sábado, 28 de junio de 2008

Crítica: El incidente.

Lemmings: la película

¿Qué pasaría si un día todos los habitantes de una ciudad se empezaran a suicidar sin motivo aparente?

De esta, a priori interesante, premisa parte la última cinta de M. Night Shyamalan, que nos tiene acostumbrados a buenas películas pero esta vez patina en la ejecución y nos ofrece la que tal vez sea su peor entrega (aunque sin superar el decepcionante desenlace de "Señales").

El gran problema de la película es que no consigue, salvo en momentos puntuales, trasladar la tensión y la sensación de agobio y miedo que se supone tiene el protagonista, y en algunos momentos da más la impresión de estar viendo una novela que un thriller de terror psicológico, amén de algunos fallos de coherencia (¿unos atrincherados obsesionados con el gas dejando huecos escopeteros?)

Tampoco ayuda mucho la explicación que se da del tema. El planteamiento, y aquí entro ya en el terreno de lo que podría considerarse spoiler (aunque que nadie se espere un sorprendente giro final, la película en este sentido es honesta, nos explica casi desde el minuto 1 qué pasa y por qué) es que los árboles, hartos de la lacra que la humanidad supone para el planeta, han comenzado a emitir un gas (llámadle polen, radiaciones u ondas gamma, me da igual) que cuando afecta al ser humano, le hace proferir incoherencias, le desorienta y luego le impulsa a suicidarse (bien podría llamarse Gas Emo) y una de las explicaciones que dan, al principio, es que afecta al instinto de supervivencia, anulándolo. Pero hombre, si fuera así, explicaría que los afectados fueran estúpidamente arriesgados, no que se suicidaran activamente, y de las formas más sofisticadas.

En esencia, no deja de ser una película de zombis encubierta, con todo el rollo de la infección y el peligro para la vida, y el corretear de un lado a otro, pero con una causa cogida con pinzas y un desenlace bastante pobre.

Se supone que debería ser una película opresiva y dendrófoba (dendrofobia: miedo a los árboles) pero ese efecto solo lo consigue en algunos momentos, ya que otros, como la anciana de la cabaña, caen en lo risible.


Al menos es entretenida, pero de ahí no pasa. Y podía haber sido una comedia cojonuda con un par de arreglos. Quien la haya visto, imagínese la primera escena con "It´s raining men" de fondo, o el Yakety Sax de Benny Hill para las correrías campestres de Wahlberg.

Leer critica El incidente en Muchocine.net
Publicar un comentario en la entrada