viernes, 30 de noviembre de 2007

Jungle Speed

Componentes del juego: las cartas y el tótem.

El juego fue inventado hace 3000 años por los miembros de la tribu Abulú en Spidopotamia subtrópical. Los Abulúes, pueblo ruidoso y aficionado a los huesos de mono, utilizaban hojas de eucalipto a modo de cartas. Se disputaban así, durante horas, las ganancias de sus cacerías. El juego solía terminar en peleas sangrientas ya que todas las hojas eran idénticas.

Por ello el Jungle Speed no fue conocido hasta un feliz día del siglo XX en el que Tom & Yako inventaron las cartas del juego.

Esa es la introducción "histórica" que contienen las instrucciones de este juego, editado en España por Cromola, un juego con un reglamento sencillísimo pero al que es complejo terminar de coger el truco, un juego de percepción, reflejos, coordinación ojo-mano, y según cómo se juegue, algo de mala leche.

Las reglas son simples: cada jugador va sacando una carta y el momento en el que la forma de dos cartas coinciden, ambos se tienen que lanzar a por el totem, y el que gane el duelo le da sus cartas al siguiente, lo cual, siendo el objetivo del juego quedarse sin cartas, es malo para el perdedor. Obvio es decir que quien mete la mano cuando no debe y coge el palito sin que le toque también tiene su penalización. En este caso, se lleva todas las cartas de la mesa.

La complicación del juego viene dada por las formas y colores de las cartas, que son bastante parecidas entre sí, y al principio puede haber confusiones, y a eso hay que añadir las cartas especiales, que le dan su enjundia:

TODOS A LA VEZ: Cada jugador saca una carta, y si hay algún duelo se resuelve, generando caos y confusión.

COLOR: Desde que sale esta carta hasta que se resuelve un duelo se miran los colores y no las formas. Adicionalmente, la aparición de esta carta hace que el autor de este blog se lance como un cabestro a por el tótem.


EL QUE LO PILLE PA´ ÉL: Como su nombre indica, todos se lanzan a por el tótem (si se atreven) y el que lo coja se libra de sus cartas.

El juego tiene varias formas de jugarse. La estándar dice que en caso de duelo se mira quién tiene mejor agarrado el tótem (cuántos dedos tiene tocando el tótem, quién lo tiene agarrado de más abajo...) Aunque los jugadores de verdad preferimos la modalidad "Valetudo" donde el último en tener agarrado el palitroque es el vencedor del duelo, con lo que tirones, mordiscos y luxaciones son totalmente legales, aunque para practicar esta modalidad es preciso haberlo acordado antes, no sea que la cosa acabe en juicio. Además, hay verdaderos artistas de lesionar al prójimo contra quienes supone un riesgo jugar. No obstante, nada impide jugarlo de forma más civilizada (¡nenazas!) y cuando se juega contra novatos suele estar bien ir un poco más despacio, porque si no se quedan a verlas venir.

Posibles consecuencias de emocionarse demasiado al ir a por el palito

Existe también una expansión, con más cartas, tanto normales y especiales, ideal para generar mayor confusión y dejar estupefactos a los jugadores, en un diabólico test psicotécnico de coordinación ojo-mano (o según modalidades, coordinación ojo-muñón)

Y tras un par de partidas se comprueba que no somos tan diferentes de los indios abulúes.

jueves, 29 de noviembre de 2007

La habitación de Fermat

¿Cube a la española?

Pierre de Fermat fue un importante matemático francés del S. XVII cuyo enigma fue su último teorema, uno de los más importantes de la Historia de las matemáticas. Además de eso, también es el banderín de enganche de esta película, en la que 4 mentes brillantes son invitadas a una fiesta en la que tendrán que resolver un enigma, y una vez allí se dan cuenta de que todo es una encerrona mortal, un siniestro juego en el que las reglas son claras: si no resuelven los enigmas que se les van planteando en el tiempo establecido morirán. Inevitable acordarse de otras películas como Cube o Saw.


Los protagonistas de esta película son Alejo Sauras (Los Serrano), a quien resulta gracioso, acostumbrado a verle como el cazurro hijo de Fiti, verle hacer aquí de genio de las matemáticas; Santi Millán (7 Vidas), Elena Ballesteros (La familia Mata), quien ya coincidiera con Alejo Sauras en "Café solo o con ellas", Lluis Homar (Los Borgia) y Federico Luppi.

La película se deja ver, y en su desarrollo es interesante, aunque a veces queda un poco tontorrona y los acertijos son demasiado simplones. Está bien que permitan al espectador jugar a averiguarlos, que parece que es de lo que se trata, pero siendo los personajes genios matemáticos, no queda muy creíble que les cueste tanto descubrirlos (vale, se puede argumentar que con la presión no se piensa con claridad) como un poco tonto es el enigma que permite a los personajes "clasificarse" para el juego (aunque esto, también es verdad, que adquiere un poco de sentido al desvelarse la verdad)

Por momentos da la impresión de que la podían haber trabajado un poco más, sobre todo algunos temas matemáticos y algún detalle de cosa cogida por los pelos, el típico síndrome de "plan maestro del malo en el que si llega a fallar una sola pieza se va todo al guano"

Ahora veamos si habríais sido capaces de descubrir el enigma que facilita el acceso a la mortal habitación, poniendo el número que sigue (no seáis tramposos y no miréis los comentarios antes de saber la respuesta)
5, 4, 2, 9, 8, 6, 7, ?

Y de propina ésta otra:

2, 10, 12, 16, 17, 18, 19, ?

miércoles, 28 de noviembre de 2007

Retoque ocular

Sauron, antes de operarse de la vista

Como ya conté en otra entrada anterior, hace año y pico me operé de la vista para ver sin gafas, aunque debido a mi cegatez extrema no me pudieron dejar perfecto y en mi ojo izquierdo había quedado una miopía residual, de una dioptría, que aconsejaba un retoque.

El retoque, bastante menos intrusivo que la operación, te ahorra la parte en la que te abren el ojo cual kiwi y te quedas momentaneamente ciego, ya que directamente te pasan por el láser, y ayer era el día en el que me tenían que zumbar en el ojo izquierdo. En efecto, es muchísimo más rápido y menos traumático que la operación de miopía, aunque la parte mala es la de tumbarte en la mesa de operaciones y empezar a revivir todos los recuerdos anteriores.

Pero fue todo en un pis-pas y para cuando me di cuenta ya había terminado, y como me habían administrado un ansiolítico, me quedé dormido cual ceporro en el post-operatorio, ya que tras tocarte los ojos (en ese caso el ojo) te tienen media hora con los ojos cerrados.

Lo malo es que ahora me toca otra vez pasar por la parte coñazo, que si el colirio, que si dormir unos días boca arriba con las gafas de sol... En fin, todo sea por ver mejor.


Cegatos del mundo, yo lo recomiendo: operaos.

martes, 27 de noviembre de 2007

Memorias de un ex-abogado (XV)

El tío Vázquez, creando escuela.

Capítulo XV: El ex-empleado moroso

.Al antagonista de esta historia, al que llamaré Vázquez le conocí cuando siendo él empleado de uno de mis clientes, su madre recurrió a mí por un tema de una herencia, que al final quedó en nada, en una consulta de una mañana por la que yo no vi un solo euro. Nada que objetar hasta aquí, pues no era yo de esos abogados que cobran por preguntar. Me planteó un tema, le di un precio y no le interesó, hasta aquí todo correcto.

Un tiempo más tarde, mi cliente me llamó porque tenía una cuestión que resolver con el tal Vázquez, quien ya no trabajaba ahí, pero había recurrido a los servicios de mi cliente y tenían, por lo que le entendí, una cuestión respecto al precio.

Como casualmente yo estaba en aquel momento cerca del lugar, me acerqué, y cuando llegué presencié la discusión entre mi cliente y Vázquez, en la que él le decía a mi cliente "haz lo que te dé la gana, que yo no te pienso pagar". Cuando me vio aparecer por ahí Vázquez me dijo, de forma bastante grosera "y tú quién eres" y cuando me identifiqué y le dije que solo quería mediar, pareció acordarse, supongo que al oir mi nombre, y dijo "ah, sí, el abogaducho que le quería estafar a mi madre".

Eso me tocó bastante las narices, sobre todo porque, aparte de que en ningún momento le pedí ni un duro, simplemente le hice un presupuesto orientativo, sin contar con que me tomé la molestia de indicarle qué procedimiento tenía que seguir caso de querer hacerlo por su cuenta, las maneras totalmente barriobajeras e impertinentes me tocaron el ego.

Así que me limité a callarme y cuando se fue, las palabras que le dije a mi cliente se parecieron bastante a "a por él, esto es personal, me voy a encargar de que este tipejo te pague todo lo que te debe y no te preocupes que este tema no te lo cobro. Me ha tocado las narices"

La técnica de los monitorios me había funcionado bastante bien hasta la fecha (casos de Doña Gregoria o aquel Restaurante) con lo que nos pusimos manos a la obra. si contesta nos vemos las caras y si no, a pasar por caja.

Vázquez parecía que no nos iba a poner las cosas fáciles, puesto que se tomó la molestia de formular un escrito de oposición, aunque una simple lectura delataba que ese escrito no lo había redactado un abogado, ni tan siquiera alguien con un mínimo conocimiento de leyes, ya que alegaba argumentos bastante endebles y el lenguaje era muy... poco jurídico. Con lo cual, o lo había hecho él o si lo había hecho un abogado sería uno de la talla de mi ex-compañero Pedro, lo menos.

Pero bueno, pese a la falta de abogado, con eso ya era suficiente para tener que ir a juicio y, aunque contábamos con ventaja, nunca hay que subestimar el poder del Caos reptante con toga que son algunos jueces, así que había que preparar el tema a conciencia.

Para cuando llegó el juicio yo ya hacía tiempo que había dejado la profesión, y estaba metido de lleno en las oposiciones, pero a este tema le tenía especiales ganas, y como me había comprometido a llevarlo sin corbarle no me parecía correcto derivarle el tema a un compañero quien, por supuesto, tendría todo el derecho del mundo a cobrar sus honorarios, así que me lo planteé como una despedida del mundo de la abogacía. Y quería que fuera por la puerta grande.

Preparé todo a conciencia; las preguntas, las posibles respuestas, los argumentos, un testigo (el otro empleado del negocio, que fue quien realizó los trabajos impagados), la declaración del cliente... la cosa estaba a priori muy fácil.

Todo parece mejorar cuando llegamos al Juzgado (¿habrá cogido un abogado aúltima hora?) y vemos que llega la hora de la vista y Vázquez no aparece. Pero no había lugar para la tranquilidad, ya que el juicio anterior al nuestro se estaba retrasando, con lo que a Vázquez le valía con aparecer antes de que ese juicio terminara.

Los minutos avanzaban lentamente y se hacían eternos, pensando que Vázquez aparecería en cualquier momento. Pero no, no se dignó en aparecer, así que entramos nosotros solos en la sala (en los juicios civiles cuando una de las partes no se presenta el juicio se celebra igual, solo que la parte que no comparece pierde su opción de declarar e interrogar testigos, es lo que se conoce como Juicio en Rebeldía)

Y una vez en la sala, antes de comenzar con el juicio propiamente dicho, y para mi estupefacción, la juez nos informa de que Vázquez había ingresado en la cuenta del Juzgado la cantidad reclamada, dinero que podríamos pasar a recoger en cualquier momento.

Estupefactos nos dejó aquello, y recuerdo que "Señoría, ojalá fuera siempre así de fácil" serían las últimas palabras que yo diría a un juez siendo abogado.

lunes, 26 de noviembre de 2007

Cruce de blogs: El cómic que recomiendo


Está claro, ni mi blog se libra de los efectos de la ley de Godwin, ya que el tema de esta obra maestra del 9º arte, de Art Spiegelman, versa sobre la 2ª Guerra Mundial y en especial sobre el Holocausto, el exterminio de judíos por parte de los nazis.

Una cosa caracteriza a esta novela gráfica es que los judíos están representados como animales ratones y los nazis como gatos, en una más que obvia alegoría, pero que nadie piense que eso le quita un ápice de rigor o seriedad a la obra, pues es de una crudeza y un realismo a tener en cuenta.

La historia nos viene contada por parte de Vladek Spiegelman, padre del autor, un judío que pasó por todas las penalidades de la 2ª Guerra Mundial y pagó caro el precio de ser judío, pasando por todas las fases del conflicto, primero con recortes graduales de libertades y los guetos, para luego tener que ocultarse y finalmente ir a parar al trístemente célebre Auschwitz, donde nos narra el día a día de los prisioneros y cómo consigue salir adelante y sobrevivir.

La narración alterna los recuerdos de Vladek en su juventud, con todos los períodos de la guerra y los campos, y los momentos contemporáneos, en los que un Vladek ya senil narra a su hijo Art (dibujante del cómic) esos recuerdos.

Y curiosamente muchos de los momentos más escalofriantes de la obra se desarrollan en el presente, por una parte en el personaje de Vladek y las secuelas que le deja haber pasado por lo que ha pasado, haciendo de él un personaje ora insoportable ora entrañable, ya que su comportamiento es odioso pero es imposible no sentir cierta empatía con él una vez se conoce su historia. Especialmente es estremecedora la escena en la que muestra un comportamiento intolerablemente racista y cuando su hijo le recrimina diciendole que eso es lo mismo que hacían los nazis que le hundieron la vida y mataron a su familia él responde "no es comparable, ese tipo es negro".

Por detalles como ese Maus es un cómic que invita a la reflexión, y además trata de dar una versión lo más ecléctica y objetiva posible de tan negra página de la Historia, algo meritorio si se tiene en cuenta que viene de donde viene.

Nada más que añadir, salvo dos detalles. Uno, que es hasta el momento el único cómic que ha sido galardonado con un Premio Pulitzer, y otro, no menos importante, que ha sido capaz de cautivar a muchísimas personas no acostumbradas al lenguaje de la viñeta.

domingo, 25 de noviembre de 2007

Resumen del fin de semana

Salgado haciendo de las suyas

Bueno, pues una rápida pasada a lo que dio de sí el fin de semana.

En primer lugar el partido, donde el iurbentia Bilbao Basket dio buena cuenta de un Menorca muy inferior, ganando el partido con la gorra y casi sin sudar. Es un lujazo ver que ahora hacemos a otros equipos lo que antes nos hacían a nosotros. Pisan el acelerador solo cuando hace falta y en seguida se van 10 arriba. Sigue siendo complicado, pero la Copa está más cerca que nunca.

Siguiendo con la sección "deportes", también debo hablar del torneo de Bloodbowl, donde tuve un papel bastante digno, y por primera vez me fui imbatido de un torneo de estos, con 1-1, 2-0, 2-0 y 1-1, en la que ha sido mi mejor actuación en un campeonato de este juego, y donde llegué a estar en el top 15 (de 50) La pena es que como el domingo se me solapaba con el baloncesto me perdí las dos últimas rondas, pero me fui del torneo con un muy buen sabor de boca.

Por último, en cuanto al salón del cómic (y manga) donde estuve viernes y domingo, a destacar que el viernes firmaba Ibáñez (el de Mortadelo y Filemón, entre otros) y he de decir que será todo lo genial que es, pero el tipo me pareció bastante cretino, ya que estaba firmando cómics, y cuando fui a que me firmara un libro sobre Mortadelo y Filemón, cuando vio el libro, y pensando que no era matarial oficial de Mortadelo, lo miró con desprecio y empezó a pedir explicaciones, y hasta que el agente que estaba junto a él le confirmó que sí que era un libro con licencia oficial, que habían sacado para nosequé feria, no me lo quiso firmar. Y aun así lo firmó con bastante desgana. Lo dicho, un grandísimo artista pero bastante impresentable.

sábado, 24 de noviembre de 2007

[•REC] Zombies made in Spain

Grabando...


Una película española, de zombis, del director de "Operación Triunfo: la película" y con una estética que es un plagio al Proyecto de la Bruja de Blair. La verdad es que con esta carta de presentación muchos eludirán ver esta película pensando que van a encontrarse con una cutrez casposa e infumable.

Pero nada más lejos de la realidad. REC resulta ser una muy buena película sobre el tema, bastante realista (dentro de lo realista que puede ser una película sobre muertos vivientes) bien llevada y con una intensidad y una tensión más que logradas. Prueba de ello es que los típicos sustos de "seguro que ahora pasará tal cosa" consiguen asustar aunque pasa lo que parece que va a pasar. Los más previsibles consiguen el respingo del espectador.

La película plantea un formato que, sin ser original del todo, es muy audaz, ya que está rodada íntegramente en primera persona, y todo lo que vemos es a través de la cámara de un periodista. Habrá quien diga, y no sin cierta razón, que no resulta muy creíble que el periodista no deje de grabar, y que al primer zombi esa cámara acaba tirada por el suelo, pero bueno, es una concesión del realismo en favor de la narración, que en este caso resulta bastante necesaria.

El planteamiento es bastante simple: un equipo de periodistas; la reportera y el camára, están grabando el típico programa estilo "Espejo Público" o "Callejeros" (programas de reportajes diversos) y el reportaje les lleva al lugar donde se desarrolla toda la acción. Y ahí, poco a poco, la cosa va pasando gradualmente de "sitio en el que pasa algo raro" a "crisis total", como en toda buena película del género.

Yo me atrevería a decir que este filme va a ser una de esas películas que te encanta o la odias, ya que juega con cosas bastante experimentales y hay detalles que, aunque a mí particularmente me gustaron, puedan resultar aburridos. Tampoco juega muy a favor de la película, y a eso me refiero, el principio de la misma, donde los primeros 10 minutos presagian un coñazo. Pero no, de coñazo nada, el espectador que tenga un poco de paciencia se encontrará con una gran película de una gran tensión y totalmente claustrofóbica.

Valga como aval que de 7 personas que fuimos al cine, a os 7 nos pareció una maravilla de película, y si tenemos en cuenta que éramos un grupo de gente con gustos cinematográficos muy dispares, e incluso a veces contrapuestos, eso debería dar alguna pista acerca de REC.

Y bueno, curiosamente, tiene la pinta de ser de esas películas que ganan en pantalla pequeña, pero pese a ello recomiendo a los lectores que no sean cutres y la vean en el cine, que la película lo merece.

viernes, 23 de noviembre de 2007

Eventos frikis

Pincha el cartel para ver la web

Abro la entrada con uno de los dos eventos en los que me dejaré ver este fin de semana: el Salón del cómic de Getxo, donde las editoriales exponen sus obras y las tiendas ponen su stand, donde suele haber también una exposición (el año pasado fue sobre Goomer) y donde suele ir algún artista invitado.

Este año no es otro que Ibáñez, padre literario de Mortadelo y Filemón, y una de las grandes referencias culturales de toda una generación de chavales que, como yo, prácticamente aprendieron a leer con los agentes de la T.I.A.

En el salón también hay, aunque este año cuenta con espacio propio, una sección dedicada al manga, donde destaco el stand de la asociación Tarasu, y donde se organizan también varias cosas. Entre ellas un concurso de Cosplay (disfraces, habitualmente de personajes de manga, y si he soltado alguna burrada al definir cosplay, que me perdonen los otakus)

Y como en todo buen evento friki, no puede faltar la sección dedicada a juegos, que correrá a cargo de la asociación Imagina, y que es donde supongo que pasaré más rato, en los juegos de mesa.

Pincha el cartel para ver la web

De juegos de mesa va el otro evento, más concretamente de Blood Bowl. Prometo dedicar algún día una entrada más extensa a este juego (y mis lectores habituales saben que cumplo) pero en síntesis diré que es un juego de simulación de fútbol americano en el que los jugadores, representados por bonitas figuras de plomo son razas de fantasía, como elfos, enanos, orcos, y demás ralea (para los menos frikis: bichos del Señor de los Anilos con un balón)

Y la Tabira Bowl es un torneo de este juego que se celebra este fin de semana en Durango, al que acudiré pero solo el sábado, ya que el domingo hay partido del Bilbao Basket en la Casilla, y ya que tengo el abono sacado no es plan de hacer pira.

Además, como voy sin ninguna intención de ganar, sino solo de divertirme, tampoco me preocupa mucho perderme la ceremonia de clausura y la entrega de premios. Lo importante, claro está, es echar unas risas y jugar con gente diferente, que viene gente de toda España, y de paso me sirve para aprender, que el juego me gusta pero admito que soy un poco zoquete.

jueves, 22 de noviembre de 2007

Memorias de un ex-abogado (XIV)


Al menos ésta no se queda dormida en el juicio

Capítulo XIV: El caso del taxista (III)- La Sentencia

No me había dejado con muy buen sabor de boca el juicio, pero como dijo Julio César, "alea jacta est" y ya poco había en mi mano que no fuera esperar a la sentencia.

Y no hubo que esperar mucho. Dicen que la justicia en este país es lenta. Pues a veces es jodidamente rápida, y las malas noticias siempre van rápidas. En efecto, el juicio fue tal que un viernes 4 de noviembre y la sentencia fue publicada con fecha... ¡5 de noviembre!

Y qué sentencia... Sobre el papel no era especialmente desfavorable, ya que venía a decir que la pelea había sido culpa de las dos partes, con lo que condenaba a una semana de arresto domiciliario a cada uno, lo cual era el menor de los problemas. Lo malo es que la sentencia daba como válida la tesis de que las lesiones las había provocado mi cliente y que la moto la había tirado él, dejando una puerta abierta a que la contraparte, que había reservado las acciones civiles metiera la demanda. Y con esa chapuza de sentencia, de 4 miserables páginas, lo tenían a huevo.

La sentencia era un auténtico despropósito, y se notaba que el juez se había dedicado a pensar en las musarañas durante la vista, ya que decía cosas que no tenían nada que ver con lo manifestado en el juicio e incluso decía algunas que contradecían claramente lo sucedido, no ya en el lugar de autos (y nunca mejor dicho) sino en el propio Juzgado. Está claro que el juez y yo no habíamos estado en el mismo juicio.

Habría entendido que el juez hubiera dicho "el acusado miente, los testigos también mienten y su abogado no dice más que tonterías, así que condena al canto". Me habría jodido pero lo habría entendido.

Lo que me parecía menos comprensible es que el juez, al estilo de Homer Simpson, no debió de divertirle el juicio, y como se aburría se inventó su propio juicio, por lo que la sentencia era un ejercicio de literatura creativa, una suerte de fanfic que ponía en boca del acusado cosas que él no había dicho, y soltando perlas como “de forma eufemística admitió haber `interceptado`, artificio lingüístico para justificar el haberla golpeado hasta que cayó al suelo” (que alguien le dé un diccionario a este tipo) También hacía lo propio con los testigos, obviando en la sentencia cosas fundamentales que habían dicho (según la sentencia la testigo vio que el taxista conducía con una mano mientras agarraba con la otra el pelo de la motera, cuando lo que ella dijo fue que iba con ambas manos al volante) y lo más sangrante, afirmar que alegué, “de forma velada”, la atenuante de legítima defensa, cosa que me dejó a cuadros, ya que en ningún momento dijimos nada ni remotamente parecido. (Mayormente porque negué una y otra vez que él la hubiera golpeado)

Si a eso le sumamos que en la sentencia dejaba muchas cosas sin aclarar, pero dandolas por hechas, nos dejaba con el culo judicialmente al aire, y básicamente la cosa quedaba así: habría un juicio posterior en el que ellos podrían decir "me debe dinero porque me ha provocado unas lesiones y me ha jodido la moto, tengo esta sentencia que así lo dice. La parte dolorosa es que la sentencia no explicaba la relación causa-efecto, ni quería entrar en ello, ya que "eso es materia de otro juicio" y el segundo juicio no admitiría discusiones al respecto, dado que "ya hay una sentencia que explica eso" Así que la negligencia de aquel juez, para quien mi juicio solo era uno de los 5-6 que tenía esa mañana, nos derrumbó por completo.

La sentencia fue recurrida, pero al no tener forma de demostrar que el juez se había fumado el juicio, nos la desestimaron, con una bonita resolución cortapegada por la Audiencia Provincial, que como era de prever, plantó su cortapega de desestimación genérica sin hacer ni puñetero caso a mi recurso de 10 folios, y eso que tardaron (como es habitual) más de un año en resolver.

La última noticia que tuve del tema fue cuando el abogado de la otra parte, un tipo simpático pero que había visto demasiados capítulos de Matlock, me llamó (año y pico después) para decir que pensaban pedir el oro y el moro, con unas peticiones totalmente desorbitadas, aunque para aquel entonces yo ya me había desvinculado del mundo de la abogacía y había dejado el asunto en manos de otro compañero.

Huelga decir que cosas como ésta fueron las que me hicieron perder la ilusión por la abogacía.

miércoles, 21 de noviembre de 2007

La Habitación Perdida

Veterinario, mi perro de Tíndalos tiene moquillo.

Habitación Perdida es una miniserie que fue emitida hace un tiempo por Cuatro, que sin ser nada del otro mundo se deja ver, ya que entretenida es, y la premisa de la que parte es bastante curiosa. Eso, unido a que es bastante cortita (6 capítulos de 40 minutos cada uno) la convierte en una opción válida para pasar el rato.

La serie, eso sí, no es ninguna maravilla, e incluso se podría decir que a veces es bastante cutre, pues narrativamente es bastante chapucera, hay muchas cosas que se quedan colgando (con un final más abierto que las víctimas de Jack el Destripador) y los personajes son bastante sosos, salvo Wally Jabrowski, que es para mi gusto el mejor de la serie.

Lo dicho, si no esperas mucho de ella, puede estar bien, porque si no, hay partes, y en especial el último episodio, pueden dar ganas de tirar un zapato a la pantalla.

La serie trata sobre una misteriosa llave, que permite acceder a una mágica habitación de motel, que resulta ser un portal dimensional, ya que con la llave se puede acceder a la habitación desde cualquier puerta, y desde la habitación se puede salir a cualquier puerta en la que se haya estado antes.

Pero resulta que la llave no es el único Objeto (así con mayúsculas) que posee facultades mágicas, ya que todo lo que había allí tiene sus facultades, y así nos topamos con un bolígrafo que quema cosas, un billete de autobús que teletransporta a un lugar perdido en el culo del mundo, una petaca que quita la respiración, unas tijeras que hacen dar vueltas... y así unos cuántos. Algunos útiles y otros totalmente absurdos.

Como es de prever (y en esta serie hay muchas cosas que lo son) hay mucha gente interesada en los Objetos, y sobre todo en la llave, que cae en manos del agente Joe Miller (interpretado por Peter Krause, conocido por su papel en "A 2 metros bajo tierra") y toda una ralea de malos, entre los que destaca Kevin Pollack (le vimos en "Sospechosos Habituales") le persiguen para hacerse con la llave. Aunque a decir verdad, la mayoría de los malos resultan ser bastante ridículos.

Lo dicho, la serie cojea en muchos aspectos, y si me pongo a sacarle fallos me puede salir una entrada kilométrica (y repleta de spoilers) pero como es entretenida, y además la idea, aunque torpemente desarrollada, es muy buena, pues la serie pasa el filtro del aprobado.

Respecto a segunda temporada, no sé si la harán o no (me suena haber leído por algún sitio que sí) pero lo cierto es que se presta a ello, y sería bastante necesario, ya que quedan en el aire demasiadas incógnitas y demasiadas tramas inconclusas.

Y ya que estamos, me pregunto yo. ¿Cómo narices lo hizo para descubrir cómo funcionaba la moneda?

martes, 20 de noviembre de 2007

Memorias de un ex-abogado (XIII)

Ay, torito, qué guapo me he puesto para el juicio. Sin limón ni nada.

Capítulo XIII: El caso del taxista (II) - El juicio

Lo había dejado en vísperas del juicio, y el día antes del mismo vi que no iba a bailar solo, sino que la contraparte había decidido presentarse también con abogado, solo que había esperado al último día para notificarlo (todo legal) pero bueno, en esta profesión era consciente de que me iba a tocar muchas veces enfrentarme a otros letrados, y alguna tenía que ser la primera (aunque tenía la experiencia del asunto aquel del ordenador, donde la otra parte también había acudido con asistencia letrada)

Round 1, fight!

Comenzaba el tema con la previa manifestación de la otra parte de que iba a reservarse las acciones civiles para el futuro (dicho en castellano: hoy discutimos la pelea, el tema de la indemnización lo dejamos para otro juicio) la cosa trraería tela.

También digno de mención que intentara aportar como prueba una bolsa con pelo, que supuestamente era el que el taxista le había arrancado a la motera, y que el juez desestimó de forma tajante (sólo le faltó decirle al otro abogado que se metiera esa bolsa por.. los pliegues de la toga.

Luego vinieron las declaraciones de las partes. Primero declaraba la denunciante: una macarra de Otxarkoaga que daba terror al miedo y que tenía pinta de desayunar clones de Chuck Norris, quien declaró, con su aire chulesco, toda la ristra de mentiras que había planteado en su denuncia, aunque el juez la miraba con cara de no estarse creyendo ni la mitad.

Tras ella declaró mi cliente, quien ignorando las indicaciones que yo le había dado, entró totalmente en el juego del otro abogado y llegó a soltar perlas del estilo "igual sí la amenacé un poco para que dejara de pegarme" O_o "

-Señoría, pido la venia para golpear a mi defendido con la banqueta- tuve ganas de decir en ese momento.

Tras él tocaban los testigos. El testigo de la motorista macarra no supuso ningún problema, ya que su testimonio era menos creíble que el guión de "Al salir de Clase" y saber que podía caerle una buena si se demostraba que mentía en un juicio le hizo ser bastante poco hablador.

Luego llegaron mis testigos...

Todas y cada una de las veces que hablé con ellos me dijeron y recalcaron que habían visto claramente cómo era la motera la que había agredido al taxista y que éste no había hecho nada, y yo les había dicho "en el juicio quiero que digáis exactamente eso que me acabáis de decir a mí", e incluso el día anterior al juicio quedé con ellos para repasar lo sucedido.

Pero nada, puede ser que fuera el miedo escénico, puede ser que les entrara la vena creativa, o que se pensaran que aquello era una partida de rol en vivo, pero el caso es que se empezaron a salir del guión y a decir cosas que no tenían nada que ver con lo que me habían dicho a mí, añadiendo detalles irrelevantes a la trama y omitiendo cosas fundamentales, mientras yo miraba estupefacto. Para más añadidura, cada vez que yo intentaba preguntar a los testigos si la moto la había tirado el taxista o la motorista, el juez me cortaba, diciendo que como las acciones civiles se habían reservado para futuro, eso era irrelevante.

Pasado el trámite de los testigos (que si lo sé me los dejo en casa) tocaban las concluisones, el speech final, y aquí debo admitir que el otro abogado, más experimentado que yo, anduvo bastante hábil, y aunque soltó alguna que otra tontería, lo hizo sin duda mejor que yo.

Cuando me tocó el turno, yo estaba que apenas era capaz de mantener la compostura, y curiosamente, yo que no soy una persona de dicción especialmente comprensible (y probablemente tendría bastantes papeletas para protagonizar una película sobre la vida de Antonio Ozores) cuando me pongo nervioso vocalizo bastante bien, y se me entendía perfectamente lo que decía (soy raro hasta para eso)

Pero ni mi perfecta dicción (y lo digo sin un ápice de ironía), ni lo estudiado de mi discurso parecían interesar al juez, que cuando yo empecé a hablar estaba mirando al techo, pasando de todo. Naturalmente aquello me descolocó bastante, y me desmontó totalmente, y si a ello le sumamos que cada vez que yo hablaba de la moto el juez, al más puro estilo juancarlista, me cortaba, aquello me terminó de matar, y el discurso que tantas veces había ensayado acabó convertido en un churro.

Y como esto se está alargando demasiado, dejo la sentencia para una entrada futura, que también tiene su miga.

lunes, 19 de noviembre de 2007

Cruce de blogs: Aquel videojuego que me atrapó


Era difícil la elección, ya que ha habido varios videojuegos que me han gustado mucho, con los que he tenido auténticas enganchadas y a los que he metiido muchas horas. Estuve dudando en poner el que probablemente sea mi preferido, el GTA: San Andreas, puesto que es un auténtico juegazo, dinámico, variado, con una historia interesante y horas de diversión.

Pero si he de hablar de un juego que me cautivó, ése es sin duda el Zelda de Super Nintendo, un juego que me enamoró con sus gráficos, su música, su historia, su jugabilidad... todo. Recuerdo que mi primer contacto con este juego fue unas vacaciones en Santa Pola, y un amigo, Borja, me prestó el juego, del cual yo había oído jugar bastante pero no sabía nada, y lo probé, y me gustó tanto que decidí comprarmelo.

Pero claro, yo tenía por aquel entonces 16 años, y mi economía no me permitía desembolsar las 7.000 pesetas que costaba el juego, así que me dediqué durante varias semanas, que me resultaron eternas, a ahorrar gran parte de mi paga y podermelo comprar, mientras devoraba en las revistas cada artículo que hablaba del juego, y recuerdo con especial ilusión el día que junté el dinero y pude ir a la tienda a por él.

El juego es una bonita historia de princesas secuestradas, un mago muy malo, monstruos, mazmorras, tesoros, y un héroe con espada que tiene que rescatar a unas y matar a otros. Lo mejor del juego es el sistema de avance del personaje, que consiste en ir recopilando tesoros para obtener habilidades que permiten avanzar en el juego (por ejemplo, coger las botas que permiten correr para poder cargar contra un armario que tiene encima un libro que es necesario para descifrar unas escrituras) con una dificultad bastante asequible y muchas horas de juego. Me encantaron sus preciosos gráficos, bonitos y coloridos, y una música a la altura.

Es un juego que me he jugado varias veces y que no me cansa, y que incluso me compré dos veces, puesto que en 2002 salió la versión para la portátil de Nintendo, que no dudé en comprar (aunque esta vez sin tener que estar semanas ahorrando) El juego está considerado como uno de los mejores juegos de la SuperNintendo y la saga de Zelda (que son unos cuántos) es una de las más populares, y han salido otros Zeldas después de este (que era el 3º de la saga) aunque para mí ninguno ha conseguido tener la magia del Link to the Past (me llamarán cazurro, pero para mí ponerle gráficos 3D fue matarle todo el encanto).

Y para la nostalgia, pongo el video del final del juego, un final que me encantó, tan genial como el resto del juego, y que todavía me hace caer una lagrimilla.

domingo, 18 de noviembre de 2007

NSR en Oviedo

Foto de la edición del año pasado

Ayer sábado se celebraba en Oviedo la jornada de Nosolorol, que consiste básicamente en una tarde abierta de presentación de juegos de rol y tablero, con partidas para todos los públicos, evento organizado por la asociación Odisea Astur y la editorial Nosolorol, y como es de imaginar, la mayoría de las partidas eran de juegos de esta editorial, destacando partidas de presentación de Roleage, una de las apuestas fuertes de la nueva temporada y Mecanisburgo, juego de rol creado por los integrantes del grupo musical Aviador Dro.

Por la parte que me toca, yo también colaboré, dirigiendo un capítulo de la campaña "Cazadores de leyendas", de la que ya he hablado alguna vez en el blog.

¿Y qué se le ha perdido a este tipo en Oviedo? Se preguntará mucha gente. Aunque la respuesta es fácil, ya que la cosa era juntarme con los amigos; con Manu, Iván, Pedro J, Ángel y Rosendo, pasar el fin de semana con ellos, echar unas risas y salir luego de farra, con lo que practicamente se puede decir que pasado el trámite de lo que vienen siendo las jornadas, fue la parte divertida, con una opípara cena en un sitio en el que por 12 euros nos pusimos hasta las patas de comida y sangría de sidra (cojonudo invento, pardiez) y luego a tomar unas copichuelas, jugando a ese clásico que es el caricaturas, y al final todos a casa de Pedro J (el único ovetense del grupo) a dormir en feliz armonía.

Y hoy, después de comer, el autobús me ha traído de vuelta a mi casa, bien acompañado por la DS, ideal para este tipo de cosas.

viernes, 16 de noviembre de 2007

Memorias de un ex-abogado (XII)

¡Abogadoo, abogadooo, sé que estás ahí!!

Capítulo XII: El caso del taxista

Recuerdo este caso como una de las experiencias más desagradables de mi efímera carrera, puesto que para todo hay una primera vez, y siempre hay una primera derrota.

Mi cliente en este caso era un taxista, que había tenido una trifulca con una motera buscabroncas y ésta le había denunciado, ya que le culpaba de que le había destrozado la moto y le había provocado lesiones importantes. Y todo esto el día de su cumpleaños.

Me reuní con el cliente, para que me contara lo sucedido, y así lo hizo, y también me dijo que tenía los datos los dos ocupantes del taxi en el momento de la pelea, que se habían ofrecido a asistir como testigos al juicio.

Manos a la obra, era mi primer asunto ante los tribunales y quería hacer bien las cosas, así que interpuse la correspondiente denuncia contra la motera y a reunirme con los testigos, quienes me confirmaron que, efectivamente, la motera fue quien inició la pelea y que el taxista lo único que hizo fue defenderse, que le insultó y empezó a soltar manotazos a través de la ventanilla, y que luego se puso más furiosa, dejó caer la moto al suelo y cargó contra él casco en ristre, obligándola a salir del taxi y a reducirla, agarrándola de las muñecas y sentándola en el suelo. Esto fue ni más ni menos lo que me dijeron los testigos, así que me limité a decirles que en el juicio dijeran eso.

Otro paso importante era presentarme en el Juzgado, para poder ver el expediente, donde había un par de cosas bastante interesantes. Además de la denuncia de la motera, con un relato de los hechos radicalmente opuesto a lo que contaban los testigos, podía ver que ella aportaba un testigo.

El testigo decía que bajaba en el autobús, el 03, y que al pararse el autobús vio la "agresión" en la marquesina de enfrente, y que cuando al día siguiente vio el anuncio que la motera había puesto en el periódico pidiendo testigos, llamó para ofrecerse.

El testigo suponía un elemento en mi contra, algo que había que combatir, así que ahí comenzaba la labor de investigación, y mi siguiente paso fue la hemeroteca, donde fui para comprobar si ese anuncio había sido realmente publicado, y vi que sí, pero con una redacción bastante curiosa, ya que el anuncio pedía testigos de "un atropello", algo que poco tenía que ver, no ya con lo que había pasado, sino con lo defendido por las partes. Mi otro paso fue acercarme al lugar de los hechos, pues siempre viene bien hacerse una composición de lugar, y para mi sorpresa ver que la marquesina desde donde supuestamente el testigo había visto la pelea servía de parada a muchos autobuses... pero no para el 03.

Pero bueno, para estar completamente seguro, y como buen abogado del método Stanislavsky, tomé el 03 para hacer el recorrido completo, y vi que, aunque sí pasaba por esa calle, no efectuaba ninguna parada ahí, y que desde el autobús, especialmente en marcha, es imposible ver nada, sobre todo porque hay una bonita mediana de metro y medio que taparía todo cuanto hubiera podido suceder. Que el testigo era falso lo suponía de antes, pero ahora estaba seguro de ello.

Llegaba el día de la declaración judicial del testigo (todavía en las diligencias previas, el juicio se hace más tarde) y ahí iba yo con las garras bien afiladas. El chaval, que tenía toda la pinta de ser el novio/amigo/pagafantas de la motera, y me miró con horror cuando al preguntar quién era yo le dije friamente "el abogado de la otra parte" (a veces dar miedo mola ^_^) El dicente declaró que cuando el autobús se paró vio la pelea, que reconoció a la chica, ya que la conocía devista del barrio y que cuando vio el número de teléfono en el periódico le resultó familiar el número y decidió llamar. El juez se quedó un poco estupefacto, ya que él decía que solo la conocía de vista, y le vino a preguntar algo así como "¿me pretende hacer creer que solo la conoce de vista pero que es capaz de ver su número de teléfono y reconocerlo?" Podía ser muchas cosas, pero desde luego lo que no resultaba era creíble.

Todo estaba listo para el juicio. Tenía unos testigos a mi favor, la parte contraria tenía un testigo falso, y era fácilmente demostrable que era falso. La motera tenía el parte de lesiones y la factura de reparación de la moto, cierto es, pero nosotros nos personábamos con abogado y ella no, y lo que es más importante, nosotros teníamos razón.

Pero cuando las cosas se tuercen se tuercen, pero mejor continúo otro día, que si no me va a quedar una entrada demasiado larga.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Deber/Deber de

No confundir con "más allá del deber de"

Un atentado muy habitual, cada vez más, contra la lengua castellana, es la confusión entre dos expresiones que pese a su aparente similitud, poco tiene que ver en su significado; son el verbo "deber" y éste con la preposición "de", que le cambia bastante el significado, bastante más de lo que el usuario común parece saber.

Y es fácil, no tiene mucho misterio, es así de simple:
  • DEBER=Obligación. "Pepe debe estar en el trabajo" (Pepe tiene la obligación de estar en el trabajo).
  • DEBER DE= Probabilidad. "Pepe debe de estar en el trabajo" (Probablemente Pepe esté en el trabajo).
En serio, no es tan difícil, "deber" es una cosa y "deber de" es otra. Aunque bueno, esto sí lo debe de saber la gente, y lo debe saber, lo que no debe de saber es cuándo va una y cuándo va otra, porque a veces llegan a hacerme dudar, ya que el uso frecuente que se le da es exactamente el contrario al que se debería usar. Así, nos encontramos con que alguien dice que tal cosa debe haber ocurrido, cuando se refiere a que probablemente haya sido así, y que alguien debía de hacer algo para referirse a que es su obligación. 

Por ejemplo oímos que "el sospechoso debió matar a la víctima" (ah, pues nada, señoría, él debió hacerlo, así que absuélvalo, que solo cumplía con sus obligaciones) y cosas como que George Bush, como es el presidente de los EEUU debe de velar por los Derechos Humanos (y yo tengo mis sospechas al respecto).

Y no es este un error que se cometa solo por cazurros analfabetos, ya que se ve en políticos, prensa, profesores de universidad (vale, admito que ninguno de estos colectivos está exento de errores) y también en muchos libros impresos. Y puedo citar a una escritora que parece tener una especial predilección por este vicio gramatical, que es Matilde Asensi, cuyo "El último Catón" está plagadito de confusiones entre deber imperativo y el deber de dubitativo.

De verdad, no es tan complicado, y solo con tener esto en cuenta se puede cuidar un poquito el idioma, que bastante maltratado está.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Más Spam: Microsoft regalando dinero

¿Con esa carita quién podría dudar de la palabra del tío Bill?

Hola a todos (inicio así la entrada, en homenaje al mail del que voy a hablar) Como ya he dicho en más de una ocasión, el spam es una inagotable fuente de risas si uno se lo toma con humor, y esta vez le ha tocado el turno a este mensaje, más típico que la paella, uno de esos del estilo "reenvía esto a todos tus contactos y Ericsson te regalará un móvil, el Papa te concederá una bula, Chuck Norris perdonará la vida a 3 gatitos botella y Adriana Lima/George Clooney (elija la opción deseada) copulará salvajemente contigo durante 6 noches seguidas", que llevan tiempo circulando por la red, pero este me hizo especial gracia porque da argumentos a su favor, pero bueno, doy paso al correo propiamente dicho:

Hola a todos.
Os envío este correo para que me digáis qué os parece.
Belén es de Construcciones Flores y por lo que dice, se ha asegurado de que no es un timo en cadena.
Un saludo.
No borro las direcciones a las que envía su correo la de C. Flores para que veáis que se lo ha tomado en serio.


Y aquí una ristra interminable de direcciones de correo, antes del verdadero mensaje, de la tal Belén, que dice:

Hola a todos,
Generalmente nunca envío mensaje de este tipo, pero este mensaje me lo envíauna buena amiga abogada et creo que es una oportunidad muy interesante. Ella me dice que esto funcionará, si FUNCIONARÁ. ¡Después de todo no tenemos nada que perder!

Me dice: Soy abogada y conozco la ley. Esto es cierto. No se confundan AOL y INTEL mantendrán sus promesas por miedo de ser imputadas por la Justicia y hacer frente a una sanción multimillonaria de dólares, parecida a la de Pepsi Cola contra General Electric no hace mucho.

Queridos amigos no os toméis esto a broma. Bill Gates (Propietario de Microsoft), esta compartiendo su fortuna. Si no hacéis caso de este mensaje, os arrepentiréis. Windows sigue siendo el programa mas utilizado, Microsoft y AOL están haciendo una experiencia enviando este mensaje electrónico (e-mail beta test) Cuando envíen este mensaje electrónico (e-mail) a sus amigos Microsoft os puede despistar si sois utilitarios de Microsoft Windows durante 2 semanas. Por cada persona que envié este mensaje, Microsoft le pagara 245 EUROS.

Por cada persona a la que tú mandes este mensaje y lo reenvíe a otras personas, Microsoft le pagara 243 EUROS.

Por cada tercera persona que lo reciba, Microsoft le pagará 241EUROS Dentro de 2 semanas, Microsoft, tomara contacto contigo para confirmación de tu dirección y te enviará un cheque.

Sinceramente, Charles. Bailey General Manager Field Opérations 1-800-842-2332 Ext.1085 or 904/245-1085 or RNX 292-1085


Pensaba que esto era un fraude, 2 semanas después de recibir este mensaje electrónico (e-mail) y después de enviarlos, Microsoft se puso en contacto conmigo para ratificar mi dirección y recibí un cheque de 24.800 EUROS. Tienes que enviarlo antes de que este test termine.

Si alguien tiene posibilidades de hacer esto es Bill Gates.
Para el esto supone un gasto de publicidad. Por favor envíen este mensaje a tanta gente como le sea posible. Tendrían que recibir por lo menos 10.000 euros.

Ah, bueno, que la tal Belén es abogada. Eso me deja mucho más tranquilo, y su amplio conocimiento de las leyes del país de la piruleta nos va a hacer ricos a todos. Además, es obvio que si yo quisiera repartir mi fortuna utilizaría ese sistema, bastante más práctico que mandar yo los e-mails, como cada vez que aviso de que voy a cerrar el messenger, o de que voy a hacer que hotmail sea de pago.

Aunque, claro, a mí, que también he estudiado Derecho y he sido abogado, me suena un poco raro eso de que una "promesa" mágica y maravillosa, hecha a saber dónde y por quién, vaya a ser válida, pero claro, a ver qué juez tiene cojones a desestimar la demanda que tiene como base un argumento tan sólido como "me dijeron que rulaba por ahí un correo según el cual Bill Gates me daría dinero por mandar e-mails" Con esa argumentación, el juicio está ganado. Y si lo dice la tal Belén, pues debe de ser verdad, que por algo ella es abogada y yo ya no.

Una cosa que me escama es la alusión a los "utilitarios de Microsoft". ¿Se refiere a los coches de empresa? ¿o a los vehículos que funcionan bajo Windows? Si es así, normal que les despiste el mensaje, y durante bastante más que dos semanas.
Lo de "sinceramente", creo que habla por sí solo.

Ahora en serio, si os llegan estos mensajes, no los reenviéis, y si por la razón que sea os parecen graciosos, reenviadlos, vale, pero borrando la ristra de direcciones. Este tipo de correos; cadenas, hoax, falsas promociones, tienen el único objetivo de recopilar cuentas de correo operativas a las que poder enviar su basura, y cada vez que alguien reenvía un correo de estos, ni sony le regala un móvil, ni se cura un niño con Leucemia, ni aumentan los niveles de excitación sexual de ninguna superestrella de Hollywood. Lo único que aumenta es la base de datos de alguna compañía de spam.

Y joder, a quien no lo tenga claro, que se le meta en la cabeza de una vez por todas. ¡Si Bill Gates quisiera mandar un correo a cada usuario de hotmail lo haría el mismo, que para algo es el admin!

martes, 13 de noviembre de 2007

Resident Evil: Extinción

En un principio estaba previsto que la película se titulara Bomberman

Resident Evil: Extinción cierra la saga del popular videojuego de zombis, que en Japón recibe el nombre de Bio-Hazard, y aunque la película es entretenida (pero bastante cutre) bien podría haber cogido el nombre de cualquier otro videojuego, porque el parecido con Resident Evil es mínimo.

Efectivamente, salen 2 personajes de los videojuegos, como son Carlos Oliveira y Claire Redfield, pero perfectamente podrían haberse llamado Anselmo Pérez y Gundemara Pí, puesto que sus similitudes acaban ahí. No me gustó la selección de Ali Larter (conocida por ser Nikki Sanders en Heroes) para Claire, no pega.

Tiene también su guasa ver que sale el infame Albert Wesker, un personaje de la saga que ya estaba tardando en salir, aunque uno no puede evitar pensar en la palabra “patada” cuando descubre que es… ¡presidente de Umbrella!

Por lo demás, la película no pasa de ser una ristra de golpes, disparos, acrobacias y zombis merendando meninges, repleta de sinsentidos, incoherencias y absurdos, en un cóctel que horrorizará a muchos, pero no por el horror de la película sino por el horror de película que resulta ser. (El hecho de que me divirtiera viéndola no obsta para que sea un truño)

Y ahora voy a proceder a reventar la película, por lo que recomiendo a quienes no la hayan visto, en primer lugar que no lo hagan, pero si siguen en sus trece, al menos que no sigan leyendo.

Ojo, spoilers.

La premisa es un futuro post-apocalíptico en el que la explosión zombi de la 2ª parte ha acabado con casi toda la población mundial y ha acelerado el cambio climático, hasta el punto de dejar los Estados Unidos como el desierto del Sahara, aunque vemos que Umbrella sigue haciendo de las suyas, y esta vez se está dedicando a crear y matar clones de Alice (la protagonista de las anteriores entregas) al más puro estilo Rasca y Pica.

Más tarde vemos a la Alice de verdad, dandose un paseo por su moto, y siguiendo los clichés del género va a parar a una granja de paletos endógamos que la capturan e intentan divertirse a su costa, pero no son conscientes de que Milla Jovovich es la versión femenina de Chuck Norris, así que al de un par de asaltos acaban muriendo de forma horrible.

Luego se nos presenta al resto de los personajes, un convoy de supervivientes capitaneados por una señorita que se llama Claire Redfield, y cuyo nombre coincide con la protagonista de 2 de las entregas de la saga, y en ese convoy viajan unos cuántos estereotipos de gente que se sabe desde el primer momento que van a morir: chica negra guapa y su novio, negro bocazas y un señor con gorro de vaquero (¡Alguien debería explicarle que en una película de terror ponerse un gorro de vaquero es tan seguro como ponerse un cinturón de granadas sin anilla!)

Paralelamente Alice se dedica a seguir al grupo y a investigar por su cuenta, y en una gasolinera perdida descubre un libro que dice que hay una zona sin infectados en Alaska, y también se nos muestra que esto no es Resident Evil, es Ultravioleta, porque Alice tiene poderes, es capaz de crear campos antigravitatorios hasta cuando duerme.

Para rellenar metraje, y sin que resulte muy sorprendente, sufre un par de ataques, en uno el negro chistoso recibe una mordedura de zombi, pero como buen metajugador de rol, decide guardarse la información para sí y callar como una perra. En el segundo ataque, una bandada de cuervos, no exentos de mala uva, se lleva por delante a medio convoy, y solo la oportuna intervención de Alice, que pasaba por ahí, evita que el guaperas y la niña se quemen con el lanzallamas de posición (son como los mojones kilométricos, hay uno cada cierta distancia)

Alice, una vez presentada, se hace amiguita de los supervivientes y se une a ellos, o mejor dicho, ellos se le unen, para buscar el paraíso perdido de Alaska. (Total, de Nevada a Alaska no se tarda mucho) y deciden que su siguiente parada sean Las Vegas.

Mientras tanto, los malos hacen sus cosas. El científico loco de turno, el Dr. Isaacs, ha encontrado una fórmula para transformar zombis en orcos y poderlos domesticar, volviendose pacíficos… por pocos minutos, ya que luego se meriendan a un par de científicos.

Los buenos van a Las Vegas y allí se encuentran con una máquina expendedora de zombis (literal) que hace unos cuántos estragos entre ellos, y mueren los estereotipos, como el tipo del sombrero de cowboy y el negro que había sido mordido, que sorprendentemente ataca a sus compañeros porque se ha convertido en… ¡pitufo!

Alice, que para algo es como Chuck Norris pero en mujer (y por tanto con más intuición) se percata de que todo esto es una trampa de Umbrella y que están en una tienda de campaña cercana, y cuando se le acaban los zombis a los que matar, corre contra ellos y tras matar unos pocos deja que los demás se vayan en helicóptero. Y decide ir a por ese helicóptero.

En la base de Umbrella, el presidente Wesker ordena “destituir” al profesor Isaacs, por medio de un tiro en la jeta, pero antes hay que decir que en uno de sus experimentos el científico resulta mordido por un zombi, y se mete una sobredosis de antivirus, con lo que al recibir el balazo de un sicario de Wesker, resucita convertido en tyrant y extermina al complejo.

Llega la escena climática. El helicóptero se encuentra dentro del recinto vallado y rodeado por zombis (eso sí, sin vigilancia, no sea que alguien se cuele y no pueda robarlo) y Carlos confiesa que ha sido mordido, y se ofrece para sacrificarse heroicamente, con lo que el plan es que Carlos carga contra los zombis con el camión, lo hace explotar y los demás aprovechan para entrar y subir al helicóptero.

Así sucede, y la muerte de Carlos resulta ser un claro mensaje antitabaco, ya que lo último que hace antes de morir es fumarse un cigarro. ¿Lo mata la explosión? No ¿Lo matan los zombis que se lanzan sobre él? No. Lo que mata a Carlos es el tabaco.

Aprovechando la confusión, los supervivientes de los supervivientes se cuelan en la base y esquivando zombis corren hacia el helicóptero. Aquí se me plantea una duda. ¿Por qué son tan subnormales de ir todos a por el helicóptero, niños pequeños incluidos? ¿No sería más lógico que fueran a por el helicóptero un par de personas y luego con éste, que para algo es un vehículo, fueran a buscar a los demás? ¿Mejor exponerse a una masacre?

Pero bueno, los designios de Alice son inescrutables, y por ello nadie le dice nada cuando en lugar de subirse al helicóptero decide quedarse en la base “aún hay cosas a las que no hematado”.

En la base se encuentra con los restos y muchas señales de lucha, y con la niña robot que es la IA que controla el complejo, que le notifica la que se ha montado aquí dentro, palabras que se ven corroboradas por el Dr. Isaacs, convertido en un burribestia de 2 metros de eslora, que se pone a agredir a Alice, demostrando que además de fuerte e inmortal es inteligente…

O no. Comienza la lucha épica, que viene a durar unos 3 minutos, ya que Isaacs cae de forma ridícula, al más puro estilo del Coyote, en una trampa que él mismo había programado, en una muerte ala altura de Boba Fett o del padre de Freezer.

Y la última escena nos muestra al Consejo Ejecutivo de Umbrella reunido en las catacumbas de Tokio, con una transmisión entrante de Alice, que viene a decir: me he clonado cientos de veces y ahora voy a por vosotros. Se va a cagar la culebra. Y se ve a docenas de Alices, justo antes de los salvadores títulos de crédito.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Cruce de blogs: Qué noche la de aquel día

Mi idea de "infierno" se aproxima bastante a esto.

El tema de hoy va dedicado a ese concierto que nos marcó, aquel día grande en el que disfrutamos de la actuación en directo de ese grupo musical o cantante que nos apasiona.

...
...
Sonido de grillos
...
...

Casi podría dejar la entrada en blanco, puesto que en mi caso ese concierto no existe. En mi vida he ido a muy poquitos, casi los podría contar, y no exagero, con los dedos de la mano, y las veces que he acabado yendo a un concierto ha sido casi siempre porque me han obligado. Y no me gustan. Los odio.

No veo necesario enumerar las razones por las que no me gustan los conciertos, ya que no serán muy diferentes a las razones por las que no gustan a otras personas que tampoco van a conciertos, que si las aglomeraciones, que si el ruido, que si es un agobio... (diría algo del precio, pero nunca he pagado por ir a un concierto, antes preferiría pagar la entrada de una casa de sadomaso)

Como casos concretos, puedo recordar, o mejor dicho, puedo no recordar, un concierto de Dover, que con la borrachera que llevábamos se me hizo cortísimo, algo tal que "ah, ¿que ya se ha acabado la cosa ésta?", un concierto de Mcnamara en el que me quedé estupefacto cuando un tipo que estaba por ahí me reprendió por estar hablando "a ver si te callas, que llevas todo el concierto hablando y no dejas oir" (subrayo el hecho de que no era precisamente una ópera, y que aunque mi tono de voz es de por sí elevado, salvo que uno sea Rayo Negro difícilmente podría con la voz tapar el ruido del concierto, y además, que yo sepa, ni estábamos en el cine ni éramos Chavez y Juan Carlos)

También recuerdo la gran decepción que me llevé en el concierto de Ska-P, un grupo que en su momento me gustaba bastante, y creo que habrá sido de las pocas veces que he ido a un concierto por voluntad propia, donde el tema musical tuvo su gracia, pegamos muchos botes y nos lesionamos los unos a los otros con alegría, pero me tocó muchísimo las narices que se dedicaran entre canción y canción a soltar soflamas y proclamas políticas, y si poco me gusta un concierto, menos todavía un mitin.

Pero el peor de todos, y el que me hizo jurar que no volvería ir sobrio a un concierto fue uno en fiestas de Bilbao, en el que tocaban Platero y Marea. Los primeros no me desagradan, e incluso tienen alguna canción que me gusta bastante, pero Marea no es precisamente santo de mi devoción, y recuerdo que aquel concierto me resultó especialmente aburrido, tanto que me quedé literalmente dormido en el mismo. Y no había bebido.

Por eso, cada vez que se acerca la Semana Grande de Bilbao, cuando me preguntan qué conciertos hay, mi respuesta suele ser "ni lo sé ni me importa", porque además, si ya me hacía poca gracia ir cuando se hacían en el propio recinto ferial, ahora que los hacen en la otra punta de Bilbao, ya pueden desenterrar y resucitar a Freddy Mercury, John Lennon, Elvis Presley y Jim Morrison, que ni por ésas.

Y ahora las perspectivas, probablemente menos conciertófobas de mis compañeros de Crossblogs:
El concierto de Alvarodelcastillo (mariachi en sus ratos libres)
El concierto de Lublu (regenta un bar muy musical)

sábado, 10 de noviembre de 2007

El Orfanato


Esta película nace bajo la sombra de la comparación con otras dos películas que tengo en mi particular Hall de la Fama, como son "Los Otros" y "El Laberinto del Fauno", la segunda, por ser también de Guillermo del Toro, y la primera, por ciertas similitudes aprióricas, con incómodos huéspedes en antigua mansión. El Laberinto era un regalo de película, un precioso cuento de hadas con un durísimo trasfondo histórico y un villano memorable, y Los Otros, pese a su excesiva similitud con otra cierta película... es de Amenábar, y con eso ya está todo dicho.

Pero bueno, esta entrada es para hablar de El Orfanato, que sin ser tan buena como las otras dos que he mencionado, se deja ver, y desde mi ignorancia me da la impresión de estar bastante bien hecha, con un buen manejo del suspense, las escenas dramáticas y algunos sustos bastante logrados, con alguna escena en la que daba la impresión de que la temperatura del cine bajaba varios grados.

Nos cuenta la historia de Laura, una mujer que se crió en un orfanato asturiano, en el cuál sigue viviendo, pero ahora con su marido y su hijo simón, un niño adoptado, y los amigos imaginarios de éste.

La historia comienza con la visita, un buen día, a una cueva en la playa, donde Simón dice haber conocido a unos nuevos amigos, y ahí comienza el calvario de Laura, con misteriosos sucesos, algunos de ellos bastante siniestros, como la aparición de "Tomás", y que terminan con la desaparición de Simón.

A partir de ahí, como sucediera con el Laberinto del Fauno, las fronteras entre fantasía y realidad quedan bastante difusas, y deja la puerta abierta a racionalizar lo sucedido (
El personaje de Belén Rueda enloquece al perder a su hijo y acaba muriendo
) o a creer que todo es real (efectivamente, Laura sigue las reglas del juego de sus antiguos amigos y se reúne con ellos en el otro mundo)

Y bueno, el final resulta ser una alegoría al cuento de Peter Pan en el que Laura es Wendy y se reúne con los niños perdidos, sus amigos de la infancia, en el país de Nunca Jamás.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Estrenando trabajo

Mi nuevo medio de transporte al lugar de trabajo


Si ayer dedicaba la entrada a contar que me iba de un sitio, hoy la dedico a decir que empiezo en otro, hoy me he incorporado al Servicio de Lucha contra la Exclusión del Departamento de Acción Social de la Diputación foral de Bizkaia.

Hoy, básicamente, como todo primer día en un curro nuevo, estaba más perdido que Anakin Skywalker el día del Padre, con aluvión de nombres nuevos, caras que con el tiempo se me irán haciendo familiares y las nuevas funciones, y también me han dado un mapita, con las mesas, las extensiones telefónicas y los nombres de los ocupantes, que me resultará bastante útil, ya que somos casi 30, y tienen que venir un par de personas nuevas más, con lo que nos iremos a 35.

En cuanto a lo que me tocará hacer a mí, básicamente tiene que ver con tema de ayudas sociales, tales como la Renta Básica, Ayudas Especiales para la Inserción Familiar, y el Fondo de Bienestar Social, con mucha terminología que ahora me suena a chino mandarín, pero que dentro de poco me será totalmente conocida.

En cuanto al horario, pues más o menos saldré a las 15:15 (y digo más o menos porque el horario es flexible, puedes entrar antes para salir antes) y hoy, por ser el primer día, he podido salir un poco antes.

Todavía no me han dado mis contraseñas, pero ya me han asignado mesa, ordenador, y un ratón nuevo, que el que estaba cuando he llegado era una pieza del pleistoceno, con bola y sin ruedita, y que afortunadamente me han sustituido por uno de verdad.

Por lo demás, poco que contar, que no sea decir que ya no recordaba el placer de ir andando al trabajo.

jueves, 8 de noviembre de 2007

Agur Lakua, agur.

Se disuelve la compañía.

Hoy me voy de Gobierno Vasco, dejo la viceconsejería de Turismo para incorporarme mañana a la Diputación Foral de Bizkaia, más cerquita de casa, sueldo presumiblemente más alto y trabajar solo por las mañanas. Todo son ventajas, pero las cosas buenas tienen también su lado malo, y el lado malo es tener que separarme de los que durante estos 6 meses han sido mis compañeros, un grupo donde he tenido la suerte de poder verme integrado desde el primer día, y donde espero haber dejado un buen recuerdo como profesional, si es posible, pese a mis innumerables meteduras de pata, y sobre todo como persona, pues profesionales somos 8 horas al día, pero personas lo somos durante las 24.

El tiempo que he estado en Vitoria, salvo los viajes en autobús, los madrugones infernales y tener que comer todos los días fuera de casa, ha sido muy agradable, y además es bastante simbólico, puesto que este blog nació el día que tuve la noticia de que iba a trabajar en la sede de Gobierno Vasco, así que podríamos decir que este blog hoy se ha hecho mayor.

La vida es una carrera de fondo en la que vamos quemando etapas, y siento que hoy ha terminado una etapa que ha sido muy gratificante en lo personal y en lo profesional, y confío en que la que empiece mañana lo sea igualmente.

Un saludo muy especial, además de mis compañeros de departamento, con quienes he estado encantado de compartir la comida de hoy, a los integrantes del "Comando OPE", el grupo de gente con los que coincidí la primera vez que trabajé en Gobierno Vasco y a quienes el destino unió de nuevo en Lakua, y que poco a poco nos hemos ido separando de jnuevo, pero la vida da muchas vueltas y nunca se sabe cuándo volveremos a juntarnos.

Puede que la entrada de hoy sea un poco pastelosa, pero bueno, tengo 364 días al año para ser un cachondo mental y no está de más que de vez en cuándo me ponga poético, así que esta entrada va dedicada a todos aquellos que en uno u otro momento han contribuido a que mi estancia en la Viceconsejería de Turismo haya sido tan positiva.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

Efecto óptico

Y sin embargo, no se mueve

Curiosa imagen y curioso efecto óptico. Uno la mira y se ve a simple vista que es una imagen estática, pero cuanto más la miras más da la impresión de que se empieza a mover, que baila, se contrae, y el efecto óptico se acrecenta si se parpadea mientras se mira, y cuanto más fuerte se parpadea más da la impresión de estar en movimiento.

Efectos ópticos (o ilusiones ópticas) como éste hay miles, y en internet uno puede encontrar docenas, cuadrados que parecen más pequeños o grandes de lo que son, líneas rectas que parecen doblarse, y en definitiva, imágenes que engañan a la vista, haciendo percibir las cosas de diferente manera. Interesante resulta la entrada al respecto en la wikipedia, que podría fusilar aquí, pero no es plan de llenar el blog de plagios, que no soy Ana Rosa Quintana.

Cosa distinta de las ilusiones ópticas, aunque íntimamente relacionadas, son las imágenes en 3D, de los famosos libros del Ojo Mágico, un cruel invento que utilizaba media humanidad para reírse de la otra media, con dibujos sin sentido en los que si mirabas de determinada manera veías una imagen en 3 dimensiones. ¡Y un cuerno! No me creo que nadie viera nada ahí, seguro que es como en el cuento del traje nuevo del Emperador, porque por más que lo he intentado veces y veces, nunca conseguí nada que no fuera una irritación ocular.

Y quien diga que es capaz de ver una calavera aquí, miente:

martes, 6 de noviembre de 2007

Kingpinismo


Sí, ambos son la misma persona

Kingpinismo: Enfermedad que afecta a la tonalidad de piel de las personas, multiplicando alarmantemente sus niveles de melanina.

Wilson Fisk, más conocido como Kingpin, es uno de los villanos del universo Marvel (para los no entendidos en la materia, un malo de tebeo de superhéroes), y archienemigo, entre otros, de Spiderman, el Castigador y, sobre todo, Daredevil.

Y es precisamente en la infame película de Daredevil donde se manifiesta esta curiosa afección cutanea, ya que el villano era interpretado por Michael Clarke Duncan, quien entre otras cosas... ¡es negro! Y Kingpin no.

No, no tengo nada contra los negros, ni soy racista ni nada por el estilo, y no tengo nada contra ese buen señor. Tampoco tengo nada contra Danny de Vito y no por ello lo contrataría para protagonizar una película sobre Pau Gasol. Es decir, se trata de que el actor se parezca al personaje, y en este caso, a la foto me remito.

Pero bueno, dejado claro lo que es el Kingpinismo, aquí pongo otros afectados por los síntomas de tan cromática afección:

Catwoman

O de cómo alguien es capaz de embutir a Hale Berry en un ajustado traje de cuero negro y hacer que quede fea.

Alicia Masters

La novia de Johny Storm en los 4 Fantásticos, rubita en el cómic original, afroamericana en la película.



Nick Furia

El agente de S.H.I.E.L.D., otrora interpretado por David Hasselhoff (blanco) tiene ahora el semblante de Samuel L. Jackson (negro) aunque en este caso, viendo los precedentes, ni tan mal.

Jim West
El protagonista de Wild Wild West, que en la versión cinematográfica era interpretado por Will smith.

Neville
Repite kingpinismo Will Smith, dando vida, como hiciera Charlton Heston al protagonista de la novela "Soy Leyenda", "El último hombre vivo/Omega Man" en la versión cinematográfica. Aunque aquí, siendo una novela, como tampoco sé hasta qué punto se describe al protagonista de la novela tampoco seré demasiado crítico.

Ahora, tras explicar los síntomas más visibles de esta afección, un poco de Historia, y un escalofriante documento gráfico que explica los orígenes del Kingpinismo:


Origen del Kingpinismo
Y no puedo terminar sin hacer mención a un fenómeno inverso al del Kingpinismo, que afectó a cierto cantante pop de los 80, que realizó el recorrido inverso, y no daré nombres, pero llamaré a ese fenómeno "Michaeljacksonismo".

Y con esto ya doy por acabada la entrada, no sin antes recomendar a quien vea el más mínimo ápice de racismo o xenofobia en este artículo, que se lo haga mirar, y que mi queja habría sido igual si hubieran utilizado a Penélope Cruz para hacer de Tormenta, a Jet Li para interpretar a Mohammed Ali, o a Ashton Kutcher para hacer de Kunta Kinte en un remake de raíces.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Cruce de blogs: Esa película que odio

Matrix bien podría traducirse como "pequeño coñazo"


Verano de 1999, una película reventaba las taquillas y apasionaba a la mayoría de los espectadores. Todo el mundo hablaba de Matrix. Matrix por aquí, Matrix por allá.

Los que la habían visto hablaban de una película revolucionaria, con unos efectos especiales impresionantes y una trama rompedora, totalmente novedosa, unas escenas de acción apoteósicas y una película a la que no le sobraba ni un solo minuto de metraje.

Recuerdo que estaba yo veraneando en Santa Pola, y de vez en cuando solíamos ir los amiguetes al cine. Algunos ya la habían visto y hablaban maravillas de esa película, aunque un día que quedamos para ir al cine, y las opciones eran "El pescador de Vampiros"o Matrix, y como el cifi no es uno de mis géneros predilectos (¡Sí, hay frikis que odian la ciencia ficción!) y además Keanu Reeves no es santo de mi devoción, opté por la de "terror".

A la salida del cine, todos los que habían ido a ver Matrix estaban totalmente flipados, encantados con la película, y no paraban de hablar de ella. No me llamaba en absoluto, pero ya me empezaba a picar la curiosidad.

Total, que otro día me fui a ver Matrix. Grave error. La película era aburrida de principio a fin, con una trama que combinaba Platón, Descartes y Barrio Sésamo, con unos personajes más sosos que el agua de grifo y lo único salvable unos efectos especiales de lo más novedoso.

La película, tan original como una fotocopia, se basaba únicamente en un diseño molón, con esa estética de gabardinas largas y gafas de sol, que supo calar bien, y unas escenas de acción que he de reconocer que sí eran muy rompedoras, algo nunca visto, pero el argumento... ¡ay el argumento!

Pocas películas habré visto tan aburridas. El argumento era pueril, con cosas que rozaban lo ridículo (el momento "ya sé kung-fu" me dio ganas de ir a la taquilla a pedir que me devolvieran mi dinero), pero lo peor no es que el argumento fuera una porquería, lo peor es que esta película entró por derecho propio en el hall de la fama de las películas más sobrevaloradas, por toda la horda de fans que la ensalzaban a obra maestra (¡waaaa, qué original, es la primera vez en la humanidad que a alguien se le ocurre sugerir que la realidad no es tal y como la percibimos! ¡Muérete de envidia, Platón!)

A esta película le siguieron dos secuelas; Matrix Reloaded y Matrix Revolutions. La 2ª, Reloaded, debo confesar que me gustó, pero por una razón muy simple. La película es un pestiño, sí, pero prescindía de todo el aderezo filosófico-coñazo de la primera parte y se centraba en lo único que de verdad merecía la pena: las escenas de acción, y tiene algunas de las mejores peleas de la trilogía. La tercera, en cambio, logró algo que nadie había conseguido hasta el momento: unificar criterios entre acérrimos fans y feroces detractores de la primera entrega; Matrix Revolutions era una porquería que no contentó a unos ni a otros.

No obstante, aunque a día de hoy sigue habiendo gente que considera, incomprensiblemente, que Matrix es una genialidad, cada vez más gente opina que es una patata sobrevalorada, e incluso Homer Simpson hace alguna coña al respecto en uno de los capítulos.

Habrá quien me eche en cara que me estoy limitando a poner a parir ferozmente a Matrix y que apenas estoy dando argumentos, y puede que sea verdad, pero bueno, el tema de hoy no era tanto una crítica cinematográfica sino hablar de aquella película que gustó a todo el mundo menos a mí, y Matrix cumple los requisitos. La otra opción era la soporífera "Hijos de los hombres" (que se redimió en un segundo visionado), pero viendo las repercusiones de una y otra, la cinta de los Wachowsky era más merecedora de mención.

La película que gustó a todos menos a A2metal: Titanic
La película que odia Alvarodelcastillo
La película que gustó a todos menos a Lublu: Los inmortales