domingo, 30 de noviembre de 2008

Salón del cómic (y aburrido fin de semana)

Cartel del evento

Aunque tampoco tengo mucho que contar del salón del cómic, hablaré de ello ya que ha sido lo único medianamente divertido de un apasionante fin de semana de quedarme en casa estudiando. En el salón, pues pude ver los distinos stands, tanto de la sección cómic como de la carpa manga (espectacular el stand de Tarasu, muy chulo), y luego ir directo a la zona de juegos, donde pude probar un par de juegos, el interesante "Vuelta al mundo en 80 días" (que yo di en 70) y el infumable Castellers, tan malo como injugable por su pésimo diseño.

Me fastidió tener que renunciar a la fiesta post-salón que suele haber todos los años, pero creo que si me hubiese quedado no habría estado a gusto, así que una pronta retirada y a seguir estudiando.

viernes, 28 de noviembre de 2008

El regreso del caballero oscuro

Portada de la edición de Planeta.

El Regreso del Caballero Oscuro (también traducido como "El regreso del señor de la noche") de Frank Miller (Sin City, 300, Ronin) está considerado, y con justicia, como uno de los mejores, si no el mejor, cómics de Batman.

Y la verdad, esa afirmación no me parece en absoluto exagerada, pues recientemente cayó en mis manos la edición de Planeta, con todo en un tomo, al irrisorio precio de 19 euros, y tras haberlo leído comparto las críticas tan favorables que recibe.

El regreso del caballero oscuro nos muestra a un Batman cincuentón y jubilado, que por circunstancias de la vida se ve obligado a enfundarse de nuevo en su papel de justiciero, pero este no es un cómic en el que el héroe triunfa con una sonrisa en la boca y salva al mundo entre vítores y alabanzas. El regreso del caballero oscuro plantea cuestiones como la legitimidad de Batman para actuar al margen de la ley ¿enfrentarse a criminales le da derecho a pasarse las leyes por debajo del batmóvil? Plantea también las consecuencias de sus actos, las diferencias entre el trastornado que creyéndose con la justicia en la mano dispara al que tira un papel al suelo o el héroe de Gotham.

Temas éstos tratados en la película "El Caballero Oscuro" (película que aunque juré no ver acabé cayendo y debo admitir que pese a la mediocre actuación (y horrorosa caracterización) de Ledger me pareció una película bastante recomendable), en el que Nolan bebe directamente de está novela gráfica, compartiendo además antagonistas, con las apariciones de Harvey Dent y el Joker, contando también con apariciones o alusiones de otros emblemáticos personajes del universo DC.

Como curiosidad, hay una referencia a otro clásico del cómic, como es Corto Maltés, que en esta historia es una isla sospechosamente parecida a Cuba, con un telón de fondo sospechosamente parecido a la crisis de los misiles, y cómo Jimmy Olsen, el pipiolo amigo de Superman es aquí todo un reputado periodista.

Me consta (entre otras cosas porque estaba al lado en la librería y estuve tentado de comprar también) que existe una secuela, el Contraataque del caballero oscuro, que al parecer no gozó del mismo éxito que ésta, y que ya comentaré, si procede, cuando caiga en mis manos.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Memorias de un ex-demandante de empleo. [IX]

En la Academia Jedi plazas no quedaban.

Como el Maestro Yoda dice, de academias la entrada va. Academias de oposiciones para ser exactos, pues una conversación mantenida ayer con un compañero de estudios me trajo a la memoria la búsqueda de academias que llevé a cabo hace un par de años, antes de empezar en el mundo de las oposiciones, y por tanto, en un alarde de originalidad sin precedentes, titularé a este capítulo:

Las Academias

Tenía claro que para preparar unas oposiciones me sería muy útil apuntarme a una academia. No es imprescindible, desde luego, pero resulta muy árido buscar y preparar los temas por cuenta propia. Además, me conozco, y sé que una academia me serviría como incentivo para estudiar, aparte de para enterarme de cuándo son los plazos para apuntarse y demás. En definitiva, que mi única preocupación fuera estudiar que ellos se encargaran del resto.

Pero bueno, esto de buscar academias también tiene su arte, y como en todo, las hay mejores y las hay peores. Y por haber, pues hay auténticos chorizos, o por ser más diplomáticos, hay centros de dudosa apariencia y escasa fiabilidad.

Por no usar nombres, y no lanzar acusaciones en un medio público, cambiaré, como suelo hacer, los nombres y hablaré de la primera que visité, una muy conocida, a la que llamaré, esto... Hamster-D. Es de las más conocidas, se anuncian en muchos periódicos, en Internet, y cuando entré a preguntar me vino una comercial, a prometer el oro y el moro (malo*) y a hablarme de las maravillas de su sistema, y de que ellos me podían garantizar que en el plazo de dos años yo sería funcionario con plaza. (Supongo que su sistema incluye un programa de reconocimiento facial, en el que te ven la cara y saben si vas a aprobar o no).

*Para que esto no acabe como las caricaturas de Mahoma aclararé que no he querido decir que los moros sean malos, sino al hecho de que generara desconfianza tanta falsa promesa.

Su sistema (no el de reconocimiento facial, el otro) es algo que ellos llamaban 8/10, una genialidad, una maravilla de la ingeniería docente, consiste en que te dan un tema para que te lo estudies y haces exámenes, y hasta que no sacas un 8 no pasas al siguiente, y en lugar de clases tienen un teléfono con el que puedes acceder a tu tutor personalizado, que te resolverá todas las dudas. Vamos, con esto no me extraña que te aseguren la plaza, hasta el más cazurro la obtendría. Pese a ello, mi testarudez, obstinación y desconfianza me hizo manifestar mis reparos "ya, bueno, supongamos que me creo que con vuestro sistema saco la nota máxima, ¿cómo me garantizáis que no vaya a haber más gente con más puntos que yo y que saque también buena nota?" Argumentos no me dio, pero la vehemencia de sus afirmaciones, la confianza que imprimía a su discurso "vas a sacar la plaza", gozaba de una fiabilidad a prueba de la más mínima duda.

Llega el tema de la financiación. Con el sistema tan maravilloso te garantizan que en tres años sacas plaza, y tan seguros están de ello, que si en 3 áños no la sacan, te devuelven tu dinero. Ahora bien, también te piden que pagues por adelantado los 3 años, unos 2000 euros (¿he oído Opening?), pero que nadie se preocupe, que con sus maravillosos planes de financiación puedes pagar en cómodos plazos mensuales. Oiga, ¿y si me quiero borrar al de un mes? Pues nada, estás en tu derecho, eso sí, de pagar los 2000 euros no te libra ni el Inspector Dan.

No quedé muy contento, y menos cuando le pregunté si preparaban para PL4 y me dijo que no sabía de qué le estaba hablando, así que pregunté en otras academias.

Seguí tirando de academias famosas y fui a parar a una que llamaré, esto, GESFOREF, donde el comercial nos atendió a una chica y a mí y nos empezó a contar las maravillas del asunto. Debo decir en su favor que la información que me dio sí fue más o menos útil, y que no salí con la misma sensación de haber perdido el tiempo que en Hamster-D, pero el mecanismo era en esencia el mismo, suelta 2000 euros, y luego ya veremos. Empezaba a pensar que eso es lo que me iba a encontrar en todas las academias, pero sí tenía clara una cosa, que hasta julio no iba a empezar, y estábamos en marzo. Pero claro, uno de los pilares básicos de una técnica de venta agresiva es presionar al cliente para que compre ya, y así lo hacía el tipo cuando responde, de forma no muy amable "pues en julio igual no hay plazas". Ya bueno, pues si en julio no hay plazas ya buscaré otra academia, respondí. "Pues en julio igual no encuentras plazas en ningún sitio", y bastante insitente, y como aquello ya no llevaba a ninguna parte, pues le dije que yo hasta julio no me iba a apuntar a nada, que si llegado ese mes me decantaba por su academia iría. Que hay plazas, vale, que no, me buscaría la vida e iría a otra.

Miré en algún sitio más, y la tónica de tener a un comercial dando más énfasis a la financiación de los 2000 euros (al más puro estilo final de Brazil) se repetía más y más, pero fui a parar a una academia, Academia Oposiciones, que finalmente se llevó el gato al agua, y en la que estoy actualmente, donde para empezar, no me intentaron vender ninguna moto. Es más, me dijeron "tú dejanos el nombre y si sale grupo ya te llamaremos", y me gustó que se pagara mes a mes, con la salvedad de que si vas un mes y lo dejas, pues solo pagas ese mes. Y vaya, hay una diferencia entre "me apunté, fui un mes y tiré 100 euros" y "me apunté, fui un mes y tiré 2000 euros". Sutil pero perceptible. Era bastante más razonable, y el primer sitio en el que se molestaron en decir las cosas tal y como eran. El "si te apuntas aquí serás el rey del mambo" pasaba a un menos colorido "apuntarte aquí no te garantiza nada, nosotros haremos lo que esté en nuestra mano para facilitarte las cosas, pero ten claro que el 90% restante tienes que hacerlo tú", mucho más creíble, y que me empujó a decidirme por ellos.

Y francamente, no me arrepiento, en esa academia son serios, trabajan bien, los que imparten las clases son unos auténticos cracks, y la otra vez quedé francamente contento. Sin duda, apreté la tecla adecuada.

Así que si alguien pide mi consejo, pues le remito directamente ahí. O bueno, siendo más cuco, le remitiré a Hamster-D o a GESFOREF (de las cuales por cieto, he oido y leído auténticas barbaridades en cuanto a opiniones de clientes descontentos) que así me quito competencia.

miércoles, 26 de noviembre de 2008

Eurodebut: Bilbao Basket 78 - KK Hemofarm 67

El 20 no necesita saltar, y nótese como referencia que Recker (el 9) mide 5 cm más que yo.

Inaugurando la competición (Eurocup) con victoria, así da gusto. Invictos, líderes, y sin haber necesitado un gran partido. Porque desde luego, el de ayer no fue un gran partido, pero los hombres de negro (ayer gris metalizado) se mostraron ayer bastante superiores al KK Hemofarm serbio, plantando desde el principio una ventaja en el marcador, que ya no bajó, y eso en momentos muy puntuales, de 3 puntos, siento más habitual una renta entre 6 y 10 puntos. Cada vez que se acercaban, nos volvíamos a ir.

Y es que así da gusto, aunque no todos los partidos serán tan fáciles como éste claro, pero oye, que después de perder en casa contra Unicaja y Joventut, se agradece una victoria que poder celebrar.

M. Night Shyamalan cedió a Jokin los derechos para rodar "El Bosque 2"

El señor de la foto, Boban Marjanovic, además de ser, como se ve en la foto, muy alto (2,22), tuvo a bien ponerse a hacer estiramientos delante de nosotros, con lo que en algunas partes del encuentro lo único que veíamos era su espalda, y no había forma de hacerle entender que no nos dejaba ver, y por más que se lo decíamos, en castellano, en inglés, en alemán... (culpa mía de no saber serbio), de que fuera un delegado de campo, uno de seguridad... nada, no se daba por enterado. Claro, con ese tamaño cualquiera le dice nada.

La conclusión, todo un sector de la grada pidiendo al entrenador que lo sacara al campo (a ver si así se quitaba de en medio y dejaba ver) y cuando finalmente salió al campo se llevó una ovación que para sí la quisiera cualquier jugador.

Próxima parada: contra el Buducnost en Montenegro.

martes, 25 de noviembre de 2008

Ley 6/1989 de Función Pública Vasca

Entender esta ley, la 13ª prueba de Asterix

Uno de los temas estrella de toda oposición, la Ley de Función Pública Vasca, ya que entra en casi todas, y tiene la peculiaridad de que uno se la lee y piensa "qué fácil", cree que la entiende, llega al examen, y ve que no tiene ni idea.

Me pasó hace dos años, llevaba bastante bien el temario, incluyendo estos temas, saqué muy buena nota, pero en el segundo examen fui víctima de tan diabólico texto legal, y de todas las trampas ocultas que tiene.

Parece fácil, pero no lo es. Es fácil en su concepto, es incluso amena de leer (en comparación con otras, claro), y es algo que en mi caso, que la vi en la universidad, resulta hasta familiar. Pero está plagada de peligros, ocultos entre la maleza de comisiones de servicios, grados, niveles, relaciones de puestos de trabajo, concursos, licencias, situaciones admiistrativas... y sobre todo, está plagada de trampas, porque la ley está mal hecha.

Sí, es una chapuza. No sé dónde tenían la cabeza los señores euskoparlamentarios en 1989, pero esta ley, además de estar plagada de pijaditas que tanto gusta preguntar a los tribunales de oposiciones, incurre en contradicciones, y lo que en un artículo es A, en otro es B. Por poner un ejemplo, hay una situación administrativa que es la "excedencia para el cuidado de hijos", que es de hasta 3 años, pues si miras en un artículo, tiene reserva de puesto de trabajo durante el primer año, y si miras en otro, por arte de magia se convierte en tres. Otra situación administrativa, "servicios especiales", tiene o no tiene la reserva según el artículo que invoques, y no, no son artículos que hablen de cosas distintas, creedme, se contradicen. Eso sin contar con algunos vacíos legales, con supuestos que quedan en el limbo, y que obligan a recurrir al Reglamento de desarrollo, lo cual en la práctica está muy bien, pero en el temario de las oposiciones no se exige el reglamento, así que según qué pregunten, pues no basta con saber la ley, hay que interpretarla, y ponerse en la cabeza del tribunal.

Hablando de cosas que entran y no entran, para quien pueda interesar, sabido es que la nueva legislación, el Estatuto del empleado Público, y esto tiene su guasa, es de aplicación, pero no entra en el temario, y la Diputación ha dicho expresamente que no se va a preguntar nada, y me pregunto yo qué harán en los casos en los que el Estatuto deroga expresamente la Ley, que hay apartados en los que se contradice directamente. Y bueno, que lo cachondo es que la propia Diputación está aplicando el Estatuto. ¿Qué debo decir si me preguntan por el permiso de lactancia? ¿Digo que 10 meses, que es lo que dice la ley? ¿digo que 12 meses, como el estatuto? ¿finjo un infarto en medio del examen?

La realidad es que con esta ley tan chapucera, cada Administración hace lo que le sale del órgano (administrativo) y hay en la práctica tantas leyes de función pública vasca como admninistraciones públicas vascas, y que no se limita esto a saberse la ley, sino que además hay que ser un poco clarividente.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Residente Vil 4

Un juegazo, aunque poco tiene que ver con la saga.

Resident Evil, en japonés Bio-Hazard, es una exitosa franquicia de Capcom, de la que se han llegado a hacer películas (la 3ª de ellas fue reseñada aquí), y uno de los máximos exponentes del género survival-horror con zombis.

La primera entrega va sobre unos tipos que se meten en una mansión y resulta estar llena de zombis. La segunda va de unos tipos que tienen que sobrevivir en una ciudad llena de zombis. La tercera, (Resident Evil: Nemesis) va sobre una de las protagonistas del primero juego que se pasea por la ciudad mientras un zombi gigantesco, llamado Nemesio, la persigue (un plan perfecto para un aburrido domingo a la tarde). Resident Evil X: Code Verónica (se ve que les daba cosa llamar Resident Evil 4 al 4º) ahonda más en los orígenes de Umbrella, la siniestra corporación que está detrás de el virus de los zombi...nfectados y es, en mi opinión, el mejor de la saga.

Resident Evil 4 va de... va de que hay unos señores que están tranquilamente en su pueblo, llega el protagonista y los empieza a matar.

Los zombis de Resident Evil 4 no son zombis, son... paletos endógamos.
Exacto, en Resident Evil no hay zombis, no sale Umbrella, y no se desarrolla en Racoon City, sino que se ambienta en "una zona rural de Europa", zona rural de Europa en la que los habitantes manejan pesetas y hablan algo parecido al español. Sí, Resident Evil 4 se desarrolla en España (aunque tiene su guasa que te digan que es 2004 y luego manejen pesetas).

¿Pero sin zombis? ¿nos hemos vuelto locos?

Lo cierto es que este juego, de Resident Evil tiene poco. Mantiene algunos clichés, como las hierbas de colores, algún puzzle, y esa estética cochambrosa-siniestra, así como el mapa, y aunque con sutiles cambios, el inventario. Bueno, y que el protagonista es el mismo que el de Resident Evil 2, juego al que hay más alusiones que omitiré aquí para no chafar sorpresas.

Lo de los zombis no es lo único (como si fuera poco) que se han cargado, pues detalles como la clásica animación de la puerta al abrirse, o las cintas de tinta limitadas, ya no están, hay mercaderes a los que poder comprar armas (!) y el manejo cambia bastante (he de decir que a mejor) y, la verdad, el juego se podría haber llamado de cualquier otra manera. También es cierto que si se hubiese llamado de cualquier otra manera no habría atraído mi atención, y oye, como ya iba sobre aviso, no me sentí decepcionado.

El protagonista, con la única persona del videojuego a la que no mata.

El argumento del juego, sin entrar en detalles, parece sacado de una película de Uwe Boll; Leon Kennedy, antiguo policía de Racoon City (trabajó un día y se jubiló), es ahora un agente especial de los Servicios de Inteligencia de los EEUU, que tiene una misión: infiltrarse en la aldea donde viven unos campesinos que han secuestrado a la hija del presidente (¡toma ya!), y una vez allí descubirá la siniestra anturaleza de los viles residentes del municipio en cuestión, y demostrando ser más letal que la malaria, irá de escabechina en escabechina, reduciendo drásticamente el censo activo del pueblo.

En eso sí mantienen el espíritu del juego: supervivencia. La diferencia es que en otros Resident Evil el protagonista luchaba por sobrevivir contra las amenazas que se iba encontrando, mientras que aquí, leñe, el protagonista es la amenaza. De todas formas, si teniendo granadas, lanzamisiles y munición diversa, amén de un mercader al que poder comprar armas, se dedican a atacar con antorchas y guadañas, pues oye, se merecen lo que les pase.

El juego es un mata-mata que, con la excusa de compartir nombre se aprovecha del éxito de la franquicia, pero lo mismo se podía haber llamado "Syphon Filter", "24" o "Las locas-locas aventuras de Jason Bourne en España".

Pese a todo, un juego que me ha gustado bastante, mejor de lo que me esperaba, y si uno parte de la base de que es lo que es, se encontrará con un más que decente arcade.

Impagable, eso sí, la intro del juego, donde el protagonista va escoltado por dos policías nacionales a ritmo de rumba...

Ved y juzgad:

domingo, 23 de noviembre de 2008

Iker

El pequeñuelo

Dos amigos míos, Jon y Rebeca, tuvieron en la madrugada del viernes al sábado un hijo, al que han llamado igual que yo a esta entrada, Iker, y hoy he podido ir a visitarles al hospital, a ver al canijo. Como es lógico, estaban totalmente emocionados, ya que es su primer hijo (que por cierto, tan puntual como el padre, ha nacido 2 semanas tarde), y bueno, esto da un poco de vértigo, ya que aunque no es la primera vez que amigos míos tienen hijos (Carlos y Robin primero, y Sergio y Txio después, fueron más rápidos) pero teniendo en cuenta que los mencionados viven fuera de Bilbao, pues sí es la primera vez que he visto a un hijo de amigos míos (y si ya daba vértigo cuando amigos míos se empezaban a casar, y curiosamente la de Jon y Rebe sí fue la primera boda en la cuadrilla, ver que de ahí empieza a salir la próxima generación, da bastante vértigo, glups).

Bastante vértigo, porque claro, aunque hemos perdido bastante el contacto, tanto Jon como Rebeca son de mis más antiguos amigos, y parece que era ayer cuando Jon y yo gamberreábamos en el instituto, nos emborrachábamos de kinito, o perpetrábamos el cómic Tragon Fall. Me alegro un montón por ellos, la verdad, aunque me da que durante una buena temporada se van a tener que olvidar del concepto "dormir más de 3 horas seguidas".

sábado, 22 de noviembre de 2008

Bilbao Basket 100 - Joventut 116 Partido loco, loco, loco.

Recker volvió por sus fueros, lo cual siempre es de agradecer.

Quinta visita del Joventut a la Casilla y 5ª victoria para los de Badalona. Nuevamente espectáculo del trío de payasos arbitrales (que nuevamente resultó tan irrelevante para el marcador como insultante para los espectadores) en un partido raro de narices, el más raro de cuantos he visto en 5 años de ACB.

Pocas veces un equipo pasa de ir perdiendo por 30 puntos en el minuto 18 a estar a punto de remontar el partido y perder solo por 4 en el último cuarto. Ayer era posible eso y mucho más.

El Joventut no hizo un gran partido. Ganó, metió 116 puntos, pero insisto en que no jugaron bien. Dependieron en exceso de la lotería de los triples y los tiros lejanos en general, con la suerte de que, tocados por las hadas, les entraba absolutamente todo (bien es cierto que lo normal es que les entren) pero en muchos momentos del partido jugaban sin criterio, toma la bola y tira. Y eso, en mi opinión, no es buen baloncesto. A veces, como ayer, funciona, pero no suele.

Además, el marcador era totalmente irreal, uno miraba la cancha, miraba el marcador, y le daba la sensación de estar viendo partidos diferentes. Iban ganando por 30 puntos, y no daban esa sensación de solvencia que se le supone a un equipo que gana con tanta claridad. Es la sensación que me dejó, de ser el Joventut más flojo de los 5 que han pasado por aquí.

Tal era el partido, que pese a llegar al descanso 23 abajo (tras haber recortado 7 en un par de minutos) existía la esperanza de que era ganable, y casi se consigue, pues el 3º cuarto fue un monólogo de los bilbaínos, que levantaron 18 puntos del ala, cargando al oponente de faltas personales, y dejando el partido muy abierto.

Pero nadar para morir en la orilla. La victoria estuvo ahí, pero en los momentos finales el Joventut sacó de nuevo el rifle de francotirador y hasta su pívot Hernández-Sonseca se unió al festival triplista.

Al final, con el partido roto, 100-116, en una clara demostración de que marcador abultado y partido abierto a veces pueden compartir habitación.

Y en fin, mención especial para los árbitros, que envidiosos del espectáculo con el que los jugadores deleitaban al público, montaron el suyo propio, pitando cosas de ciencia-ficción, aplicando la siempre odiosa compensación, y demostrando lo fácil que es pitar descaradamente a favor de un equipo cuando va 20 puntos abajo (no negaré que elos también participaron en la remontada). Y bueno, si el señor Quincy Lewis les debe dinero, que se lo devuelva, porque si no no se explica que le piten las faltas que le pitan.

Al fondo, un Jokin protestando.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Cobros Indebidos

Se siente, Santa Rita no tiene jurisdicción aquí.

Los cobros indebidos. Más de una vez me he referido a ellos, pues son fuente inagotable de anécdotas y situaciones raras, a veces violentas, en el mostrador, y da, sin duda, para muchas anécdotas.

El procedimiento por el que se paga la Renta Básica tiene su cierta complicación. Se paga desde Diputación, con dinero que paga Gobierno Vasco, pero se gestiona desde los Ayuntamientos, de forma que las solicitudes se hacen allí, los cambios de domicilio, situación laboral, familiar, etc... se tienen que hacer allí, y aes normal que los cruces de datos tarden en llegar, sin que pase nada raro por medio. Si un beneficiario de la ayuda empieza a trabajar un mes, entre que lo notifica en el centro de base, nos dan traslado, se hace la orden foral de modificación, y efectivamente se le deja de pagar, pasa un tiempo, de la misma forma que desde que alguien hace la solicitud hasta que empieza a percibir la ayuda, pueden pasar fácil 4 meses.

Pero lógicamente, aunque alguien sin derecho siga cobrando, ese dinero no se lo puede quedar, tiene que devolverlo, y es donde entra el procedimiento de los cobroso indebidos. Al que ha cobrado una cantidad que no le corresponde se le notifica, el dinero que cobró, los motivos por los que no debería haberlo cobrado (generalmente porque estuvo trabajando) y se le da la opción de recurrir, si no está de acuerdo, o de presentar la conformidad, de forma que lo vaya devolviendo en pequeñas mensualidades (que en la mayoría de los casos lo que se hace es descontarles de lo que cobran "durante los próximos 14 meses en vez de 600 euros te ingresaremos 400".

Pero ya se sabe, a nadie le gusta pagar, y muchos cuando ven que cobran un dinero que no les corresponde se frotan las manos pensando que es un error del que se van a poder aprovechar, se pulen el dinero y luego se echan las manos a la cabeza y vienen hechos unos basiliscos al mostrador a pedir cuentas. Por suerte la mayor parte de la gente tiene la suficiente inteligencia como para entenderlo y acepta. Es cierto que a veces hay errores, y se puede dar el caso de que se haya cruzado mal algún dato o algo, en cuyo caso pueden recurrir, "me decís que trabajé en enero de 2006 y traigo la vida laboral para demostrar lo contrario". Pero como en todo, aquí también hay tontos.

Ayer mismo me venía una señora, a la que no había forma de hacerle entender que no se le estaba cobrando ninguna multa, que simplemente había tenido en su poder un dinero que no le correspondía que tenía que devolverlo. "¿Por qué tengo que pagar las consecuencias si el fallo ha sido vuestro?" berreaba. ¿Consecuencias? Sí, que ha tenido en su cuenta 2000 euros durante 3 años, tiempo durante el que ha podido hacer con ellos lo que ha querido, y sin intereses, y claro, qdecía que quería recurrir, que no había derecho, que era una vergüenza... (traducido a castellano, "yo pensaba que iba a colar, que me iba a poder quedar el dinero y ahora que veo que no es así recurro a la pataleta").

No menos lamentables eran unos que vinieron a acusarnos de que les estábamos robando (¿perdón?) y la frase textual, que aún recuerdo, "esto es alguien que quiere pagarse las vacaciones a nuestra costa", que ganas me daban de responderle "ya, cuando lo normal es que tú te las pagues a costa de los demás, qué malvados somos en Diputación". Lo cachondo es que cuando ven que les entra un dinero que no debería entrar, no se molestan en preguntar.

Pero de candidatos al Ig-Nobel de Economía está un tipo que vino hecho una furia, manifestando que todos los años le pasaba lo mismo, que trabajaba un par de meses y que siempre le hacíamos la misma "putada", le pagábamos y luego se lo pedíamos, y que claro, cuando se lo pedíamos ya se lo había gastado y no tenía. Está claro que la opción de sabiendo que el dinero se lo van a reclamar, guardarlo aparte no la veía muy clara, no...

Vamos, que algún día que me pillen con el día cruzado le acabaré contestando a alguno que si no le gusta cómo funcionamos, rellene la renuncia a la Renta Básica, prescinda de nuestros servicios y se vaya a la competencia.

A una ETT.

jueves, 20 de noviembre de 2008

USS Intrepid

El USS Intruder... ¿o era el Intrepid?

El USS Intrepid, también rebautizado como Intruder (debido a un intolerable lapsus), es un intimidante portaaviones, de intachable reputación en intrincados conflictos bélicos, como Vietnam o Pearl Harbor, donde logró salir intacto, convertido hoy en museo.

El Rubén de Munchäusen

El Intrepid había estado cerrado bastante tiempo, y por medio de Internet supo Rubén que coincidiendo con nuestro último día, era la reapertura, por lo que intentamos acercarnos al mismo, y como intuíamos que habría bastante gente, nos fuimos a las intempestivas 8 de la mañana, lo que no nos impidió tener que sufrir una interminable cola a la intemperie bajo una cada vez más intensa lluvia, aunque lo de ir pronto resultó ser una medida bastante inteligente, ya que la cola crecía y crecía.

¡Se presenta el recluta Jokin en intendencia!

Tuvimos mala suerte, ese factor intangible que la intransigencia del intratable karma interpone en nuestros planes, y la cola se interrumpió justo antes de que nos tocara llegar a la taquilla, y nos quedamos a las puertas de oir el discurso inaugural, alabando la integridad de los soldados que combatieran en el Intrepid, con los marines interpretando el himno... Lo de quedarse a las puertas, pues tan apasionante como ser interrogado en la intimidad por Jack Bauer, oiga.

El helicóptero encendía los intermitentes para que Jokin se apartara, pero nada.

El interior del Intrepid era bastante interesante, un museo sobre mar tierra y aire, bastante interactivo. Cabe mencionar un simulador de manejo del barco, donde el Intrepid, este, se me hundió un poco... ¡era mi primer día!

La cubierta estaba repleta de aeronaves; cazas, interceptores, helicópteros... (obviamente intocables) y una intermintente lluvia que nos empapaba integralmente. Diría que nos calaba, pero por hacer el chiste malo, y en atención a la temática de la entrada, diré que nos intercalaba.

Y ahora, pues un par de fotos de intrínseco gamberrismo:

Alevosamente atacado por el integrista Alí Bal-Drick

Intercambiando disparos con el enemigo

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Central Park

Es como el de Bilbao, también hay patos.

Quien pensara que ya había hablado suficiente de mi viaje a Nueva York, y que no le iba a dedicar más entradas, se equivocaba, ya que hoy hablaré de una de las partes de Nueva York que más ganas tenía y que en consecuencia, o incluso a pesar de ello, más me gustó, y hablo del posiblemente más emblemático parque del mundo, el auténtico pulmón verde de Manhattan.

Impresiona, como ya dije, lo de tener un auténtico bosque en medio de la urbe, y es un sitio en el que te puedes perder paseando y dedicarle todo el día (la noche ya no, que eso puede ser un sitio muy siniestro) y admirar sus bellezas.

Ahí va la hostia, pues.

Vemos, que no solo nos copian lo de los patos, sino que también plantan un museo Guggenheim al lado del parque. Vaya copiones están hechos estos neoyorkinos. Si es que...

Pero hablando de patos, de entre los muchos monumentos que tiene el parque, hay dos especialmente simpáticos. Uno, la estatua de Hans Christian Andersen, célebre cuentista (pero de los buenos, no de los que vienen a diario a mostrador), dedicada a una de sus más famosas obras:

Me temo que dejo el comentario gracioso a huevo con esta foto...

A ver, déjame un momento que mire los resultados de la primitiva...

Y justo al lado, otra escultura, dedicada a otro escritor, Lewis Carroll, y a su obra "Alicia en el País de las maravillas", que se ve en la foto:

El genuino Jokin de Chesire

Tanta foto y tanto paseo ya empezaba a dar un poco de hambre, así que luego pasa lo que pasa...

Ezta zeta eztá un poco durilla...

Sin ánimo de menospreciar las propiedades nutritivas de la estatua, optamos por medios más convenciales de alimentación, y optamos por alogo más clásicamente neoyorkino:

Un perrito caliente, adquirido en puestito callejero.

Obviamente lo del perrito no tiene mucho glamour, pero a esas horas, aunque no sea más que una salchicha recalentada y embadurnada en ketchup, sabe que da gusto.

Siguiendo con el parque, llegamos al Castillo Belvedere, un castillo en medio del parque, con sus vistas, y sus hordas de niños que lanzan escalera arriba para evitar que uno pueda bajar. ¡Es una trampa!

El castillo y los payasos.

Siguiendo con cosas que están en medio del parque, destaca por su enormidad el lago, un enoooorme lago que está en medio, y que las imágenes definirán mejor que mis palabras (eufemismo para decir "estoy vago, no me apetece escribir").

No, ni esto es Escocia ni lo de la foto es un plesiosaurio.

La foto es chula, ¿no?

Y bueno, antes de acabar la entrada, dedico unas líneas a las verdaderas protagonistas de Central Park, las ardillas. El parque está lleno de ellas, repleto, y encima estos simpáticos animalillos están tan acostumbrados a la presencia humana, que cuando ven una cámara no solo no se asustan, sino que además posan.

Me la encuentro de noche y me acojono.

Lo dicho, Central Park, una parada indispensable para quien visite Nueva York, muy bonito, muy idílico, y si encima hace bueno, un marco inmejorable para pasarse el día paseando.

martes, 18 de noviembre de 2008

Saw 5

Por el culo te la... clavo

Enésima entrega (mentira, solo es la quinta) del asesino de los puzles. ¿A estas alturas hay alguien que no sepa de qué va Saw? Bueno, pues es un asesino en serie que técnicamente no mata a sus víctimas, sino que las pone de una forma casi literal entre la espada y la pared, obligándoles a tomar decisiones drásticas en poco tiempo o morir, del estilo "has sido un chico malo y te has hecho más pajas que un mono, así que tienes 2 minutos para seccionarte el pene a mordiscos, o esa bomba que tienes adherida al omoplato explotará, y de ti no va a quedar ni un trozo de páncreas", rememorando muchas veces la famosa escena de Mad Max.

En esta quinta entrega tenemos más de lo mismo, y recupera un elemento que me gustó mucho en la segunda, el grupo de gente que tiene que avanzar conjuntamente por las trampas, al más puro estilo partida de rol, y se agradece también que expliquen algo más del agente Hoffman, y de cómo el sucesor de Jiggsaw recogió su legado, algo que en la 4ª quedaba, creo recordar, muy en el aire.

La película no es ninguna genialidad, eso está claro, y carece de la chispa de las dos primeras, así como la "sorpresa" final, el "momento foto", resulta bastante poco sorprendente, y requiere del concurso de un protagonista con escasa inteligencia para funcionar, pero al menos no aburre, y a quien le gustara la 4ª, le gustará ésta. Ahora bien, a diferencia de aquella, narrativamente caótica y excesivamente abierta, la quinta resulta simple e incluso plana, estando muchas de las escenas al servicio de la diversión y el entretenimiento morboso, más que de la historia. Quiero decir, ¿de qué va Saw 5? Va del juego del gato y el ratón entre los dos protagonistas, y de por qué Hoffman tomó ese camino, así que, ¿qué pintan ahí los 5 prisioneros? Que sí, que los juegos a los que son sometidos son muy truculentos, hay muertes divertidas, y ese rollito "Cube" que tan bien funcionara en la segunda no desentona, pero es que no deja de ser un relleno total y absoluto.

En definitiva, Saw 5 no pasa de ser una prescindible película de palomitas, la saga funcionaría perfectamente sin ella, pero tampoco está mal, y no afea el conjunto, añadiendo detalles interesantes al universo Saw. Ahora veamos qué tal la sexta, porque sí, habrá Saw 6.

Y bueno, imprescindible haber visto las 4 anteriores (para entender ésta, quiero decir).

Leer mi critica Saw 5 en Muchocine.net

lunes, 17 de noviembre de 2008

Crónicas Santanderinas

El auténtico juego de la silla

El viernes a la mañana, prontito, cogí el coche camino de Deusto, para recoger a mis compañeros de viaje, Apo y Asier, y tras una parada técnica en su tienda para coger los bártulos del stand que tenían que montar en las jornadas, nos fuimos ya hacia Santander, donde una vez inscritos, les eché una mano a montarlo (por una cosa u otra siempre acabo en las jornadas montando stands ajenos, voy a tener que poner un stand propio un día de estos).

Por la mañana poca cosa, alguna partida de algún juego nuevo, y por la tarde más de lo mismo. Y por supuesto, la tradicional comida de jornadas: Telepizza. Y por la tarde, pues jugando a cosas de tablero, y resolviendo alguna prueba de la ginkana (que ganamos, claro :D).

A la noche llega la parte divertida, se supone que nos alojábamos todos en una casa que Paula, la novia de Apo, tiene en Comillas, que en sus palabras está a 20 minutos. Fuimos en tres coches, y tardamos una hora. Efectivamente, de media, veinte minutos, no mintió. La parte mala es que al llegar allí, con la cuesta tan empinada, y el suelo húmedo y deslizante, mi coche no podía subir la cuesta que llevaba hasta casa, así que tuvo que hacer noche en el descampado, por lo que al día siguiente decidimos que era mejor juntarnos en los otros coches y que el mío pernoctara en Santander.

Sábado, día de jugar a cosas, dos partidas de rol en vivo. Una, un tribunal inquisitorial en el que juzgábamos al señor Lope de Vega por hereje y traidor a la corona, y donde me tocó hacer el papel de juez, dándome el gustazo de ser tan tocapelotas como los jueces de verdad y traumatizar vilmente al abogado de la defensa (gracias Karma por este personaje), aunque absolvimos al acusaso pero mandamos a la hoguera a uno de los testigos por perjurar. (Es que el cadalso estaba montado, y habría sido una pena que se desaprovechara). A la tarde un psicodélico vivo basado en la no menos psicodélica película Donnie Darko, donde mi cerebro trataba de huir, escapando por las orejas.

A la noche, adoptamos a otros 4 euskofrikis para montar el piso patera en Comillas, y cenar todos juntos en la barbacoa... a la 1 de la madrugada.

Huelga decir que lo de levantarnos a las 8 del domingo hizo que aquello pareciera el festival zombi, pero no nos impidió seguir haciendo pruebas de la ginkana, demostrando que somos de Bilbao, leñe, y ahí quedó la euskonquista de cantabria, el euskónclave de los euskofrikis o la forja de la espada Euskálibur. Es más, tan chulos fuimos que al recoger el premio, fuimos con un regalo para los organizadores, unas bonitas euskamisetas de romono (que bien pensado, visto desde fuera podría parecer que habíamos sobornado al jurado...)

Al finalizar tocaba la parte coñazo, desmonta el stand-embala las cajas-llévalas al coche-juega al tetris para meter las cajas y que encajen todas-ve hasta Bilbao-descarga los coches en la tienda-deja a todo el mundo en su casa. Llegué a casa a la 1, totalmente dormido, pero bueno, un fin de semana divertido, y sarna con gusto no pica.

Las siguientes... ¿Rentería?

viernes, 14 de noviembre de 2008

Jornadas santanderinas

El cartel del año pasado

Este fin de semana también estaré fuera, hay jornadas en Santander (las mismas del año pasado) y estaré allí viernes, sábado y domingo, que ya volveré a Bilbao.

Esperemos que sean tan gloriosas como el año pasado, donde las partidas de Futurama, Silent Hill y sobre todo "la última hora de Numancia", con Morandros, romonos y corazones envueltos en patatas construyeron un fin de semana memorable.

Ya contaré qué tal a la vuelta.

jueves, 13 de noviembre de 2008

Typical in Washington DC

Adivine quién de los 3 es presidente de los EEUU

Si ayer dedicaba la entrada a los monumentos y lugares típicos de Nueva York, hoy le toca el turno a Washington DC, una ciudad que me encantó, y de la que me gustó el contraste con la otra: acogedora, con edificios pequeños, poca gente por la calle, y agradable para dar un paseo tranquilo. Y como ayer, dejaré que las imágenes hablen por sí solas.

Estaba entre ir al teatro o al boxeo: eligió mal.

Empezamos la ruta con el memorial de Abraham Lincoln, que está en uno de los extremos de "la milla" (llamada en pleno lapsus jokinístico "la milla verde"), un parquecillo que aglutina la mayoría de los hitos turísticos de la ciudad capital, y uno de tantos mausoleos memoriales de ex-presidentes de los EEUU que hay en la ciudad. El de Jefferson lo vimos, pero a lo lejos.

Freud vería algo fálico por alguna parte...

Desde la estatua de Lincoln está sacada esta foto, con la milla al fondo, donde se puede ver el memorial de George Washington, y gran parte del parquecito. Según se mira en la foto, la Casa Blanca estaría a la izquierda del pirulí (aunque ahí no se ve).

En la capital de Marruecos

Pero aquí sí se ve, aunque lo de entrar, imposible, ya que había que pedir permiso en la embajada con 6 meses de antelación, y sacando cuentas nos dimos cuenta de que si esperábamos 6 meses, se nos iba a pasar la hora de la comida. Hago notar que esto nos lo dijeron en la oficina de turismo, donde también había arco de seguridad con detector de metales, y había que pasar por toda la liturgia de quitarse el cinturón, dejar cartera y móvil en bandeja, etc... y donde también me hizo gracia que vendieran, a modo de merchandising, peluches de algunos presidentes de los EEUU.

Pues chico, yo las estatuas ésas no las veo por ninguna parte...
Sigamos con la milla y sus monumentos, llega la hora de Vietnam (un país tan belicoso ha tenido muchas guerras en muy poco tiempo, y tienen monumentos para todas ellas, pero ésta es de las más mediáticas, aunque también había para Corea, Cuba, Guerras mundiales, Secesión... Monumentos todos ellos que ojalá nunca hubieran tenido que erigirse.

¿Humano, me has traído mi tributo?

Algo más amable que la guerra son las ardillas. La milla estaba repleta de ellas, correteando por ahí, y además, al estar acostumbradas al contacto con humanos (dispensadores de comida, mayormente), se dejaban fotografiar de bastante cerca. Ganas me dieron de trincar una y meterla en la maleta. Monísima.

Mwahahaha!

Llegamos al final del recorrido, dejando atrás todos los museos, de entre los que estuvimos viendo el del Holocausto, muy interesante, pero que requiere bastante tiempo. A decir verdad, Washington en sí, con tanto museo, requiere mucho tiempo, por lo que solo vimos ése, que era duro pero interesante, y donde me llamó la atención que al entrar dieran a cada asistente una réplica de pasaporte o algo, con los datos de un judío real de la época y su historia, todos diferentes.

Y bueno, lo que se ve en la foto, el Capitolio, tan famoso que sobran las palabras, y la pena es que estaba en obras y no pudimos encaramarnos a sus célebres escaleras. No se ve en la foto, pero por ahí cerca, más o menos donde estaría el fotógrafo, están los monumentos de la guerra civil, donde se conmemora a Lee, Grant y esta gente.

¡Nos vemos en los tribunales!

En Estados Unidos todo acaba siempre apelando al Supremo, y nuestra tourné washingtoniana no podía ser menos. Justo detrás del Capitolio está la Corte Suprema, órgano judicial que culmina todo procedimiento, en la cúspide del sistema legal, y tal y cual.

Hombre, un listillo...

Otros lugares de Washington incluían el edificio Hoover, sede del FBI, que la verdad, decepciona un poco, ya que visto desde fuera parecía un edificio de oficinas de lo más ramplón, con más aspecto de hotelucho cutre que otra cosa, sin nada del glamour de las películas, y sin señores trajeados y con gafas de sol. Bueno, si acaso recuerdo uno que me dijo que mirara una luz roja y...
A su derecha verán un trozo de foto ilegal.

Del Pentágono, como ya comenté, vimos poca cosa, y entre ellas estaba el memorial (otro más) del 11-S, donde aclaro que sí dejaban sacar fotos, y que por lo menos hacía que el viaje en metro hasta el estado de Virginia (técnicamente el Pentágono no está en Washington) tuviera sentido y viéramos algo.
Si en vez de yankis hubieran sido de Bilbao, la levantaba uno solo, la hostia pues.

También en Virginia está la estatua con la famosa bandera de Iwo-Jima, y un recordatorio a todos los soldados que han participado en todos los conflictos bélicos en que ha intervenido EEUU (cuando casi sería más fácil poner en los que no ha intervenido), y me suena que faltaba Irak, aunque el hueco para ponerlo sí estaba.

A efectos estadísticos añado que si no me fallan los cálculos, éste es el lugar del mundo más alejado de mi casa en el que he estado nunca.

¡Tiki-Taka Obama! ¡Kerry, dime algo!

Y ya que la entrada comenzaba con un tema electoral, justo es terminarlo con algo relacionado, y de lo que más me llamó la atención. Salimos a cenar y nos metimos en un bar, donde estaban retransmitiendo los resultados electorales, y el ambiente era como el de cualquier bar en el que estén emitiendo un partido, y la gente celebraba con auténtico fervor los "goles" de Obama, y cada vez que salía ganador en un estado la euforia se adueñaba del bar. A simple vista puede resultar chocante, pero analizado friamente tiene bastante más sentido que berrear con el partido de fútbol. Que tu equipo meta un gol no va a afectar a tu vida durante los próximos 4 años, ¿no?

Y bueno, es curioso cómo la Historia se traga a los perdedores, pues cuando volvimos al hotel, de las dos siluetas que se ven en la primera foto, la de McCain ya la habían quitado, y no hacía ni una hora de que se supiera el resultado.

Y bueno, que a partir de ahí, encontrar una chapita de McCain (ahora rebautizado como McQuién???), es una verdadera proeza.

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Typical in New York

Banderitas por todas partes, que no falten.

Una imagen vale más que mil palabras, y ya que saqué docenas de fotos, aprovecho para colar a modo de entrada un reportaje fotográfico en el que ellas hablan por sí solas, aunque no por ello dejaré de echarles una mano.

Esta entrada pretende recoger un poco lo más típico de Nueva York, o parte de ello, de lo que pudimos ver y vivir, así que empiezo con uno de los iconos más genuínamente neoyorkinos, cierta señorita francesa de gran fama mundial:

En las películas parece más grande.

La estatua de la libertad, auténtico icono de la Gran Manzana, aunque no llegamos a subir, ni a pisar su isla. Todo lo más, cogimos el ferry que llevaba a Staten Island (tierra de diversión sin fin), desde donde se veía bastante bien el monumento.

Esto es lo más cerca que estuvimos de la estatua

Sí subimos, en cambio, al otro gran signo distintivo, el Empire State, el rascacielos por antonomasia, con unas vistas INCREÍBLES, y que nadie que visite Nueva York debería perderse. Cuesta 20$ y de día hay bastante cola, pero vale la pena, sin dudarlo. Nosotros fuimos de día y de noche, y no me arrepiento en absoluto.
Jokin-Kong
Siguiendo con rascacielos, también vimos (desde fuera) el Chrysler y la torre Rockefeller, y como es obvio, no pudimos ver, pues ya no estaban ahí, las famosas torres gemelas, y en su sitio todavía hay un solar en obras. Grande, pero un solar en obras, que desde el punto de vista turístico no tiene mayor interés que el de poder decir "ahí fue el 11-S" (y donde le pusieron la multa al coche de Homer por estar mal aparcado).


Prometo que estaba así cuando llegué.

Caeli ad avernum, o como se diga en latín, vamos de lo alto a lo bajo, y nos metemos en el metro de New York, uno de los más famosos del mundo, y en la parte que vimos muy tranquilo y limpio, y salvo por los 2$ que costaba el billete simple, podría afirmar que no nos atracaron.


Rubén y el báculo mágico.


Sigamos la ruta por el distrito financiero, al sur de la ciudad, y cerca de la zona cero nos topamos con una de las calles más famosas del mundo, y más en estos tiempos de penuria económica:

Jokin se tomó demasiado literalmente lo de que iba a caer Wall Street

Como el lector se imaginará, por esa zona había impresionantes rascacielos, bancos, edificios de oficinas, alguna que otra estatua, y cómo no, banderas americanas por todas partes (mismamente la que da pie a esta entrada). Pero sin alejarnos de esa zona nos encontramos con una de las joyerías más famosas del cine:


¿Darán desayunos aquí?

Otro edificio famoso de Nueva York, ya lejos del bullicioso distrito financiero, estaba el edificio de las Naciones Unidas, con el famoso monumento antibelicista de Carl Fredrik Reutersward que se ve en la foto, y que nosotros bautizamos cariñosamente como "el revoluga":

Parece que el gatillo está un poco duro...

Estuvimos dentro, y aunque no nos coincidió, suelen hacer visitas guiadas, donde ver las instalaciones, explican el funcionamiento de la ONU... pero no tuvimos suerte, ya que para la siguiente visita guiada había que esperar una hora, y era en chino, y como andamos un poco flojo del idioma mandarín, nos conformamos con ver el museíllo de dentro. Obviamente, para entrar a la ONU, arco de seguridad, con su detector de metales.

Más cosas típicas: Times Square. ¿Qué decir de esta plaza? Uno se puede quedar totalmente anonadado ante tal sobrecarga sensorial de luces y colores, babear y no ser capaz de decir nada que no sea "bonitoooooo", una plaza donde el día y la noche se confunden, y donde hasta la comisaría, y no es coña, tiene luces de neón, y hablando de policías, la siguiente foto es un inevitable homenaje a un conocido videojuego, que quienes lo conozcan no tardarán en reconocer:

GTJ: Grand Theft Jokin

Coches de policía y taxis, sobre todo lo segundo, por todas partes, y policías muchos, igualicos que los de las pelis, oigan, esos taxis amarillos y esos policías con sus plaquitas con el apellido.

Y no me olvido, claro está, del pulmón de la Ciudad, ya que New York tiene un parque como Bilbao (nótese que no he dicho "tiene un parque, como Bilbao"), que es enorme, aunque lo que sí tienen, como Bilbao, es un museo Guggenheim. Y como ya dije, impresionante el hecho de tener un auténtico bosque en medio de una urbe tan inmensa. Y con ardillas, muchas ardillas. Hordas de ardillas.

Are you talking to me?

Supongo que me dejaré cosas, algunas queriendo (para futuras entradas), otras sin querer, pero creo que he puesto un pequeño resumen de lo que se puede ver, sin ser ni mucho menos exhaustivo, en Nueva York. No están todas las que son, pero sí son todas las que están.

Eh, un momento, ¿y Washington?

Como hay que aprovechar los temas, y la entrada ha quedado muy larga, otro día de estos dedicaré una entrada a colgar fotos de la capital, aunque dado a que allí tuve Internet, muchas cosas ya las habré contado.