sábado, 30 de agosto de 2008

Película de animación de Watchmen.

Watchmen es un aclamado cómic sobre superhéroes más o menos realistas.

Finalmente no es seguro que se vaya a poder hacer la película de Watchmen, pero resulta que no por no sé qué resquicio legal, aunque los derechos impiden hacer una película de imagen real, no hay inconveniente para hacerla de animación, y parece ser que los de la Warner Bros se van a poner a ello, y han contratado al dibujante de una famosísima serie de animación para ello, en lo que sería su segunda incursión en la pantalla grande, aunque la primera en un proyecto serio.

A mí no me convence mucho, pero oye, igual soy el único raro y a todo el mundo le encanta. Me ha llegado una imagen en primicia, por medio del típico conocido que conoce a alguien que trabaja en su estudio de animación, y me ha pasado una imagen, que en teoría es primicia, pero bueno, como se va a acabar sabiendo, yo la pongo, total, en el fondo les hago un favor.

Cuando vi los dibujos vi algo que me rechinaba, no sé lo que es. Los personajes no es que estén logrados, pero hay algo que no me cuadra demasiado. Mejor que lo juzguéis por vosotros mismos.


Aunque yo aviso, puede que el resultado no os guste.


Bajo vuestra responsabilidad...


Vosotros lo habéis querido...


Aquí está:
























Un poco más abajo...








Aquí:


Who watches the South Park?

Evidentemente, que nadie se me asuste, esto es de cachondeo, producto de una tarde aburrida, el SP-Studio y un poco de Photoshop. La película de Watchmen, si bien es cierto que viene acompañada de runrrunes de pleitos, por lo que yo sé sí se hará, estando su estreno previsto para 2009, y la película de animación, pues oye, lo mismo Matt Stone y Trey Parker, padres de la irreverente South Park ven esto y se animan, pero de momento, será tan solo algo que quede en la imaginación y en este blog.

Y de propina, esta otra que me encontré por Internet:

Who watches Springfield?

viernes, 29 de agosto de 2008

Ventanismos varios

¡Me voy corriendo, que me quitan las chiviris!

¿Creen ustedes que Usain Bolt es el ser humano más rápido sobre la faz de la Tierra? Se equivocan. Día de cobro, un beneficiario estándar de Renta Básica va al banco, ve que no le han ingresado el dinero, y pulveriza el record de Bolt en lo que tarda en plantarse delante de nuestra ventanilla. Ojo, que con esto no pretendo ridiculizar a los que realmente lo necesitan y viven al día, pero sí compartir las anécdotas generadas con otros usuarios que son, digamos... menos merecedores de empatía.

El 90% de la gente que viene al mostrador suele ser gente más o menos educada, con pretensiones más o menos normales. Algunos más necesitados, algunos más caraduras, pero que desde el punto de vista de quien tiene que atenderles en un mostrador, que a veces soy yo, no suelen dar demasiada guerra. Pero como en todas partes hay gente especial, ésta no iba a ser la excepción que rebatiera la regla (ya sé que el dicho es excepción que confirma la regla, pero siempre me ha parecido una gilipollez que una excepción confirme nada), y ayer me topé con algunos que...

Abro la ronda con una mujer, no sería muy mayor, que sorprendida por una carta que había recibido venía a pedir explicaciones. En la carta se le decía que como había trabajado y no había dado parte, se le suspendía la Renta Básica en tanto que no diera explicaciones de dónde y por cuánto había trabajado. A eso respondió, sorprendida, "ah, pues la trabajadora social me dijo que mientras ganara menos del mínimo sí podía trabajar". Ya, bueno, claro que puede trabajar, es más, si se le presenta la oportunidad tiene la obligación de trabajar, pero evidentemente tiene que avisar, para que se reajuste la cuantía de Renta Básica.

En parecido sentido operaba otro ciudadano, que venía con una bonita carta de suspensión de la Renta Básica, todo ello por el delito de haber empezado a trabajar y haberlo notificado. Consultada su nómina, resultó que cobraba cerca de 1000 euros, que no es para echar cohetes, pero está por encima de lo que cobraría de Renta Básica, y no entendía que si ya está trabajando y tiene ingresos, no tiene derecho a percibir la Renta Básica, lo cual me llevó a responderle "que yo tampoco cobro Renta Básica y no me quejo", aunque no se fue muy convencido, ya que por más que le expliqué se marchó con un "pues ya preguntaré por ahí a ver si es como dices".

Otra persona que acudió, una señora en plena fase de negación, tenía una suspensión por irregularidades en la unidad convivencial. Es decir, que no daba cuentas claras de quién vivía y dejaba de vivir en su casa. Aclaro que a la hora de calcular las cuantías de Renta Básica se computan todos los habitantes de la casa, para lo bueno y para lo malo. Es decir, a más miembros más cuantía, pero se computan los ingresos de todos. Eso lleva a que la picaresca hace cometer, digamos, irregularidades. Y lo que tiene hacer trampas es que a veces te pillan, y este parecía ser el caso de la señora, puesto que había un bonito informe de la Policía Municipal en el que decía que en esa casa vivía un señor no empadronado, y por más que trataba de hacerle entender a la señora que mientras pusiera eso a quien íbamos a creer era al informe, no había forma, pues cada vez que yo abría la boca, me cortaba con un "pues no", y aunque yo trataba de formular la frase "según este informe en su casa vive alguien que no está empadronado" ella me saltaba con "¡pues en esa casa solo estoy empadronada yo!". Leñe, que ése es el problema, que tiene gente viviendo en su casa y no los ha empadronado. ¿Pero escuchar para qué? si eso es malo. Toda una prueba para la paciencia.

Y la nota cómica la puso una mujer, de aspecto desgarbado (y estoy siendo extremadamente eufemístico) y un nivel cultural tirando a bajo (eso, o unas dotes magistrales para la interpretación) que vino a preguntar si le habían concedido "la paga" y si iba a cobrar en septiembre. Consultado el expediente, sí, tuvo suerte, y mucho se debió de alegrar, porque se lanzó a abrazar al segurata que pasaba por ahí, al cual la mirada de sufrimiento le duró el resto de la mañana. Y en momentos así, agradecí que hubiera un cristal en el mostrador.

jueves, 28 de agosto de 2008

La verdadera Torre de Babel

Una chorrada como un piano - A twaddle like a piano

Nueva funcionalidad para el blog, en el cual hay que implementar de vez en cuando juguetes nuevos. Esta vez tenemos el traductor automático de Google, que permitirá seguir mis andanzas, batallitas, desvaríos y demases en diversos idiomas, con solo pinchar en el icono que está bajo mi perfil, y que tiene un aspecto tal que así:

El icono. Fácil, ¿verdad?

Las traducciones, eso sí, pueden ser un poco macarrónicas, ya que el programa hace lo que puede, y en ocasiones un exceso de literalidad puede dar lugar a absurdos y patadas al diccionario, pero servirá para poder leerme en sueco, croata, japonés, ruso, árabe...

Pena que falte el euskera.

miércoles, 27 de agosto de 2008

Presentación Bilbao Basket 2008

Aún faltan Banic y Blums

Un poco de metadona antes de que empiece la liga. Así podría definir el acto de ayer, en el que el iurbentia Bilbao Basket presentó la plantilla 2008/09 y su primer entrenamiento de puertas abiertas al público, ante la presencia de 700 personas que se congregaron en el pabellón de la Casilla para ver a sus jugadores, y éntre esos 700 estábamos algunos miembros de la Piña Marko Banic (ausente ayer por estar de vacaciones tras su más que notable participación en los Juegos Olímpicos de Beijing).

Siempre es agradable volver a ver algo de baloncesto en directo, aunque sea un entrenamiento, y volver al pabellón que tantas alegrías nos ha dado y esperemos nos sigan dando.

Algunos de los jugadores dejaron sensaciones muy buenas, como el lituano Seibutis o el veterano Salva Guardia. Paco Vázquez, Luke Recker y Pedja Savovic, en adelante los 3 frikis, demostraron ser el alma de la fiesta, además de una buena mano en el tiro. Y Drago Pasalic demostró un buen estado de forma para el que debería ser el año en el que dé un paso adelante y convertirse en un jugador importante en la rotación.

No se puede decir, por desgracia, lo mismo de Weis, que nos llega algo pasado de peso (lo de no haber jugado con la selección este verano se nota) y mucho tendrá que cuidar ese aspecto para volver a ser el pívot determinante del año pasado. Eso sí, si en los partidos las metiera como en los entrenamientos... 7 de 8 hizo ayer en tiros libres.

De los demás, a destacar Carles Marco, fichado como temporero durante un mes para cubrir la ausencia del letón Blums en los entrenamientos, demostró ser un jugador para quien sus mejores días ya pasaron, y en el extremo opuesto, un verdísimo Nikos Pappas, que dará muchas alegrías a nuestro baloncesto, pero que todavía tiene que pulirse y foguearse mucho. Y mención especial a André Almeida, el brasileño fichado para los entrenamientos, con una envidiable capacidad de salto y una potencia física que, para las pachangas y entrenamientos, es una verdadera delicia para el espectador.

El tablero ya está dispuesto, y muchas de las piezas desplegadas para la partida, que empezará el 4 de octubre en Madrid, contra el MMT Estudiantes de nuestro ex-jugador Martin "Tiburón" Rancik.

martes, 26 de agosto de 2008

Memorias de un ex-demandante de empleo. [I]

Y tuve la suerte de que me contrataran.

Una cierta morriña, producto sin duda del síndrome postvacacional, me hizo dar vueltas a la cabeza y a recordar que no todo tiempo pasado fue mejor, y que hay cosas peores que volver a trabajar cuando se te acaba las vacaciones, como por ejemplo, que se te acaben las vacaciones y no tengas un trabajo al que volver. Esa sensación de vacío, de volver a la nada, que por suerte ahora, por mucho que me reviente madrugar, al menos de momento, no padezco, pues soy y me siento afortunado con mi trabajo.

Pero no siempre fui así, ya que, al margen de mi etapa de abogado, como ya adelantara en esta entrada, hubo otras historias, algunas de las cuales merecen ser contadas.

Y ya, sin más preámbulos, paso a contar la desgarradora historia de...

¡El vendedor de seguros!

Las cosas no iban muy bien. Acababa de abandonar el despacho del vil Pedro y tenía el suficiente poco volumen de trabajo como para que el exceso de tiempo libre se empezara a notar, y por otra parte, lo de tener 26 años y una absoluta carencia de ingresos fijos empezaba a hacer mella en mi moral y en mi cuenta corriente. Así que, sin renunciar a mi idea de seguir ejerciendo la abogacía, comencé a buscar otras posibilidades laborales, bien para lograr un dinero con el que en un futuro montarme el chiringuito, bien para compatibilizar ambas tareas, y me puse a buscar.

Miré varias cosas, y aunque estuve a punto de aceptar la de Círculo de Lectores (era joven y necesitaba el dinero, nunca una excusa fue tan adecuada) la que mejor pinta tenía era la de la prestigiosa aseguradora Axa. En el anuncio pedían "asesores fianncieros", y como un servidor, además de Derecho cursó algunas asignaturas de económicas, envié mi Curriculum, a ver qué pasaba, cuando para mi sorpresa y alegría, me llaman al día siguiente para una entrevista. Y aunque nunca se me dieron muy bien las entrevistas de trabajo, allí me planté, ataviado con mi traje cual armadura y blandiendo mi CV cual espada justiciera, y con los inevitables nervios de quien se enfrenta a una prueba por conseguir un puesto de trabajo.

Me recibe una señora, de nombre Olga, que era la que manejaba todo el cotarro, y me explica (además de que Axa es la hostia, la rehostia y la requetehostia) que el trabajo consiste en vender seguros, pero algo orientado a la formación personal y profesional, algo que ellos llamaban el PDP (plan de desarrollo profesional) mediante te forman durante dos años, para que al final de esos dos años, si eres válido, te montan tu propia oficina de Axa y entonces puedas vivir de tu propia cartera de clientes, pero mientras tanto te forman y para que sigas te pagan un sueldo, una cantidad que me pareció bastante aceptable, pues creo que hablaban de 1800 €/mes, que aun siendo brutos y descontando Hacienda y Autónomos, sigue siendo algo bastante decente.

Obviamente la oferta suena de maravilla, así que cuando me citan para el examen psicotécnico y demás pruebas, voy raudo y veloz. El psicotécnico me parece bastante fácil (bien es cierto que nunca se me han dado mal del todo) y en la dinámica de grupo me encuentro bastante cómodo, especialmente cuando me notifican que he pasado las pruebas y que estoy dentro. ¡Yuhu!

Al día siguiente, cuando empieza el curso, ya me llama la atención el hecho de que todo el mundo que estaba en las pruebas esté en el curso, pero yo en mi candidez lo que pienso es que lo hicimos todos bien, y bueno, empieza el curso, que comienza con una exposición sobre la empresa, cifras, datos, autofelaciones varias... Axa por aquí, Axa por allá, culminando con un señor trajeado, director comercial de Zona, o alún título rimbombante parecido, que nos felicita por haber llegado hasta ahí, y por estar ante la gran oportunidad de nuestras vidas, que parecía aquello que hubiéramos entrado en la Academia de Operación Triunfo, lo menos.

El curso, bastante árido, se reduce a una exposición del catálogo de Axa, donde nos hablan de sus productos, sus seguros, sus fondos de inversión, donde nos dejan bien claro que son los mejores, aunque sin llegar a decir por qué son mejores que los de otras empresas. Pero bueno, si nos lo dicen a nosotros, que somos los elegidos, será verdad, ¿no? También algo de técnicas de venta, y venta agresiva, que podrían parecer sacadas de un manual barato de vendedor ambulante, pero podría parecerlo, que aquí son los mejores y solo trabajan con los mejores. Al menos eso nos repetían constantemente.

Avanza el curso y se va sucediendo un goteo, algunos se van yendo porque encuentran otros trabajos (¡pobres locos, tener esta oportunidad e irse a otro sitio!) y nos vamos quedando 4 gatos. También nos enteramos de que una semana después que nosotros empezó otra tanda, pero que a ellos los han mandado a hacer el curso a Segovia, con gastos pagados. ¿Y nosotros? ¿Es que no nos quieren?

Empiezan a verse los puntos oscuros. Ya cuando le pregunto a la encargada de selección sobre qué criterios usaron para seleccionarnos o no, me responde de forma totalmente abstracta y me quedo igual que al principio. Nos hablan, cosa que en la entrevista olvidaban comentar, que hay que vender unos mínimos cada mes, así como luego dejan caer que cobrar el sueldo fijo está condicionado a vender esos mínimos. "Pero no os preocupéis -nos dicen- que si no llegáis pero os quedáis cerca también cobráis, algo menos pero cobráis". Así que cuando le pregunto, "ya, ¿entonces, si para cobrar 1800 tengo que vender 3000, pero si vendo 900 me vais a pagar 1500, qué diferencia hay entre eso y que sea a comisión?" me responde "no es exactamente así, se mira caso por caso cuánto se ha vendido y se paga según veamos". (Traducción: Si vendes 2999 euros nos reservamos el derecho a no darte un duro).

Por otra parte, nos empiezan a dar cada vez más caña, y las reuniones, en las que ya coincidimos con comerciales que llevan algo más de tiempo (un par de meses algunos, años otros) y ahí vemos cómo se les exigen resultados, igual que a los niños se les exigen los deberes el lunes a la mañana "A ver, Fulanito, ¿cuántos seguros de vida has vendido este mes? ¿solo esos? Ay Fulanito... a ver si este mes no vas a cobrar..." Y también nos amenazan con que al principio no van a ser muy quisquillosos pero que pronto nos iban a empezar a pedir resultados.

Todo esto, sin duda, con la sonrisa en la boca, el buen rollo, haciendo piña, yendo a tomar potes juntos, organizando cumpleaños y cenas... pero no podía evitar sentirme agobiado, y eso que aún no había llegado a empezar. Por otra parte, como abogado tenía poco trabajo, pero lo tenía, y aunque quería compatibilizar ambas cosas, mis prioridades las tenía claras, y no lo ocultaba. Tal vez ese fue mi error, o quién sabe si mi acierto, pues cierta mañana la jefa me llama a su despacho, desprovista de su habitual careta de simpatía, y tras preguntarme cómo me veo en el trabajo, no le miento y le digo que confuso y desorientado, me dice "creo que este no es tu sitio, tú buscas otra cosa, lo que quieres es ejercer la abogacía y tienes esto como segundo plato, y es una pérdida de tiempo para ti y para nosotros que sigas aquí". Un "tienes razón, es exactamente eso" es mi sincera respuesta. No se lo dije, pero me sentía encerrado en una cárcel en la que ni siquiera había llegado a ingresar, y aquello era el empujón que necesitaba para marcharme de un sitio en el que no quería estar, y me vino muy bien porque admito que a mí me habría faltado el valor necesario para decir "me marcho, no quiero esto para mí".

Así y todo, me gusta irme a buenas de los sitios. Esto era un jueves y al viernes siguiente había una cena de empresa, con los que, por breve espacio de tiempo, habían sido mis compañeros, incluyendo a los que empezaron conmigo, y qué mejor forma de despedirme que en la cena. Pero la jefa me pidió expresamente que no fuera, ya que para ellos o se está dentro o se está fuera. Así que me fui por la puerta de atrás, pero con una enorme sensación de alivio, por dejar atrás ese mundo de llamar a puertas, telefonear a desconocidos y atosigar a familiares y amigos mendigando una póliza.

lunes, 25 de agosto de 2008

El Caballero Oscuro

Harvey Dent: La película.

No tenía ninguna intención de ver esta película. Batman Begins me pareció bastante mediocre, y el rompedor diseño del Joker me terminó de quitar las ganas de ver esta película, pero tanta crítica positiva está claro que algo encerraba, así que me animé a verla.

Y lo cierto es que no me arrepiento de ello. La película presenta una buena factura, con una historia interesante, unos personajes bien trabajados y escenas que dan que pensar.

Aunque también es curioso que la película no habría sido muy diferente sin Batman, que en esta cinta queda reducido a la categoría de personaje secundario en beneficio de Harvey Dent, que es el verdadero protagonista de la historia, sucediendo lo mismo dentro y fuera de la pantalla.

La película tiene escenas magistrales, como la del hospital (la única escena en la que el Joker es el Joker), o la del barco, donde el dilema del prisionero adquiere unos tintes especialmente dramáticos, y con una resolución de quitarse el sombrero. Nada es blanco y nada es negro en Gotham (aunque esta visión de Nolan en poco recuerde a la oscura Gotham City) y ahí reside el mérito de la película. Ni los buenos son tan buenos, ni los malos son tan malos. Y ahí está otra de las mejores escenas, el debate acerca de la autoridad moral de Batman, ¿tiene derecho a tomarse la justicia por su mano, violando si es preciso la legalidad internacional?

Otro apartado positivo es la clara mejoría respecto a Batman Begins en el tratamiento de, las aquí secundarias, escenas de acción, donde no convierte la película en un mareante suplicio para el espectador.

En cuanto a puntos negativos, sin duda el incomprensiblemente aclamado "Joker", pues en contra de la opinión mayoritaria, creo que Ledger destroza el personaje, se lo carga por completo, y solo en la escena del hospital parece ser el Joker, me parece una actuación totalmente sobrevalorada. Para ser un buen Joker debería haber empezado por ser el Joker, y si le dan el Oscar será por lo que desgraciadamente le pasó.

Eso en cuanto a su actuación, porque sí es cierto que su modus operandi es totalmente Jokeril, pero eso es algo que depende del guión, y no de su actuación, donde miradas, gestos, etc... no me sugerían al Joker ni de lejos. Por no hablar de su vergonzoso diseño, y lo de las cicatrices... para matar a Nolan.

Por lo demás, sin ser la obra maestra de la que se habla, una película bastante buena, y que por suerte no es Batman Begins 2.

Pero prefiero terminar la entrada quedándome con lo bueno, con sus conflictos éticos, con las decisiones difíciles, y con el mensaje de que ser un héroe no consiste en cazar villanos, sino en saber hacer sacrificios en pos de un bien mayor, como cuando Batman/Wayne deja que echen toda la mierda sobre él para preservar su memoria, o cuando el propio Dent confiesa ser Batman, con todos sus riesgos y perjuicios, para que el verdadero Batman pueda seguir con su labor.

Esas cosas hacen que la película, que admito que juré que no vería, valga la pena.

domingo, 24 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 8 y fin de fiesta

Bye, bye, Marijaia!

Todo lo bueno se acaba, y con ello las fiestas de Bilbao, cuyo final da pistoletazo de salida al inicio del nuevo curso, ya que a partir de mañana me toca otra vez ir a trabajar, empezar a estudiar... al menos siempre será mejor que no tener nada que hacer, y sobre todo, no tengo que ir hasta Vitoria, como hace un año. Y lo de haber estado la semana pasada de semivacaciones, ayuda a sobrellevar mejor el trauma.

Sin perderme en disquisiciones, me centro en la parte festiva, que al más puro estilo se inició con 4 gatos en Moskotarrak y acabó congregando a un enorme grupo de gente, cuyo nexo de unión era "conocemos a Jokin" (y no querían pedirme dinero, ni partirme las piernas, al menos que yo sepa).

El alcohol corrió a raudales (aunque pierdo facultades, este año casi no me he emborrachado en fiestas) y el bailoteo era constante (a pesar de que me dejé el cinturón en casa y los pantalones se me caían, y tenía que andar a medio camino entre Eminem y Julián Muñoz, horroroso, oiga usted) y donde digo baile debería decir BAILE, ya que la noche (amanecer más bien) culminó en Txomin Barullo donde estuvimos bailando un vals... a ritmo de vals.

Al cierre de las txoznas nos fuimos ya a desayunar, el tradicional chocolate con churros, contemplando con horror que la venta de chocolate con churros debería estar tipificada como delito contra la propiedad, porque 5 euros por eso es ROBAR.

Y tras 8 horas de reparador sueño, ya estoy otra vez en perfecto estado de funciomaniento para salir de fiesta otra vez y...ups, que no, que ya se han terminado.

Pues nada, otro año más, y a poder ser mejor (al menos este año sí ha sido claramente mejor que el anterior en muchos aspectos, pese a haber tenido que trabajar entre semana).

Ah, sí, bueno, lo olvidaba: TRES.

sábado, 23 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 7

¿Marcamos K de kalimotxo?

Anteúltimo día de fiestas de Bilbao, preparando la recta final, que es hoy. Comenzaba con turno de barra, breve, de 11 a 1, que aunque bastante concurrido no se llegó a hacer pesado, ya que estábamos unos cuántos y el concierto de Amaral no se dejó notar tanto como parecía. Especial mención al DJ y a sus parientes vivos o fallecidos, por la horrible selección de temas musicales que pinchó durante una hora, con "grandes éxitos tuneros" y "bilbainadas varias", aunque luego ya tiró por lo clásico (ya sé que es ridículo llamar clásico a cosas de finales de los 90, pero como me recuerda a mis primeras fiestas, pues clásico).

Luego, sin salirnos mucho del esquema, estuvimos merodeando las proximidades de Moskotarrak, donde había bastantes conocidos, y entre la música y la gente, por momentos aquello parecía un revival de las fiestas de 1999.

Así pues, queda ya solo una noche festiva, que habrá que disfrutar, si bien, viendo el destino de mis katxis, tendré que asegurarlos hoy, no solo contra caídas sino también contra robo. Y no miro a nadie (tos, tos).

viernes, 22 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 6

La Piña Marko Banic, precalentando la borrachera.

Ayer por fin podía salir de fiesta en condiciones, sin pensar en el terrible "mañana tengo que trabajar", y era el día en el que había quedado con los de la Piña, aunque antes tocaba la inauguración de casa de Ana, donde estuve con los Arbolantxiles, pero solo hasta las 9, que a las 9:30 era la citada kedada con los forofogoitias del basket.

Empezamos la fiesta en Moskotarrak, donde los katxis corrían a raudales, y los primeros síntomas de ebriedad no tardaron en asomar, y ahí estuvimos un rato, hasta que luego nos fuimos a Gogorregi, donde, en fin, bajo la lluvia sufrí una intensa y asfixiante defensa en zona 2 contra 1 que impedía todo movimiento.

La noche acabó en la zona "parque temático", junto a la txozna de Kaskagorri (siempre me ha maravillado que una txozna que tiene por valores la rebeldía contra los opresores Estados español y francés use de símbolo a... Asterix ¿y por qué no el Capitán Trueno?)

Y nada, a las 6 ya, cuando el cansancio hizo mella y viendo que el partido se complicaba, un servidor se retiró hacia casa.

jueves, 21 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 5

In hac patata est involuto cors Aescipionis, aka "to chip or not to chip"

Otro día de la semana grande, y último día tranquilo, y por tranquilo me refiero a "hoy no puedo salir de fiesta a saco, que mañana trabajo", lo cual obligaba a potenciar los planes diurnos.

Ayer fue el día de las patatas asadas, que consistió en asar patatas con la sana intención de luego devorarlas de forma inmisericorde, rellenas de todo tipo de aderezos, tales como queso, bonito, mantequilla, jamón, champiñones... Una tarde divertida y gastronómica, que se completó con el visionado del primer capítulo de la segunda temporada de Dexter, y una sucesión de fotos viejunas en las que veo con horror mi sucesión de aspectos a lo largo de los últimos años y por suerte fotos en las que veo que tengo bastante mejor aspecto con 30 que el que tenía con algún año menos.

De lo que es la fiesta, poca chicha que contar, un par de cacharros tranquilos en la zona VIP de la txozna, jugando al juego de las leyendas urbanas, al que otro día dedicaré una entrada, y prontito a casa, que hoy tocaba madrugar.

miércoles, 20 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 4

Tres virtuosos de la barra, tanto a un lado como al otro.

Otro día de fiesta, y otro día supuestamente tranquilo, que lo de trabajar y salir de fiesta requiere cierto esfuerzo a la hora de compatibilizarlo. Al menos sobre el papel, claro.

La tarde empezó conmigo vegetando por casa, tratando de recuperar sueño perdido, cuando un grupo de gente irrumpió en mi casa y me obligó a presenciar la película de Disney "Encantada, la historia de Giselle" (bueno, vale, las había invitado yo). La película lo cierto es que me gustó, ya que era bastante divertida y con bastante más chicha que lo que pudiera parecer en un principio, aunque es de esas estúpidas películas que te dejan totalmente pegada su canción principal, y alguien que yo me sé compró un lote completo para la rifa de un asesinato por pegarme la cancioncilla.

Después de ver la película y hacer un rato el chorra por casa nos fuimos al parque a ver los fuegos, y después, por variar, a la txozna de Moskotarrak, donde el plan era estar un ratito y a casa (el ratito se convirtió en llegar a casa a las 4:30) y donde sin duda lo más reseñable fue encontrarme con un amigo que había salido con sus compañeros de trabajo de fiesta, y para mi sorpresa, en ese grupo estaban los señores Igore (Izquierdo) e Igoru (Urraca), dos de mis mejores (qué narices, mis dos mejores) amigos de la infancia, aunque con la cosa de que hoy trabajaba y me quería ir prontito a casa no me quedé mucho rato con ellos.

Hoy también supongo que tocará día tranquilo (a ver si es verdad) pero a partir del jueves, debería empezar la FIESTA de verdad.

martes, 19 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 3

Cualquier persona en sus cabales huiría al encontrarse con esto.

Otro día de fiesta, ayer con mostrador, digo con barra. Y es que parezco masoquista. Terminan mis vacaciones, voy a trabajar, tras la avalancha de papeleos me toca turno de mostrador (bastante tranquilito, eso sí, parece que los perceptores de Renta Básica también se van de vacaciones) y a la tarde no se me ocurre otra cosa que hacer turno de barra en la txozna.

Turno de txozna que ayer fue monopolizado por nosotros y que fue, a pesar de la tranquilidad, extraño, por el reencuentro fortuito con un fantasma del pasado que me descolocó bastante, aunque por otra parte divertido porque pasó un contingente de conocidos, algunos que veo con más asiduidad que otros, pero como suele ser habitual en estos casos, parecía que se hubieran puesto de acuerdo para venir todos a la vez.

Y como es habitual, cuando llegó el reemplazo y empezamos a ser demasiados en barra y nos incordiábamos unos a otros optamos por marcharnos, y vivir un poco la fiesta desde fuera, aunque con moderación, que hoy toca trabajar, así que a eso de las 3:30 me batí en honrosa retirada.

Trabajar y salir de fiesta, mala combinación.

lunes, 18 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 2

Esta txozna no me suena, ¿me habré equivocado de parada de metro?

Ayer domingo tocaba día tranquilito, entre otras razones porque era mí último día de vacaciones, es decir, hoy tocaba madrugar, así que, y parece que el domingo se empieza a convertir en el tradicional día de tranquilidad, fue cierto lo de bajar, dar una vueltilla y a casa.

A diferencia de otras veces, el plan no consistió en salir de casa ya de noche e ir directos hacia las toxnaas, sino que quedamos a las 17:30 en el Ayuntamiento (y yo que pensaba que a esa hora todavía estaban las calles sin poner) para ir a casa de Zuha a ver, por enésima vez, Moulin Rouge (no me opuse al plan, pero conste que yo lo supe ya en el Ayuntamiento) y devorar toda la generosa ristra de contenidos extra que contiene el DVD, enfrascados en una orgiástica partida de Tetris (es lo que tiene tratar de encajar 6 personas en una cama viendo una película).

Muchos abandonaron al terminar la película, pero unos pocos valientes nos aventuramos hacia la zona de txoznas tras ver los fuegos artificiales, y aprovechar para ver la decoración de las del Arenal, de las cuales hay alguna auténticamente impresionante (particularmente reseñable me pareció la de Zorroza, simulando la fachada de un Ayuntamiento).

Por lo demás, un ratito en la txozna, y a eso de la 1 o así, a casa, que hoy tocaría madrugar. Y por extraño que esto resulte en Semana Grande, el día de "dar una vuelta de tranqui y volver pronto" consistió en dar una vuelta de tranqui y volver pronto. Y sobrio.

domingo, 17 de agosto de 2008

Aste Nagusia 2008: Día 1

Dressed to drink

Ya está aquí, ya llegó, la Marijaia, la Semana Grande, el evento festivo más esperado del año, la semana de los 8 días, las fiestas de Bilbao, etc... y con ellas, las crónicas fiesteras del blog, que esta semana será, como lo fuera el año pasado, monográfico durante estos 8 días.

La pena es que este año, como no estoy de vacaciones, y tengo que trabajar lunes, martes, miércoles y jueves (el viernes es fiesta en Bilbao), los días de entre semana, aunque saldré, tendré que comedirme y no podré llegar a las tantas, que trabajar de gaupasa no es plan.

Ayer empezaba fuerte la cosa, tras ver el partido de baloncesto (debacle) y tomar la primera en casa del señor Fuentespila, en el tradicional cocktail fiestero, me fui a la txozna, ya que este año empezaba fuerte el asunto, con el primer turno de barra el primer día, en una acelerada toma de contacto, justo después de los fuegos artificiales, y la verdad es que me costó bastante aterrizar, ya que al cambio de caños de cerveza, el esfuerzo de recordar dónde está todo y que debido a una alergia estaba con la nariz congestionada y medio sordo, estaba totalmente espeso y me costaba horrores aterrizar.

A eso de la 1 salí ya de la barra y estuve con los habituales pegando botes, hasta que a eso de las 5 y media el cansancio empezó a hacer mella y optamos por una más que honrosa retirada.

Ayer era la primera vez que salía en fiestas de Bilbao desde que cambié de casa, lo que significa, mi primera mañana post fiestas ya independizado, sin señor padre que me obligara a levantarme a las 12 del mediodía (o a las 10 de la mañana con la mñusica atronadora) aunque por felices que me las prometiera yo, el evento de "padre despertandome a las 12" fue sustituido por "compañero de piso que se ha dejado las llaves en casa despertandome a las 8". Consultado el Código Penal, la jurisprudencia del Tribunal Supremo y las galletas de la suerte, creo que si lo asesino será legal.

En otro orden de asuntos, requiem por el katxi cruelmente asesinado por Ane.

sábado, 16 de agosto de 2008

Jornadas Umbra


Alter Paradox, organizadores de las jornadas.

Nuevamente unas jornadas me llevan a hacer kilómetros, aunque esta vez el viaje ha sido más corto, tanto en tiempo como en distancia. En esta ocasión las jornadas visitadas eran las Umbra, organizadas en Pamplona, por la gente de Alter Paradox, y la incursión fue efímera, ya que, aunque ofrecían alojamiento, solo pasamos el día allí, ya que hoy empieza la Semana Grande, y no solo de jornadas vive el hombre.

Allí fuimos Jon2 de Mungia y yo, haciendo a la ida el Bilbao-Vitoria-Pamplona, siguiendo loas indicaciones de un GPS que estaba configurado para tener la voz de... Javier Clemente, y que cuando llegamos a destino así nos lo hizo saber, si bien la parte complicada fue ir del coche al recinto de las jornadas, que aunque dimos más vueltas que un tonto, descubrimos que estaba a escasos 300 metros de donde habíamos aparcado.

Las jornadas en sí, poca historia, sobre todo saludar a gente habitual de este tipo de eventos (todo un placer volver a ver a los chicos de Rentería), y alguna partida de tablero, incluyendo un frustrado intento de jugar al Marvel Heroes de Fantasy Flight (por la simple razón de que ninguno sabíamos jugar, y que las reglas no eran precisamente escuetas).

Lo que viene siendo rol, poquito, haber había, de hecho ahí fue Jon, teledirigido hacia la mesa en cuanto vio unos poliedros de colores, mientras que yo opté por actividades más "alternativas", ya que las partidas de rol en vivo que había, o ya las había jugado (o incluso escrito, que en el programa estaba la de Superman) o empezaban demasiado tarde (en teoría a las 12 de la noche).


Los plastilines.

Tal como se ve en la foto, me dediqué a hacer el gamba en el taller de esculpir plastilina, sacando a relucir mi vena más pueril, y siendo la temática del mismo Fanhunter, perpetré, además del encierro en plastilina de arriba, este Pikachu narizón, al más puro estilo Cels Piñol:

¡Pika-Pika!

Otras actividades incluyeron el torneo de Singstar, en el que logré un meritorio 4º puesto (éramos unos 14) con "La casa por el tejado", y digo meritorio porque canté sin mirar la pantalla. Y es que tantos sábados en el Azzurro tenían que servir para algo. :P

La vuelta tuvo su miga, ya que nos colamos y en vez de venir por Vitoria acabamos de patas en San Sebastián, completando así el circuito de capitales vascas, y alargando innecesariamente el viaje de vuelta. Obviamente, a la vuelta no teníamos el GPS encendido, si no, los berridos de Clemente por acabar en Gipuzkoa se habrían oído desde Kuala-Lumpur...

En cuanto a la valoración, el sitio bastante cuco, y el alojamiento aceptable, con el problema de tener pocos cuartos de baño y sobre todo pocas duchas (3, para ser exactos), cosa que puede suponer un freno al crecimiento de las jornadas de cara a futuro, aunque si solventan eso, creo que tienen posibilidades.

Añado también de que a los rumores que apuntan a una candidatura de Quart de Poblet (Valencia) como sede de las CLN 2009, se unen ahora los de Pamplona.

viernes, 15 de agosto de 2008

El mamut peluchil

El sufrido mamut.

La historia del mamut es un video de Internet, no más llamativo que la miríada de ellos que pululan por Youtube, pero que alcanzó la categoría de mítico, ya que fue de los primeros videos que se pusieron de moda, o al menos de los primeros que vi yo, y al igual que el mamut viene a ser un ancestro de los actuales elefantes, se podría decir que el video es uno de los protovideos de Internet, cuando aún no estaba tan desarrollado el tema.

Pues el vídeo, que alguna vez he puesto aquí, tiene sus versiones, y ayer me encontré con ésta, bastante graciosa, de la cual sobran los comentarios:


Y sin más que, poner, por si alguien no la conoce, la versión original.


jueves, 14 de agosto de 2008

Turnos de Txozna 2008

El logo de Moskotarrak.

En la reunión del otro día se asignaron los turnos de barra en la comparsa Moskotarrak, a la que pertenezco (y con éste van ya 9 años), y cuya txozna está justo al lado del puente del Arenal, según se cruza en dirección al Casco Viejo a la izquierda, y éstos serán el primer sábado después de los fuegos hasta que se agilice la marabunta de personas, y el lunes, toda la tarde hasta la 1 de la madrugada.

Debo decir que no son los turnos que más me gustan, pero bien es cierto que tampoco me puedo quejar, y no lo voy a hacer, ya que durante el año suelo estar bastante desconectado de la comparsa, y siendo coherentes, si paso para lo malo, también para lo bueno.

En definitiva, quien quiera venir a verme ya sabe dónde estaré. (Y el resto del tiempo tampoco me suelo alejar mucho de la zona de influencia de Moskotarrak, con buen ambiente, música fiestera y una txozna que no parece un stand político).

miércoles, 13 de agosto de 2008

Wall·E

Limpia, fija y da esplendor.

El espectador que acuda a ver una película de Pixar se puede sentir ligeramente decepcionado, porque en Wall·E se carga algunos de sus clichés (entre ellos, el de sacar personas de imagen real) y saca una película innovadora, que sin ser tal vez tan divertida como "Buscando a Nemo" o "Los increíbles", muestra un mensaje inteligente disfrazado de simple diversión infantil (aunque desaconsejo vívamente a los padres llevar a sus hijos pequeños a verla, más que nada porque la película apenas tiene diálogos, y puede hacerse insufrible) y estaríamos ante probablemente la película más adulta de Pixar. Prueba de ello es la indisimulada escena de sexo, repleta de evidentes paralelismos.

La historia, en principio es simple como una patata, Wall·E vive solo en su planeta, aparece la robot Eva, de la que se enamora, la sigue a su nave, se enfrenta al malo y salva la papeleta, pero encierra una gran carga simbólica, con una feroz crítica al consumismo en la sociedad distópica que nos presenta, y algunos detalles poco sospechosos de ser casuales (¿Acaso soy el único que vio en Auto al ojo del Gran Hermano?).

También resulta meritoria la expresividad de los protagonistas, que sin palabras son capaces de decir más que muchos discursos, y cómo muchas de las situaciones, vistas desde el punto de vista robótico consiguen capturar al espectador, con geniales detalles como la cuchara-tenedor, o la caja del anillo.

¿Y qué decir del apartado técnico que no sea "impecable"? Con unas animaciones impresionantes, y la capacidad de lograr que algo tan a priori asqueroso como una cucaracha metiendose en un mugriento pastelillo en un vertedero resulte algo dulce y adorable.

Es una de esas películas que parece mejorar cuando se pìensa en ella después de haberla visto, ya que admito que recién terminada la película me parecía peor que otras de Pixar, pero entonces se empieza a pensar en los detalles y... se convierte en una maravilla, aunque es cierto que por momentos, y por paradójico que parezca, da la sensación de estar viendo un cortometraje de hora y media.

Geniales también los títulos de crédito, tampoco carentes de simbolismo, reflejando la evolución de la humanidad por medio de la pintura.

Leer critica Wall·E en Muchocine.net

martes, 12 de agosto de 2008

TdqN

El CEULAJ, país de la piruleta durante 4 días.

Todo lo bueno se acaba, y ya tocó volver de las Tierra de que Nadie, perdón, de las Tierra de Nadie (tanto dequeísmo por allí ha acabado por provocar lingüísticos estragos) y una vez superado el cansancio de estar tantos días fuera de casa a escribir tocan.

Las jornadas, pese a que este año han sufrido los problemas derivados de la masificación y de tener más participantes de los que instalaciones y organizadores eran capaces de soportar, han vuelto a ser ese momento idílico del año en el que paso 4 días despreocupados, rodeado de amigos y con una cuasipermanente sonrisa en los labios, pese a que, quién sabe si por masoquismo o qué, me ha tocado madrugar todos los días, por mi brillante idea de apuntarme a voluntario colaborador (como todos los años, vamos). Y salvo algún momento puntual del domingo, las jornadas, entre los turnos de voluntariado y las actividades (y este año fueron más las que organicé/dirigí que en las que fui mero participante) no tuve apenas un respiro (pero sarna con gusto, ya se sabe...)

En cuanto a las actividades, como ya he dicho, este año fueron nada menos que 5 las partidas que dirigí; Superman: el enemigo interior, Padre de Familia, Giro al Infierno (partida que pese a mis meteduras de pata salió aceptablemente bien), Buscando a Nemo (en la piscina) y Hombres-Lobo de Castronegro, que dado el cansancio generalizado bien podría haberse llamado Gente Espesa de Castronegro.

En cuanto a las que estuve como participante, a destacar la original y rompedora Fracture, y la ansiada secuela de Pecados de la Carne, y también reseño Eyes Only: la llama que no arde y Black Tarot Café.

Y ya en el campo de lo anecdótico, cabe destacar el día entero que nos pasamos ayer en el aeropuerto, donde una serie de eventos y desinformaciones cruzadas (como el hecho de que nos juraran y perjuraran que en el aeropuerto de Málaga había consignas, o que a la inexistente pero anunciada huelga de autobuses se uniera un atasco de narices) nos hicieron quedarnos cosa de 8 horas en el aeropuerto. Suerte que el vuelo fue rápido y sin incidentes.

Por lo demás, ojalá las TdN no se hubieran terminado nunca peeeeero, toca volver al mundo real.

miércoles, 6 de agosto de 2008

And now... a Málaga

Con mucho de esto.

Finaliza el periplo madrileño, y en una hora saldré ya para Málaga (realmente Mollina, que está al lado de Antequera) a las Jornadas Tierra de Nadie que hasta tienen etiqueta propia, de lo que merecen la pena.

Saldré en coche desde Madrid con otros 3 (para quienes les conozcan con Ángel, Iván y Paco) en uno de los NSRmóviles de la expedición, ya que otro de los coches salió a las 12:30.

Así que según calculamos, estaremos sobre las 23:00 allí, para empezar a disfrtuar de estas jornadas.

lunes, 4 de agosto de 2008

De vuelta de los ERA

Por repetir la coña del año pasado.

Finalizados ya los ERA, las jornadas de rol de Granada, hállome ahora en Madrid, donde estaré un par de días antes de volver a bajar a tierras sureñas en pos de más jornadas, las Tierra de Nadie, y analizaré lo que han sido las jornadas en las que acabo de estar, y en cada uno de los retos que nos trajo el día a día.

1. El congelador.

Los ERA tienen una cosa muy chula que los caracteriza, que es que el alojamiento es en unos apartamentos muy majos (durante el año es una residencia universitaria) y tienen su cocina, con su neverita y tal. Y cuando llegamos, con la sana intención de introducir nuestras recién adquiridas botellas en la misma, vimos que tanto el congelador, como el resto de la nevera, estaban llenos de hielo, si bien más parecía jodido permafrost, ya que tuvimos que estar cosa de una hora dandole caña para extirpar los generosos tronchos de hielo que contenía el frigorífico, algunos del tamaño de un teléfono móvil, de los de hace 10 años.

2. En busca del taxi.

Una de las cosas buenas de Granada es que está todo bastante barato, y una de las malas es que hace un calor terrible, resultando de la combinación de ambos factores que el uso del taxi era una opción muy presente. O al menos entraba dentro de lo que eran nuestras intenciones el viernes después de comer, donde el amigo Iván hizo uso de su poder mutante de ahuyentar taxis, ya que allá donde íbamos veíamos irse un taxi, y cada vez que siguiendo las indicaciones de Iván cruzábamos de acera, por la otra aparecía lozano y feliz un taxi. Para rematar, y lo que terminó de provocar neustra risa, y aunque soy consciente de que por escrito no tiene ni la mitad de gracia, cuando finalmente paró un taxi, fuimos tan listos de meternos los 3 detrás hacinados, en lugar de aprovechar el asiento de copiloto. También va de taxis lo sucedido el sábado, cuando al taxista se le fue la olla y nos llevó a la otra punta de Granada, aunque al menos tuvo la decencia de no pretender cobrarnos la carrera completa. (Cosa que nos temíamos que iba a intentar).

3. Vasos, vasos, tapones, tapones, todos quieren ser los campeones.

Una cosa buena de estas jornadas es que está permitido el consumo de bebidas alcohólicas en el recinto, con lo que la fiesta se suele organizar ahí mismo, y el ambientillo suele ser mejor que el de cualquier discoteca, o al menos más divertido.

Pero de nada sirve tener bebida si luego no hay un recipiente en el que consumirla, pero cogida la posturita en el sofá, la opción de levantarse y pedirlo era ardua, así que tras mucho intentarlo (y sobornar con ron, que todo hay que decirlo) logramos los vasos, pero no fue ése el desafío del día, sino quitar el tapón a una botella.

Por error pusimos el tapón del brik de zumo a la botella de vodka, y resultó ser la mejor medida de seguridad existente. ¿Que no quieres que venga un fulano a beberse tu vodka? Le pones un tapón de zumo de piña y asunto resuelto. Darle vueltas, tirar del tapón, mordiscos, buenas palabras, disparos de escopeta... todo era inútil. Al final solo una serie de golpes logró quebrar la volun... botella de vodka.

Por lo demás, una divertida noche jugando a etílicos juegos, destacando el caricaturas, con la estelar actuación de Don Gorka, boca de Sauron, que ha destronado a los insignes Gaizka y Javi Rockstone como reyes de este juego. Y no nos olvidamos del lanzagatos en su categoría de gilipollas de las jornadas. Eh, ¿es eso un símbolo de Batman?

4. En busca de las tapas.

Lo mejor de granada, sin duda, es el tema de las tapas. Uno va a coemr y no pide comida. Pide bebida, porque con una consumición te dan una tapa, que va desde un pincho, hasta auténticos bocadillos, raciones, hamburguesas... alucinante, y por unos precios ridículos. Como muestra la comida de sábado, donde 6 personas comimos por 36 euros, y sin quedarnos con hambre.

Pues bien, el desafío del sábado fue buscar un sitio de éstos, ya que éramos mil y la madre, y no hallábamos sitio donde comer todos, y las peripecias de un guía un tanto liante, nos tuvieron de atrás para delante una y otra vez, con jugadas como "vamos a la parada de autobús" para cambiar a un "mejor nos quedamos por aquí" 15 minutos después, justo cuando aparecía el autobús (y todo esto a las 3 de la tarde bajo el sol granaíno) y dar más vueltas que un hamster, pero finalmente, pudimos encontrar un sitio de tapas.

También relacionada con la comida está la historia de la pizza que nunca llegó. Pedimos unas pizzas por teléfono, y una hora después, al ver que no llegaba, llamé y me dijeron que el pizzero había estado, que no había nadie, que estaba cerrado y que el teléfono que les di no sonaba, y bueno, que otra vez vendría. Dimos instrucciones a la guardia de seguridad de que vigilara la puerta y cosa de 15 minutos me llama el pizzero para decirme, y cito textualmente, "ya estoy allí". Bajo y lo más parecido que veo a un repartidor de pizzas son un rabino tocando la pandereta, un lancero bengalí vendiendo cupones de la ONCE y a 3 viandantes polacos, pero del pizzero ni rastro. Le llamo y me dice que "ya estoy allí" significa "acabo de salir, llego en 5 minutos" (el que se queje del euskera es que nunca ha intentado entender el granaíno) y me llama media hora más tarde para decirme que ha venido, que estaba cerrado y que se ha vuelto a marchar, y a ver si quiere que traiga la pizza. Lo más amablemente que me es posible le recomiendo que se frote la pizza con sus cavidades intestinales y que no se moleste en traerla.

Eso es más o menos lo más destacado de estas jornadas, y por si alguien se pregunta ¿el tío este que se supone que ha ido a unas jornadas de rol, a qué coño ha jugado? la respeusta es que algo jugué, destacando el vivo de Padre de Familia, donde el buen hacer de los jugadores hizo que aquello pareciera tal que un capítulo de la serie, y otro vivo, "La tumba de Nintuk", donde aunque no me enteré de gran cosa hasta el final, lo pasé bastante bien (pistola buena).