lunes, 30 de junio de 2008

La siesta

Ovejas para contar (imagen vilmente robada a Sayuri)

No soy muy dado a echar la siesta, pero hay veces en que la modorra nos puede, especialmente cuando es lunes, hemos tenido que madrugar y hemos dormido poco en fin de semana. Tras llegar a casa, uno se planta en el sofá, delante de la tele, y cuesta seguir el hilo, los ojos se van cerrando y se hace difícil mantener la consciencia. En ese momento uno decide depositarse sobre la cama y abrazarse con fuerza a Morfeo (y no me estoy refiriendo a la versión Yaoi de Matrix) y dormitar un ratillo.

15-20 minutos de sueño teóricamente ligero, más por la duración que por la intensidad, a los que sigue el despertar desorientado, los rápidos giros de cabeza y la boca pastosa, unida a una sensación de bienestar y de estar como una rosa.

No siempre se consigue, pero cuando sí, es gloria bendita, como dormir en un autobús, algo de lo que yo era incapaz hasta que empecé a trabajar en Gernika (a mis memorias me remito) y una costumbre que recuperé cuando el destino me llevó a trabajar a Vitoria.

Esto es la typical spanish siesta.

domingo, 29 de junio de 2008

Los Cronocrímenes

El terceto protagonista

Más que digno debut del realizador de cortos Nacho Vigalondo (nominado al Óscar por su no tan afortunado "7:35 de la mañana" en el campo del largometraje, con una película sencilla, minimalista (solo hay 4 personajes) y bien hilvanada, con un ritmo adecuado y una dosis de tensión muy adecuada.

Tenía mis reservas, ya que raro es encontrar una película sobre viajes en el tiempo (la premisa de "Los Cronocrímenes") no acabe cayendo en el absurdo o la incoherencia, pero lo cierto es que ésta ha sido una película que me ha gustado bastante. No diré que me haya entusiasmado, pero sí que me ha dejado bastante satisfecho. Tiene la pega de que por momentos es en exceso previsible, pero la historia avanza con agilidad, y salvo alguna cosilla que no queda del todo clara, ata bastante bien todos los cabos.

También me atrevería a decir que es de esas películas que gana con un segundo visionado, sobre todo por algunos pequeños detalles que se hayan podido escapar.

Y no me extiendo más, salvo para recomendar al eventual espectador que acuda a verla sabiendo lo mínimo posible sobre ella.

Entrando en el siempre pantanoso terreno del destripe peliculero, la cinta nos cuenta la historia de Héctor (Karra Elejalde), que se muda a una casa nueva en el campo y ve en el monte a una hermosa muchacha (Bárbara Goenaga) desnudarse y cuando se acerca ve que está tendida en el suelo y es emboscado por una figura misteriosa de cabeza vendada. En su huida (para mí lo mejor de la película) llega a una instalación científica y topa con uno de los operarios (Vigalondo) que le ayuda a huir por medio de una máquina del tiempo.

Y el resto de la película, que tampoco quiero desgranar aquí, trata sobre los actos de Héctor en el pasado y cómo incide la coexistencia consigo mismo y sus consecuencias.


Leer critica Los Cronocrímenes en Muchocine.net

sábado, 28 de junio de 2008

Crítica: El incidente.

Lemmings: la película

¿Qué pasaría si un día todos los habitantes de una ciudad se empezaran a suicidar sin motivo aparente?

De esta, a priori interesante, premisa parte la última cinta de M. Night Shyamalan, que nos tiene acostumbrados a buenas películas pero esta vez patina en la ejecución y nos ofrece la que tal vez sea su peor entrega (aunque sin superar el decepcionante desenlace de "Señales").

El gran problema de la película es que no consigue, salvo en momentos puntuales, trasladar la tensión y la sensación de agobio y miedo que se supone tiene el protagonista, y en algunos momentos da más la impresión de estar viendo una novela que un thriller de terror psicológico, amén de algunos fallos de coherencia (¿unos atrincherados obsesionados con el gas dejando huecos escopeteros?)

Tampoco ayuda mucho la explicación que se da del tema. El planteamiento, y aquí entro ya en el terreno de lo que podría considerarse spoiler (aunque que nadie se espere un sorprendente giro final, la película en este sentido es honesta, nos explica casi desde el minuto 1 qué pasa y por qué) es que los árboles, hartos de la lacra que la humanidad supone para el planeta, han comenzado a emitir un gas (llámadle polen, radiaciones u ondas gamma, me da igual) que cuando afecta al ser humano, le hace proferir incoherencias, le desorienta y luego le impulsa a suicidarse (bien podría llamarse Gas Emo) y una de las explicaciones que dan, al principio, es que afecta al instinto de supervivencia, anulándolo. Pero hombre, si fuera así, explicaría que los afectados fueran estúpidamente arriesgados, no que se suicidaran activamente, y de las formas más sofisticadas.

En esencia, no deja de ser una película de zombis encubierta, con todo el rollo de la infección y el peligro para la vida, y el corretear de un lado a otro, pero con una causa cogida con pinzas y un desenlace bastante pobre.

Se supone que debería ser una película opresiva y dendrófoba (dendrofobia: miedo a los árboles) pero ese efecto solo lo consigue en algunos momentos, ya que otros, como la anciana de la cabaña, caen en lo risible.


Al menos es entretenida, pero de ahí no pasa. Y podía haber sido una comedia cojonuda con un par de arreglos. Quien la haya visto, imagínese la primera escena con "It´s raining men" de fondo, o el Yakety Sax de Benny Hill para las correrías campestres de Wahlberg.

Leer critica El incidente en Muchocine.net

viernes, 27 de junio de 2008

Pseudoportabilidades, o cómo cambiar de móvil

Mi nuevo móvil (como el que ya ténía pero nuevo)

Lo que sigue es algo que escribí hace aproximadamente hace año y medio:

Soy cliente de Vodafone y quería cambiar de móvil, y para ello he seguido el siguiente procedimiento:

1) Llamar a Vodafone.

Yo: Hola, buenas, quería información sobre el móvil ése que está de oferta y quería saber si siendo cliente puedo acogerme a dicha oferta
Teleoperador: El móvil es para portabilidades, altas nuevas o migraciones...
Yo: Entonces, si ya soy cliente de contrato de Vodafone, no tengo acceso?
Teleoperador: El móvil es para portabilidades, altas nuevas o migraciones...
Yo: Sí, eso ya sé, pero quiero saber si siendo ya cliente, tengo alguna manera de acceder a la oferta
Teleoperador: El móvil es para portabilidades, altas nuevas o migraciones...
Yo: He hecho una pregunta de sí o no, ¿Puedo o no?
Teleoperador: El móvil es para portabilidades, altas nuevas o migraciones...
Yo: Vale, ya veo, que no puedo, adiós
Teleoperador: ¿Puedo ayudarle en algo más?
Cerebro de Jokin: ¡Ahórcate con un calcetín!
Yo: No, gracias, ya me ha quedado todo claro.

Traducción Vodafonil-Castellano
Teleoperador: A ver, pobre mortal, pequeño iluso, ya eres cliente nuestro, ya nos das dinero todos los meses, tu alma ya nos pertenece, ¿qué te hace pensar que te vayamos a dar nada? ¿qué puedes ofrecernos tú? ¿Tus puntos vodafone? ¡Mwahahahahahahaha! ¡Deberías darnos las gracias por permitirte vivir!(¿Cómo es que mi móvil ha empezado a oler a azufre?)

2) Llamar a Orange

Yo: Hola, quiero saber si la oferta que está en la web de la portabilidad, que si me paso con vosotros me regaláis un móvil chachipiruli es cierta
Teleoperador: Sí, es cierto, y además te regalamos descuentos, un pendrive, una noche de pasión con Scarlet Johanson y la paz mundial,todo ello a cambio de vendernos tu alma, pero, un momento, ¿tú no serás cliente nuestro, no?
Yo: No, soy cliente de Vodafone.
Teleoperador: (Activando nódulo de hieramabilidad y uberpeloteo) Sí, pues dígame sus datos y le regalaremos el megamóvil divino de la muerte, y en un par de días le llega el mensajero con los papeles.

Llega el mensajero, firmas la petición de portabilidad y al de un par de días recibes un mensaje de Vodafone "Hemos recibido la solicitud de potabilidad, llame a tal número para confirmarla"

Traducción Vodafonil-Castellano: "Como te nos escapas nos hemos acordado de que existes y acudimos a ti con el rabo entre las piernas y las orejas gachas"

Contestador: Bienvenido al servicio vodafone, si su llamada es para confirmar una portabilidad pulse 1

La luz tarda más en recorrer una distancia X que lo que tarda el comercial en cogerte. (¡Han pulsado el botón rojo!)

Comercial: Hola, buenos días, ¿en qué puedo ayudarle?
Yo: Hola, mire, es que quiero tramitar mi portabilidad a otra compañía
Comercial (cual obispo ante solicitud de apostasía): ¿Y cuáles son las razones de que desee cambiar de compañía?
Yo: Mira, es que creo que va siendo hora de que cambie de compañía, vosotros busquéis otros clientes, vodafone y yo sigamos siendo amigos... Vamos, que como ya soy cliente vuestro no me dais nada, a los que no son clientes les dais de todo y Orange me da cosas por pasarme a ellos.
Comercial: Bueno, tenemos unas promociones por aquí, especiales para clientes como usteeed, unos móviles que solo se ofertan en casos especiales, como es el suyo (¡No puedes dejarnos, sin ti nos marchitaríamos)
Yo: Vamos, Vodafone, no hagas un drama de esto... Bueno, vale, pues Orange me da un Ericsson k610 gratis y eso es lo que quiero
Comercial: No tenemos ese modelo, pero tienes...
Yo: Abrevia, dime solo los que sean sin tapa, que si son con tapa no los quiero.
Comercial: [Empieza a recitar la lista de móviles y precios, de los cuales la mitad, naturalmente, son con tapa, pero a precios ostensiblemente inferiores a los que me ofrecían antes de amenazarles con irme]

Y al final he optado por el Nokia N73 por 89€ (Por el cual me habrían pedido bastante más si no hago el paripé de la portabilidad)

Moraleja, el que no llora no mama, y dentro de 18 meses vuelvo a hacer la misma jugada.

Los 18 meses transcurrieron, y como prometí, hice la misma maniobra. Llamé a Orange y tramité la portabilidad, dado que me ofrecían un N73 gratis. Rápidamente, Vodafone se puso en contacto conmigo y cuando les expliqué la oferta que me hacía Orange me la igualaron y hoy ha llegado y tengo un N73 nuevecito y brillante en mi poder, y de mi sabor favorito: gratis. (Y sin hacer lo de la portabilidad me habrían cobrado unos 70 €).

jueves, 26 de junio de 2008

Torneo basket de Sestao, clasificados para octavos.

El escenario y el improvisado pívot titular.

Tercera jornada y tercer partido (cuarto, si contamos con que ayer jugué doble sesión; el partidillo semanal de los miércoles y el que tocaba del campeonato) y las piernas que ya no dan más de sí, ya que no solo ha habido sobredosis de partidos, sino que al tener una rotación muy corta (dos no han podido venir y otro se lesionó ayer) hemos tenido que jugar más de 30 minutos por partido.

Lo cierto es que no hemos ganado ninguno, ya que los 3 equipos a los que nos hemos enfrentado eran mejores y han metido más puntos (pero bueno, quitando esos dos detalles la cosa ha estado pareja) pero por el sistema de competición, pasamos a octavos de final sin haber ganado (y es de prever que ahí ya nos vayamos a casa).

Pero bueno, que no estamos ahí para ganar sino para pasar un buen rato y hacer algo de deporte, y para tener un poco de contacto con la gente de la Piña fuera de la temporada de liga.

Lo bueno, que voy mejorando, y ayer batí mi record ofensivo, marcando mi primera canasta como jugador de los Bilbao World Capitals, que es el modesto nombre que hemos puesto a nuestro indudablemente no menos modesto equipo, y también me he dado el gustazo de sentirme importante en el equipo, ya que al ser el únioco que pasaba del 1,90 me tocaba ser el pívot, y era halagador a la par que frustrante que vinieran defenderme a mí. (Si me vieran tirar a canasta creo que se habrían tomado menos molestias).

Ahora un merecido descanso antes del partido decisivo (en el que nos tocará contra un primero de grupo y la paliza será previsiblemente de escándalo), pero lo importante es pasarlo bien, y además, técnicamente hoy no hemos perdido, lo que pasa es que como ha empezado a llover torrencialmente hemos decidido conceder caballerosamente el partido al equipo rival a mediados del 3º cuarto, cuando la lluvia ha imposibilitado seguir. (Y no ha tenido nada que ver que fuéramos ventipico abajo en el marcador).

miércoles, 25 de junio de 2008

Propuestas de Canon

Un directivo de la SGAE haciendo su trabajo.

Creo que sobradamente conocida es por los lectores la SGAE, esa entidad que sin ánimo de lucro vela por los intereses de los artistas y la cultura en este país, proponiendo medidas que a nadie en sus cabales deberían parecer desproporcionadas. Y así lo hemos entendido todos, que vemos que es una medida muy adecuada el canon por copia privada, pues por todos es sabido que cada vez que alguien copia un CD, Dios mata un gatito. Y los gastos de sepelio del infortunado felino, de alguna manera hay que cubrirlos.

De todas formas, y más en tiempos de crisis económica, la SGAE sufre para mantenerse, ya que con un porcentaje tan raquítico sobre los cederrones, fotocopiadoras, teléfonos móviles y demás (objetos de poco uso común y escaso movimiento en el mercado) apenas les da para cubrir gastos, mientras que el fantasma de la piratería provoca daños irreversibles en nuestra economía, y apenas les da para mantenerse.

Este blog, en su afán de buscar la justicia social, propone una serie de medidas que puedan paliar en parte el problema, y ayudar así a tan generosa entidad, a la que nunca estaremos lo suficientemente agradecidos por todo lo que desinteresadamente hacen por nosotros.

Canon a las ópticas.

Una gran parte de lo que se piratea es eminentemente visual (películas, series, libros, videojuegos) y por tanto, debemos entender que cuando alguien se compra unas gafas, las va a emplear en leer o ver algo de material robado, y creo que es perfectamente lícito gravar con un pequeño canon (5-10 euros estaríoa bien) unas gafas, en compensación del uso que se les va a dar. Esto también debería aplicarse a audífonos y similares, en compensación por la música que se descargará.

Canon por hijo.

Pongamos que una persona va a vivir 70 años de media, y que va a empezar a bajarse cosas de Internet y a piratear a los 15. Siendo generosos, le perdonamos 5 años y lo dejamos en 50. No es descabellado suponer que se va a descargar de media una película, un disco y un libro al mes y que estará 600 meses pirateando, y generando unas pérdidas millonarias a las respectivas industrias. Aquí sería apropiado gravar con un canon de un euro mensual a cuenta de lo que, indudablemente, pirateará, y gravar con un canon de 600 euros cada nacimiento. Puede parecer descabellado, pero analizado friamente, pagar un euro por un libro, una película y un disco es un chollo. Medidas similares se podrían implantar a los servicios médicos, ya que si el tratamiento médico te alarga la vida, también te está alargando el tiempo en el que puedes piratear.

Canon por Spoiler.

La ley es clara: queda totalmente prohibida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial de los contenidos de las películas o libros, y su difusión, por lo que contarle a alguien una película supone una vulneración de este precepto, y está dañando de forma clara los legítimos derechos de su autor, y aquí habría que estudiar las cantidades, pero parece razonable pensar que si por un comentario hacemos que alguien no vea una determinada película o no lea un determinado libro. Esta no debería ser en ningún caso inferior al valor de la entrada o libro. Es más, pongamos que por una crítica que yo publique en este blog, hago que 5 personas no vean una película. Eso son ya 25-30 euros que estoy haciendo perder a la distribuidora. Y las leyes, además, está para cumplirlas.

Canon por profesor.

Cuando un profesor enseña a un alumno a leer le está, indirectamente, enseñando a piratear. Esto es así, si uno no sabe leer nunca se bajará un libro de Internet, ni tampoco se bajará series que tengan subtítulos. Si no sabe idiomas no se bajará música, si no sabe de música tampoco. Es más, si no sabe leer nunca usará software ilegal e inmoral como el Emule, el Bitcomet o el Microsoft Internet Explorer, y si sabe usar un ordenador es porque alguien se lo ha enseñado.

Con esto no pretendo recomendar, ni mucho menos, que no se enseñe a leer o a disfrutar de la música (sería peor el remedio de la enfermedad) pero no se pueden cerrar los ojos al hecho de que los profesores son en un alto porcentaje responsables de que sus alumnos aprendan a piratear.

Pero bueno, como esto no va de hacerse rico, una medida justa, aunque probablemente deficitaria, sería que cada profesor pagase un canon de un euro por alumno al que enseña a leer. Se podría estudiar que este canon fuera de dos euros por alumno en el caso de los profesores de informática.

Canon por tarareo.

Que la gente canta en la ducha es un hecho, lo sabemos todos. Y cuando cantan están valiéndose sin autorización de la obra de un artista, saltándose así todo derecho de propiedad intelectual, con el evidente menoscabo que esto supone para el sufrido autor. Lógicamente, no se puede instalar una cámara en cada ducha, ya que sería un grave atentado contra la intimidad de las personas, y esto en una democracia no se puede permitir, pero lo que sí se puede es gravar con un pequeño porcentaje la factura del agua, con una cantidad tan pequeña que apenas se tendría por qué notar.

Una medida similar que también se podría adoptar es gravar con un pequeño canon, pongamos un céntimo por litro, la gasolina, para poder cantar también en el coche.

Persecución sistemática de los herederos de Gutenberg.

Este canalla es el infame padre de la piratería, ya que con su sistema se dedicó a copiar y a distribuir la Biblia, creando así un terrible daño a los dueños de sus derechos, la Iglesia Católica, y sirviendo de germen para todo lo que está acabando con la música, la literatura, el cine, etc... Habría que hacer una profunda revisión de su árbol genealógico, buscar a sus herederos y aunque sea imposible, intentar buscar una manera de paliar todo el daño producido. En el caso de que no aparecieran, lo correcto sería trasladar la carga, de forma solidaria, a todos los ciudadanos, y hacer una especie de "derrama" para arreglar parte del daño que Gutenberg provocó a la cultura, y por lo tanto a la SGAE.

Sé que habrá quien piense que lo que propongo no son más que tonterías sacadas de quicio, pero si queremos preservar la cultura y disfrutar de ello, hay medidas que aunque parezcan duras debemos tomar, y sobre todo,

¿Acaso son más absurdas y espurias que otras que las que la SGAE nos pretende colar por razonables?

martes, 24 de junio de 2008

It´s been a San Juan´s night...

Aparcar en Sestao era parecido a esto.

Ayer día completito. Primero, ir a Decathlon a comprar equipamiento deportivo en condiciones, ya que últimamente suelo jugar a baloncesto con cierte regularidad (los miércoles) y me apetecía tener unas zapatillas decentes y unos pantalones un poco majos, así que fui de compras, aprovechando también para comprar un bañador mejor, que lucir en la piscina.

El estreno de zapatillas y pantalón no se hizo esperar, ya que ayer teníamos el partido del torneo en el que me he apuntado con mis compañeros de la Piña Marko Banic, los "Bilbao World Capitals", y tras una infernal hora buscando sitio para aparcar en Sestao (eran fiestas) logré encontrar un pseudo-hueco, razonablemente cerca del recinto donde jugábamos y llegar, con la lengua fuera, justo a tiempo de empezar el partido.

El partido en sí, aunque perdimos 58-50, me dejó buen sabor de boca, ya que conseguí, a pesar de mis limitaciones como jugador (un eufemismo para decir que soy un paquete) no ser un lastre para el equipo y aportar mis cosillas. También es interesante comentar que fue un partido con mucho contacto y una increible permisividad arbitral, que dejó sin señalar algunas faltas flagrantes (que yo acabara ese partido sin eliminar solo se explicaría si le caí muy bien al árbitro o si le di miedo) algunas de las cuales dieron con algún jugador lesionado. Eso sí, yo también me llevé lo mío, que todavía me duele el coscorrón que me di en la cabeza (de los que hacen clonk) al saltar a por un balón.

¿Y por qué fui tan ceporro de llevar el coche? se preguntarán algunos, pues la respuesta es que luego había quedado en Larrabasterra para ver la hoguera de San Juan en la playa. Suena fácil, pero al arrancar el coche me di cuenta de que no tenía ni pajolera idea de cómo ir desde Sestao a Larrabasterra, y mi sentido de la orientación no está precisamente entre los 5 mejores del mundo, pero por azares del destino, fui capaz de llegar sin perderme sin dar ridículos rodeos, aunque mi estancia en Larrabasterra fue efímera.

Allí estaban Cosmo, Ane, Ainize y Javi, quienes por un error de cálculo de este útimo habían recalado en Larrabasterra, siendo la hoguera en otra playa, en Arrigunaga (para los no familiarizados con la geografía bizkaina, a Google Maps me remito) y como siendo la hora que era no me apetecía seguir tentando a la suerte de la orientación, optamos por ir a Artxanda, más cerquita de Bilbao.

Allí estuvimos poco rato, ya que entre la lluvia, tener que madrugar al día siguiente y que el concierto de Reggae no era precisamente lo más marchoso del mundo, nos batimos en retirada, y tras ir dejando a la gente en sus respectivas casas y disfrutar de una ración de conducción nocturna (ODIO CONDUCIR A OSCURAS) llegué a casa sobre las 2 AM.

Y para rematar la faena, hoy dentista a las 8:30.

domingo, 22 de junio de 2008

Walking Birthday

Éstos no saben lo que es andar.

Este fin de semana se celebraba el Kobetasonic, con conciertos de Kiss, Judas Priest, Iron Maiden... pero como los conciertos me la pelan y no fui, pues hablaré de otras cosas.

El viernes, nada fuera de lo común, por la tarde me pasé por la frikitienda de Sarriko, as usual, y por la noche, al centro comercial a cenar con los de Tarasu, con la salvedad de que después de la cena, aprovechando que eran fiestas de Sestao, nos acercamos por ahí a dar una vueltilla, aunque en un plan bastante tranquilito.

El sábado a la mañana, proseguí con mis perversas gestiones para conseguir un móvil nuevo, de las cuales ya daré más detalles cuando lo tenga en mi poder, y a la tarde noche fuimos a casa del señor Zuhaitz (que cae allá por donde Escipión perdió su patata), a celebrar su cumpleaños y el de su señora (Nara) con pizzas, tarta, y Singstar, donde al final siempre cantábamos los mismos, y quedaba patente que cantar the Darkness es un suplicio para la garganta (pero me pude molar, cantando una de Sabina sin mirar la pantalla para nada).

Adiós a mis cuerdas vocales (y a los tímpanos de los presentes)

La fiesta también vino acompañada del Buzz (el juego de preguntas y respuestas) y todo ello regado con algo de alcohol, que provocó que alguno de los presentes ya estuviera totalmente borracho a las 11 de la noche (y no miro a nadie, ejem).

Una vez salidos de casa, nos fuimos al Azzurro, recorriendo a pie una distancia que equivale a 3 veces el perímetro de Arkansas, lo menos, y en el Azzurro pudimos disfrutar de las excelencias del arriba citado Kobetasonic, ya que el bar estaba cuasivacío, y allí estuvimos hasta que a eso de las 2 nos encaminamos al también habitual Antzoki, donde estuvimos hasta que mis pies hicieron puf y no tuve más remedio que emprender el regreso a la Comarca, digo, a casa.

viernes, 20 de junio de 2008

Unreal Tournament

La antesala de la matanza.

Ayer tuvimos el revival de Unreal; juntarnos en un cíber para jugar a este juego, al que dábamos bastante caña hace años (el juego es del 99, pero es uno de los mejores juegos multijugador de pegar tiros que se haya hecho) así que nos reunimos unos cuántos de aquel grupo (que incluso llegamos a competir en el torneo nacional de 2002) y a dispararnos.

Obviamente, el revival lo era en todos los sentidos, así que, aunque quedamos a las 19:00, siempre pasa algo para que no se pueda empezar a tiempo (como en los viejos ídems) y esta vez era que... los ordenadores del cíber no tenían el juego instalado. Pero es más, en el cíber ni siquiera tenían ese juego, con lo que además de instalarlo hubo que ir a buscar una copia. Suerte que uno de los presentes vivía cerca.

Total, que hasta las 20:30 no empezamos a jugar, pero aparte de eso (y de que algunos ordenadores no tenían sonido) la cosa fue bien, y fue un gustazo rememorar aquellas tardes en Terminal Bilbao, disparándonos con alegría, aunque era duro comprobar que tenía los reflejos totalmente atrofiados y una puntería lamentable, sobre todo en las primeras rondas. (Aunque al menos comprobé que no había perdido el callo al jugar en Facing Worlds (¡la mejor jodida pantalla del juego!) y mi equipo ganó (como siempre :P)

Facing Worlds
Y tras narrar la matanza, disparando a los Baldrick, Kostikyan, Skarn, Inkubus... y por dar un poco de chicha a la entrada, procedo a explicar las armas del juego.
  • Martillo neumático: Arma de cuerpo a cuerpo. No gasta munición pero no es fácil usarla para matar. Con algo de callo se puede usar para pegar grandes saltos, pero nunca llegué a usar bien esa técnica.
  • Pistola: La básica, una pistola que hace poco daño. Con el botón secundario se dispara más rápido pero se pierde precisión. Se pueden tener dos.
  • Telefrag: Uno de los juguetes de este juego. Es un disco que sirve para teletransportarse. Lo tiras y te transportas al sitio donde cae el disco. Es útil para ir más rápido y llegar a lugares inaccesibles, pero también tiene sus usos bélicos, ya que si te teleportas al interior de la barriga de un oponente, su salud suele resentirse.
  • Cañón Flak: Arma de poco alcance pero mucha pupa. Lanza proyectiles de dispersión, y un impacto directo de esta cosa, cuando menos escuece.
  • Rayo verde: El disparo principal lanza bolas de energía, y el secundario es un rayo verde que se mantiene si se tiene el gatillo apretado. Útil para perseguir a alguien, pero hace poco daño y consume mucha munición.
  • Rifle de pulsos: El disparo principal es un rayo azul, y el secundario una bola de energía. Y si el disparo impacta en la bola... ¡boom! (lo que habitualmente se llamaba combo).
  • Lanzamocos: Un tubo que lanza mocos radioactivos, que se quedan pegados al suelo y el que los pisa explota. Divertido para dejar trampas en puertas. (Menos divertido para el que la abre).
  • Rifle de Francotirador: Un clásico en este tipo de juegos, y el arma favorita de los quinceañeros y/o novatos.
  • Minipistola: Esta terible traducción de minigun no deja de ser una ametralladora estilo gatling con forma de tubería e ideal para escenarios al aire libre.
  • Lanzacohetes: Una de las mejores armas del juego. Permite almacenar hasta 6 minimisiles y lanzarlos, hacia delante o dejándolos caer. Especialmente práctica para espacios cerrados.
  • Redentor: El JUGUETE. Un potente misil teledirigido que explota y arrasa con todo lo que pilla por el camino, con un área expansiva bastante considerable.

jueves, 19 de junio de 2008

1-855-MY NINJA

Más vale una imagen que mil palabras:
Poco puedo comentar que no digan las imágenes por sí solas. Es simplemente una chorrada como un piano que me pasaron por messenger, unida a poner en añadir al nick la coletilla 1-855-MY NINJA. Me hizo gracia, y yo también lo he adoptado. Y es que ¿quién podría negarle nada a un ninja?

¿Sabías que cada año las patadas giratorias de Chuck Norris matan 25.750 ninjas? Sé solidario, apadrina a un ninja.

Y bueno, para los puristas, aquí pongo la original, que la versión en castellano de arriba es una traducción rápida hecha por mí.

Pincha en la imagen para verla más grande.

miércoles, 18 de junio de 2008

Perdiendo los papeles

El título de la entrada es literal.

El otro día me puse a buscar, pues me hacen falta para las oposiciones, concretamente me harán falta para las de la UPV, los títulos (el de la carrera, el EGA, escuela de idiomas, IT txartelas...) y no los encontré por ninguna parte. Busqué, busqué, y no aparecían. Busqué entonces en casa de mi padre, por todos los rincones, ahí estuvimos, mano a mano hurgando entre carpetas, pero nada, los dichosos títulos no aparecían.

Conclusión, debí de perderlos al hacer la mudanza, ya que tiré muchos papeles, sobre todo de mi infausta época como letrado, y entre ellos se debieron de colar los títulos. Me extraña bastante, ya que estoy casi seguro de que miré bien los papeles antes de tirar nada, pero aparentemente mis títulos reposan ahora en el fondo de un contenedor azul.

Afortunadamente, en esta vida no hay nada que no tenga remedio, salvo la muerte y los errores arbitrales, así que toca la búsqueda de los duplicados. El de la Uni no es problema porque lo que perdí era un duplicado, que era el que por comodidad solía manejar, estando el original bien enmarcadito, y lo tengo situado. El de la Escuela de Idiomas (sobre todo mi 4º de inglés, que tantas alegrías me ha dado) es tan simple como ir ahí y pedirlo. Las IT txartelas ha sido llamar por teléfono y me han dicho que me las mandarán a casa, así que sin complicaciones.

Más chicha ha tenido la recuperación del EGA (título superior de euskera) que casi me ha costado más obtenerlo que lo que me costó el propio título.

Llamé por teléfono y me dijeron que tenía que ir a Gobierno Vasco, así que he ido ahí en un salto, que me pilla cerquita, y tras coger el ticket he ido a información. Me ha preguntado si lo saqué por libre o vía euskaltegi, ya que si es vía euskaltegi lo lleva el HABE y lo dan en la 2ª planta.

He ido a la segunda planta (pasando por el necesario protocolo de dejar el DNI, que me den la tarjeta provisional, objetos metálicos en bandeja, declaración jurada de que no voy a asesinar al Lehendakari...) y allí el que estaba en ventanilla se ha quedado un tanto extrañado, y me ha conducido a donde la jefa diciendo que eso me lo tienen que dar abajo. Ante la insistencia de mi "me han dicho abajo expresamente que venga aquí", y por fin se han aclarado y me han dicho que hasta hace poco sí lo llevaban ahí, pero que ahora era cosa de los de la planta baja.

He vuelto a la planta baja, y curiosamente me ha atendido una que fuera compañera mía cuando trabajé en Gobierno Vasco, lo cual siempre hace más agradables los trámites, y tras rellenar unos papeles me ha dado la hoja para pagar la tasa (¡1,73 dolorosos euros, no llegaré a fin de mes!) y he tenido que ir al banco (¡más vueltas, más vueltas!)

Finalmente he llegado con la hoja del banco, he formalizado la instancia y me ha dicho que me mandarán el EGA en el plazo de dos meses. Pero claro, a mí me hará falta antes, y me interesaba un provisional. Y la parte Asterix del asunto ha sido cuando me han informado que los provisionales sí los dan en el HABE, así que vuelta al protocolo DNI, bandeja, rayos-X, no matar lehendakaris... y ya arriba sí, al fin me han dado el certificado.

En otro orden de asuntos, también he hecho el examen de Internet Básico de la IT txartela, que ha resultado ser ostensiblemente más fácil que el de Word (ridículamente fácil, para más señas), lo que me supone 0,05 puntos más para cuando salga la oposición.

martes, 17 de junio de 2008

Ars Copiandi

Uno que no entendió muy bien lo de llevar una chuleta al examen.

Hablaba en la entrada sobre la selectividad sobre el denostado Ars Copiandi, y uso el adjetivo porque no hay más que ver el típico capítulo de típica serie americana sobre adolescentes de turno en el que uno de ellos hace trampa en un examen y los demás le miran con la misma cara que si hubiera tomado drogas, quemado el coche del profesor o auspiciado una matanza múltiple en Delaware.

Pero aquí, dado nuestro carácter más picaresco, el muy noble arte de copiar no sufre esestigma social y uno puede confesar libremente que se dedicaba a esas cosas, y escribir sobre ello sin miedo a que le dejen de saludar por la calle. Y como siempre decía cuando estaba en la universidad, "si el día de mañana quiero ser abogado, me será mucho más útil saber saltarme las normas que aprenderlas de memoria".

Dicho lo cual, procedo a reseñar algunos de los métodos que empleé en carrera e instituto:

-El chivatazo: Simple, directo, pero raramente eficaz. Tiene la desventaja de que si el de al lado no tiene mucha idea, de poca ayuda va a servir, y es más útil para datos puntuales, o para exámenes de tipo test. Tiene también la desventaja de que es poco discreto, y requiere calcular la ubicación, pero también es verdad que hace más ameno el examen.

-La chuleta: Clásico entre clásicos, consiste en agrupar una cierta capacidad de información en un trozo aconsejablemente pequeño de papel (u otras superficies análogas) a fin de sacarlo en medio del examen y "recordar" todos esos bits de información que se han escrito ahí. Y quien diga que una Times New Roman 2 no es legible, mejor que pruebe con otros métodos.

-Consulta bibliográfica: Tan eufemístico título engloba la técnica usada por el que es tan vago que ni siquiera se ha molestado en hacer chuletas y saca el libro en medio del examen. Esto requiere, además de una audacia superior a otras técnicas, pues un libro es más difícil de esconder que un papelillo, un cierto sentido crítico y saber discernir la información útil de la que no lo es, pues si no, se corre el riesgo de transcribir el libro tal cual, pies de foto incluidos (cosa con la que ya se ha encontrado alguna vez mi señora madre al corregir exámenes) o de copiar el capítulo, que no es.

-Apoyo documental: A medio camino entre la chuleta y el libro está sacar los apuntes y plantarlos encima de la mesa. Algo más discreto que lo del libro (unos apuntes son más fáciles de esconder debajo del examen) pero con una información de menor calidad que la obtenida en el libro, y como los apuntes sean ajenos y no se esté familiarizado con ellos, no es tarea fácil descifrar la letra ni buscar la información.

-El método jíbaro: No deja de ser una mezcla entre la chuleta y el libro (o los apuntes) y consiste en sacar fotocopias ultrarreducidas para comprimir la información en pequeños trozos de papel (Toda la historia del arte de Roma, Grecia y Egipto en un DIN-A5 es posible. Lo sé porque... esto... me lo han contado). Método no aconsejado para hipermétropes.

-El cambiazo: En mi opinión el más audaz. Uno se prepara los temas en hojas de examen (al menos en Deusto eran fáciles de conseguir) y las guarda en lugar seguro. Cuando conoce las preguntas, y está seguro de no ser observado, saca las hojas correspondientes. Hay quien entrega directamente las hojas recién sacadas (es posible si se preguntan temas enteros) pero resulta más prudente transcribir a otra hoja de examen. Nunca se sabe cuándo pueden estar numeradas, cortadas o marcadas de alguna manera. No obstante, este método, aunque eficaz si funciona, es también muy peligroso y yo solo lo he puesto en práctica una vez, y creo que debí de envejecer 3-4 años en cuestión de segundos cuando uno de los cuidadores se giró casi a la vez que yo, discreto por naturaleza (discreto cual paquidermo en establecimiento de bisutería) procedía a sacar la hoja de "repuesto". Una y no más.

-Espionaje: Otra típica. Consiste en observar atentamente el ejercicio del examinando contiguo y tomar sabia nota de sus progresos. Y aunque aquí la SGAE podría decir que es plagio, queda más elegante decir aquello de que se está haciendo una copia de seguridad del examen del compañero, no sea que se le traspapele. Ojo, copiar un examen es una cosa y la suplantación de personalidad otra mucho más fea, con lo que se desaconseja copiar también el nombre (que hay quien lo ha hecho).

-Examen de Mercantil: Esto no es una técnica de copiar, pero sí una anécdota que merece apartado propio. Había un profesor cuyo método de examen era un test de 40 preguntas, de verdadero o falso, que iba dictanto de una en una, con lo que es imaginable que el examen era casi comunal. Y ahí estábamos el grupo de vagos de turno, conspirando métodos de transimtir información (el WIFI todavía no estaba muy extendido) y llegamos a una especie de código, (mano abierta: V, mano cerrada: F). Todo iba bien hasta que llega el examen y la fase de coger sitios es un sálvese quien pueda, y acabo medio aislado en una esquina, sin poder ver a nadie que me chivara, pero de pronto veo a uno de mis compañeros que me empieza a hacer las señas a lo lejos. ¡Salvado!

Cuando al de un par de semanas sale la nota y veo que tengo un 5 y voy a darle las gracias me dice "la verdad, Jokin, es que yo ese día no te estaba chivando, solo me estab a rascando la cabeza, lo que pasa que me dio nosequé decirtelo entonces".

Y ésos son, más o menos, los que me vienen a la cabeza, y aunque aquí pudiera parecer lo contrario, no me saqué toda la carrera copiando (ya me habría gustado a mí) y en casi todas me tocó estudiar y mucho. Y que nadie se tome esto como una incitación, que si no lo mismo me viene luego el juez Garzón a procesar por apología de la chuleta.

lunes, 16 de junio de 2008

Selectividad

Ecuestre lo que cuestre, que dirían Les Luthiers.

Recientemente (la semana pasada, para más señas) han sido los exámenes de selectividad, y este año ha dado más que hablar que otros años, ya que por una metedura de pata ha habido que repetir los exámenes de Historia y Filosofía, y todo esto me ha traído a la memoria mis exámenes de Selectividad, aunque para ello habría que remontarse bastante atrás en el tiempo, así como a 1996.

Lo cierto es que no iba demasiado preocupado, ya que si alguna ventaja tenía hacer la carrera en la universidad de Deusto (y pocas más ventajas aparte de eso, la verdad) es que la nota de corte no era necesaria, y bastaba con aprobar, lo cual convertía la selectividad en un mero trámite.

Aun así, había que aprobarla, para lo cual utilicé, entre otras, esa técnica tan nuestra, el tan denostado por las películas americanas Ars Copiandi. Las chuletas.

Llevaba un carro de ellas, tantas que en alguno de los exámenes, Literatura para más señas, mi mayor problema es que entre tantas chuletas no encontraba la que necesitaba, y todavía recuerdo como una chica que estaba sentada detrás le comentaba a su compañera (¿es que no se le terminan nunca?). También les di bastante uso en Historia del Arte (y creo que a estas alturas de la vida ya debería poder confesarque sí, aprobé TODA la asignatura copiando y no estudié absolutamente nada de esa asignatura en todo el curso y que pese a ello saqué un 7) donde la parte teórica la llevaba cómodamente apuntada en unas hojas de examen que me había agenciado, aunque más gracioso es recordar la parte "práctica" del examen, que consistía en comentar una obra de arte de la cual mostraban una foto. En el caso que nos ocupa recuerdo que era una estatua de un señor romano montado en un caballo, y de mi examen solo recuerdo que empezaba con la frase "Es una estatua ecuestre porque va montado a caballo y si tenía caballo es porque era alguien importante..." y que llené hojas y hojas sin tener ni la más mínima idea de quién era aquel caballero (y nunca mejor dicho).

En las demás asignaturas no recuerdo que copiara demasiado. Si acaso en Latín (que tampoco es que hiciera demasiada falta) llevaba las declinaciones en el diccionario, y puede que en Filosofía. En Historia no usé, que ésa la estudiaba a gusto, y en Euskera, Inglés y Lengua, tampoco me suena haber copiado.

Otro detalle que sí recuerdo, muestra de la madurez que confieren los 18 años, y fiel reflejo de mi tensión y grado de concentración ante la dura prueba, unida a la imperiosa necesidad de obtener la más alta calificación posible, fue que el examen de Literatura lo entregué dejando sin responder una pregunta porque había quedado para salir luego de fiesta y si me paraba a soltar la parrafada, no me daba tiempo. (¡Que vivan la responsabilidad y el buen criterio!)

Al final no me acuerdo ni de qué nota saqué (me suena que quedé por el 6,5) pero sí recuerdo que me quedé con la sensación de que los exámenes los corregían tirando un dado o algo, porque algunas de las notas que me pusieron no se ajustaban (algunas por exceso, otras por defecto) a mi examen. Pero en fin, de todo ello me quedo que el "miedo" que nos daba la selectividad a principios de curso, resultó ser un león bastante menos fiero de lo que mostraban sus retratos.

domingo, 15 de junio de 2008

Another Weekend

El señor globo, de visita por Bilbao.

A falta de tema mejor, narraré los pasajes más destacados del fin de semana, que comenzaba el viernes, en el que no habiendo partida me acerque por el centro Bidarte a hacer una visita a los otakus de Tarasu, que tenían su reunión, y de paso estaban sacando fotos para un dorama-fotonovela, en una actividad bastante amena, para luego, y por no perder las costumbres, ir a Zubiarte, como todos los viernes, a cenar, aunque este fue bastante concurrido y fue aderezado con una divertida entrega de regalos a la señorita Ainize (a.k.a. Cosa). :D

El sábado el plan iba a ser quedar en casa para ver el partido de la selección, pero entre pitos y flautas, que por A o por B no vino nadie, y que pensaba que el partido era a las 8, cuando era a las 6, ni lo vi. El plan nocturno iba a ser ir de fiesta a Portugalete pero nuestro malvado plan de beber algo en casa de Cosmo y luego salir se vio truncado por nuestra propia vagancia que limitó el plan a tomar algo, y luego algo más, y luego más, hasta quedarnos apalancados viendo una película (Top Secret).

Hoy domingo, por fin, tras una larga pausa, hemos retomado la campaña de rol Cazadores de Leyendas, y con un poco de suerte la terminamos el domingo que viene con épico grand finale. Finalmente, un visionado de un partido de fútbol, un Turquía-República Checa, bastante emocionante y que ha resultado digno de ver, con un resultado incierto hasta el último segundo.

Eso es todo, ale.

viernes, 13 de junio de 2008

Mundo de Demencia

Descargable aquí.

A finales de los años 90 el panorama rolero estaba prácticamente copado por el Mundo de Tinieblas, juegos de rol de temática "terrorífica", que ponía a los jugadores en el papel de vampiros, hombres-lobo, magos y demás, con increíbles poderes y tramas oscuras (aunque al final se redujera a lo mismo de siempre, ya que esto siempre depende más de los jugadores que de otra cosa) pero sin perdernos en disquisiciones diré que simplemente era el juego de moda.

Confieso además que toda esa ebullición del MdT me pilló en plena fase de veinteañero, con lo que, en efecto, era probablemente mi juego favorito. Coincidía además que eran mis inicios de usuario de Internet, y que algunos de los primeros internautas que tive ocasión de conocer, algunos de los cuales son hoy grandes amigos míos, fueron por medio de este juego.

Como ya dije, era el juego de moda, y si a algo no pueden escapar las modas, es al género de la parodia. Todo nació de una idea de Pedro J. (uno de los internautas aludidos) que comenzó con la coña de un mundo ligeramente parecido al de Tinieblas, pero con ciertos giros de tuerca, cambiando los vampiros; seres que obtienen poder de beber sangre ajena por borrachos, que lo ganan por el alcohol. Y en ese mundo no habría vampiros, momias, hombres-lobo... sino fumadores, pastilleros, borrachos, frikis...

La idea cuajó, y por mera diversión empezamos a escribir el juego de rol, tratando de hacerlo lo más parecido posible al original. En Vampiro, los personajes pueden ser de diferentes clanes, todos ellos bastante arquetípicos, con sus pros y sus contras (que si los Brujah eran unos macarras violentos, que si los Ventrue unos ricachones manipuladores, que si los Malkavian unos payasos... y pasaba lo mismo con Magos, Hombres-Lobo, Hadas... que todos tenían su sociedad dividida en clanes/tribus/órdenes/loquesea) y queríamos trasladar eso al nuestro, lo cual resultaba bastante sencillo, ya que los fumadores se dividían según su marca de tabaco, los borrachos según su tipo de bebida y las mujeres (que las había) según su color de pelo. Y no podían faltar el reflejo humorístico de los cazavampiros, cazademonios y demás émulos de Van Helsing: la Policía.

Intentamos que las facciones fueran reflejo de las reales (y por reales me refiero a las del juego original) y de ser lo más irreverentes posible, repartiendo estopa para todos y todas (y si alguien se pudiera ofender por lo que pone es que tiene un serio déficit de humor) y naturalmente, que fuera divertido de leer (eso es lo que pretendo siempre que escribo algo), aunque nunca tuvimos la intención, en principio, de publicarlo.

No pasaba de ser una coña privada, y de hecho ni siquiera estaba escrito, siendo más un cúmulo de tonterías y gracietas, hasta que en unas jornadas, en las que estaba con Pedro J. y Aitor, una noche que no había nada que hacer, salió la idea de jugar una partida de este engendro. Sorprendentemente, la idea entusiasmó a la gente, y entonces se nos ocurrió la idea de escribirlo, faneditarlo y publicarlo.

Tuvimos con ello un par de años de éxito, y llenábamos partidas (en Ponferrada llegamos a la demencia, y nunca mejor dicho, de juntar 70 jugadores en una misma partida) e incluso nos llevamos un premio, otorgado por LCJR (lista de correo de juegos de rol) a mejor juego de rol amateur 2001, y esto antes de ni siquiera haberlo publicado, y cuando por fin, en diciembre de 2001 el libro vio la luz, con el título de "Teatro Demente" (en alusión a uno de los libros de Mundo de Tinieblas titulado "Teatro de la mente") la modesta tirada que sacamos tuvo bastante buena aceptación. Y aquí debo trasladar la inmensa parte del mérito al excelente trabajo de Chusa con sus ilustraciones y de Jon con su maquetación.

Nada es para siempre, y como todas las modas, la estrella de Mundo de Demencia se acabó apagando, y cayó en el olvido, pero no para mí, claro, ya que siempre recordaré con mucho cariño esta pequeña y modesta aventura editorial en la que 5 chalados (Pedro J, Aitor, Kevin, Dani y yo) disfrutaron de una broma que llegó más lejos de lo que nunca nos habríamos imaginado.

Y el porqué de esta entrada es por este enlace que me mandaron ayer, con la noticia de que alguien va a dirigir una partida de nuestro juego en algunas jornadas de por ahí. No es la primera vez que alguien dirige alguna partida mía porque la haya visto en Internet y le haya gustado (que para eso las cuelgo) pero sí la primera vez que veo que lo hacen con nuestro juego.

Snif, lagrimilla.

miércoles, 11 de junio de 2008

Yatta!

Por fin en mi poder, ¡el puto parto de los montes!

Al fin he podido conseguir la maldita IT Txartela de Word avanzado, contra la que ya despotriqué convenientemente aquí, y tras 6 intentos, por fin obra en mi poder, este diabólico invento, inventado por el hermano malvado de Mengele.

Es un enorme peso el que me he quitado de encima, ya que este es un documento que cada vez se pide más en oposiciones, y era la 6º convocatoria de 6, así que iba con cierta cautela. En el examen, que consiste en apretar en el pixel adecuado me sentía como un técnico del Tedax desactivando una bomba, sabiendo que un par de clicks mal dados podían dar al traste con todo.

Por fortuna, la diosa ídem a veces está de cara, y teconozco que hoy he tenido la suerte que me ha faltado otro día, porque por si fuera poco, otra de las excelencias de esta porquería de sistema de "acreditación" es que es una lotería, y puedes tener preguntas ridículamente fáciles o endiabladamente difíciles, todo según el humor del ordenador, y hoy han tocado las fáciles (bueno, y muchas ya repetidas de ocasiones anteriores) tanto que con 56 respondidas ya tenía los 53 aciertos necesarios (hay que tener 53 de 70 bien, es decir, máximo 13 fallos) así que una vez logradas las 53 me he permitido el lujo de responder sin presión y calmadamente, dando un resultado final de 60 sobre 70, 7 más de las necesarias (había dejado las difíciles para el final).

Pero lo importante de todo esto es que ya la tengo, y como dirían los japoneses, Yatta!

El vídeo, del grupo Happatai, es una cosa totalmente psicodélica, pero capaz de mejorar el humor del que lo ve (científicamente probado) con lo que si no lo habíais visto antes, os recomiendo encarecidamente que lo hagáis, y si ya lo conocéis, mi consejo es que se lo hagáis ver a alguien que no lo conozca, y no perdáis detalle de la cara que pone. Merece la pena.

martes, 10 de junio de 2008

El problema de Monty-Hall

¿Por qué elegir pudiendo tener ambas cosas?
El problema de Monty Hall es un sencillo problema-acertijo matemático estadístico, basado en un concurso de televisión, y en el que debo reconocer que piqué como un pardillo la primera vez que me lo plantearon.

El supuesto es el siguiente: estás en un concurso de televisión y has llegado a la fase final, en la que optas a nada menos que un coche, pero para ganarlo tienes que abrir una de las tres puertas que te muestran. Tras una de ellas está el coche, pero detrás de las otras dos, hay una cabra (y el planteamiento da por hecho que no, no quieres una cabra).

Llega la hora de elegir, y señalas una de las puertas, llamemosle "puerta A". Entonces el presentador arquea una de sus cejas y abre una de las otras puertas, llamémosle C, y de la puerta C sale... una cabra.

En ese momento el presentador te hace la siguiente propuesta: "¿deseas quedarte con la puerta "A" o quieres cambiar y quedarte con el contenido de la puerta "B"? mientras pone su cara de poker (y probablemente dé paso a la publicidad).

La primera reacción (reconozco que así fue en mi caso) puede ser la tentación decir "coñe, da lo mismo, está detrás de una de las dos puertas, así que es un 50%, pero esto es incorrecto, no hay un 50%.

El truco está en que cuando elegimos una puerta, hay un 33% de que él coche esté en A, o lo que es lo mismo, un 66% de que no esté en A. Y si no está en A, esto quiere decir que está en B o en C, y si abren una de ellas (y el presentador va a abrir aquella en la que no hay coche sino cabra) significa que el 66% no pertenece a dos puertas sino a la B.

Dicho de otra manera, y llamando siempre A a la puerta que elegimos:

33% de que el coche esté en A. El presentador abrirá cualquiera de las otras dos.
33% de que el coche esté en B. El presentador abrirá y nos mostrará la cabra de C.
33% de que el coche esté en C. El presentador abrirá y nos mostrará la cabra de B.

Ergo, de 3 posibilidades, en 2 sale más rentable cambiar de puerta.

Alternativamente, y como ya viéramos en anteriores entradas, siempre podemos, usando la misma fórmula que se utiliza para averiguar una contraseña de Messenger, disparar a la rodilla del presentador y obligarle a que confiese dónde está ese jodido coche, pero es posible que vaya contra las bases y el espíritu del concurso, por lo que desde aquí desaconsejamos poderosamente el uso de dicha opción.

lunes, 9 de junio de 2008

LEX

El reparto, encabezado por el genial Javier Cámara
LEX es la nueva serie de Antena 3 (la estrenaron el jueves pero yo la vi ayer) y versa sobre un tema que más o menos conozco, va sobre abogados, y aunque aún es pronto para juzgarla, todo parece indicar que se van a pasar la coherencia y el realismo por el forro de la epidermis y que van a tirar más por la comedia surrealista, siendo más "Ally McBeal" que "Turno de oficio".

La serie trata sobre LEX, un prestigioso bufete capitaneado por Daniela León (Nathalie Poza), Mario Estrada (Javier Cámara) y Gonzalo Xifré (Santi Millán), y su personal o allegados, con actores como Kira Miró (Gema, la detective), Silvia Marty (Silvia, abogada del bufete), Pau Roca (el abogado novato), Dulcinea Juárez (Katia, la secretaria) o Clara Lago (Eli, la hermanita de Mario), y las tramas tienen toda la pinta de que versarán sobre casos absurdos y que no hay por donde cogerlos (para muestra el botón, de un hombre al que le habían reimplantado un pene más pequeño que el suyo y quería recuperarlo por la vía judicial). Claro que también "Los hombres de Paco" empezó como comedia psicodélica y se ha acabado convirtiendo en un thriller dramático. ¿Pasará lo mismo con LEX?

A decir verdad, aunque puede que me equivoque, lo dudo bastante, ya que no doy a esta serie más de 5-6 capítulos antes de que la cancelen. Así y todo, y aunque no parece que vaya a ser una maravilla, por su temática y por la presencia de Javier Cámara, le daré una oportunidad, aunque las barbaridades jurídico legales haga que se me retuerzan los higadillos, por las fumadas que comete y por los métodos del personaje protagonista (al que ya habrían expulsado del Colegio de Abogados una docena de veces).

Otrosí digo, por si no hubiera quedado claro, que todo parecido de LEX con cualquier despacho de abogados del mundo real, es pura coincidencia.

domingo, 8 de junio de 2008

Examen+Cena

¿Esto es la cena o el examen?

El fin de semana se resume en dos cosas, a las que no voiy a dedicar mucho, tiempo, que ando vago. Una, la cena de la Piña Marko Banic, en la que fuimos al Pepone de Algorta, un italiano donde nos pusimos hasta las patas y pude saborear unas deliciosas setas al roquefort, y unos canelones de salmón, cuyo delicioso recuerdo me hace la boca agua. En la cena lo pasé francamente bien, lástima que tuviera que retirarme pronto y a las 0:30 estar ya en casa. ¿Por qué?

Por el examen que tenía hoy, de las oposiciones para auxiliares administrativos de la UPV, que no es que me quitaran el sueño, ya que apenas había estudiado, pero que al ser hoy domingo, a las 10 de la mañana (hace falta ser sádicos) me aconsejaba ir al menos bien dormido.

El examen, sin demasiada historia (salvo porque algún día me llevaré una escopeta para disparar contra la megafonía, que estoy harto del ritual pre-examen y que me repitan 14 veces las instrucciones que ya están en la hoja que me han dado por escrito.

Señores examinadores: ¡el que no sea capaz de leer una simple hoja de instrucciones y entenderla no es capaz de aprobar el examen, que suele ser más difícil!

Lo dicho, un examen facilón, y lo mejor, lo de reencotrarme con ex-compañeros de trabajo, ya que en el mundillo de los opositores al final siempre somos los mismos.

Y en cuanto a la nota, por si a alguien le queda la curiosidad, un 9, que es menos meritorio de lo que podría parecer a simple vista, ya que era rematadamente fácil. Y como anécdota graciosa, una metedura de pata de los examinadores, que al cambiar el orden de las respuestas se les ha colado en una pregunta una opción "b" que decía "a, b y c son correctas". Obviamente, pregunta nula.

Y bueno, eso ha sido este fin de semana.

viernes, 6 de junio de 2008

Adiós al club

Logo de los Illuminati, sociedad secreta que daba nombre al club.

Ayer se confirmó el cierre de otra etapa importante de mi vida, aunque sería más correcto decir que se confirmó algo que llevaba tiempo siendo una realidad, ya que aunque fue ayer que dejé el club de rol, lo cierto es que llevaba meses sin pisar el local. No porque haya cambiado de aficiones, sino porque desde que tengo casa, me resulta más cómodo jugar en el salón que ir hasta el local, y era tontería pagar por nada.

Me apunté al club hará casi 8 años, cuando se llamaba Imago Mundi, y era bastante más populoso que ahora. Teníamos un local que más parecía un txoko, con su cocina, sus sofás, sus varias habitaciones... Y a un precio bastante majo.

Pero nada es eterno, y llegó la hora de mudarnos, allá por finales de 2004, y encontramos un local bastante majo en Rekalde, en un edificio de oficinas, que no era tan grande como el otro, pero que tenía sus ventajas. Pero el club atravesaba momentos difíciles, había malos rollos internos, muchos habían ido dejando la asociación, y nos topábamos con que siendo los que éramos, no teníamos dinero suficiente para hacer frente al alquiler, y que todo el mundo pasaba de todo, fue la época en la que intenté echarme el club a las espaldas, y me sentía desbordado, tratando de tirar de todas partes a la vez, intentando solucionar algo que estaba herido de muerte, pero luchando porque no quería dejar morir al club.

Lamentablemente, hay enfermedades que no se curan, y aunque aguantamos unos meses, llegó el momento en el que la cosa hizo "puf". Y cada uno se fue por su lado. Una de las facciones se quedó con el nombre de la asociación, y otra de las facciones, la que podría decirse que era la "mía" retomó el antiguo nombre de Illuminati y cogieron un local más pequeño, casi minúsculo, en el mismo edificio. Y digo cogieron porque al morir el club mi ilusión por sacarlo a flote se desvaneció bastante, así que, aunque me quedé con ellos, dejé bien claro que en adelante no quería implicarme tanto, y que me limitaría a ser un socio más, pagar mi cuota y usar el local. Y así ha sido hasta que por las razones descritas me di cuenta de que ya no me merecía la pena seguir.

Como ya dije, técnicamente es otra etapa que se cierra, pero que sin duda ha merecido la pena, ya que juntando cosas buenas y cosas malas el balance es netamente positivo, y nada me quitará los buenos ratos que he pasado ahí y a toda la gente interesante que he conocido gracias al club, y la certeza de que si volviera al pasado, al día en el que opté por apuntarme, lo volvería a hacer.

jueves, 5 de junio de 2008

De mudanza (en el curro)

La nueva lámpara

Aires de cambio en el trabajo. El departamento en el que trabajo está en constante crecimiento, y aunque hasta hace poco compartíamos espacio físico con los compañeros de la otra sección, recientemente se han trasladado a otro edificio, con lo que ahora queda más espacio para nosotros.

Ello supone que abandonamos el cubículo en el que estábamos medio marginados, para pasar a las mesas que han quedado libres, más cerquita del resto de los compañeros, y sobre todo, con más luz, que las mesas que teníamos hasta ahora eran más bien oscuras (de hecho no pasaban los mínimos de la revisión ergonómica) y ahora parece que estemos en una discoteca.

Pero lo mejor, sin duda, es que ya no tengo la puerta que da al archivo detrás, y por fin me libro del clin-clon de gente yendo y viniendo, y sobre todo, de tener que estar cerrando la puerta cuando se atascaba y no cerraba bien.

Así que en cuanto nos han dado el adelante, hemos arramplado con los ordenadores, impresoras, carpetas y material de oficina diverso, y ya hemos tomado posesión de nuestro nuevo espacio de trabajo. A fin de cuentas, se acerca el verano, época en la que muchos deportistas cambian de lugar de trabajo, y nosotros, aunque en menor medida, no queríamos ser menos que ellos.

miércoles, 4 de junio de 2008

Memorias de un ex-abogado (XXII)

Como un casa a medio hacer.

Capítulo XXII: Los casos inconclusos

No son graciosos, no son espectaculares, no contienen anécdotas especialmente dignas de mención, o simplemente por razones de secreto profesional no puedo contar nada, pero eran el pan de cada día en la profesión, y una de las cosas que más quemaban.

Individualmente ninguno de ellos era nada especial. Cuando uno ejerce una profesión libneral, asume que cada entrevista, cada llamada, cada cuestión que se nos plantea, puede ser un potencial cliente, o quedar en nada. Pero cada uno es como es, y cada uno los tolera mejor o peor. En mi caso, lo llevaba bastante mal, ya que era una constante incertidumbre, y el no saber si cada nuevo encargo o protoencargo iba a suponer trabajar para nada, era el goteo que al final hace darse cuenta a uno de que ese no es el camino a seguir. No era nada del otro mundo, y antes de empezar lo sabía, pero me sirvió para darme cuenta de que no quería hacer de ello mi vida.

Cuando uno es abogado (o comercial, o fontanero, o tendero) es sana costumbre hacerlo saber, ya que tener clientes es la base del sustento, y por eso se suele dar la tarjeta por doquier. Creo que no dejé a ningún conocido sin mi tarjeta profesional, por algo se llaman de presentación. Y bueno, eso supone que las tarjetas a veces hacen su trabajo, y llegan a conocimiento de quien necesita un abogado.

A veces fue para bien, y me llegaron casos que sí fueron exitosos (los menos) o que al menos me sirvieron para trabajar y ganar algo de dinero, pero la mayoría de las veces eran simples dudas, cuestiones legales, gente que te plantea sus problemas (incluyendo temas tan truculentos como una agresión sexual, o una posible negligencia médica con luctuoso resultado), que dan trabajo y no dan dinero. El más recurrente, el posible cliente que te expone el tema, le dices cuánto podría costarle (o simplemente pedirle más información del asunto) y no vuelve a dar señales de vida. Absolutamente nada que reprochar a nadie, pero quema.

Otro orden de asuntos inconclusos fueron aquellos temas que habiéndolos empezado me vi obligado a derivar por no verme capaz de llevarlos, bien por desconocimiento de la materia, bien por estar ya dejando la profesión, temas que para no llevar al 100% preferí dejar en manos de otros abogados, aunque quede claro que nunca dejé colgado a ningún cliente, y toda derivación que hice fue siempre con el beneplácito de los mismos, y asegurándome de dejarlos en buenas manos, que ya es mejor que lo que habría pasado si hubiese seguido yo con ellos. Puede que lo más cómodo hubiera sido quedarme los asuntos, hacer cualquier chapuza y cobrar la pasta. Aunque, francamente, no habría sido lo más ético.

Al principio de la entrada dije que de éstas no había ninguna especialmente reseñable, pero mentí, pues hay una que recuerdo, que no quedó en nada, pero que es clara prueba de lo jeta que puede llegar a ser la gente. Me sonó un día el teléfono, y era un fulano, que debía de ser amigo de un amigo, a quien en una ocasión yo le había dado mi tarjeta, y el asunto que me exponía era básicamente que tenía que pagar una factura, creo recordar que de Telefónica, y quería saber si tenía alguna fórmula o resquicio para no pagarla. Atónito le pregunté "pero el servicio te lo han prestado satisfactoriamente". Me dijo que sí, pero que si podía librarse prefería no pagar. Lo que no recuerdo es si le colgué el teléfono diréctamente o mandarle (educadamente) al carajo, pero a veces pienso que se habría merecido que le cobrara 500 euros y le embarcara en un absurdo juicio contra la compañía acreedora, por caradura.

Y bueno, con esto concluirían, creo, mis memorias de ex-abogado, en la que he ido narrando los episodios más destacados de una etapa de mi vida que di totalmente por cerrada, pero a la que no puedo negar el mérito de haberme servido para aprender cosas importantes. El libro está cerrado y no me gustó nada, pero es innegable su legado.

Las anécdotas abogadiles, donde hubo violencia, deudas, odios, intrigas y absurdos kafkianos terminan aquí, pero no así mis batallitas, ya que aún queda por contar qué hubo después de la abogacía. Pero como decía Michael Ende, esa es otra historia y tendrá que ser contada en otra ocasión.

martes, 3 de junio de 2008

70%

Sí, y el 70% de los gatitos son embotellados en Norbega.

Cito una noticia de la Agencia EFE (de falaz, supongo) según la cual España es el país de los bulos internecios (hoaxes, que los llaman algunos) y que nada menos que el 70% de las leyendas y mentiras que circulan por la Red llevan el sello Made in Spain. La nota de prensa, que también salió, creo recordar, en el telediario de ayer, venía a decir que España es el principal productor de bulos, y nos hablaba de un estudio que había detectado ese 70%, y bueno, decía algo tal que así:

España es el primer país del mundo en producir rumores a través de la Red, según un estudio del Observatorio de Internet que señala que del centenar de rumores analizados, más del 70% tienen su origen en este país y que el mecanismo de propagación más utilizado es el correo electrónico.

El estudio, coordinado por el director del Observatorio, Francisco Canals, asegura la creación de rumores en el ciberespacio español se debe a que hay una gran estructura de bitácoras y foros pertenecientes al sector crítico de Internet, con un gran poder de opinión, que actúan como un primer bastión en los que a diario se cuecen todo tipo de informaciones no confirmadas sobre algún hecho.

Desde este Observatorio se explica que muchos rumores mueren a las pocas horas, pero otros se propagan con fuerza en la red por su tradición y la indiscreción propias de nuestra cultura, que hace del rumor una forma de entretenimiento social.

Es frecuente además que empresas e instituciones afectadas no sepan qué hacer porque no hay protocolos establecidos, ni profesionales, consultorías, o analistas del rumor, y la Policía no siempre tiene protocolos para actuar. Desde este Observatorio se destaca que los rumores con más fuerza vírica se propagan a través del correo basura -spam- y conforman parte del concepto de "molestia masiva" de Internet, y apuntan que se podrían estar utilizando como herramienta de publicidad con fines profesionales.

El estudio asegura que un rumor bien divulgado puede hacer subir las acciones de una compañía y que un empresario puede divulgar un rumor y aprovechar para vender parte de sus participaciones a precios más altos antes de que el optimismo se desvanezca.

Tipologías del rumor

El rumor puede tener muchos formatos, desde textos muy básicos o mal redactados, hasta auténticos informes médicos o científicos que se descargan en sitios de Internet y que circulan vía spam alertando sobre las consecuencias de determinados productos, alimentos, etc.

Respecto a la tipología, los hay de tipo vírico que se divulgan a partir de multitud de fuentes y emisores, que no tienen una fuente inicial sino que se trata de un estado de opinión colectiva. También los hay transversales, que se sirven de otros medios de comunicación para lograr su objetivo de difusión y se acaban publicando como noticia en distintos medios informativos, y los rumores-troll, promovidos de forma fraudulenta y atendiendo a intereses de usuarios que adquieren identidades distintas.

Además están los rumores spam, los más populares entre los Internautas y los que llenan cada día las bandejas de entrada de millones de correos electrónicos en todo el mundo, mientras que los rumores punisher son de los más letales y agresivos porque comportan consecuencias negativas para la víctima.

También hay rumores estacionales, de tipo relámpago, que circulan de boca a boca sin el apoyo de Internet y que se forman en entornos domésticos y muestran un crecimiento exponencial, y delictivos, que intentan engañar a sus víctimas y vaciar sus bolsillos.

Por último, abundan igualmente los de tipos histórico como que el hombre no llegó a la Luna, y los trasnacionales, que viajan de un país a otro y que llegan a convertirse en noticia en medios de distintos países.

Francisco Canals asegura haber encontrado ciertas metodologías para determinar su origen y determinar quién lo ha iniciado para determinar el móvil, y considera que los rumores políticos son los más activos en nuestro país, junto con los que hacen referencia a la vida de los famosos y personajes célebres.

Desde este Observatorio se asegura que el rumor sobre la existencia de cadáveres, carne de perro o gato en las neveras de algunos restaurantes chinos siempre ha partido de España. Los productos también son objeto de rumores, de hecho en la actualidad circulan más de 100 rumores distintos sobre Coca Cola y que unos de los más activos hace referencia a la supuesta capacidad corrosiva de este refresco.


Y bueno, ese estudio goza de bastante poca credibilidad, tan poca que hasta el "prestigioso" y "serio" medio digital 20 minutos, se ha apresurado a combatir tal barbaridad. Es decir, que se la han metido doblada, y qué mejor bulo, que soltar un bulo sobre bulos.

Y digo yo, ¿No habría sido más creíble decir que España es el principal productor de bulos en lengua castellana?

lunes, 2 de junio de 2008

Última tarde

El beduino también está deseando que llegue el horario de verano.

Aunque el horario de verano en la Diputación no empieza hasta el lunes 8, hoy tengo la última tarde, ya que tengo la suerte de trabajar solo una tarde a la semana, que es la de los lunes (eso sí, los lunes salgo a las 20:00 me tiro casi 11 horas en la oficina entre pitos y flautas, pero no me quejaré que hay trabajos en los que en teoría la hora de salir son las 6-7 de la tarde, y raro es haber salido antes de las 8).

Peor mira, yo sí tengo la suerte de un curro en el que me puedo ir a mi hora, y a partir del lunes que viene, hasta septiembre, solo de 8 a 14. Pero bueno, hoy me toca currar hasta bien tarde, que además, aunque no lo parezca, hay bastante tema (¡Sí, los funcionarios también trabajamos!) y quiero acabarlo hoy, que mañana me temo que me toca mostrador.

¡Eso es to... eso es to... eso es todo amigos!

domingo, 1 de junio de 2008

Fin de semana sin mayor historia

Unas focas habrían sido más adecuadas, pero no había.

Este fin de semana ha sido bastante tranquilote, ya que ni viernes ni sábado salí. El viernes aproveché para estudiar, ya que el domingo que viene es el examen de la oposición de la UPV, que no es que me vaya la vida en ello (no es mi oposición) pero algo siempre viene bien mirar.

Así pues, interactué un rato con la cuadrilla de Baldrick, que estuvo en casa celebrando el cumpleaños de María, y cuando se fueron de bares, a eso de la 1, opté por quedarme en casa. (También es porque normalmente, si para esas horas no he salido ya de casa, raro es que me apetezca)

El sábado tampoco fue nada reseñable. Estudiando, jugando al ordenador (al fin me acabé el Half-Life 2), viendo "En busca del Arca Perdida" y capítulos de "El Comisario", y ya a la noche, cuando parecía que no iba a haber ningún plan, se acercó la gente por casa (los habituales), y entre una timba de poker y unas partidilas al Buzz, hicimos la noche.

Domingo, sin mayor historia. La torrencial lluvia no invitaba, desde luego, a salir de casa (misma razón por la que ayer no fuimos a Santander, como estaba en principio previsto) así que entre ordenador y apuntes se pasó el día.

Y eso ha sido todo por este fin de semana.