra sobre Innsmouth están perfectamente trasladados al pixel y no es difícil identificarse con el protagonista y compartir sus penurias. Salvo por la parte en la que se convierte en una ensalada de tiros sin sentido, eso sí.

Pero señores de Bethesda. Olvidaron que un videojuego debe ser divertido. Y puede que haya quien encuentre divertido tener que repetir una y otra vez la misma pantalla y morir constantemente. Pero otros preferimos jugar de vez en cuándo y disfrutar de la historia, sin que tras repetir durante horas el mismo recorrido, sin poder salvar más que cuando hay puntos de grabado, nos preguntemos de qué iba la trama porque ya se nos ha olvidado. Entiendo que haya quien disfrute de los juegos difíciles (a mí personalmente no me gustan un pimiento) pero con este juego se les ha ido la mano varios pueblos, lo que ha logrado exasperarme y dejarme con la sensación de haber perdido el tiempo, de haber hecho en 4 horas lo que podía haber hecho en una. Efectivamente, la sensación de haber sufrido para matar a ciertos bichos es muy placentera si he tenido que repetirlo una treintena de veces, pero preferiría haberme ahorrado 3 horas de mi vida.

Como broma ha estado bien, pero tras acabar el juego tengo la impresión de haber tirado varias horas a la basura, y de que no me he divertido jugando. Así que el juego muy bonito, muy logrado, muy ambientado, muy cthulhuoideo... pero diversión cero. Y como el tema de gustos es algo totalmente subetivo, y cada uno tiene su opinión, ahí queda la mía: SUSPENSO.

sábado, 12 de marzo de 2011

Assassin´s Creed

Seleccionando víctima.

Uno de los pelotazos de la Xbox, con un espectacular motor gráfico y un aspecto visual impecable, supuso sin embargo para mí una pequeña decepción la primera vez que lo jugué.

Soy un gran admirador de la saga GTA, y pensaba que el Assasin´s Creed iba a ser lo mismo pero en las cruzadas. Craso error, pues no es eso ni por asomo. No es un GTA, y tampoco es exactamente en las cruzadas, pues el protagonista no es técnicamente el asesino Altair, sino su descendiente Desmond, a cuyos recuerdos están accediendo en un misterioso laboratorio. Esto debo decir que me rechinó sobremanera, lo que unido a que la "barra de vida" era una especie de "conexión neuronal" que se reducía si matabas civiles, me produjo ganas de tirar el juego por el retrete. Otra cosa mala, además, es que el juego tenía toda la pinta, y así es, de ser bastante monótono.

Con estos elementos cuesta explicarse qué me movió a comprarme el juego y a probarlo. Lo cierto es que a priori no tiene mucho sentido, pero había oído tan buenas críticas de su secuela que me picó la curiosidad, y tengo en el cerebro una neurona completista que me impide probar segundas partes sin haber probado la primera, así que me dio el puntazo y piqué. Y pasó lo que suele pasar cuando esperas poco de algo. Que te acaba gustando.

Ya he dicho las cosas malas, a las que debería sumar que el protagonista es más soso que un calcetín de tofu, y que el desarrollo de la trama medieval es bastante plano y previsible, con la rutina de "ve a ciudad, haz minijuegos para desbloquear víctima, mata víctima, escapa". Sin contar con que la IA es a veces de roboparvulario.

Dicho lo malo, es el turno de lo bueno. La parte gráfica y del motor físico es impecable, con unas animaciones espectaculares y un sistema de batalla grandioso, que hace que te den ganas de apuñalar guardias solo para que te vengan 20 a pegar (pero ojo, que aquí el teorema del ninja no se cumple) y subirse por los edificios es todo un regalo para la vista. Además, la parahistoria de Desmond, que realmente es lo importante, te deja con el gusanillo de querer saber lo que pasa. Especialmente recomendado para mentes conspiranoicas.

Otra pega es que el juego es bastante corto, yo me lo ventilé en una semana, pero también es cierto que si te pones a desbloquear misiones secundarias, atalayas, estandartes y demás pijadas, la cosa te puede dar bastante juego, y la rejugabilidad no es nula del todo. No es técnicamente un sandbox, pero puede colar.

Ahora a esperar a que me llegue el Assassin´s Creed 2, del que me han hablado maravillas, y con el que espero que no me pase lo contrario que con el 1.

jueves, 10 de marzo de 2011

El coleccionista de fontaneros


¡Hazte con todos!

Es ya algo rutinario en mi casa, donde el suelo sigue abombado y perforado (uno se acaba acostumbrando) y el ritual es ya un clásico: me llaman del gremio de turno, vienen a ver el bulto, lo miran un rato, formulan su hipótesis y se van. Obviamente, como si de un episodio de House se tratara, cada uno tiene una teoría distinta. Que si condensaciones, que si la caldera, que si escape en la ducha, que si ZP...

El caso es que ya uno pierde la cuenta de la cantidad de fontaneros, carpinteros, albañiles, taxidermistas, payasos y ninjas que me han mandado del seguro. Y creo que a estas alturas debe de quedar poca gente que no haya visto ya mi casa. Hay veces en que me pregunto si pasar por mi casa no será asignatura troncal en los módulos de FP.

Lo que también me he planteado alguna vez es en cobrar entrada. Con toda la gente que viene me acabaría sacando un pico, y tendría para pagar sobradamente el alquiler.

miércoles, 9 de marzo de 2011

Hernia Fiscal

Jokin somos todos

Ayer me encontraba en mi casa con un papelito amarillo que anunciaba carta certificada. Era de Diputación, y no daba más pistas. Uno tiene sus recursos y he podido averiguar, antes de ir a recogerla, que era de Hacienda, una liquidación. Un poco raro que me manden la declaración tan pronto, pero vale.

He ido a recogerla, y era una declaración. Pero no la de este año, sino la de 2007, la que estaba a punto de prescribir y de la que me han mandado una revisión, de la cual resulta que debo pagar 360 euros. La razón, que por lo visto no declaré en su momento lo de la ETT y alguna chapucilla que hice por ahí. Lo he comprobado y, efectivamente, así era. No lo declaré.

Podría esperarse ahora un "qué cabrones, están a recuadar", pero la verdad es que no. A fin de cuentas lo que me están reclamando es una cantidad que debería haber pagado hace 3 años, por lo que no veo motivo para quejarme. Gracia está claro que no me hace, pero hay cosas que uno debe hacer si quiere mantener un poco de coherencia, por lo que he ido directamente al banco a hacer el pago (diré que tampoco es que tuviera otras opciones)

Eso sí, supongo que si me hubiera pillado estando en paro, ahora me estaría cagando alfabéticamente en todo el santoral.

martes, 8 de marzo de 2011

Rúnicas inscripciones

Con extra de peplum

Ya se han abierto las inscripciones para las mejores jornadas de rol de las afueras de Bilbao (Errenteria), cita ineludible para todo friki que se precie, y que trae a gente de toda la península. Cita que desde luego yo no pienso perderme, y son ya unos cuántos años seguidos asistiendo.

Las jornadas suelen ser temáticas, y cada año varía el trasfondo, lo que afecta a la decoración, a algunas actividades y a la mayoría de los disfraces que la gente suele llevar. Y afecta, cómo no, a los combinados del bar stick, deliciosos y bien preparados. Y este año la temática será Grecia/Roma clásica. Espartanos, romanos y amazonas por doquier.

Hoy comienza la cuenta atrás, con 37 días para que empiecen los Encuentros Rúnicos, 4 días de diversión y buena compañía.

lunes, 7 de marzo de 2011

Cisne Negro

Pues catacrocker.

Una película sobre la locura obsesiva con el lago de los cisnes de Tchaikovsky como telón de fondo en la que no podía evitar cierta reminiscencia a la genial Perfect Blue.

Nos cuenta la historia de Nina, una talentosa bailarina de ballet, que desea el papel protagonista en una nueva versión del Lago de los cisnes, y que se esforzará hasta donde haga falta para conseguir.

Pero el precio es elevado, y su cuerpo, su mente y su sufrida madre deberán pagar una elevada factura, llegando a difuminarse la línea que separa bailarina y cisne. Hasta el extremo.

El género es difuso. Antes la encuadraría en una película de terror psicológico que en el musical, si bien la danza y la música juegan un papel importantísimo. Pero mentiría si dijera que la película va sobre "una chica que baila".

Es innegable el mérito de Natalie Portman en su interpretación, logrando una creíble evolución (degeneración, más bien) de su personaje, copando con justicia el protagonismo y eclipsando al resto del reparto.

El ritmo de la película empieza siendo una película sin más, que poco a poco te va dejando caer pistas del camino que va a seguir la narración, topa con algún momento algo más lento o incluso desquiciante (la escena de la rave se me antojaba insufrible) y momentos un poco gratuitos, como el viejo del metro, o algunos más gratificantes al ojo del espectador masculino (quien haya visto la película intuirá a qué escena me refiero) para acabar en un final no excesivamente imprevisible pero totalmente adecuado.

Supongo que una traba con la que se habrá encontrado esta película es que a estas alturas es muy difícil innovar y sorprender al espectador, y que si hubiese sido rodada a finales de los 90 estaríamos hablando de una película de culto.

domingo, 6 de marzo de 2011

Carnavaleneitor

Pérfido Jokinshmirtz Ese Ele...

Carnaval, carnaval. Y lo cierto es que, entre pitos y flautas, llevaba ya unos cuántos años sin salir. La verdad es que este año no me ha pillado con tiempo y ganas de currarme un disfraz, pero tenía claro que en casa no me iba a quedar. Y que sin disfrazarme no iba a salir. Es algo que me niego, y me da rabia que haya gente tan sosa de salir en carnavales sin disfraz. No son formas.

Quería disfrazarme, la pregunta era de qué. Dado que entre una cosa y otra no había comprado nada, y se me echaba el tiempo encima, decidí tirar de reciclaje, y con la bata y el peluche de Perry, más una pegatina con el logo corporativo, pergeñé mi disfraz de Profesor Doofenshmirtz, con el que me lo pasé como un enano.

¡Maldito seas, Perry el Ornitorrinco!

Primero pasé a saludar a unas amigas, con las que estuve un ratillo de charleta, y luego fui al Casco Viejo, donde había quedado con un numeroso grupo de gente, y dado que no iba a haber muchos bares con sitio para nosotros, contratamos los servicios de los señores Brugal y Barceló y nos fuimos a hacer litros, y a pasarlo en grande, bebiendo y riendo.

Con la espirituosidad de la bebida nos fuimos al Casco Viejo, admirando disfraces, y a medida que la noche iba avanzando y el goteo de gente iba reduciendo el grupo, fuimos replegando hacia la zona de Mazarredo. Luego al Witch, donde impedimos que unos gilipollas (no merecen otro nombre) fumaran dentro del bar, luego a otro bar cuyo nombre no recuerdo y finalmente al único bar con espacio físico en el que estar, uno de ambiente latino cuyo nombre tampoco recuerdo. Y ya a eso de las 6 de la mañana optamos por retirarnos a casa.

sábado, 5 de marzo de 2011

Secuestrados

Durísima junta de vecinos.

Una familia se muda a un chalet apartado de la ciudad, y la primera noche reciben la terrible visita de 3 violentos asaltantes que les tomarán como rehenes a fin de sacarles el dinero, haciéndoles vivir un angustioso infierno del que no saben cómo van a salir (o si van a salir)

La película tiene para mi gusto altibajos, con escenas muy bien llevadas en las que te crees la tensión y otras, tal vez las menos, en las que la cosa pierde un poco de seriedad y resultan menos creíbles. Pero los actores consiguen transmitir la angustia de los personajes, que es de lo que se trata.

No me gustó un detalle, y es que la pelicula empieza con una secuencia ajena a la historia central que teóricamente luego va a enlazar con ella, y de la que no vuelven a hablar, con lo que deja la impresión de que sea una escena de relleno, totalmente prescindible. Tampoco me terminó de convencer el final, demasiado abrupto, como hecho con prisas. Daba pues la impresión de que no tuvieran muy claro cómo llevar a cabo el desenlace.

En resumen, los actores muy bien, sobre todo la familia secuestrada, y la tensión bien, logrando que en casi todo momento te creas lo que está pasando. Pero el principio (tomando como tal la gratuita escena inicial) y el final tendrán que aplicarse más en septiembre.

viernes, 4 de marzo de 2011

Despedida del coche

Farewell...

Ayer por fin se cerró la etapa del coche. Ya está dado de baja en Tráfico y es, oficialmente, un excoche.

Pero genio y figura, ha seguido dando guerra hasta el final, ya que ayer cuando llamé al taller para decir que no iba a repararlo, que lo iba a dar de baja, me sorprenden con que tengo que pagarles 200 euros en concepto de la mano de obra que dedicaron a mirarlo.

Si por lo menos me hubieran puesto una navaja en el cuello, el ROBO habría tenido más estilo. Porque me cobran por algo que no les pedí que hicieran. Si a mí el jueves me dicen que me van a cobrar 200 euros por mirarlo, les digo que ni lo miren, que lo doy directamente de baja. Pero claro, como buenos mafiosos, si no les pagas no te dejan llevarte el coche, aunque sea tuyo. Y tocó tragar. Valientes bandidos en la Opel.

Pasado el trance, vino la grúa y aunque el coche arrancaba (me explicaron que le habían hecho el apaño, pero que sin esa pieza arrancaba solo momentáneamente) y me pude despedir de él encendiéndolo y apagándolo una última vez, lo llevamos al desguace, donde firmamos los papeles, saqueamos el maletero y nos fuimos, dejando allí el coche.

Debo admitir que pese a toda la guerra que me ha dado ese coche, y pese a que me ha dado más disgustos que alegrías, daba un poco de penita dejarlo allí abandonado. Me sentía un poco como si esuviera dejando al perro en la perrera, y me planteaba lo absurdos que podemos llegar a ser a veces sintiendo apego por objetos inanimados.

Pero siendo fríos y lógicos: no pierdo un coche, me ahorro una fuente de problemas, disgustos y gastos.

Y me ahorro tener que volver a tratar con los bandidos de la Opel.

jueves, 3 de marzo de 2011

¡Terminé las Máscaras!

A la carpeta de "completados".

Después de casi un año, ayer terminé por fin la campaña de rol de "Las máscaras de Nyarlathotep", en un final épico donde los personajes murieron salvando al mundo de forma anónima, como debe ser.

Para el recuerdo quedan los nombres de Gazzo Montana, Elizabeth Shawn, Vince Tarkin, Claremont Evans, Edward Gavigan o Sam Mariga entre otros. Aunque solo en parte, pues aunque la edición española no incluía la parte de Australia, bajé de Internet (a pesar de Sinde) una versión que sí la contenía. Así, dirigiré la parte de Australia, más o menos independiente de la trama principal. Pero ya con otros personajes.

Aunque eso es otra historia, y será contada en otra ocasión. Hoy presumo de haber podido terminar tan larga campaña después de tantos intentos infructuosos, y de haberme quitado esa espina que tenía clavada.

miércoles, 2 de marzo de 2011

PDFlarre

Con grandes nombres entre los mecenas.

Ya está a punto de salir uno de los juegos de rol más esperados. La reedición de un clásico, el Aquelarre, decano de los juegos de rol españoles, y del cual he tenido el orgullo de ser mecenas. Eso ha tenido como beneficio, entre otros, haber tenido acceso antes de su publicación al libro en formato PDF, un espectacular manual de más de 500 páginas a todo color. Aunque la descarga del pdf tuvo su aquel, ya que al estar todos a la vez intentando descargarlo, el servidor petó varias veces y costó lo suyo.

Pero se pudo descargar y aquí tengo esta maravilla, a la espera de la inminente llegada del manual en formato papel.

martes, 1 de marzo de 2011

Requiem por un coche

Causa de la muerte

Tras una larga enfermedad, y recibidos los santos sacramentos, el Jokinmóvil falleció en el hospital de Aucasa sin que los médicos ni mi economía pudieran hacer nada por él. La causa detonante, la unidad de control, pieza electrónica que quedó dañada al entrar agua en el coche y que es irreemplazable, puesto que ya no se fabrican. Así pues, se cierra el ciclo de este coche, que en su última etapa me dio más quebraderos de cabeza que alegrías, y que deja un hueco insustituible. Pues no me pienso comprar otro coche. Para no darle uso, sale más barato no tenerlo.

Requiescat in piezas. Los familiares ruegan una oración por su chasis.