sábado, 31 de diciembre de 2011

Se acaba 2011

¡Y no vuelvas!

Se acaba 2011, y la verdad es que no ha sido un año muy bueno para mí. Lo cierto es que no pudo empezar peor, y hay cosas que he ido arrastrando durante todo el año. Pero no me apetece hablar de eso. Prefiero mirar las cosas positivas, entre las que destaco el haber sido capaz de bajar de 120 a 100 kilos, lo que siempre está bien. También en que para mucha gente que me rodea y a la que aprecio, sí ha sido un buen año, con bodas, nacimientos y demás. Y la cualidad humana de la empatía, nos sirve para esto.

Pero bueno, lo cierto es que no recordaré 2011 como uno de los mejores años. Tanto que le celebré la nochevieja en julio.

Espero dentro de 366 días (que este que viene es bisiesto) estar escribiendo lo maravilloso que ha sido todo.

viernes, 30 de diciembre de 2011

En la bocina (Bilbao Basket - Baskonia)

Moooc!

La venganza es un plato que se sirve con patatas, y ayer el Baskonia tuvo su dosis. Hace una semana fueron eliminados de la Euroliga por el Bilbao Basket, y ayer, en el partido de liga, venían con ganas de revancha. Fue un partido muy disputado y muy igualado, que ganaron gracias a un triple de San Emeterio cuando el reloj apuraba las últimas décimas de segundo.

Nada que objetar. A veces se gana y a veces se pierde. Cualquier equipo pudo ganar, y el partido se lo llevaron ellos. Siempre jode perder, y más cuando es contra el vecino, pero también es cierto que el partido importante era el de hace una semana. Y también es importante ver que el Baskonia ya no es aquel rival imbatible al que solo se ganaba de vez en cuándo y con suerte. Esta temporada, de 3 partidos, dos victorias del Bilbao Basket y ayer casi una tercera.

Curioso también el horario del partido, que empezó a unas discotequeras 10 de la noche, para acabar casi a las 12. Llega a haber prórroga (que no estuvo tan lejos) y nos pilla el cambio de día en el pabellón.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Euskocena

Mmm... chocolate...

Ayer hicimos una kedada con los organizadores de las jornadas de Santander, y también con los frikis de Durango. El plan fue, como puede deducirse por la foto, gastronómico. Concretamente, al wok de la calle Luchana, donde nos pusimos azules a comer, en especial con la fuente de chocolate: algo malvado y contra las leyes de la naturaleza, sin duda.

Tuvo su "gracia", el mensaje de una persona, cuya identidad no revelaré, pero diré que es mi madre (¬¬), que me manda un mensaje diciendo que se ha roto la pierna y que está en el hospital. Cuando le llamo se empieza a descojonar, y me dice que es la broma del 28 de diciembre. En fin, tenga usted madres para esto.

Después de cenar, y superado el susto, arrastramos nuestras barrigas al Da Vinci, donde intentamos bailar, o algo, lo que era complicado. Pero eso sí, intercambiar batallitas y reírnos, sin duda. Trinunfó el juego de la noche "la porra del kuduro" (acertar cuántas canciones iban a sonar antes de la inefable cancón del verano), que por supuesto no tardó mucho en salir. Poco más, pues a una hora no muy tardía optamos por una honrosa retirada.

miércoles, 28 de diciembre de 2011

28 de diciembre

[Inserte aquí su broma]

Como este año estoy falto de ideas, la tradicional inocentada bloguera de este año quedará a la imaginación de cada lector. Así, seguro que las más absurdas y delirantes ideas tendrán su oportunidad de saltar a la red. Por tanto, dejo el espacio en blanco, para que cada cuál rellene como quiera.

Sí, lo admito, tengo unos huevos que me los piso, pero no se me ocurría nada, y mejor hacer esta chorrada, copiada de un cómic de Pafman que leí hace años.

Dejo un poco más de espacio, para que las parrafadas puedan ser más grandes, usando el recurso de los spoilers.

Un poquito más, que a veces las entradas son más largas (otras no tanto).

Y ya está. Ale, con dos cojones.

martes, 27 de diciembre de 2011

Habemus Rúnicos 2012

Robado de su Facebook

Ayer el señor Xabier Greño (Sabo para los amigos), uno de los organizadores del mayor evento lúdico de Euskadi confirmaba que nuevamente este año habrá Encuentros Rúnicos en Errenteria en Semana Santa. Otra vez a disfrutar de la diversión, de la compañía de otros frikis y de los cócteles del stick, en unas jornadas que este año presentan una ambientación muy atractiva: el género pulp (a pesar de las presiones populares que pedían una temática Disney)

Ahora toca ponerse manos a la obra, y trabajar para organizar alguna actividad con la que poder poner mi granito de arena en los Encuentros Rúnicos de 2012.

¡Y que cumplan muchos más!

lunes, 26 de diciembre de 2011

Últimos coletazos de mostrador

Seguro que él también era mentira.

Con la transferencia a Lanbide, bajar al mostrador es algo que irá desapareciendo, o por lo menos, no bajaremos para cosas de Renta Básica. Y eso se va notando, ya que la afluencia de gente es gradualmente menor. Debo decir que en parte lo echaré de menos, y no negaré que un poco también echaré de menos las anécdotas que se generan. Pues de vez en cuándo siempre viene alguno como para dar de comer aparte.

Tenemos la tipología clásica de usuarios que mienten. Además, mentiras ridículas y fácilmente comprobables, como este señor que viene a quejarse de que le han denegado la ayuda. Consulto el expediente y veo que es porque no concsituye unidad propia, al estar en el expediente de su pareja. Le pregunto si viven juntos y me dice que no. Me entrega el padrón, y ale-hop, hete aquí que aparecen ambos dos empadronados. ¿Pero no decías que no vivís juntos? "Bueno, es que ya no somos pareja". Es normal, la gente tiene por costumbre vivir con sus ex-novias. ¿Pero quién soy yo para juzgar a nadie?

También está la tipología clásica del que siempre verá la paja en el ojo ajeno y preferirá ver la conspiración de terceros antes que la responsabilidad propia. Tenemos el caso de señora suspendida por no haber traído documento: convenio de inclusión firmado con la trabajadora social. En la carta se le ponía que debía traerlo, y no lo trajo. Así se lo indico. Su respuesta: "la culpa es de la trabajadora social, que no os lo ha mandado". Consejo del día: si alguien os pide un documento, llevádselo directamente.

Pero hoy el usuario del día, que además ha sido el primero, era un señor que venía airado, mostrando en primer lugar su desacuerdo con que no le atendiera la misma persona que la otra vez, y esgrimía con vehemencia unos justificantes bancarios, junto con una carta de un cobro indebido (tema estrella de las polémicas en el mostrador). Parecía poco amigo de dejarme hablar, y mis intentos de explicar nada eran interrumpidos por sus vociferios, pero a duras penas consigo explicarle que según el expediente, él había cobrado de enero a abril de 2008 una cantidad que no le correspondía.

Él, insistiendo en que la información de la pantalla no era veraz, juraba y perjuraba que no había cobrado en años, desde mucho antes, y que esas cantidades eran falsas, que solo queríamos robar a la gente de bien. Veo también, y así se lo indico, que así como el pago de enero era en una cuenta de la BBK, de febrero a abril se le había pagado en otra cuenta. Él insiste en que no, que eso es mentira, que el no ha cobrado nada de nada.

No consigo hacerle entender que traer los justificantes de una cuenta para acreditar no haber cobrado en otra no sirve, y él sigue erre que erre con que le dijeron que trajera eso. Pues nada, veamos esos justificantes de la BBK, donde según mi falaz ordenador se le pagó una cantidad X en enero de 2008. Curiosidades de la vida, en enero de 2008 tiene un pago de la misma cantidad que le he dicho yo, en la fecha que le he dicho yo, y en el que pone "Diputación". Se lo muestro, y su reacción, totalmente lógica, es decir que eso es mentira. Pues nada, será que con los años he desarrollado algún tipo de talento para falsificar documentos bancarios en tiempo real.

Aquello ya no llevaba a ninguna parte, y el hombre insistía en su fase de negación, diciendo que éramos unos chorizos, y que "él ya sabía con quién tenía que hablar", mientras se marchaba ofendido hacia la salida.

Agradezco que no me haya preguntado la hora, pues probablemente si se la hubiera dicho, habría afirmado que eso también era mentira.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Rome

Las aventuras de Asterus y Obelus.

Roma, serie emitida por la gloriosa HBO hace unos años, está por muchos considerada como una de las mejores series. Había oído maravillas de ella, y ahora que he terminado de verla, he de decir que no eran infundadas. Recuerdo que hace unos años la emitieron, creo que en Cuatro, y le di una oportunidad, pero no me enganchó nada de nada. Pero años después, y con el aliciente de que era de la misma cadena que The Wire y Juego de Tronos, volví a atacar. Y esta vez, como pipas.

La serie, que nos habla de la conversión de la República Romana y el Imperio, es de una factura implecable, y una gran labor, pese a sus licencias, de documentación histórica, con un montón de personajes que salen aquí retratados (Julio César, Marco Antonio, Cleopatra, Cicerón, Augusto...). La protagonizan sobre todo dos legionarios, que existieron en la realidad; Lucio Voreno y Tito Pullo, que rebosan carisma, especialmente el segundo. Sin duda, Tito Pullo es el mejor jodido personaje de la serie.

Cuienta con el handicap de contar historias que ya se conocen, por lo que no sorprende nada la escena en la que [Atención: spoilers para canis] Julio César es traicionado y asesinado, o el suicidio de Marco Antonio y Cleopatra. Pero la historia es buena, y está bien contada. Además, el trabajo actoral es excelso, y los personajes, como ya he indicado, están bastante bien construidos.

Podría achacarle como fallo, si bien esto está al servicio del argumento, el tratamiento un poco raro del tiempo, por el que pueden pasar meses o incluso años dentro de un mismo capítulo, y no termina de dar esa sensación. Tal vez sea porque en la antigua Roma la gente no envejecía.

Así que los niños no vienen de Lutecia...

Otra cosa que caracteriza a esta serie es su alto contenido sexual. Es una serie de la HBO, y se nota. Hay un axioma sobre series de la HBO, y es que en cada capítulo tienen que salir al menos un pene y morirse un personaje importante. Si no, no es una serie de la HBO.

En Roma este axioma se cumple al máximo, y tratan el asunto con total y absoluta naturalidad. Pues hacerlo de otra manera, no habría reflejado bien los orígenes del Imperio romano.

La pena de la serie es que es muy cortita, apenas 22 capítulos en 2 temporadas, y que deja con ganas de más. Pero a veces lo bueno si breve, dos veces bueno. Y esta serie, la verdad, es muy buena.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Fiesta zombi

¡Ce-re-bro!

Ayer tuvimos una fiesta en casa, esta vez para celebrar el cumpleaños de Ainize. Y como las fiestas que molan son las temáticas, esta vez fue el mundo zombi/infectado, por lo que nos ataviamos debidamente y atacamos cerebros y botellas por igual. Todo ello un dia antes de que medio mundo celebre otro cumpleaños zombi, concretamente el de Jesús de Nazareth.

Por la parte que me toca, mi disfraz fue el de científico zombi de Umbrella, cuyo resultado puede verse aquí:

¡Lleva la corbata mal puesta!

Una vez desalojada la casa nos fuimos de fiesta, convenientemente zombificados, primero al Azzurro y luego al Bluesville, donde estaría hasta las 5 de la madrugada. Por alguna extraña razón, me sentía el centro de todas las miradas.

La parte dura ha sido la de levantarme hoy y tener que limpiar los fiestos de la resta, digo los restos de la fiesta, en una cocina que sí parecía haber pasado por un apocalipsis zombi. Bueno, eso, y quitarme el maquillaje, que no sale ni para atrás.

jueves, 22 de diciembre de 2011

Top16

El pollo que se alimenta de patatas.

Día histórico para el Bilbao Basket. Todo parecía en contra hace un par de semanas, pero ha conseguido colarse en el Top-16 de la Euroliga, eliminando a todo un Baskonia, que con la victoria del Fehnerbace en Italia, se queda eliminado. Es decir, que el Bilbao Basket ha eliminado al Baskonia. Lejos queda ya aquel doloroso 57-104 de nuestro debut en la competición de la ACB.

El partido ha sido vibrante, con alternativas para ambos equipos, y pese a que los vitorianos han ido a remolque casi todo el rato, se veía que en cualquier momento podían dar un picotazo mortal. De hecho, han llegado a ir 12 abajo para en poco tiempo reducir la distancia a 2, haciendo saltar todas las alarmas de los de negro. Pero hoy el Bilbao Basket ha mostrado la mejor versión de sí mismo, y ha ganado el partido. También es de justicia decir que el arbitraje ha sido, sobre todo en la primera mitad, muy casero, con algunos momentos a mi juicio exagerados a nuestro favor.

Lo peor del partido, los cuatro tontos que van al pabellón a montar gresca, y además no saben diferenciar deporte y política, y han decidido adornar el partido con pancartas que están fuera de lugar, y sobre todo con grescas que están todavía más fuera de lugar. Pero en fin, que tontos hay en todas partes, es algo endémico.

Y no menos tonto era el vecino del bar en el que estábamos tomando unas copas, que ha tenido a bien ducharnos con agua sin previo aviso. Curiosamente cuando un amable policía municipal nos estaba haciendo una foto. Que no, que no es que nos estuviera arrestando, sino que le habíamos pedido por favor que nos sacara una de grupo.

En todo caso, euforia en lo deportivo, y a seguir disfrutando de una competición que vaya usted a saber cuándo podremos volver a jugar. Estar aquí ya era el premio. Pasar de ronda, un delicioso suplemento. Y no negaré que eliminar al TAU, una gran satisfacción.

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Ahumado Santo Tomás

El aguafiestas.

Querría haber escrito una entrada contando lo bien que me lo he pasado en Santo Tomás, y lo mucho que me he divertido. En su lugar, me invade la mala hostia, por los gilipollas que te joden la fiesta.

La cosa iba bien, y nos estábamos divirtiendo, cuando de repente entra en el bar un imbécil (pues no merece otro calificativo) con un porro encendido. Le he pedido amablemente que se lo fume en la calle, y me ha respondido que el portero le ha dado permiso. Portero que no había por ninguna parte, dicho sea de paso. En ese momento, aunque lo que más me apetecía era apagarle el cigarro en la cara, he ido a donde el camarero y le he indicado que había un fulano fumando, y también hemos podido ver otra cortina de humo en el fondo del bar. "Sí, ahora les digo algo", ha sido la respuesta del camarero. En principio, creíble.

Pero no mucho después, ha vuelto la humareda, con uno, dos, tres gilipollas ahumando el bar. Y ahí está claro que con permiso del bar. Uno, se pueden no dar cuenta, pero tres ya no me cuela. Y como no tengo por qué andarme enfrentando con todos los soplapollas que se creen por encima de la ley, pues me he largado del bar, por no montar el escándalo.

El nombre del bar, al que invito a no ir, es el Txirrindu, en la calle Barrenkale. Por mi parte, cero tolerancia con el tabaco en bares. Es una agresión física que no tengo por qué aguantar.

martes, 20 de diciembre de 2011

Concurso jacto est

¡A jugar!

Ya he echado la solicitud para el concurso de traslados. Ayer hice la recopilación de certificados de cursos y diplomas, algunos de los cuáles ni recordaba haber hecho, y con el taco de fotocopias he ido a entregar la solicitud. Por un día me tocaba enfrentarme a la Administración desde el otro lado. Primero tenía que ir a relaciones laborales, a que me dieran el certificado de servicios prestados, y cuando ya lo tenía he ido al registro a echar la solicitud. Cuando estoy allí veo que el certificado me lo han dado mal, y que en él consta que solo trabajé en Dipu hasta el 24 de noviembre de 2009 (¿y qué he hecho yo con mi vida durante estos dos años? Y lo que es más, ¿quién me ha estado pagando la nómina?)

Obviamente era un error, pero me ha tocado ir otra vez a por el certificado, esta vez con los datos correctos. Son cosas que pasan, y por desgracia yo también me equivoco a veces. Seguro que más de lo que me gustaría. Por fin, con el papel correcto, he echado la solicitud, ahora a esperar a que resuelvan.

Pero todo esto no era sino la parte fácil de concursar. La difícil era ¿qué plaza pido? Lo cierto es que no tengo intención de moverme, que estoy a gusto donde estoy. Pero dado que la decisión que tome ahora no es vinculante, siempre está bien tener un plan B, por si acaso de aquí a que tenga que decidir si cojo la plaza que me toca en concurso (si es que me toca) pasa algo que haga que sí quiera cambiar (por ejemplo, que nos trasladen a las oficinas de Ugasko)

Y bueno, pues como algo tenía que elegir, he optado por marcar algo que no tenga absolutamente nada que tenga que ver con lo que estoy haciendo ahora, y he marcado Hacienda, concretamente IVA y Sucesiones.

Y ahora, a esperar y ver cómo se desarrollan los acontecimientos.

domingo, 18 de diciembre de 2011

The artist

¡Silencio, se rueda!

The Artist es la historia de un actor, una estrella del cine mudo, que ve peligrar su carrera con la irrupción del cine sonoro. Paralelamente una actriz, una estrella emergente que empieza como extra en las películas de George Valentin (el protagnoista, un claro guiño a Rodolfo Valentino) verá cómo su carrera experimenta una ascensión meteorica al estrellato. Mientras tanto, y de vez en cuándo, el perro del protagonista se paseará por la pantalla haciendo sus monerías.

Esta película, homenaje a los primeros años del cine, podría pasar completamente desapercibida si no contara con un elemento diferenciador, y este es que la película está rodada en blanco y negro, y además es muda. Ni una sola palabra emiten los protagonistas durante la película, y en alguna ocasión, cuando quieren expresar alguna opinión, aparecerá el clásico cartelote sobre fondo negro.

Sin duda una propuesta audaz de su director, y aunque en mi opinión se hizo un pelín larga, manejan con bastante gracia el experimento.

sábado, 17 de diciembre de 2011

Cena de curro

Ahora tengo el pelo más corto.

Ayer era día de cenas de empresa, y en mi trabajo no íbamos a ser menos. Es la tradición, quedar los de la oficina para cenar (ayer fue el Baden-Baden), y pasar un buen rato. Y después de cenar, ir a tomar unas copas y pegar unos bailoteos. Vamos, lo que viene siendo una cena navideña de trabajo. El motivo por el que hablo de ello es otro, es para plantar las fotos que se ven, que son comparativa de una foto de la cena del año pasado (que me asusté al verla), y una foto actual, donde salgo bastante más liviano. Que la visión y comparativa de ambas fotos me sirva para pasar el Tourmalet de las navidades.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Community

La clase más alocada.

Community es una descacharrante y exitosa sitcom de la NBC, que nos cuenta las peripecias de un divertido grupo de estudio en una poco prestigiosa universidad.

El protagonista es Jeff Winger, un exitoso abogado que ve retirada su licencia y es obligado a sacarse otra vez la carrera, yendo a parar a la universidad de Greendale "la universidad de la que se ríen las universidades por correspondencia", donde conocerá a Britta. Britta es una atractiva rubia por la que Jeff se sentirá inmediatamente atraído, y pondrá, para seducirla, su principal herramienta en juego: la mentira.

Jeff descubre, investigando, que Britta está estudiando español, por lo que le hace creer que sabe español y crea un grupo de estudio de español, como pretexto para ligársela. El tiro le saldrá por la culata cuando vea que la clase se le llena de personajes, a cual más pintorescos, queriendo realmente formar un grupo de estudio. Los personajes son:

Jeff Winger: Narcisista y manipulador abogado, acostumbrado a conseguir las cosas sin esfuerzo y a costa de los demás.
Britta Perry: Mujer independiente y activista de muchas causas.
Troy Barnes: Una estrella del deporte en el instituto, al que una lesión apartó de ser una estrella.
Annie Edison: Una mojigata pero encantadora empollona. (Y uno de mis amores platónicos, encarnado por la fabulosa Allison Brie)
Shirley Bennett: Una mujer madura, y sin estudios, divorciada y madre de dos hijos.
Pierce Hawthorne: Un hombre de una cierta edad, especialista en muchas cosas, experto en ninguna. Y con un serio trastorno mental, dicho sea de paso. Si bien, en esta serie de pocos personajes se puede decir que estén cuerdos.
Abed Nadir: Un estudiante árabe de cine, con síndrome de Asperger y tendencia a hacer múltiples referencias cinematográfico-televisivas. Y posiblemente, el mejor personaje de la serie.

Habría que añadir, claro, al delirante "Señor Chang" (así en la versión original), un chino que imparte clases de español, y al surrealista decano Pelton, con sus ideas de bombero.

La serie tiene un estilo de sitcom fresco y dinámico, lleno de referencias a otras series, y capítulos con paralelismos geniales, que pueden sacar carcajadas. Episodios como el del Paintball, el cohete espacial o la parodia a "Uno de los nuestros" son como para enmarcar, y sus personajes tienen salidas con las que es difícil no reírse. Especialmente graciosas suelen ser las monerías de Troy y Abed al final de algunos capítulos.

Y bueno, viendo cómo es Greendale, tal vez la Universidad de Deusto no estaba tan mal.

De propina, la habitual versión southparkera de los personajes:


Señor Chang, Shirley, Pierce, Decano Pelton&Mascota, Annie, Britta, Jeff, Troy y Abed.

jueves, 15 de diciembre de 2011

Interraíl (II)

Disfrutando de unos helados pisanos.

Había dejado el relato en Niza, donde poco hay que contar, salvo el tren que nos llevaría a Italia:

Niza-Ventimiglia: Apretados cual sardinas, no nos toca ventanilla.

Efectivamente, el tren iba hasta los topes, ya que aquello debía de hacer las veces de cercanías, y siendo las 8 de la mañana, el aire para respirar era un bien valioso. Como único incidente reseñable de aquel viaje, una parada obligatoria tras pasar Mónaco, debido a problemas digestivos. Pero aquí no entraremos en detalles. Y en Ventimiglia (Miribiglia, que es como la llamábamos) poca cosa salvo decir "eh, estamos ya en Italia", y coger el siguiente tren.

Ventimiglia-Genova: Solo llevamos un día, y ya estamos más tirados que una escoba.

Habíamos dormido poco, mal y en un tren. Y claro, eso se notaba. En Genova poca hostia. Comer, discutir destinos y planificar el viaje. Siguiente tren:

Genova-Pisa: Recorremos Italia, ligeros como la brisa.

De Pisa ya sí hay más cosas que contar. En Pisa, tras mucho andar, encontramos el albergue. Está sucio, alejado y da miedo. Pero tiene camas, ¡camas! Así que dejamos ahí los bártulos, nos aseamos un poco y nos vamos a la zona turística. Uno no puede ir a Pisa y no ver la torre inclinada.

Y vaya si la vimos. Tuvimos además la grandísima suerte de que ese día fuera uno de los pocos días en los que se podía entrar por la noche. Por lo visto, por aquel entonces (no sé cómo estará ahora el tema), solo la abrían al público por la noche una vez cada X tiempo (creo que cada dos semanas), y justo coincidió que ese día era uno de ellos. Así que pudimos entrar y ver Pisa desde lo alto. Además, yo tenía el resquemor, de mi anterior estancia en Pisa, de no haber podido subir a la torre, y así me pude quitar la espina. El recuerdo que tengo es escaleras, muchas escaleras de caracol, y la sensación de mareo, como si estuviera uno borracho.

Y tras la torre (pena que no tenga fotos de calidad) a por helados. Y una cosa curiosa, que no tengo documentada y que nunca volví a encontrar: en una fuente del pueblo había un escudo grabado. Ese escudo era clavadito al logotipo de Umbrella Corp. Por si acaso, no bebimos de esa fuente, claro.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

The SHIELD

Se acabó, tras 7 temporadas.

The SHIELD es una gran serie policiaca. No llega, pese a las comparaciones, a la altura de The Wire, pues las crónicas de Baltimore están más allá de cualquier nivel, pero es sin duda una gran serie. La premisa, una comisaría de Farmington, el distrito más peligroso de Los Angeles, y los policías que la habitan. Especialmente el equipo de asalto, compuesto por los policías más duros del condado, que no dudan en utilizar como medios de investigación el soborno, la extorsión o el chantaje. Y no siempre lo hacen de forma altruísta.

Pero la serie consigue pintarnos a los personajes muy bien, de forma que es imposible no empatizar con ellos. Aunque no siempre serán los buenos, ya que a veces el espectador los amará, o los odiará con todas sus fuerzas. Esto cobra especial relevancia en los agentes Vic Mackey (alma de la serie) y Shane Vendrell (otro acierto), a los que uno no sabe si venerar o despreciar. Generalmente ambas cosas a la vez. En todo caso, personajes interesantes y bien construídos. Y ahí reside el encanto de la serie, en sus personajes. Pues el resto del equipo tampoco carece de encanto, y debo destacar a mis dos favoritos; que son el genial aunque a veces pedante Dutch Wagenbach, que es el mejor detective de LA y lo sabe, o Ronnie Gardocki, el "cuarto beatle" del equipo de asalto, que va adquiriendo protagonismo a medida que avanza la serie.

Pero la serie es Vic Mackey. Un excelente trabajo de Michael Chiklis, también productor de la serie, para construir un personaje mentiroso, hipócrita y cruel, pero que consigue ser a la vez honesto, leal y cariñoso. Un carismático seductor que es capaz de torturar a un mafioso o de asesinar a alguien a sangre fría, y después de jugarse la vida por un compañero, o de renunciar a muchas cosas para poder estar con su familia. Analizado friamente, alguien así resultaría despreciable en la vida real, pero tele es tele, y aún con todo Vic consigue molar.

A modo de curiosidad, Autumn Chiklis, su hija en la vida real, es quien interpreta en la serie a su hija Cassidy Mackey.

Los Backstreet cops.

The Shield, aunque mantiene una trama que aglutina las diversas temporadas, es de carácter más episódico que otras, y generalmente mantiene la fórmula de uno o dos casos por episodio. Renuncia a una gran dosis de realismo en aras a la espectacularidad y la adrenalina, pues si una cosa no falta a la serie, es acción. Acción a raudales.

Pero en el aspecto argumental hay una cosa que me encanta, y que engrandece a la serie, y es que las cosas tienen consecuencias. Aquello que hicieron varias temporadas atrás, vuelve más adelante a cobrar su minuta, y cuando muere un personaje importante, no se olvidan de él como si se lo hubiera tragado la tierra. Tiene además de bueno que va de menos a más. Una primera temporada genial va seguida de una 2ª, 3ª y 4ª no tan buenas, para plantarnos esa maravilla que es la 5ª temporada, con el colosal trabajo de Forest Whitakker, y una recta final en las dos últimas temporadas totalmente frenéticas. Para acabar la serie con un episodio final de quitarse el sombrero. El final de The Shield entra como un sopapo, pero no podía acabar de otra manera. Hay series que decepcionan con su desenlace, pero The Shield no es una de ellas.

Y como suelo hacer de vez en cuándo, no puedo sino presentar este tributo a la serie, con algunos de sus personajes:


Steve Billings, David Aceveda, Claudette Wyms, Dutch Wagenbach, Tina Hanlon, Dani Sofer, Julien Lowe, John Kavanaugh, Curtis Lemanski, Ronnie Gardocki, Vic Mackey, Shane Vendrell y Corrine Mackey.

martes, 13 de diciembre de 2011

Lo que Lanbide se llevó

No insistas, que ya te he dicho que aquí no es.

Lo que parecía que era imposible, lo que parecía que nunca llegaría, ha sucedido. Ayer se publicó y hoy ha entrado en vigor la nueva ley por la que la Renta de Garantía de Ingresos pasa a ser competencia de Gobierno Vasco. Lo que significa que a partir de hoy no es cosa de las Diputaciones, sino de Lanbide.

Si es que no me puedo ir tranquilo de vacaciones. Vuelvo y ya me han desordenado el chiringuito. Estaba previsto que se hiciera el 1 de enero (pese a que llevábamos dos años con la transferencia para arriba y para abajo), pero ayer nos mandaban el correo en el que nos avisaban. A partir de ahora, solo nos encargaremos de los expedientes que nosotros hayamos iniciado. ¿Cómo se materializa esto en la práctica? A saber. De momento, el mostrador era un constante "vete a Lanbide, ahora lo llevan ellos" (y lejos de ser divertido, mandar a tanta gente a "otra ventanilla" puede ser frustrante. No tanto, claro, como para quien recibe el mensaje. Pero frustrante) y como de momento hay mucho papeleo de transición (como para empapelar el Gugghenheim, por dentro y por fuera, varias capas) pues ya iremos viendo cómo se desarrollan los acontecimientos.

Teóricamente, solo con la transición, tenemos para un año, durante el que nos irán asignando nuevas tareas que todavía no sabemos cuáles serán. Pero la cosa, para mejor o para peor, supongo que será bastante distinta.

Y creo que por mucho que aquí despotrique, echaré de menos el mostrador.

lunes, 12 de diciembre de 2011

La menor odisea jamás contada

Parte de uno de los chistes con los que más me reí.

La verdad, me encuentro en el brete de hacer de improvisado crítico teatral, algo que no soy. Así que me limito a soltar someramente mis impresiones.

El título de la entrada es por la frase que acompaña a la obra teatral, "Las crónicas de Alain Telón", del actor y profesor mío de teatro Samuel Gibert. Titulo así la entrada, puesto que ya había una entrada con el título de la obra, y por no repetir. Además, es justo el epíteto, pues cualquier odisea es menor que la de llegar hasta ahí.

Alejado e inhóspito el sitio. El teatro La Hacería, ubicado en la península de Zorrozaurre, allá donde Cristo perdió la txapela. O mejor dicho, allá donde la grúa se llevó la txapela de Cristo cuando la dejó mal aparcada.

La obra, de un solo personaje, nos cuenta las desventuras de Alain Telón, un aspirante a actor que se ve absorbido por no sabe muy bién qué, y es transportado a un escenario, donde rompe la cuarta pared (pared que a lo largo de la obra derriba en más de una ocasión) y cuenta sus peripecias al público. La historia de cómo abandonó su pueblo natal, el surrealista y ficticio Banal, para irse a Ciudad Capital a ganarse la vida. Allí, una serie de peripecias, a cuál más psicodélicas, dan cuerpo a su aventura.

Tras un principio que me recordaba a la Cabina de Mercero, pasa a hablarnos de Banal, lo que para mí es la parte más graciosa de la obra. Un pueblo tan irreal como absurdo, en el que las cosas no parecen tener sentido, pero sin duda sí tienen gracia. Ahí mete algún chiste, de humor negro (hay un par de incursiones en el humor negro, y unas cuántas más en el marrón), que me arrancó de cuajo la carcajada.

Tampoco voy a contar aquí la obra entera, pero sí diré que me divertí. Como pega, que siempre hay que poner alguna, que alguno de los chistes los mataba al explicarlos demasiado. O al menos eso me pareció. En todo caso, un divertido plan alternativo para una tarde de domingo. ¡Y en 3D!.

domingo, 11 de diciembre de 2011

Acero Puro

Ni Wii ni hostias.

Rocky, pero con robots. Es la mejor definición que se me ocurre para esta película.

La historia, mil veces contada de un perdedor que recupera la fe en sí mismo y se acaba convirtiendo en una estrella. Aderezada además con todos los elementos de las Buddy Movies, ya que aquí el protagonista es un entrenador de roboboxeadores, al que le endiñan a un hijo biológico del que se quiere librar (Oh, película de Spielberg con niño) y huelga decir que el resultado es obvio. ¿Alguien duda de que padre e hijo acaban la película siendo inseparables?

Está claro que si tuviera que valorar Acero Puro únicamente por su historia y sus personajes, esta película suspendería estrepitosamente, pues no es más que una sucesión de clichés de película prenavideña. Uno tras otro.

Pero claro, Acero Puro no va de contar una historia. Va de peleas de robots. Va de efectos espectaculares y de escenas vistosas. Y ahí es donde hace fuerte su terreno la película. Los combates de robots son espectaculares y dinámicos, muy bien hechos y con unos efectos especiales espectaculares. La fotografía, la puesta en escena, todo el apartado visual es un regalo para los ojos. Y si a eso le sumamos que la película es entretenida, pues el balance es positivo. No es, desde luego, una película imprescindible, pero se deja ver.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Resumen de las Minas Tirith 2011

Campeones de la Ginkana.

Unos días muy divertidos en Santander, pasándolo como un enano en el puente. Todo empezó el martes por la mañana, cuando fui en el coche a Santander con los amigos del antiguo club de rol, y con quienes estuve por la mañana jugando a juegos de mesa (Bandu, Dixit). También el encuentro con los frikis durangueses, quienes resulta que estaban alojados en el mismo hostal que yo.

Por la tarde, más juegos de mesa, y hacer alguna que otra prueba de la ginkana de las jornadas. Tenemos una tradición, y es que todos l0s años participamos. Y todos los años ganamos. Pero este año la competencia nos lo quería poner difícil, así que tuvimos que ponernos las pilas.

Por la noche, tranquilamente en el hostal, unas pizzas, algo de Blood Bowl de cartas, un poco de PS3, y a dormir.

Miércoles por la mañana. Partida de Galactica, donde me toca arrasar como cylon. Más pruebas de la ginkana, como inventar y cantar un villancico, esculpir figuras tolkienianas en plastilina o cuestionarios de preguntas teóricas (me permito el lujo de responder correctamente a todas las de Tintin sin necesidad de googlear) Por la tarde desembarca en Santander el resto de la tropa bilbaína, y nos apuntamos todos a una partida de rol en vivo, con desastroso resultado para mi personaje.

Por la noche cena masiva en el chino, y a tomar unos cuántos pelotazos. Con actividades apasionantes como la cetrería o los documentales de Paris Hilton en los que tratamos de discernir si quien entrevista en la tele a Paris Hilton es señor o señora. Y cubatas baratos. Y chupitos. Y cubatas. Y chupitos. Aproximadamente a las 4 nos batimos en retirada.

Jueves por la mañana, jueguecillos de mesa y pruebas de la ginkana. Haciendo números, vemos que matemáticamente hemos ganado, aun sin hacer la última prueba. Fieles a nuestras tradiciones, ganamos la ginkana, y decidimos renunciar al premio. Esta vez optamos por regalarlo al equipo rival, que tanto nos esforzó a currarnos las pruebas. Especialmente divertida, para mi gusto, la versión friki de Cuento de Navidad que representamos teatralizada.

Por la tarde otro rol en vivo, basado en el ajedrez, donde mi brillante estrategia se ve frustrada por la crueldad del azar (lo jodido es que es literal) y mi personaje sufre, nuevamente, desastrosas consecuencias. Luego ya despedidas, y a Bilbao.

Pero no acababa ahí el puente, pues había quedado con la vieja guardia rolera, que nos reunimos como una vez al año, para noche de juegos y risas. Hubo de ambas, hasta que ya a las 5 de la mañana optamos por retirarnos a nuestras casas.

martes, 6 de diciembre de 2011

Jornadas Minas Tirith 2011

El cartel

Como suele ser habitual, aprovecho el puente y me marcho de jornadas. Esta vez a Santander, a cuyas jornadas he ido en 3 de los últimos 4 años. Iré hoy y volveré el jueves. A ver qué tal este año, con juegos de mesa, rol, y sobre todo ver a conocidos y echar unas risas.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Dragon Age: Origins

¡Cómo se ponen las lagartijas en esta época del año!

Dragon Age: Origins es un RPG de Bioware, marca de la casa. Una historia fantástica-medieval de tintes épicos, con pelea entre las fuerzas del bien y del mal que recuerda de forma descarada al Señor de los Anillos.

Debo admitir confesando que me costó un montón cogerle el gusto al juego. Lo compré hace año y medio, y lo probé. Tenía buena pina, gráficos bonitos, mucho trasfondo y tal. Pero no me enganchaba. Jugué con un mago, y jugué un poco, hasta la batalla del Abismo de H... Ostagar, después de haber sido destinado al Mur... la Guardia Gris.

Pero no me enganchaba. Jugaba muy de cuándo en cuándo, y cada vez que lo intentaba retomar, no me acordaba de nada, y me perdía entre tanto dato, tanto nombre y tanto personaje. Y de eso hacía un año.

Pero me picó el gusanillo, me dio por retomarlo (tenía la duda de si empezar desde el principio o continuar la partida; hice lo segundo) y esta vez me entró con más ganas. La historia consiguió cautivarme, y empecé a coger el gusto a los personajes. Además, el sistema de combate y mejora, muy de Bioware, era bastante adictivo. Y para cuando me di cuenta, en un par de semanas ya me había pasado el juego.

Del juego brilla bastante el apartado gráfico, sobre todo las caras de los personajes, que las hay muy trabajadas. También los escenarios están bastante bien, y hay cinemáticas bastante vistosas.

Pero volviendo a los personajes, posiblemente aquí esté uno de los puntos fuertes del juego. Siempre vamos por ahí con nuestro personaje principal y hasta 3 compañeros que van con él (o ella, depende del personaje que nos hagamos), y no es infrecuente que empiecen a hablar o discutir entre ellos, con algunas conversaciones delirantes. También podemos influir en la relación que nuestro personaje tenga con ellos, por medio de acciones, regalos o líneas adecuadas de diálogo. Pues lo que hacemos y decimos tiene consecuencias más adelante. Incluso, si conseguimos caer excepcionalmente bien a un personaje, nuevas opciones se abren en la trama.

Morrigan, la maga que va sin sujetador por la calle, pero se lo pone para...

El juego es además bastante largo, con un montón de misiones principales y secundarias. Pero lo mejor es que cuenta con bastante rejugabilidad, ya que la raza y profesión que elijamos, hace que cada historia comience de una forma totalmente distinta.

Y para añadir más leña al fuego, Dragon Age cuenta con más misiones descargables, y una segunda parte, aunque de ella no he oído hablar tan bien. Habrá que echarle el guante, eso sí.

sábado, 3 de diciembre de 2011

In time

¡Corre, que nos cierran el mostrador!

El adagio "el tiempo es dinero" llevado a su expresión más literal. In time nos muestra una sociedad distópica ultracapitalista en la que los humanos están genéticamente diseñados para no envejecer más allá de los 25. En su lugar, cuando llegan a esta edad, un marcador se activa en su antebrazo, y a partir de ahí disponen de un año. Cuando la cuenta atrás expire, ellos harán lo mismo.

Pero a diferencia de "La fuga de Logan", donde los humanos también tenían fecha de caducidad, aquí el tiempo es algo transmisible. Es moneda de cambio, con lo que todo se paga con tiempo. Efectivamente, los ricos son inmortales y los pobres mueren jóvenes. Aquí el rico no solo es cada vez más rico, sino que además dispone de todo el tiempo del mundo para perpetuar su poderío.

Pero claro, el tiempo no solo se puede transmitir de forma voluntaria, sino que puede ser robado. Aquí entran en juego los miutarios, que lejanamente recuerdan a aquellos siniestros hombres grises de Momo.

El planteamiento, que es una bonita alegoría del capitalismo más feroz, es el telón de fondo para contar una historia trepidante y angustiosa, de una constante lucha contra el reloj entre la vida y la muerte. Una mezcla de Robin Hood y Bonie&Clyde, en la que la pareja protagonista (pobre él, niña rica ella, en otro cliché para la lista) se enfrenta al sistema.

En el lado negativo tenemos que a nada que nos pongamos a rascar un poco, el trasfondo cojea por todas partes, y podemos encontrar una buena cantidad de sinsentidos (y no pocos). Pero aquí no se trata de plantear un mundo totalmente coherente y sin fisuras, sino de poner ese mundo al servicio de la historia. Y eso sí lo consigue.

El espectador que busque una explicación racional sobre cómo se llega a la situación de la película, o una exposición creíble de cómo sería un mundo así, se sentirá decepcionado. El que quiera ver una película de acción frenética con un planteamiento original, y sepa ver el trasfondo con los ojos adecuados, podrá disfrutar de una película interesante.

viernes, 2 de diciembre de 2011

VII Minimusical Azzurro: resultado


Et voila.

Como amenacé el domingo, aquí está el vídeo de nuestra versión del rock del garaje. La verdad es que por cuestiones técnicas hubo que hacer muchísimas tomas, más que en las anteriores ediciones. Perdí la cuenta de las veces que entré en el bar, creo que entré más veces al Azzurro el domingo que en 15 años que llevo yendo.

Pues esta es la criatura.

jueves, 1 de diciembre de 2011

Noches de rockaraoke

La pantalla.

Hoy, aprovechando que mañana no toca madrugar, he optado por darme un garbeo por el siempre amigable Azzurro. Sobre todo porque hoy era la "premiere" del minimusical que grabamos el domingo (en cuanto esté en Youtube lo cuelgo en el blog). Y como suele ser habitual, aquello estaba lleno de gente conocida. Y cosa que no recordaba: los jueves hay karaoke, así que me he lanzado a cantar y destripar grandes éxitos de ayer y de hoy. Con el consiguiente sufrimiento para la garganta.

Y de paso, pues me he aireado un poco, que tirarse todo el día en casa (jugando al Dragon Age, lo confieso), puede ser un poco agobiante.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

De megapuente

Pero el mío mola más.

Empieza para mí el puente de la Inmaculada Constitución. ¡Pero si falta casi una semana! Sí, pero como tenía todavía algunos días de vacaciones sin gastar, y tengo que cogerlos por narices todos seguidos, pues aprovecho ahora y me hago un puentecito. Ya que no voy a tener vacaciones de Navidad este año (T_T), pues bueno. Un poco de descanso. En cuanto a salir por ahí, en principio nada previsto, salvo jornadas de Santander. Pero disfrutaré de lo bien que se está en casa sin hacer nada.

martes, 29 de noviembre de 2011

Nivel 16

Levelupe

Hoy me ha llegado la notificación, ya casi lo había olvidado, de que consolido el grado 16, lo que me convierte en funcionario de nivel 16. Suena muy Futurama, pero la cuestión es que en la Administración Pública, los puestos tienen su nivel (el mío es 18) y los funcionarios un grado personal, que suele subir desempeñando puestos de nivel superior. Cada dos años, lo que si mal no recuerdo, significa que dentro de 2 años, de seguir en el mismo sitio, consolidaría el grado 18.

¿Y qué significa esto en la práctica? Pues a decir verdad, poca cosa. Tengo esto un poco olvidado, pero me suena que servía para concursos de traslados o determinadas situaciones administrativas, que no viene muy al caso explicar aquí. Más que nada porque ya no me acuerdo muy bien, y no es plan de hacer el ridículo.

En todo caso, consecuencias directas no, por lo que no pasa de ser algo positivo (y en parte importante), pero meramente anecdótico en lo inmediatamente tangible.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Películas imposibles (VIII)

Con B de Buñuel.

A todo Ghost: Un conductor es asesinado, pero su fantasma se resiste a dejar de participar en carreras de coches.
Candy Candy Man: Una pastelosa y enamoradiza adolescente japonesa se aparece a quien diga su nombre 5 veces delante de un espejo y se enamora de él. No suena tan mal hasta que es descubres que la gente de la que se enamora acaba muriendo de forma horrible.
Celda 311: La historia de un motín de reclusos espartanos, capitaneados por el peligroso delincuente Malamádridas, en una prisión persa.
Ciudad de Dios no es para mí: Paco Martínez Soria es un hombre de provincias que nunca ha salido de su pueblo y un día decide visitar a su hijo, fugado a Brasil, y aterrizará en una de las peores favelas de Río de Janeiro, donde el choque cultural dará lugar a todo tipo de situaciones cómicas.
Con Airbag: Como parte de su salvaje despedida de soltero de un ranger, sus amigotes le encierran en un avión de reclusos. La broma se saldrá de madre cuando el líder de los prisioneros, un narcotraficante gallego, tome el control del avión.
¿Corega, dónde está mi coche?: Drama sobre la demencia senil en el que un hombre de avanzada edad es incapaz de recordar dónde ha aparcado su coche y dónde se ha dejado la dentadura postiza.
Dragon Monster´s Ball: Cuando Goku se queda viudo, se busca un empleo en una prisión, donde convive con su hijo Gohan y un cada vez más racista Mutenroshi. La llegada de una mujer alienígena después de que Vegeta sea ejecutado por sus crímenes, cambiará sus vidas radicalmente.
From Hellboy: Alguien se está dedicando a asesinar prostitutas en el Infierno, y un detective de lo sobrenatural debe resolver el caso.
Gran Torino salvaje: Jack Lamotta tiene que soportar en su jubilación a unos vecinos chinos con los que choca constantemente.
Hackers, piratas del Caribe: Jack Sparrow se compra un ordenador.
Los Goonies al sol: El tesoro de Copper´s Pot no fue suficiente para forjarse un futuro, y varios años después, sin estudios ni trabajo, los ya no tan niños van viendo un mundo sin esperanzas. Con Luis Tosar en el papel de Slot.
Madagascarface: Unos aviesos pingüinos desembarcan en Miami, donde crearán su lucrativo imperio de narcotraficantes.
Miedo y asco en Latveria: Cierre de la trilogía del Dr. Doom, en la que el supervillano se recorre el desierto con su coche lleno de drogas con las que pretende derrotar a los 4 fantásticos.
Mis dobles, mi mujer y yo, robot: Un hombre descubre que no es sino un androide fabricado a imagen y semejanza de su creador. Pero también descubre, con alegría, que las leyes de la robótica no dicen nada de tirarse a la mujer del jefe.
Nunca digas nunca Hamás: Un James Bond a punto de jubilarse es enviado a Palestina a desactivar unas bombas con las que unos terroristas quieren chantajear al Gobierno británico.
Sexo, mentiras y gordas, y cintas de vídeo: Un grupo de adolescentes creados por Ángeles Sinde se dedica a destruir VHS piratas entre coito y coito.
Sopa de gangs of New York: Los hermanos Marx organizan una banda criminal en la dictatorial Freedonia.
The Loki horror picture show: Thor y Freya son dos inocentes excursionistas que visitan Transgard, y van a parar al inquietante castillo del hermano de Thor, un dios loco con afición por travestirse.
Un día de furia de titanes: Perseo es un sencillo oficinista griego, al que un día le da el catacrocker y se lía a matar bestias mitológicas como si no hubiera mañana.
Wall Street Fighter: Unos brokers llevan al extremo el concepto de agresividad bursátil, enzarzándose en un torneo de opas hostiles, con demoledores combos de "compra acción, vende acción, compra acción, triángulo, círculo, R1".

domingo, 27 de noviembre de 2011

Minimusical y más

Rock&Jokin

Fin de semana cargadito de actividades (y pegamento), que empezaba el viernes con la inauguración de la nueva tienda de cómics y merchandising "Invernalia", que se mudan de sede a una más grande. Después, el incidente del pegamento y al Zubiarte, a saludar a la gente y a jugar una partida de Dixit.

El sábado, mañana y tarde en la lonja, donde había jornadilla de rol de LYCO, jugando dos partidas, una como agentes del orden (Perseus) y en otra como mafiosos italoamericanos (El Padrino). Y muy adecuado lo del Padrino, pues a la noche tenía cena de cumpleaños del señor Joni·, la cual se celebra en el italiano Tagliatella. Unida la cena al hecho de haber comido en el Telepizza, mi estómago acaba pidiendo clemencia, aunque eso no impide salir por ahí de bares. Obviamente, parada obligada en el Azzurro, donde algunos de los asistentes son traumatizados con los vídeos musicales del lugar. Después, un par de bares y a casa, que el domingo tocaba levantarse pronto.

Tocaba levantarme pronto, pues después de ni me acuerdo cuánto, iba a un partido de baloncesto por la mañana. Victoria fácil contra un flojo Estudiantes, en un partido en el que el equipo local hizo lo que tenía que hacer: ganar con el mínimo esfuerzo.

Y por la tarde, como anuncia el título de la entrada, al Azzurro de nuevo. A grabar otro minimusical, siendo esta vez la canción elegida e Rock del Garaje de Loquillo y los trogloditas. Pese a las dificultades técnicas, que me obligan a repetir la escena en la que entro en el bar más de 15 veces, una grabación muy divertida. Ahora a ver qué tal sale el montaje. Y eso ha sido más o menos todo cuanto ha dado de sí el fin de semana.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Sin pegar ojo

Mala idea.

Afortunadamente el título no es una metáfora sobre el insomnio, sino la resolución felizmente literal de un accidente doméstico que sufrí ayer.

Viendo la imagen no es difícil deducir de qué se trata. Me hallaba yo haciendo labores de bricolaje, cuando al usar pegamento, una minúscula gotita salió disparada hacia mi ojo. Momentos de tensión y susto, más bien acojone, y con la cabeza tan fría como permite la situación, a todo correr al cuarto de baño, a inundar el ojo con agua.

Bien. Sin problemas de visión, parpadeo normal y nada más que una ligera molestia, como si se me hubiera metido arenilla. Cojo el bote de pegamento, lo meto en una bolsa, y me preparo para salir de casa e ir a urgencias. No me molesta en exceso, pero no conviene dejar pasar estas cosas, que nunca se sabe. El ojo sigue picando.

Cuando voy a salir por la puerta, y estoy pensando en que voy a tener que tirarme 4 horas en la sala de espera, me acuerdo de que tengo igualatorio, y llamo. Allí me comunican que tengo servicio de urgencias, y además al lado de casa. Voy allí, y tras esperar no más de 10 minutos, enseguida me atienden. Me echan una anestesia y un colirio colorante para detectar posibles lesiones en la córnea. No tengo nada de eso. Me dan un colirio y a casa.

Media hora después, mi ojo ni se acuerda del incidente. Todo ha sido un susto. Hoy por la mañana, el ojo perfectamente. Y con cosas como las de ayer, me alegro de tener el seguro médico privado.

viernes, 25 de noviembre de 2011

El Concurso

Gira, rueda, gira.

Hoy se ha convocado el concurso de traslados de la Dipu. Lo que significa que tengo oportunidad de cambiar de puesto de trabajo, dado que tengo cumplido el requisito de llevar dos años en el sitio actual (y parece que fue ayer). Grosso modo, nos ofrecen el listado de plazas disponibles (igual que al sacar la oposición) y cada plaza se la queda el que tenga más puntos. Dejando la suya disponible.

Aquí es donde entra en juego el dilema. Por una parte, yo estoy encantado donde estoy, y no tengo mayor interés en cambiar. Pero sucede que hay factores que propician el cambio, y que no dependen de mí en absoluto. ¿Por qué? Bueno. La ayuda que tramitamos aquí, la Renta de Garantía de Ingresos, se la llevará Lanbide el 1 de enero, con lo que aunque aquí tenemos todavía para rato cerrando las cosas (nos dicen que hay trabajo para un año), llegará el momento en que eso se acabe y nos terminen por recolocar.

Claro, esa recolocación puede ser que nos asignen nuevas tareas pero sigamos en la misma oficina y la misma gente (opción deseable) o que nos recoloquen y nos manden a otro sitio (opción menos deseable).

Así, la decisión a tomar implica riesgo. Riesgo en el sentido de que si me quedo me arriesgo a que el día de mañana me pese la decisión (porque me manden a un sitio que no quiera, o porque nos asignen un trabajo que me guste menos que otros que pudiera haber elegido) y si me voy también me arriesgo a ir a un sitio que me guste menos, y ver que de quedarme estaría más a gusto. En todo caso, la verdad es que la opción de quedarme y que sea lo que tenga que ser lleva la delantera. Prefiero equivocarme quedándome que yéndome, pues irme siempre sería más fácil que volver (y vaya, esto me recuerda tremendamente a mis disyuntivas de hace dos años).

De todas formas, siempre conviene tener un plan B, y dado que existe la oportunidad de presentarse a concurso, y si te asignan la plaza entonces elegir coger la que te hayan asignado o quedarte con la que tienes (oportunidad que no tenía hace dos años), nunca estará de más documentarme, ver qué hay, y elegir algunas por si acaso. Al fin y al cabo, siempre podría pasar que antes de resolverse el concurso nos aclaren qué pasará con nuestra situación. Y todo lo que sea reservarse la opción de tomar decisiones, bueno será.

jueves, 24 de noviembre de 2011

5 metros cuadrados

Un drama de terror inmobiliario.

Una historia por desgracia muy creíble, y muchas veces repetida en nuestro país. La burbuja hace "puf", y comprar un piso puede convertirse en una pesadilla. Es lo que en "5 metros cuadrados" les pasa a Alex (Fernando Tejero) y Virginia (Malena Alterio), que deciden poner todas sus esperanzas y sus ahorros en un piso que compran, con ilusión, sobre plano, y pronto verán cómo el monstruo inmobiliario destruye ilusión, esperanzas y dinero.

El dueto protagonista no es la primera vez que coincide, pues son sobre todo conocidos por sus Belén y Emilio de la hilarante "Aquí no hay quien viva". Pero que nadie se piense que esta película es de risa, porque nada más lejos de la realidad. Es un dramón, y además un drama que nos toca muy de cerca, pues todos habremos visto casos más o menos cercanos y es fácil ver que la película puede tener muchos elementos. Pero no el fantástico.

Trata el tema con bastante acierto, y tal vez sea eso lo que ha hace tan desasosegante. Y desde luego que me ayuda a reafirmarme en mi opinión de que vivir de alquiler no es tan mala opción. Y que desde luego es mucho mejor que comprar a ciegas.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

La entrada

¡Al rico papelote, cada hojita a su sitio!

No todo en mi trabajo es atender al público o recibir llamadas telefónicas (o tomar cafés y hacer sudokus, según los malpensados) Y de hecho, solemos variar bastante, pues hacemos las tareas rotatorias. Y en esta ocasión voy a hablar de la que me ha tocado este mes, que suele ser una de las más puñeteras: hacer la entrada.

Básicamente consiste en coger toda la documentación que nos llega de registro, comprobar que estén bien los albaranes, clasificarla y hacer que llegue al sitio adecuado. Así dicho, parece fácil. Y salvo excepciones, suele serlo. El problema viene de que hay días en los que el volumen de papel es bastante elevado, sobre todo dada la materia que tocamos, y no es una cosa en la que lo puedas dejar de un día para otro. Hay que llevarlo al día sí o sí. Desde luego, no es una labor titánica, y lo normal es que dé tiempo. La putada es cuando toca turno de mostrador, o como ayer, que tenía el teléfono. Y es difícil concentrarse en algo cuando tienes el teléfono venga a sonar.

Si no, la tarea en sí no reviste demasiada complicación, salvo por los documentos DCPYE (¿Dónde coño pongo yo esto?), que nos hacen dar vueltas, o alguna vez que algún albarán viene con algún fallo y toca echarlo para atrás. Pero lo bueno es que, a pesar de lo que pueda parecer, es algo que suele hacerse duro pero ameno, ya que al final ves de todo y el reto que plantea "tengo que hacer esto hoy, y lo tengo que hacer bien, además sé que puedo" siempre es un incentivo. Eso sí, los días de muuuucho papel, o cuando llegan documentos de determinados ayuntamientos (no sería elegante decir cuáles), se caga la culebra.

¿Y para qué cuento esto? Por nada en particular, pero es mi blog, y hablo de mis cosas. Que para eso lo tengo. Y tampoco se me ocurría nada mejor que contar hoy.

martes, 22 de noviembre de 2011

Las crónicas de Alain Telon

El cartel

Hoy toca hablar de una obra de teatro que sin duda acudiré a ver, pues el creador y actor no es otro que Samuel Gibert, quien resulta ser mi profesor de teatro. Y no me cabe la duda de que si la obra resulta ser tan divertida como cualquiera de las clases, será algo que merece la pena. Debo decir que no me he informado mucho sobre la obra, pues prefiero sorprenderme en directo, pero copiapegaré vilmente un exctracto que he cogido de su página web:

LAS CRONICAS DE ALAIN TELON comienza en una estación de tren, la estación de un pueblo inhóspito e intrascendente llamado Banal. Jorge Rodríguez esta a punto de tomar un tren con destino a La Gran Capital, donde comenzará su vida como actor. Dejando atrás con resquemor y desprecio el lugar que le ha visto nacer y crecer, Banal, Jorge se dirige a la ciudad con el deseo de no volver nunca mas a su pueblo. Pero, en el momento que nuestro protagonista va a tomar el tren, un fenómeno sobrenatural, mágico e inesperado, provoca que Jorge sea trasladado a otra dimensión, al mismo teatro donde se esta representando la obra original del autor de esta comedia (Samuel Gibert). El teatro real y autentico donde los espectadores estan viendo LAS CRONICAS DE ALAIN TELON se convierte en un mundo también real para este personaje de ficción. Jorge, haciendo uso de una situación del todo incomprensible para el, relatará a los espectadores su vida como aspirante a actor desde sus inicios hasta el momento justo donde empieza la obra. A pesar de todo, ¿Volverá a su dimensión, a su propia realidad?, ¿y como volverá?... La respuesta en Diciembre de 2011.

Así, promocionado queda el evento. Fechas y sitio, en el cartel.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Señores que... vienen al mostrador

Un poco de quitarse el sombrero, con los tiempos que corren.

Muchas veces suelo hablar aquí de ciertos elementos indeseables que pueblan a veces el mostrador, y con los que tengo que lidiar. Que no es que sean la mayoría, ni mucho menos. Pero como son los que más ruido meten, y los más divertidos de contar, por eso dan más juego.

Hoy en cambio me voy al extremo opuesto. A la gente que de vez en cuando te sorprende agradablemente, y que te permite recuperar la fe en la humanidad. Es el caso de un señor (y en este caso merecidamente) que venía a plantear lo siguiente: "cobré la ayuda, y cuando empecé a trabajar me la quitaron, pero me han dicho que a lo mejor he cobrado algo de más. Y lo que pasa es que en breve me voy a marchar del país, y claro, si me mandáis cartas reclamándomelo, pues no me van a llegar. Y quiero dejar las cuentas saldadas y poderme marchar sin deber nada".

La verdad es que en ese momento me ha dejado un tanto descolocado, y cuando he llamado para consultar, él estaba comentando con su mujer, que le acompañaba, que le parece una buena medida que al que rechace un trabajo le corten la renta básica, pues hay mucho jeta suelto.

Además, debo mencionar que el tipo era además amable y educado, y ha insistido en dar todo tipo de facilidades, para hacer bien las cosas. Le he pedido que exponga la situación por escrito, y que lo más pronto posible se lo solucionaremos. Aunque la verdad, casi me daban ganas de decirle que no hiciera nada, y que le echaran un galgo.

Añadiré, para terminar, que el hombre en cuestión pertenecía, por decirlo a un colectivo socialmente bastante denostado. Ya sabéis, de esos que "vienen todos a robar y a chupar del bote". Me alegra ver que, como hoy, a veces me encuentro con gente que me da la razón cuando digo que no todos son así.

domingo, 20 de noviembre de 2011

20-N

Yo sí voto.

Es ingenuo pensar que se pueda cambiar algo haciendo poco. Pero es absurdo pensar que se puede cambiar algo no haciendo nada.

Porque el mejor regalo para un político al que no quieras votar es la abstención.

sábado, 19 de noviembre de 2011

Tontunas de centro comercial

Never say never to war

A falta de cosas serias que contar, hoy me dedicaré a comentar un par de fotos de artículos graciosos que me encontré ayer paseando por una juguetería. Estuve en más sitios, como el outlet de Lindt, donde fui agredido por peligrosos bombones de sabores, o una librería donde me agencié "El nombre del viento", cuya secuela ha salido recientemente en castellano. Pero la parte graciosa, como ya he comentado, estuvo en la juguetería donde vi maravillas como esta:

¿Soy amarillo? ¿Absorbo el agua? ¿Vivo en una piña debajo del mar?

Exacto, el Quién es Quién de Bob Esponja, o algo que se le parece bastante. No parece el mismo, pero lo que cuenta es el espíritu. Y también de Bob Esponja, y mucho más sórdido, me encontré con esto:

Tú eres el doctor, y la esponja se te escapa.

Es difícil comentar aquí nada que no diga ya la propia imagen. Curiosa versión del operando de toda la vida (juego al que siempre fui malísimo, por cierto) pero con el histriónico personaje de dibujos. Huelga decir que las partes del cuerpo a extraer son, sin duda, tan extravagantes como el propio Bob. Había también una versión de Cars, donde había que sacar piezas mecánicas. Pero si vamos a la sección de los horrores, me hizo gracia esta tontuna:

¡La ouija para niños!

Supongo que hay que ser un poco retorcido para ver ahí un kit de iniciación al espiritusmo para niños, pero es la primera chorrada que se me ocurrió, y me hizo gracia.

De todas formas, el objeto más tétrico y siniestramente terrorífico, que no me atreví a fotografiar por horripilante, sobrepasa los límites del entendimiento humano, y su mera mención puede conducir a la locura...

¡El Party, edición Justin Bieber!

jueves, 17 de noviembre de 2011

Interraíl (I)

Los 4 fantásticos.

Ya que este fin de semana estuve con Borja y Sappia, qué mejor momento para iniciar las historietas de este maravilloso viaje de ferrocarril y mochila que hicimos en 2002. Así pues, como suele ser lo habitual y correcto, creo que es mejor empezar por el principio.

Preparativos

Aquí tampoco hace falta extenderse mucho, pues no había mucho más que comprar los billetes (anticipadamente, claro) y organizar la mochila. También cámaras de fotos (pena que una la perdí en Grecia) y un objeto que a la postre fue un elemento fundamental en el viaje; una libreta de propaganda de Movistar, que nos sirvió para ir apuntando todas las chorradas que nos ocurrían y se nos ocurrían, y que me sirve ahora para recordar mejor algunas de las anécdotas del viaje. (Allí apuntábamos, por ejemplo, la lista de personas que nos íbamos encontrando por el viaje, y que por unos u otros motivos nos cayeron mal). En ese cuaderno también escribía un terrorífico ripio cada vez que hacíamos un viaje. Empezando con:

Bilbao-Hendaya: Con alegría y parabienes, partimos de Vizcaya.

Pese a que la mayor parte del viaje fue en tren, la primera etapa fue en autobús, ya que el pase no nos incluía los trenes españoles (era zona distinta) y nos salía más económico ir en autobús a Hendaya y allí coger el tren. Ahí poco que contar, una estación sin más, y en cuando llegó nuestro tren, nos enfrentamos a nuestro primer viaje largo:

Hendaya-Niza: Confundir Ginebra y Génova nos expone a acabar en Suiza.

Geneve no es Génova, recordad. Nuestra idea era ir a Italia, por lo que nos valía cualquier tren que nos llevara o acercara allí. Pero casi metemos la pata y, confundiéndolo con Génova, cerca estuvimos de coger el tren a Ginebra. Esto habría sido una putada, ya que Suiza no era de nuestra zona de interraíl, y el suplemento nos hubiera costado un pico.

Pero no fue el caso. Tomamos el tren hacia Niza, y el largo viaje, de varias horas, lo pasamos soltando chorradas. Especialmente en la forzosa parada técnica en Toulousse, donde el nivel de jocosidad alcanza niveles terroríficos. (Tu lus no me deja dormir, ahora me atu lus zapatus y me voy, etc.)

Más adelante, otra parada, esta vez en Marsella, donde el revisor nos despierta a gritos para advertirnos de que es zona de carteristas (le pickpocket), y algo después, cuando amanece, podemos ver el mar. Y a las 7 de la mañana, por fin llegamos a Niza.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

De visita familiar

La foto no se ve muy bien, por desgracia.

Ayer estuve de visita a mis tíos y primos en Zaratamo, donde hace mucho que no iba, y además de una agradable visita, decorada con su siempre exquisita hospitalidad (muy rico el jamón), pude ver el proyecto, bastante avanzado ya, de casa rural que están montando (Agroturismo Madariaga, por estar en dicho barrio de Zaratamo), y que tienen previsto poner en marcha en 2012. La casa, por lo que pude ver, tiene bastante buena pinta, con unas cuántas habitaciones, y la verdad es que se ve que se lo están currando bastante y cuidando los detalles (incluso tiene, cosa que no había visto en casas rurales en las que he estado, accesos adaptados a minusválidos). Aunque ya hablaré de ello cuando esté terminada, si bien es lógico confesar que al ser de la familia, pues no podré ser 100% objetivo. Aunque lo intentaré. Y bueno, que intentaré poner fotos mejores.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Minivacaciones y pulmones

Soplaré, soplaré, y mañana descansaré.

Por causas ajenas a mi voluntad, el viaje que iba a hacer mañana a Londres ha tenido que ser suspendido. No así mis vacaciones, que tenía pedidas hasta el lunes, por lo que al menos me podré dar el gusto de estar en casa tocándome la vaina, lo que a veces también apetece.

En otro orden de asuntos, hoy he visitado al neumólogo para la revisión, y ha sido bastante satisfactorio, ya que gracias a haber perdido esos 21 kilillos que sobraban, mi capacidad pulmonar ha mejorado considerablemente, en un litro más expirado por segundo. Más o menos, tal y como me lo ha explicado, de 3,5 a 4,5. Bueno, en un primer momento, y debido a un lapsus entre litros y centímetros cúbicos, decía que era capaz de soplar 4500 litros por segundo. Pero claro, eso era un poco excesivo, que uno es de Bilbao, pero no tanto.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Crónicas monegras

Tras cazar una planta rodadora.

Efectivamente, la casa era la de la foto. Como anuncié el viernes, este fin de semana me iba de turismo rural a Leciñana (Zaragoza), y me tocaba a mí llevar el coche. Así que tras recoger al comando Bilbao, nos fuimos al Bilbondo a hacer la compra y tomamos la autopista hacia Zaragoza. Allí teníamos que recoger al Sr. Hugo, que venía de Barcelona una hora más tarde de lo previsto, al haber perdido el autobús. Por lo que nos tiramos todo ese rato esperando en la Estación de las Delicias. Eso, unido a que nos perdamos varias veces en el dédalo de calles de la capital maña hasta que empieza a funcionar el GPS, hace que el otro coche, el grupo de los madrileños, llegue antes que nosotros.

Allí presentaciones, saludos y cena, para dar paso a juegos de mesa y un killer, por el cual debes "matar" a tu víctima (te dan un papelito con víctima, otro con sitio y otro con forma de matar". La paranoia se implanta en la casa, y a lo largo del fin de semana vamos asesinándonos unos a otros. Yo me cobré 4 bajas y morí de forma más que discutible (¡el porche de la casa no es campo abierto!) :P

El sábado a la mañana aprovechamos para hacer una excursión por las trincheras de la Guerra Civil, en lo que se llama ruta de Orwell, pues es donde sirvió como miliciano el genial autor de 1984 y Rebelión en la Granja. Mucho andar y trepar, para hacer hambre a mediodía.

Pero el verdadero ejercicio viene cuando al bajar del coche vemos una auténtica planta rodadora. Llevados por un infantil impulso, sentimos la necesidad de cazarla, y me lanzo a la carrera tras ella, llevado en volandas por el viento. Nunca creí que fuera capaz de correr tan deprisa, y consigo capturar la pieza. Tras la sobremesa empezamos con una divertida ginkana que nos habían preparado Hugo y Edurne, que nos tiene dando vueltas por la casa, realizando todo tipo de absurdas a la par que divertidas pruebas, y en la que mi equipo se alza con la victoria, lo que siempre mola.

La tarde-noche, parecida al viernes, con la diferencia de que salimos a dar un paseo nocturno, aprovechando lo agradable del tiempo, y nos sumergimos en la negrura de la intemperie, donde alguno se lleva un susto gordo, sobresaltado por el vuelo de un cuervo. Luego volvemos a la casa, donde nos quedamos de risas y charletas (y más asesinatos) hasta las mil y monas.

El domingo por la mañana más de lo mismo, y tras la comida, despedidas y al coche. Pero no acaba ahí el fin de semana, ya que nos toca devolver a Hugo a Zaragoza, donde aprovechamos para saludar al sr. Kostykyan, y nos tiramos media hora dando vueltas por Zaragoza hasta que encontramos su casa, más media hora dando vueltas por Zaragoza hasta que encontramos la salida. Sencillamente, un horror. Pero después autopista y a casa.

Fin.