miércoles, 31 de marzo de 2010

Otro examen, desde la barrera.

Un auténtico cipayo

El 24 de abril, sábado, me toca ir al BEC, ya que se celebra el examen de las oposiciones de Auxiliares Administrativos de la Diputación. Otra vez a un examen, como otras tantas he asistido. Otra vez a escuchar el ritual de la megafonía, ver gente que lleva meses estudiando, encontrarme con conocidos de la academia, incluso compañeros del trabajo, etc...

Solo que esta vez hay un hecho diferencial, y es que a este examen no iré como examinado, sino como cuidador. Hace un par de semanas nos enviaron el correo a los trabajadores de la Dipu, pidiendo voluntarios, y me apunté, teniendo la suerte de ser seleccionado, pues me apetecía la experiencia de ver una oposición desde el otro lado (y sacar un dinerillo, que nunca viene mal)

Así que para este examen, cambio de chaqueta y de bando. ¡Mucha suerte a los que se presenten!

martes, 30 de marzo de 2010

Preparando Rúnicos

1984, fuente de inspiración.

El jueves empiezan los Encuentros Rúnicos en Errenteria, y por fin hoy he terminado de preparar las actividades que tengo que llevar. Una, en la que más tiempo llevo preparando, es "2084: Numerus Clausus", una distopía tan inspirada en Orwell como su propio nombre indica (también bebe mucho de otras fuentes, como la película Brazil, o el videojuego Half Life 2), y una idea que me gustaría ir desarrollando más sobre un futuro tan negro como espero que siniestramente verosímil (y espero también que ficticio)

La verdad es que hemos dedicado mucho tiempo y mucho mimo a esta partida, y debo decir que me ilusiona bastante. Espero que salga bien.

Si escuchas a Hendrix, eres cylon.

Menos ambicioso, aunque efectivo, es el rol en vivo sobre Galactica, que ya he dirigido, con éxito un par de veces, y que es sencillo y corto, para solo 6 jugadores, y que se juega en poco tiempo. Curiosamente, se da la circunstancia de que habrá otro REV de Galactica, al cual me he apuntado como jugador.

Curiosamente también, hay otro REV, "Contra el sistema", de índole futurista-distópica, al que también me he apuntado.

¡Aaaaarbol va!

Y de propina, intentaremos llevar un rol en vivo aún sin nombre (por un chiste privado lo llamamos YMCA), en el que los jugadores serán unos aterorizados leñadores en una situación extrema.

Así pues, el jueves rumbo a Gipuzkoa, a disfrutar de las que sin duda son las mejores jornadas de rol de Euskadi. Y que uno de Bilbao diga eso, es mucho.

lunes, 29 de marzo de 2010

WrestleFest

¡A dialogar!

Siguiendo en la línea de agujeros por los que se vertió mi dinero adolescente, tenemos Wrestlefest, enésimo videojuego inspirado en la WWF (Pressing Catch para el gran público, por cortesía de Telecinco), de la que tenía el trauma porque de niño no me dejaban verlo en casa. Curiosamente, conocía antes el videojuego que el programa de televisión, y flipé bastante cuando supe que Hulk Hogan (al que había visto en Gremlins 2), Big Boss, Ultimate Warrior y esta gente, existían en realidad.

El juego iba de unos mandorolos golpeándose los hocicos en dos modalidades. Estaba el 2vs2 de toda la vida (el Tag Team) en el que controlabas alternamente a dos luchadores, contra otros dos, y estaba la verdadera perla de este juego: la Royal Rumble, donde todos luchaban contra todos (bueno, solo 6 a la vez) y manejabas a uno de los luchadores, intentando expulsar a todos los demás del ring. (Uno de mis traumas de la niñez, como ya decía, es que no me dejaran ver la mítica Royal Rumble cuando la televisaron)

Y de todos esos, el Ultimate Warrior fue a levantar al más gordo.

Y lo cierto es que esa modalidad resultaba bastante sencilla, con el viejo truco de agarra a oponente, llévalo a las cuerdas, mira hacia dentro y ale-hop, expulsado del ring. Que venga el siguiente.

Más dificultad entrañaba el modo de parejas, con un par de peleas sencillas, en las que el viejo truco de esperar fuera del ring para entrar justo a tiempo de que descalifiquen al otro funcionaba muy bien, truco que no colaba en la pantalla de la jaula. Pero lo jodido venía en la 5ª pelea, contra la Legión de la Muerte, unos tipos bastante puñeteros, y si encima tenemos en cuenta que no recuperabas toda la energía de combate a combate, pues llegabas bastante tocado.

Versión chibi.

En cuanto a los personajes, siguiendo el orden del dibujo, teníamos a:

Mister Perfect: rápido, y con su patada voladora y su suplex especial.
Big Boss Man: El poli loco, con su uniforme y su costumbre de lanzarse corriendo contra el enemigo caído.
Sgto. Slaughter: El único luchador con G.I. Joe propio, y su golpe especial de hurgarte en la sien con el nudillo.
Earthquake: El más voluminoso de todos, con su temible sentadilla del hipopótamo, y su abrazo del oso.
Hawk: Uno de los componentes de la Legion of Doom, y no seleccionable.
Hulk Hogan: Uno de los más carismáticos, conservaba aquí su gesto característico.
Ultimate Warrior: Muy popular en España (aunque a mí me apestaba), tenía su llave especial que alzaba al oponente por encima de su cabeza.
Animal: El otro miembro de la Legion.
Smash: El hermano pobre de los Demolition. Prefería cogerme a Crush, que molaba más.
Ted Dibiase: El hombre del Millón de Dólares (que por aquel entonces era una pasta), con su estrangulación especial.
Jake Snake Roberts: El hombre de la serpiente, que no utilizaba en el videojuego.
Crush: Tenía la llave para expulsar a gente del ring, así que era una buena opción para la Royal Rumble.

Y para nostálgicos o curiosos, un vídeo del juego:

Más sobre Wrestling aquí.

domingo, 28 de marzo de 2010

El fin de semana más corto del año

Así es, duraba una hora menos.

Así es. En el fin de semana en que se cumplía un año de mi exitoso examen en la Dipu (el 24 tendré otro, pero como cuidador) he optado por un poco de tranquila pasividad, en contraposición a los fines de semana anteriores, con esquí o viajes a Madrid.

El viernes un poco de calma en casa, echando mano a las partidas para los Encuentros Rúnicos (jornadas de rol que son la semana que viene en Errenteria) y comenzar a revisionar "Los hombres de Paco", que un poco de risa nunca viene mal. Luego, para recobrar tradiciones de los viernes, al Zubiarte.

El sábado sí fue un día de delicioso no hacer nada, entre ordenador, tele y xbox, terminando en la lonja echando un par de partidillas de Versus (un juego de cartsas de superhéroes del que es posible que hable algún día por aquí)

El domingo ha sido algo más activo, con comida en casa de unos amigos, partida inconclusa de Winner´s Circle (juego de mesa sobre carreras de caballos) y a la tarde retomar la partida de rol de vampiro, las Crónicas Giovanni, partida que llevaba pausada desde enero.

Y eso ha sido todo cuanto ha dado de sí el fin de semana, creo.

viernes, 26 de marzo de 2010

Señoras que vienen al mostrador

Seguro que tienen fans ahí.

El título puede parecer machista, pero espero que al terminar de leer la entrada se entienda su porqué. Obviamente al mostrador vienen tanto señoras como señores, y todos ellos son igualmente candidatos a protagonizar historias truculentas de este gran circo que es trabajar de cara al público, fértil fuente de anécdotas, de las que entresacaré 3 sucedidas ayer, dos de relleno y otra que entraría holgadamente en el Top 10 de "cosas raras que me han pasado en el mostrador".

Empezemos de menos a más. Primero con una señora que llevaba tiempo sin cobrar la renta básica, y venía a ver qué pasaba. Le faltaba una documentación, que como no traía, se le había dejado de pagar, y su queja era "llevo dos meses sin poder pagar el colegio de los hijos". Es comprensible, si los enfrenta a la educación pública corre el riesgo de que sus hijos le salgan como yo. It delivers eggs.

Vamos a por la subcampeona de ayer. Una señora que comparece y me trae un empadronamiento para que le cambie el domicilio. Le explico que tiene que llevarlo al ayuntamiento, no a nosotros. Me dice que ya lo llevó, pero que le dijeron que lo trajera aquí.

Lo consulto en observaciones, y de eso no pone nada.

-Esto, mira, que donde tienes que llevarlo es al ayuntamiento, para que tu asistente social haga con ello lo que tenga que hacer, y luego nos lo mande.
-Es que la asistente me dijo que lo trajera aquí.
-Mira, no sé qué te habrá dicho, pero dudo que te use de recadista. El procedimiento es el que es, y lo siento, pero si no me llega de tu asistente, yo no te puedo cambiar el domicilio porque sí.
-Es que ya se lo he entregado, pero me dijo que para agilizar los trámites lo trajera aquí también.
-Verás, yo si quieres te lo cojo, que por ley tienes derecho a adjuntar lo que quieras a tu expediente, pero que sepas que aunque lo traigas aquí, si no lo llevas a donde tienes que llevarlo, te puedne suspender.
-Ah, que ¿también tengo que llevarlo al ayuntamiento?
-No, "también", no. Tienes que llevarlo allí, como te he dicho desde el principio.
-Ah, entonces lo llevaré.

El poder mágico de las palabras "o si no, no cobras", que pasa de un "pero si ya lo llevé" al "anda, pues va a ser que no lo llevé".

En fin, que uno ya está acostumbrado a que le intenten engañar en el mostrador, pero a lo que uno está menos habituado es a que pasen cosas como la que sigue, que justifica el título de la entrada, y que me obligó a poner solemne cara de Poker para combatir el creo que comprensible desconcierto que me supuso:

Acude al mostrador una señora, hablaba de forma un poco extraña, pero no le di importancia, ya que por aquí pasa gente muy rara, y me dice que viene a recoger una notificación, y trae la hoja de correos. Veo que la notificación está a nombre de un tal Pepe, y le pido el DNI. Me pasa su DNI pero el de ella, pero como necesito el DNI del tal Pepe, (para saber el número, mayormente) le digo que me dé el DNI de Pepe.

Y me dice que ya me lo ha dado.

En ese momento me doy cuenta de que, efectivamente, el DNI de la señora con foto de señora... pertenece al tal Pepe.







Ella era Pepe.

jueves, 25 de marzo de 2010

Vuelo a China comprado

Estatua típica china

Si el lunes comentaba que estaba planeando el viaje a China, hoy debo decir que ya he reservado los billetes de ida (450 dolorosos, sin contar la vuelta) y finalmente, aunque un poco más barata (30 euros) desestimé la opción de hacer escala en Rusia por la menos exótica pero más práctica Bruselas.

Saldré de Madrid el 17 de julio, a las 6:45 (dolor) y llegaré a Beijing, vía Bruselas, donde estaré desde las 9 de la mañana hasta las 14:50 (diversión sin fin), hora en la que cogeré el vuelo a Beijing, donde aterrizaré el 18 a las 5:10 hora local (las 22:05 en España)

Debo añadir que la compra del billete no ha estado exenta de complicaciones. Primero intenté con Best2fly.com, pero tras hacer la compra me mandaron un mail en el que para confirmar la compra tenía que mandar la confirmación firmada, junto con fotocopia del DNI (por las dos caras) y la tarjeta de crédito, también por las dos caras.

No suelo ser especialmente paranoico, pero lo de facilitar fotocopias de mi tarjeta no me pareció lo más sensato, así que decidí cancelar y acudir directamente a la web de la compañía aerea. Aunque salía, curiosamente, un poco más caro, me parecía más fiable. Pero agua. Me daba problemas la tarjeta, y me pasaba con todas mis tarjetas, lo que me indica que tal vez el problema sea de su web. Y como era un poco tarde, lo dejé correr.

Finalmente, hoy a la mañana, lo he hecho por medio de rumbo, y parece que ya está cogido. Bueno, a la espera de que me manden el mail de confirmación, donde espero que no se les ocurra pedirme fotocopias de la tarjeta de crédito.

miércoles, 24 de marzo de 2010

El misterio del DVD

El DVD fantasma.

Este mes me estoy dedicando a mandar expedientes a escanear, que tenemos el archivo un tanto saturado con tanto papelote, y la Administración tiene que modernizarse, y cuando uno rebusca entre la telarañas de la gruta de los misterios a la que llamamos archivo, sabe que se expone a encontrarse con cosas raras.

La rutina simple es coger expedientes, juntarlos, albaranarlos (exista o no el verbo) meterlos en cajas (previamente manufacturadas por uno), etiquetarlas, apilarlas y llamar para que vengan a recogerlo, un trabajo tranquilo y satisfactorio, porque te pones tranquilamente con la música, y para cuando te das cuenta has llenado la sala de cajas (a lo ingeniero del Wolfenstein) Pero como ya he dicho, a veces te encuentras con cosas que se salen de lo común, más incluso que el típico expediente colocado fuera de sitio, o de una carpeta mal hecha, y pasan cosas que bien podrían ser el inicio de una partida de Cthulhu, una película de terror japonesa, o una novela de Dan Brown.

Una de las carpetas presentaba un grosor mayor de lo común, y algo que obviamente no era papel. En su interior había un DVD (¿?) con un críptico "documental: [Título censurado, por respeto a la privacidad]." ¿se había traspapelado? ¿tenía algo que ver con el expediente? ¿contenía secretos prohibidos al ser humano?

Solo había una forma de averiguarlo, que era reproducir el DVD. En él había un video, y efectivamente, era una especie de psicodélico documental, con un señor disfrazado de Jesucristo, un sonido malísimo, y un DVD que se resistía a salir del ordenador (ya está, ahora es cuando sale el bicho peludo de la pantalla y nos mata a todos).

Esto podría dar pie a numerosas teorías, y acabar de cientos de formas. El desenlace oficial, el que diré cuando me pregunten, es que descubrí que el DVD lo había aportado para acreditar que un dinero cuyo gasto le habían pedido que justificara lo había invertido en el documental, y que lo aportaba como prueba. Pero, ¿es esa la verdad, o simplemente algo que me he inventado para no revelar las terribles verdades que contenía?

martes, 23 de marzo de 2010

El libro de Eli

Eli descubre horrorizado que se ha dejado el libro en la otra chaqueta.

En un futuro postapocalíptico, Eli (Denzel Washington) un hombre mezcla entre Blade y Mad Max recorre América acompañado de su iPhone y sus Rayban, con un único propósito: llevar un libro hacia el Oeste. Un libro que es codiciado por Carnegie (Gary Oldman, con extra de Old en esta película) el malvado cacique de un pueblo por el que tiene a bien pasar Eli.

Eli sigue firmemente su propósito, y esto incluye no interferir en los asuntos que le rodean. Tiene un don para sajar y rajar bandidos, y todo el que se le acerca con aviesas intenciones se lleva lo suyo, pero va firmemente hacia delante, con tal de llevar su preciado libro, que valora más que su propia vida, pues de ese libro depende el futuro de la Humanidad.

Lo que realmente tenemos es una película de acción bastante prescindible, con unos villanos de opereta, escenas absurdas, incluso algún fallo grave de raccord (si no me falló la percepción, que podría ser) y una evolución de ciertos personajes totalmente irreal, y un final bastante soso y predecible, dando la sensación de estar ante una mala adaptación de una novela, pues no me creo que el libro sea tan cutre.

Entrando en el terreno de los spoilers, Eli es un hombre que vive solo, acompañado únicamente de su iPhone y su arsenal de armas, que se pasea cazando gatos (cada vez que alguien se masturba él también mata un gatito) y bandidos, cosa que se ve en la primera escena, donde una jamelga pechugona intenta servir de cebo para que los bandidos maten y roben a Eli (no necesariamente en ese orden) y cuando parece que de un momento a otro va a aparecer Mel Gibson y los va a matar a todos, Eli saca un machete y monta un circo de tripas y miembros cercenados sin inmutarse.

Posteriormente se va de compras al pueblo de Gary Oldman, un malo muy maloso que quiere el libro a toda costa y tiene esclavizadas a una mujer ciega y a su hija Solara, y su inagotable fuente de maleantes, a los que ordena buscarle el libro, pese a que no saben leer (Moteros analfabetos: en el futuro postapocalíptico podrán faltar muchas cosas, pero nunca faltarán canis), lo que hace que le lleven cosas como "El Código da Vinci". Como es de esperar, claro, el pueblo, como todo pueblo, tiene posada, todo el mundo sabe que el futuro postapocalíptico es aburrido, por lo que nada como montar una bronca.

Paso uno: Golpea al gato del matón.
Paso dos: Atrae la atención del matón.
Paso tres: Golpea la cabeza del matón contra una mesa rompiéndole varios dientes en el proceso.
Paso cuatro: Recordar al matón que le viste atracar y violar, pero que no interviniste porque te pillaba mal.

Con estos pasos, la trifulca de bar está garantizada. Si no se consigue, repetir pasos 3 y 4 las veces que haga falta.

Se carga a medio bar, hasta que llegan las autoridades. Y Oldman, como es muy, pero que muy malo, en lugar de mandar que le disparen, le lee sus derechos, le custodia en una celda, le da de cenar, le da una cama, y por si tiene picores, le manda a la chica guapa (Solara) para que... Pero no cuentan con que Eli es vasco, ya que es la segunda chica que se le insinúa (la otra era la jamelga pechugona de la emboscada) y él ni se inmuta. Así que se quedan toda la noche charlando, y él le da a ella un par de lecciones... de catecismo.

Lecciones que la chica repite al día siguiente delante del malo, que como sabe de qué va el percal, se da cuenta de que el libro de Eli es lo que él llevaba buscando: una Biblia, un libro poderoso, cuyas copias fueron todas destruidas menos ésa (hace falta moral para ir motel por motel, habitación por habitación, eh) y como es lógico, quiere ese libro.

Lo intenta por las buenas, "venga, déjame ver el libro", "venga, hombre, deja que le eche un ojo", "pero tío, ¿qué te cuesta?" "¿¿¿pero no se supone que quieres difundirlo???" hasta que pierde los nervios y manda a sus matones a disparar a Eli. Pero como es un tipo educado les manda que en vez de dispararles todos a la vez (eso sería de bárbaros incivilizados) le disparen de uno en uno, y a poder ser no tirando a dar. Eli en cambio, donde pone el ojo pone la bala, y aunque una bala impacta su nuca ni se inmuta (de lo que se deduce que es de Bilbao) y mata a casi todos, menos al jefe de los matones (lugarteniente de Oldman) que se queda mirando a Eli porque sí, y en vez de dispararle se queda absorto y contemplativo (en ese momento el espectador piensa, erróneamente, que será por algo que tenga sentido).

Al haber sacado todos los px del pueblo, Eli se marcha hacia el Oeste, buscando gente a la que apiolar, y se le une Solara, aunque como no quiere cargas, Eli le tiende una trampa digna de Coyote vs Correcaminos y la deja encerrada en una tumba, junto a un cadáver que pasaba por ahí (muy humanitario, no sea que salir corriendo sirva para que ella sobreviva).

No sabemos qué ha sido de Eli, pero vemos que Solara ha salido, y se encuentra con la jamelga pechugona de la emboscada 1, que ha llamado a Telemalo para que le manden más bandidos, y atacan a Solara, como buenos salteadores de caminos. Pero cuando están a punto de consumar la agresión, Eli demuestra que es de la liga antisexo y aparece de la nada para cepillarse a los bandidos (con metáforas nada sutiles) y aunque no tiene sentido que estuviera en ese momento y en ese lugar, se salta su política de "no intervenir" y recomienda al espectador que si aún no ha apagado el cerebro, lo haga. Solara joins the party.

La siguiente pantalla nos lleva a una casa abandonada donde están Dumbledore y una señora caníbal (y sin grupo de fans en Facebook) que les invitan a té y pastitas, y a quedarse a la cena (es viernes, hay carne en el menú), por lo que Eli dice "ya me iba", y cuando sale ve que fuera está Gary Oldman con otro ejército (Telemalo hace su agosto en esta película) decide quedarse, que sería una pena perderse el tiroteo. Así que nada de negociar con el malo, y nada de dejarle ver el libro. Los viejunos se animan a la fiesta, y sacan un arsenal del sofá de la risa (me pregunto si en Ikea tendrán de ésos) para liarse a tiros. Aquello parece una partida de Unreal y se salda con el balance de 2 ancianos, unos cuántos sicarios caídos y Eli y Solara capturados.

Oldman pide a Eli que le dé el libro, amenanzandole. Ni siquiera tiene la decencia de dispararle en una rodilla, pero en un arrebato de inteligencia amenaza con matar a Solara, lo que parece funcionar, así que dispara a Eli, que parece morir, y se lleva a Solara (había prometido al Sicario Nº 1 que se la podía quedar).

Se van en alegre y feliz caravana, pero siempre tiene que haber alguien que estropee la diversión, en este caso Solara, que estrangula al conductor de su jeep (así agradece que tengan la deferencia de no atarla ni noquearla) y provocar un grave accidente, así como un par de trucos de magia, pues en el asiento del copiloto de ese jeep tenemos:

-Toma 1: un señor.
-Toma 2: donde había un señor hay una granada de mano.
-Toma 3: donde había una granada de mano hay un señor apuñalado, que se baja del jeep y se muere solo.

El señor parece haber sido apuñalado por el espíritu santo, no hay más explicaciones, y la granada que antes era un señor hace explotar el jeep de unos sicarios, no el de Gary Oldman que sigue vivo, y cuando le preguntan si persiguen a la chica, demuestra tener algo de cabeza y decir que ha venido aquí a hablar de su libro, y que ya lo tiene. Pero como está cerrado, cuando llega al pueblo pide... un ingeniero. ¿Un ingeniero para abrir una cerradura? ¿Qué tenía de malo un puto cerrajero? ¿Qué pedirá cuando quiera hervir agua, un químico? Y encima para descubrir que la Biblia está en braile, y encima la ciega (la madre de Solara) no le quiere ayudar. Tanta incompetencia para tan poco resultado desemboca en una agresiva moción de censura.

Solara, a su vez, va a la tumba de Eli y descubre (oh, sorpresa) que éste está vivo, así que siguen su camino hasta llegar al Golden Gate y más tarde a la cárcel de Alcatraz (moraleja: si matas gente acabas en la cárcel), donde les recibe Linderman, que resulta ser un coleccionista de cosas de la antigua era (libros, cuadros, un ejército SWAT perfectamente equipado...) y como Eli no tiene el libro, pero se lo sabe de memoria, pues no en vano ha estado 30 años yendo al Oeste y leyendolo todos los días (por cierto, en ese momento nos insinúan que Eli es ciego, lo que explicaría su gran capacidad de matar pero no que sea capaz de ver cuánta batería tiene el iPhone) en su lecho de muerte recita a Linderman la Biblia, que acaba en la estantería con la Torah, el Corán, el Talmud y el 10 Minutos con la cara nueva de Belén Esteban.

Y como ya ha cumplido su misión, Eli puede morir en paz (eso explica que el muy huevazos se tirara 30 años para llevar el libro, lo que no quería era morir joven) Y sus pertenencias pasan a Solara, que se convierte en una especie de Lara Croft, de lo que se deduce que eran las gafas de sol y el iPhone lo que daban superpoderes a Eli.

lunes, 22 de marzo de 2010

Maquinando: viaje a China

100% made in China

Por motivos que no vienen al caso, este verano me dejaré ver por el país de la Gran Muralla, y concretamente tengo previsto que las fechas sean 18 a 31 de julio, por lo que he empezado ya a mirar cosas, que hace falta mirarlo con antelación, sobre todo lo que viene siendo el vuelo y el visado.

Para lo segundo, las opciones que se presentan son agencia (que no sé qué me dirán, ya que el vuelo lo busco por mi cuenta), asesoría, o directamente Embajada. La pega, que está en Madrid, y no hay quien llame por teléfono, por lo que me queda acercarme a Madrid o Barcelona, o el plan B, que es pedir a algún alma caritativa que viva por allí que se acerque a preguntar y me informe de cómo se tramita un visado para ir a China (guiño, guiño)

En cuanto al vuelo, mirando las opciones, pues me sale que la mejor de precio es Aeroflot, una compañía rusa, lo que implica escala en Moscú (y riesgo de ser asesinado por mi compañero de piso si no aprovecho para comprar vodka) o algo más caro Alitalia, con escala en la menos exótica Roma.

Supongo que no tardaré mucho en coger los billetes, al menos el de ida, que con estas cosas la antelación reduce bastante los costes.

Iré informando.

我会随时向你通报。

domingo, 21 de marzo de 2010

Crónicas Spartynas

Simpático modding

Se va acabando la party y sigo vivo. Como esperaba, ha sido mucho spa, mucho socializar (con jamada en sidrería) y un poco de ordenador. Pero esta vez, y a diferencia del año pasado, sin jamarme un virus (no Murphy, esto no es una invocación), y haciendo gala de una especie de síndrome de Diógenes virtual, bajando cosas por bajar, como la serie completa de McGyver, la censurada Saw 6 (fonéticamente salchicha), la 4ª temporada de Dexter o viejuneces como La Corona Mágica. Que venga Sinde a buscarme a casa si quiere.

También ha habido espacio para los juegos online, con raciones de Wolfete, Tf2 y Unreal (¡llegando a 14 jugadores a la vez!), y la típica partida de "un turnito más" de Civilization. Y sin olvidarme de dedicar algo de tiempo a trabajar en el proyecto 2084.

Y aparentemente, lo que es un virus no me comeré, pero sí esta canción que se me ha pegado vilmente (dar al play es peligroso, aviso)


Lololololo...

viernes, 19 de marzo de 2010

En la Sparty

Simpático borrico aparcado junto a mi coche.

Nuevamente, estoy en Tolosa, la party de piscina, jacuzzi y sauna, que además tiene ordenadores.

La llegada tardó un poco más de lo esperado, debido a un despiste en la salida de la A-8 que nos hizo terminar en Rentería, y a poco más damos con nuestros huesos en los dominios de Sarkozy, suerte que en un momento dado decidí hacer caso omiso al copiloto y coger la N1 en el sentido correcto.

Por lo demás, llegamos sin inconvenientes, instalé el ordenador (¡funciona todo!), dormí unas horas y hoy por la mañana al spa, que es a lo que hemos venido aquí, a zambullirnos en el líquido elemento, y luego a comer. Hoy por la tarde, al ser festivo, estarán cerradas las hidráulicas instalaciones, por lo que me temo que tendré que estar en el ordenador.

Plan para mañana: spa-sidrería-spa. ¿Quién dijo ordenadores?

jueves, 18 de marzo de 2010

El secreto de sus ojos

Y yo sin un triste Excel...

Esta oscarizada y goyizada (creo que merecidamente) película es una historia de amor, de venganza, de justicia, de recuerdos... Nos habla de Bernabé Espósito, un policía recién jubilado que decide escribir una novela sobre el asesinato de la joven Lilianna Colotto, que sería el caso que más le marcaría en toda su carrera. Y para rememorarlo decide encontrarse con su amiga y antigua jefa Irene Menéndez Hastings a fin de rememorar aquello, y reavivar la historia que nunca fue. (O no)

Paralelamente nos van contando la historia pasada, la investigación del asesinato, que cada vez se va volviendo más turbulenta, mostrando los agujeros del sistema y los gusanos que se alimentan de los trozos podridos de la manzana de la sociedad, y a la vez nos habla del presente, con un envejecido Espósito (excelente el efecto de añadir años a un, por otra parte tan estupendo como nos tiene acostumbrados, Darín) destapando agujeros que no quedaron del todo cubiertos, y desembocando en un final bastante duro, aunque no exento de cierta cruel aunque poética justicia.

Lo cierto es que después de tanto galardón ya tenía ganas de ver esta película, más si le sumamos que Ricardo Darín es un actor que me gusta bastante (me conquistó en "9 Reinas") y del tándem Campanella-Darín me gustó también "El hijo de la novia", y lo mejor que se puede decir en estos casos es que no me decepcionó.

Eso sí, con la forma de hablar de los argentinos, había momentos en que casi echaba de menos que estuviese subtitulada. :P

miércoles, 17 de marzo de 2010

El caracol Rigoberto

El protagonista de esta historia

Con el tiempo que ha pasado es probable que no recuerde todos los detalles de la historia con exactitud, y lógicamente lo estoy contando desde mi punto de vista subjetivo, pero en todo caso lo que sucedió se parecerá bastante a esto:

Corría el año 2000, y en Avilés se celebraban las CLN (Convivencias Lúdicas Nacionales), unas jornadas de rol con bastante solera, que incluían alojamiento gratuito, en este caso en un colegio. Y resulta que en ese colegio había un simpático caracol de cartón-piedra al que unos anónimos miembros de mi club de rol decidieron tomar en adopción y bautizándolo con el nombre de Rigoberto, llevárselo, y lucirlo de jornada en jornada, como símbolo de las CLN.

Llegó 2001, y con él las CLN de Vitoria, en el gélido gulaj de Gamarra, bajo un polar frío de la primavera alavesa. Y allí estaba Rigoberto, como mascota oficiosa de las jornadas.

No recuerdo muy bien cuándo, creo que fue al final de las jornadas, unos miembros de otro club de rol tuvieron a bien forzar la puerta del coche en el que estaba Rigoberto, y pensando que sería gracioso, robarlo. Teniendo además la osadía de exhibirlo en las jornadas que una semana más tarde organizarían ello. Alegaban que el coche no había sido forzado, que estaba abierto (si será verdad o mentira nunca llegué a saberlo) y que tan ilegítimo era para ellos como para nosotros, por lo que nada les obligaba a devolverlo. Tamaña afrenta exigía tomar medidas, así que Aitor (que por aquel entonces estaba en el club) y yo trazamos el plan para rescatar a Rigoberto.

Las jornadas de esta asociación en cuestión se celebraban en el centro cívico de Deusto, y en la misma sala, bien resguardado con una empalizada de sillas y mesas tenían a Rigoberto, cual becerro de oro, lo que nos obligaba a ser cuidadosos. Había que sustraerles el preciado gasterópodo sin que se dieran cuenta y darse a la fuga con celeridad. Pero claro, no es fácil cuando se trata de un cacharro de esas dimensiones (era tirando a grande).

Analizamos las entradas y salidas posibles del sitio, tanto de la sala en la que estaba recluido Rigoberto como del centro cívico en cuestión. la sala tenía dos puertas: una trasera y poco vigilada, que implicaba meterse dentro del edificio, y otra principal que daba a la calle, pero que exigía cruzar toda la sala, llena de componentes "enemigos". Por tanto, la mejor opción parecía ser la puerta trasera, aunque implicara rodear el centro, y arriesgarse a que saliendo por la principal nos cortaran el paso. Así pues, el plan era que yo vigilaría la puerta principal, distrayendo a los enemigos, y Aitor se hacía con el preciado botín. Con todo el descaro del mundo se hizo con el molusco, y antes de que nadie se hubiera dado cuenta, ya estaba camino del metro. Cuando ya estaba en el lugar seguro y podía irme me di la vuelta y dirigí mis pasos hacia la salida, justo mientras podía escuchar a mi espalda "¡eh, que el caracol no está!"

Así que aceleré y en el punto de rendezvous con Aitor, y cuando estábamos de camino a nuestro local, me suena el móvil, es Edu, presidente del club rival, que me pregunta si me he llevado algo del local. Cuando le confirmamos entre risas que el caracol está en nuestro poder, pasan por todas las fases; negociación, amenaza, súplica, engaño... con tal de que les llevemos de nuevo a Rigoberto, llegando al poco creíble "venga, traedlo, que le hacemos la foto y os lo podéis llevar de nuevo". Pero Rigoberto estaba ya en casita, sano y salvo. El rehén había sido rescatado.

Las semanas que siguieron no estuvieron exentas de cierta polémica, ya que parece ser que había a quien escocía, y nos acusaban, y cito literalmente de haberlo robado "de forma artera y sin estilo" (claro, mucho mejor forzar la puerta de un coche, dónde vamos a parar) y los hubo que llegaron a decir verdaderas tonterías, baladronadas sin fundamento.

Finalmente Rigoberto entró en el programa de protección de caracoles y fue enviado a un lugar seguro, creo que Salamanca, y para evitar más polémicas, no volvió a ir a unas CLN.

La historia tiene también final feliz, puesto que nuestros rivales en la historia acabaron aceptando la "derrota" con humor, y salvo un par de ellos que no eran capaces, todos entendimos que toda la farándula del caracol no era más que un juego, y como tal debía tomarse.

martes, 16 de marzo de 2010

Labor oscura en el mostrador

Va a ser que no le puedo dar su certificado, señor Jiménez

Hoy me tocaba mostrador, y la mañana ha transcurrido con relativa normalidad. Que si dame un certificado, que si un cobro indebido, que si me han quitado la paga,que si me ha venido una carta para decir que vaya a otro sitio pero vengo aquí... Lo de todos los días, vamos. Hasta que a eso de las 10:30 el ordenador ha hecho *puf*, y junto con el ordenador, todo el cuadro de luces, y de repente se ha quedado la oficina a oscuras.

El ordenador de respuesto sí funcionaba, así que podíamos seguir atendiendo gente, que nos pagan por ello, aunque de forma limitada, pues no podíamos imprimir, y para ver las teclas y los documentos tenía que tirar de linterna (suerte que mi teléfono móvil tiene una), lo que hacía que fuera todo más despacio (también es cierto que muchos han salido en desbandada al ver que se apagaban las luces)

Y lo cierto es que la mayoría de la gente entendía que con un problema así no les podíamos atender con total normalidad, que no podíamos emitir certificados, aunque ha habido quien se ha quejado al grito de "es que no queréis trabajar" (así de vagos somos, que si no funciona la impresora no imprimimos), y no faltaba quien  amparándose en que no había números se intentaba colar, con amenas discusiones entre usuarios.

Afortunadamente la cosa ha durado poco más de media hora, y cuando ha vuelto la luz salvadora, hemos podido salir de las tinieblas y seguir atendiendo con normalidad.

A menos, claro, que lo de quitar la luz sea otra medida de esta santa casa, al igual que lo de quitar el hilo musical, para ahorrar gastos. En cuyo caso supongo que lo siguiente será cortar el agua y el teléfono.

lunes, 15 de marzo de 2010

Escapada cumpleañera a Madrid

Carabanchel la nuit.

Igual que el año pasado (cuando acabé las oposiciones, claro) parece que comienza el festival de los fines de semana fuera de Bilbao. Esta vez fue una visita relámpago (que por mi propia ineptitud, como ahora explicaré, estuvo a punto de ser aún más relámpago) con motivo del cumpleaños de Manu.

El viernes a la tarde, antes de ir al gimnasio (y antes del enésimo affaire con el antirrobo) cogí los billetes, para ir el sábado a la mañana a Madrid y volver el domingo a la tarde, pero el sábado por la mañana antes de salir (por suerte con tiempo) descubro con horror mi jugada maestra. Billete de ida sábado 13 a las 11:00, billete de vuelta a las 17:30... del sábado 13.

¡Bravo Jokin! Corriendo a la estación intento canjear el billete de vuelta por uno del día siguiente, y afortunadamente me lo cambian sin cargo adicional. De lo contrario, la escapada a Madrid habría sido harto efímera. O probablemente me habría tenido que comprar otro billete. Y lo que nos habríamos reído si me doy cuenta de eso el domingo al intentar entrar en el autobús con un billete del día anterior...

Y allí llegué, dirigiendo mis pasos al barrio de Usera, aunque debería decir Usela, porque eso es, no exajero, Chinatown, con carteles en chino, tiendas chinas y chinos por todas partes. No es que tenga mayor problema con ello, pero está claro que el karma me persigue.

Del resto, pues fiesta de cumpleaños en la que teóricamente Manu no tenía que saber que yo iba, debía ser una sorpresa, pero alguien habló más de la cuenta y filtró la información (curiosamente se sorprendieron casi todos menos él) y la fiesta consistió en alcohol a cascoporro y una partida de rol en vivo, "La Casa de Schrdinger", aunque no nos tocó hacer de gatos.

Y el domingo, tras las oportunas despedidas (aunque nos vamos a ver dentro de 3 semanas en Rentería) y esta vez con el billete adecuado, pude volver tranquilamente en el autobús a Bilbao.

sábado, 13 de marzo de 2010

Un humorista con ruedas

Un coche más serio que el mío.

Ese calificativo merece mi coche, todo un cachondo de la automoción, que tantas sorpresas me ha dado, y ayer tuvo a bien volver a reírse de mí.

Pues resulta que ayer me dirigí a comprobar si tenía unas cosas en el maletero, y cuando doy al botón de la llave, no abre. "Agh, ha vuelto a suceder". Me tranquilizo y lo vuelvo a intentar. Sin efecto. Doy desde todos los ángulos posibles, y nada.

Así que paso al siguiente nivel. Abro el coche con la llave (no con el botón) y procedo a lo que me dijeron; desmonto la llave, meto lo que es la llave en el contacto (con las puertas cerradas, claro) y acerco el botón, antes de que pasen 30 segundos, al lector. Funcionó las veces anteriores, tiene que funcionar ahora. Pero nada. Y por supuesto, el pilotito del antirrobo, del "no puedes usar tu propio coche", encendido.

Como encendido empiezo a estar yo, que comienzo a emitir juicios de valor sobre diversos temas, juicios que no deberían emitirse en horario infantil (en castellano: empiezo cagarme en los muertos del fabricante) y llamo al RAC. Oh, dios mío... ha vuelto a suceder.

Amablemente me dicen que llaman al técnico, así que aprovechando el ínterin, me voy a casa de mi padre a por la llave de repuesto, por si acaso, aunque tiene mala pinta la cosa, máxime cuando dentro de una semana necesito el coche y dentro de 3 también, para ir a Tolosa primero y Rentería luego.

La parte cachonda viene cuando vuelvo al coche y con mi llave (no con la de repuesto) doy al botón al acercarme al coche (por pura inercia) y sorprendentemente un -clic- me dice que ha funcionado, que las puertas se abren sin problema. Vuelvo a probar un par de veces y perfecto.

La prueba de fuego: arrancar el motor. Nada, oigan, me meto en el coche y éste arranca sin problemas. Y abre y cierra con ambas llaves, como si nada hubiera pasado. ¿Estamos graciosillos, eh?

Total, que cuando llega el del RAC no me queda otra que poner cara de memo y decirle que al final ha venido para nada, y entre ambos llegamos a la conclusión de que lo más probable haya sido que hubiera pasado por ahí un inhibidor de frecuencias, que haya interferido en ese momento con la señal de la llave (ese motivo que siempre me decían y que al final resultaba no ser nunca, pues hoy parece que ha sido),

Tras esto, cuando toque la revisión en agosto, no sabré si mandar el coche a la ITV o al club de la comedia.

viernes, 12 de marzo de 2010

Puzzle Bobble


Hoy no me apetece herniarme con la entrada, por lo que hablaré de un juego que exprimió bastantes de mis monedas en su versión para máquina recreativa, y es el spin-off en modo juego de puzzle del clásico Bubble Bobble: Puzzle Bobble (también conocido como Bust a Move).

Lo cierto es que el Bubble Bobble me gustaba bastante, con aquellos bichejos tan simpáticos (Bub y Bob) lanzando pompas y convirtiendo enemigos en fruta, enfrentándose a las huestes del Barón Von Bubba, pero tenía un problema con ese juego, y es que yo era un pésimo jugador, con lo que difícilmente amortizaba las 25 pesetas que costaba cada partida (aunque curiosamente más tarde me reaficioné al Bubble Bobble y vi que no era tan zoquete como recordaba) 

El caso es que me llamó más la versión en puzzle, que consiste en ir lanzando bolas, juntar 3 o más y hacerlas desaparecer, antes de que lleguen abajo y nos eliminen.

¡Rápido Bub!

El juego no tiene mucho misterio más allá de lo que se ve. Ir lanzando bolas, a veces simplemente, otras por medio de carambolas, a medida que se iba complicando y reduciendo el margen de error (la verdad es que mi trauma era con la pantalla 8, ahí me mataban casi siempre)

Luego llegó el 2, que era más de lo mismo, pero con los gráficos aún más simpáticos, y añadía una especie de modo historia, que te permitía ir eligiendo el recorrido, y si no me equivoco, jugar contra la máquina en modo versus, que era como jugar solo, pero puteando al oponente al enlazar muchas bolas. De hecho, la gracia del juego estaba en jugar contra otro oponente e ir enlazando combinaciones para putear, y plantarle una bola de un color inapropiado en medio de la trayectoria de su disparo para evitar su jugada. Pocas cosas había más satisfactorias que lanzar una buena pelotada y escuchar el "¡argh!" del rival.

Y para terminar, un enlace que permitirá jugar online al Puzzle Bobble.

jueves, 11 de marzo de 2010

John Williams

Algunas de sus piezas más famosas

¿Qué tienen en común un dinosaurio, un jedi, un tiburón, un arqueólogo y un superhéroe?

Si ayer dedicaba una entrada a Star Wars, hoy me apetece hablar del compositor de su legendaria banda sonora, realmente compositor de varias bandas sonoras legendarias. Pues si hay un nombre que viene unido a "cine y música" ése es John Williams (N. York, 1932) compositor de algunas de las melodías más emblemáticas de películas de culto, canciones que todos hemos tarareado más de una vez.

El epicismo de Star Wars, la inquietante tensión de Tiburón, la entrañable E.T., las aventuras de Indiana Jones, los feroces dinosaurios de parque jurásico, la magia de Harry Potter, el vuelo de Superman... son solo algunas de las emociones que este genio de la música transmite con sus composiciones, regalando cosas como la Marcha Imperial ,el Duel of Fates o la ya citada música de Indiana Jones.

Y como a veces la música llega más lejos que las palabras, vaya aquí una selección de temas de este maestro:

La lista sería interminable, pero para finalizar, este divertido video como tributo a las piezas de John Williams:

¡Mola!

miércoles, 10 de marzo de 2010

Una historia "original".

El Caballero Negro

Érase una vez un mundo medieval, dominado por un malvado Imperio, regido por un malvado emperador, tan temido que la gente de bien se estremecía al escuchar su nombre. Este emperador se dedicaba a las artes oscuras, y acababa de invocar a un poderoso demonio, capaz de arrasar reinos enteros, y su secuaz era el no menos temido Caballero Negro. Alguien que podía matar a alguien con solo mirarlo.

Pero quedaban unos pocos héroes, llamados Forajidos, que se atrevían a enfrentarse al Imperio, entre ellos una audaz princesa que logró hacerse con un conjuro que podría expulsar al demonio del Emperador de este plano. Aunque fue capturada por el caballero negro, para que entregara el conjuro y desvelara dónde se escondían los Forajidos.

Ella se negó, aunque fue interrogada por el Caballero Negro, quien llegó a utilizar, como medida de presión, el demonio, para que arrasara ante los ojos de la asustada princesa su reino y todos sus seres queridos.

¿Pero dónde estaba el conjuro? Antes de ser capturada, la Princesa había conseguido escamotearlo y entregar el pergamino a su Mascota, dándole instrucciones para que llegara a donde el Mago. Él sabría qué hacer.

El Mago vivía en un país desértico, donde también residía el joven protagonista de la historia, un Campesino con sueños de ser algún día caballero o soldado. Este joven encuentra a la mascota de la princesa y decide llevar el mensaje al Mago. Éste le cuenta que antiguamente, antes del Imperio, había sido un caballero, al igual que el Caballero Negro, que era un renegado traidor. El Campesino sabía bien esto, pues su padre había sido asesinado por el mezquino Caballero Negro.

Cuando el Campesino regresó a su granja vio con horror que había sido arrasada y sus tíos, con los que vivía, asesinados. No le quedaba nadie en el mundo, salvo el mago, así que decidió acompañarlo en su peligrosa misión: deberían colarse en el castillo del Caballero Negro y rescatar a la Princesa.

Pero ese castillo estaban en una isla, y necesitaban un barco para llegar, así que fueron a la posada a buscar alguien que pudiera llevarles. Y allí estaba el Marinero, orgulloso y cínico, junto con su leal amigo, un Gigante, fuerte y leal pero mudo. El Marinero estaba deseoso de alejarse de ahí, pues debía una ingente cantidad de dinero al señor de los piratas, y accedió a llevarles a la isla. Y no sin suerte, pues gracias a que el barco del Marinero era el más rápido de los mares, pudieron burlar a los soldados del Emperador.

Tras pasar por varias aventuras menores, en un largo viaje en el que el Mago comenzó a instruir al Campesino, llegaron al castillo del emperador, donde se colaron. Robaron trajes de soldado y se colaron hasta las mazmorras, donde liberaron a la Princesa. Mas cuando estaban a punto de huir, fueron interceptados por el Caballero Negro, que retó a duelo al Mago. -¡Huid, insensatos!-gritó éste, para permitir a sus amigos que escaparan- Y con lágrimas en los ojos, el Campesino vio por última vez al Mago en el preciso instante en el que éste caía bajo la espada del Caballero Negro.

Nuevamente consiguieron escapar y llegar a la base de los Forajidos, escondida en un templo oculto en lo más profundo de la jungla. Allí, comandados por la Princesa, decidieron que era hora de plantar batalla al Imperio. Tal vez no podrían destruirlo de una vez, pero sí evitar que el horror que suponía su demonio siguiera arrasando reinos enteros. Pero se enfrentaban a un problema, pues nadie era capaz de descifrar el pergamino y formular el conjuro que expulsaría al Demonio.

¿Nadie? Estaban en un error, pues durante el viaje el Mago, habiendo visto un gran potencial en el Campesino, le había enseñado a formular el conjuro. Era difícil y peligroso, pero él sabía cómo hacerlo. Tenía que buscar su espalda, subir por su pierna y encontrar el único resquicio que había en su espalda de flamígera quitina.

La misión era suicida, y cada barco, cada espada, cada hombre y mujer, cada flecha, era imprescindible. La Princesa, líder de los Forajidos, lo sabía, e intentó convencer por todos los medios al Marinero para que se uniera a su causa. Apeló a su honor, a su bondad, a su misericordia... pero el Marinero era un hombre egoísta y no pensaba arriesgar su pellejo por algo que no iba con él. "No me la juego por nadie que no sea yo".

La batalla era desesperada. Las huestes del Imperio superaban en número. Soldados feroces y bien armados, montados en bestias y dragones, frente a los Forajidos, algunos de los cuales iban montados en grifos y pegasos, pero muchos iban a pie. Por fortuna, y dado lo peligros de su misión, el Campesino iba montado en un buen grifo, y le acompañaba la Mascota de la Princesa. Combatió valientemente, bien ayudado por sus amigos y compañeros, y finalmente llegó al Demonio.

Su mera presencia inspiraba terror, y derribaba Forajidos con terrible facilidad. Exudaba lava y la hierba se marchitaba a sus pies. No se veía capaz de hacer frente a ese horror. Pero recordó las enseñanzas del Mago, recordó a sus tíos muertos, la pena de la Princesa por haber visto su reino destruido, el odio que sentía por el Imperio y el Caballero Oscuro por haber asesinado a su padre, y se armó de valor.

Corrió hacia el Demonio y dirigió a su montura hacia su espalda. Pero el Demonio, aunque grande era ágil, y dándose la vuelta, agarró rápidamente al Campesino, que gritó de dolor, mientras con la otra mano golpeaba al grifo malhiriéndolo. El Caballero Oscuro reía al ver cómo el Demonio se llevaba al Campesino a la boca.

Pero de pronto algo descentró al Demonio. Era una enorme flecha de balista que se había clavado en su hombro, insuficiente para acabar con él, pues nada podía destruirlo, pero suficiente para distraerlo. ¿Quién había disparado? Era el Marinero, que en el último momento había cambiado de opinión y se había unido a los Forajidos.

Ese momento fue aprovechado por el Campesino para acercarse como pudo a la espalda del demonio, y usando sus últimas fuerzas lanzar el conjuro. Con una gran explosión el Demonio se desvaneció, y el Campesino perdió el conocimiento.

Cuando despertó ya estaba a salvo. Gracias al valor del Marinero habían conseguido escapar, y aunque muchos valientes habían caído en la batalla, el Demonio había sido expulsado, y el Imperio había sufrido un duro revés. La guerra solo acababa de empezar, pero se había encendido una nueva luz. Una Nueva Esperanza.


1. Todo parecido con cualquier película u obra literaria existente es mera coincidencia.
2. La frase anterior es manifiestamente falsa.
3. Me reservo la opción de escribir la secuela.

martes, 9 de marzo de 2010

Los hombres que miraban fijamente a las cabras

Y yo miraba fijamente la pantalla.

Sorprendentemente basada en hechos reales, "Los hombres que miraban fijamente a las cabras" no es la cuarta entrega de la saga Millenium, sino que nos habla de una unidad especial, muy especial del ejército de los Estados Unidos, una unidad de soldados mentalistas, comandada por Jeff Bridges y en la que destacan un chanante George Cloney (no se me ocurre otra palabra para definirlo) y un avieso Kevin Spacey.

Es la historia de un periodista (Ewan McGregor) que se va a Irak en busca de sí mismo (mentira, se va porque le ha dejado su mujer) y se encuentra con un pintoresco Clooney, que le muestra lo que en sus palabras son los poderes Jedi (sic), siendo particularmente tronchante ver a McGregor, nada menos, decir que no ha oído esa palabra en su vida. (Soy así de simple, me río con esas tonterías)

Y ahí comienza su disparatada misión, alternando con flashes, a cual más disparatado, de la historia del Ejército de la Nueva Tierra; origen, auge y caída de tan estrafalario cuerpo especial. La misión resulta ser un festival de polladas y gags, donde Clooney y McGregor se regodean en su faceta cómica, para una película gamberra en la que se nota que se han divertido haciéndola. Pero que de paso divierte al espectador.

Cierto es que tiene un sentido del humor un tanto peculiar, y que puede no hacer la misma gracia a todo el mundo, pero a mí con las referencias a Ángela Lansbury, Anna Frank, Disney o los caballeros Jedi me han conquistado, y toda la ambigüedad sobre los "superpoderes" de Clooney, en la línea de si son una patochada o reales, se me hacía tronchante.

Humor absurdo y disparatado, pero sin caer en el caca-culo-pedo-pis. Que nadie se espere una parodia al estilo de las películas de Leslie Nielsen, sino algo más al estilo de las películas de los Coen pero sin los Coen (la frase no es mía pero me gustó). Un humor irreverente pero sin caer en lo grosero, pero con bastantes referencias frikis, eso sí.

Y de las grandes frases, una que me encantó:

-¿Cuál es la frase más común en francés?
-Me rindo

Supongo que si me ha gustado tanto es porque se parece bastante a lo que habría hecho yo y es, en definitiva, un humor muy Jokin.

Sea eso bueno o malo

lunes, 8 de marzo de 2010

Más nieve

 
 Foto sacada desde la ventana de mi oficina.

Casualidades de la vida, este fin de semana me fui a la nieve, y nieve era lo que adornaba las calles de Bilbao hoy a la mañana cuando mis agujetas y yo hemos ido al trabajo. Primero era una tímida aguanieve que dejaba un tenue manto blanco sobre los coches, pero más adelante la nevada se ha ido haciendo dueña de la situación y ha dejado, aunque por poco tiempo, esta inusitada imagen de Bilbao, donde no es habitual que nieve.

Aprovecho también para desmentir los rumores acerca de que Jokin es malvado y come niños, rumores que se demostrarán totalmente infundados con la siguiente foto, que es clara al respecto.


 Exacto. ¡Yo solo como humanos adultos!

Debo decir que la foto no era provocada, ni ha pasado por el Photoshop. Es un simple producto de la casualidad, que quiso que pasara alguien por ahí en ese momento y apareciera en la foto. Con mi consiguiente risa al verla, claro.

Y estaba rico.

sábado, 6 de marzo de 2010

Día de nieve

SnowJokin

Hoy, aun siendo sábado, tocaba madrugón y a las 7 arriba. la razón, parece evidente viendo la foto, que había quedado para ir a esquiar, siendo la estación elegida Alto Campoo, y siendo la primera vez que me dedicaba a tan nevada actividad (¡tortazos asegurados!)

La cosa tenía mala pinta cuando llegamos a la estación y vemos coches bajando, con una niebla que no deja ver casi nada, y nos tememos que cierren las pistas y hayamos hecho el viaje en balde, pero decidimos quedarnos para ver si la cosa mejora (y vaya si lo hizo). Alquilamos los equipos, cogemos el forfait (que va después del wanchufrí) y nos vamos a por las primeras nociones.

Punto uno: aprende a ponerte las botas (literalmente, no me sea nadie malpensado) Sigue, intenta andar cuesta arriba, con los esquíes al hombro, sin juego de tobillos, a lo Robocop. Prosigue, ponte los esquíes.

Ya tienes los esquíes puestos, y te tienes que enfrentar a tu primer descenso. *paf* Al suelo. Y ahí te sientes como una tortuga supina, implorando auxilio para que te ayuden a levantarte. Y te vuelves a tirar. Y te vuelves a ir al suelo, pero esta vez te levantas con un poco más de gracia.

Y vas mejorando, y aprendes a frenar sin que tu culo toque el suelo ni que "frenar" sea sinónimo de "chocar con algo". Y ya le vas cogiendo el gusto, y aunque te caes, consigues hacer tramitos cada vez mejores.

Y llega la hora de la verdad. Los remontes. Las perchas, mi enemigo del día. Quien haya ido a esquiar sabe lo que son, para los no iniciados lo explico. En esencia es una barra vertical que te arrastra hacia arriba para que no tengas que ir andando, y en la que tienes que tener cuidado de poner los esquíes correctamente, y de no hacer peso hacia abajo (¿Entiendes, eh, Jokin?) so pena de caerte con el primer tirón.

Pero tras un par de patéticos intentos he aprendido a subir, y salvo un bache malvado que me ha traicionado en una de las subidas, ya no me he vuelto a caer subiendo.

Claro que, bajando es otra cosa. Te ves ahí arriba y una cuesta abajo impresionante. Sabes que puedes alcanzar velocidad, pero con cuidado de frenar. Y el recital de golpes y caídas hace su aparición, y aunque muchísimas menos de las que me habría imaginado, ahí han estado. Por suerte se iban haciendo cada vez más infrecuentes a medida que avanzaba la tarde, llegando incluso a hacer la pista sin caídas.

Pero los golpes ahí estaban, así que balance de magulladuras: rodilla derecha, codo izquierdo y muñeca izquierda (aquí sí pensaba en el momento que me había hecho algo, pero por suerte no era difícil encontrar hielo para aplicar)

Y con el cuerpo molido, como si me hubieran dado una paliza, nos hemos batido en retirada hacia Bilbao. Día divertido.

viernes, 5 de marzo de 2010

Me han intentado robar la cuenta del WOW

World of Jokincraft

"¿Ah, pero Jokin juega al WOW?" Se preguntarán algunos. La verdad es que no, no tengo cuenta de World of Warcraft, ni intención de tenerla. No me llaman los morromoporgs y ni siquiera pienso probar el WOW. Si lo pruebo y no me gusta, he perdido el tiempo. Si lo pruebo y me gusta... bueno, me gusta lo de tener amigos, novia, vida social, etc...

Pero eso es algo que no todos parecen tener tan claro, y ayer me llegó un sospechoso correo de Blizzard (empresa del World of Warcraft) diciendo que tienen problemas con mi cuenta, que mi contraseña ha sido recientemente actualizada y que me meta para verificar, y amablemente me facilitan el enlace http://www.worldofwarcscraft.com para verificarlo. Aunque en el correo viene disfrazado de www.worldofwarcraft.com (página oficial).

Si pinchas te lleva a una web idéntica a la original, y que una vez has introducido la contraseña (y así ellos ya la tienen) te reenvía a la web original. Total, que te puedes no dar cuenta y te han robado la contraseña, y con ello la cuenta.

El phising de toda la vida pero aplicado a juegos online, que con la dimensión que ha obtenido ya es algo que mueve dinero de verdad, pues no son pocas las anécdotas de objetos virtuales por los que se paga dinero de verdad, compraventa de personajes o talleres de chinos subcontratados para hacer px.

Pero nuevamente, y como ya pasara con anterioridad, se da la casualidad de que intentan robarme una cuenta de algo que no tengo. Eso, o que soy sonámbulo, juego al WOW por las noches y no me había dado cuenta antes.

Vaya, que los amigos de lo ajeno se han pasado al mundo del videojuego, y si con esto consigo evitar que alguien sea estafado (aunque sinceramente, si le roban la cuenta del WOW lo mismo le hacen un favor)

jueves, 4 de marzo de 2010

Las máscaras de Nyarlathothep



Portada de la edición española

Las máscaras de Nyarlathothep es una clásica campaña para el juego de rol "la llamada de Cthulhu", que lleva a los personajes por los rincones más exóticos del planeta y que compré hace casi 18 años, campaña que he intentado dirigir casi media docena de veces, pero siempre sin éxito. empezarla sí, pero terminarla... entre la dificultad y la longitud, el caso es que aún no he conseguido pasar del segundo capítulo, y esta vez la voy a empezar a hacer de nuevo (hoy en la lonja), con la sana intención de por una vez terminarla entera.

A tal efecto he creado también otro blog exclusivamente para la partida, que sin ser tan activo como éste (bastante cuesta llevar un blog al día, como para llevar dos) intentará ir contando lo más destacado de la campaña.

Espero que esta vez no sea como las anteriores veces en que he intentado dirigirla:

-En Txurdinaga, con la cuadrilla de la infancia.
-En Santa Pola, con la cuadrilla de veraneo.
-En Bilbo Bolson, difunta tienda de Bilbao donde jugábamos a rol.
-En casa de Íñigo, un amigo en cuya casa solíamos quedar para echar las partidas.
-En Imago Mundi, mi antiguo club de rol.
-Ahora: Lonja de Deusto.

¡Que los astros se alineen y pueda dirigirla completa por fin!

miércoles, 3 de marzo de 2010

Faxpam

 
Eso nos llegó

El otro día recibí una oferta maravillosa, un horno de convección plus de 5,4 KW con inversor de giro, que sin saber mucho del tema ya me sugiere que debe de ser la hostia. Me emplazan también a ponerme en contacto con su departamento comercial, a fin de adquirir tan impresionante electrodoméstico, con una oferta válida solo del 1 al 15 de marzo (¡aún estoy a tiempo!)

A decir verdad, el anuncio no presenta nada especialmente notorio, y no pasaría de ser algo rutinario de no ser por el canal empleado para hacernos llegar la publicidad, que no fue otro que el fax de la oficina, que se utiliza casi exclusivamente para que los servicios sociales de base de los ayuntamientos nos envíen documentación sobre los expedientes. Por lo que debo suponer que o bien un horno quiere ser titular de prestaciones sociales (que podría ser, la crisis afecta a todos) o que se equivocaron al marcar el número y nos llegó a nosotros por error.

Pero en el momento no negaré que resultó bastante cómico recibirlo. Que al spam por e-mail está uno acostumbrado, pero al faxpam ya no tanto.

martes, 2 de marzo de 2010

The Lovely Bones

Sum, sum, sum, sum...

Peter Jackson se plantó en el despacho del productor y le dijo lo siguiente: "Oye, tengo tres ideas cojonudas. Una es un thriller sobre una niña asesinada, otra una secuela de Ghost  y la tercera es para un anuncio de compresas". "¡Qué bien, Peter!, ¿y si lo mezclamos todo en la misma película?"

Y así nació The Lovely Bones. Una demostración de que la suma de buenas ideas no tiene por qué hacer una buena película. La idea no es mala, y estéticamente hay paisajes oníricos de gran belleza, y la actuación de Saoirse Ronan entra en la categoría de "adorable", pero el conjunto hace agua por todas partes, con muchas escenas gratuitas, personajes innecesarios y cosas que aprotan poco o nada a la historia, e incluso llega a hacerse aburrida, sobre todo hacia el final, en mi opinión desacertado, en una película que va claramente de más a menos.

Sobre todo queda esa sensación de que toca muchos palos y no coge ninguno, que se deja cosas en el aire, a medio terminar. Presenta personajes que luego desaprovecha, y carga importancia a otros que vienen de pasada. Es además tramposa, con el "metajuego" de los personajes que adivinan mágicamente quién es el malo (aunque supongo que podría aducirse que es la difunta quien se lo chiva) y cosas como [SPOILER]la muerte del malo[FIN DE SPOILER] que para hacerla de esa forma se la podrían haber ahorrado.

Particularmente, un patinazo de película que no sabe muy bien a qué juega y acaba quedando en un refrito.

lunes, 1 de marzo de 2010

Daybreakers

 
Cuando saquen juego de rol se llamará "Humano: la mascarada"

Un futuro distópico en el que los vampiros se han extendido por toda la tierra y los humanos son una rareza, donde los chupasangres dominan abiertamente la tierra y son los humanos los que deben ocultar su naturaleza. Con semejante planteamiento uno puede temerse un petardo de película, pero por suerte no es así.

Debo admitir que fui al cine sin demasiadas esperanzas puestas en esta película y que mi sorpresa fue argadable al encontrarme con una distopía consistente y bien elaborada, que construye una sociedad creíble (dentro de lo creíble que pueda ser que haya una sociedad de vampiros) y que cuida los detalles. Si el mundo se llenara de vampiros, es probable que se pareciera a Daybreakers.

El guión, aunque correcto, no es nada del otro jueves, sino que está al servicio de la ambientación. La premisa es clara: los humanos son un recurso cada vez más escasos y no hay sangre para todos, y encima la sangre vampírica no vale, así que no hay para todos. Y el protagonista (Ethan Hawke) es un reputado hematólogo que lucha por encontrar una cura o un sucedáneo para la sangre.

 
Hay una crisis y el malo es Zapatero. Esta película es del PP

Entrando un poco más en trama (aunque no mucho) , Hawke está descontento con su naturaleza vampírica, otorgada por su hermano, y busca una forma de curarse, que le vendrá revelada por Willem Dafoe (que también manda cojones que hagan de humano los dos tíos con más cara de vampiro de toda la película) y tendrán como contrincante al presidente de la megacorporación, el malvado José Luis Rodríguez Zapatero (a mí me recordaba un huevo, qué le vamos a hacer). El final no es del todo imprevisible, pero me gustó la forma de desvampirizarse y sus consecuencias, pero no me meteré en más detalles del argumento.

Sobre todo me gustó, como ya he señalado, el universo en que se desarrolla Daybreakers, la distopía que nos ofrece, y donde nos muestra, no sin una cierta crítica social, lo que sucede en una sociedad de bienestar cuando el pastel empieza a ser insuficiente para todos. ¿Simbolismos? Quien quiera verlos ahí los tiene.

¿Diversión? También.