domingo, 20 de mayo de 2018

Escapada exprés a Madrid

Cosas raras que se encuentra uno por ahí.

Este fin de semana ha estado protagonizado por la visita a unos amigos a Madrid, que ha sido breve. El sábado a las 9 de la mañana cogí el autobús (el cómodo Supra) para ir, viendo a ratos un capítulo de 3%, para llegar ahí y comer, aprovechando para ver una exposición de juguetes (casi todo de Lego y Playmobil). Luego, de vuelta a casa, tarde de tertulia, que se prolongó hasta la noche, empalmando con la cena (¡pizza!) y posterior visionado de tele. Primero un capítulo de una serie de anime de una panda roja oficinista (Aketsuko, o algo así) y luego la película alemana Stereo.

Domingo, pues un poco de charleta, coger el metro y al centro, para comer en el Five Guys y luego dar una vuelta por Fnac, para hacer un poco de tiempo, antes de coger el autobús de regreso, donde he venido acompañado de capítulos de Weeds.

Y así ha sido la cosa, visita corta pero agradable.

viernes, 18 de mayo de 2018

¿Yanni o Laurel?

Stann Gianni y Laurel Versace.

"Laurel" (realmente algo más parecido a Lówrel) y "Yanni". ¿Puede haber dos palabras que suenen más distintas?

Pues si vemos este vídeo, es posible que oigas claramente la palabra correcta:


¿Qué palabra has escuchado?

Lo más normal es que escuches una de las dos (yo oigo claramente "Laurel"), pero hay quien oye "Yenny" (de verdad, no hay trampa, haced la prueba con la gente a vuestro alrededor). La explicación para dummies es que el sonido realmente son vibraciones, y nosotros al recibirlas en nuestros oídos las "traducimos". Pero no todos tenemos la misma capacidad de captar las mismas ondas, de modo que si puedes captar las más agudas es posible que tu cerebro te diga "yenni", mientras que si eres más de captar graves, escucharás un claro y meridiano "Laurel".

¿No me creéis? Mirad aquí.

jueves, 17 de mayo de 2018

Dejándome la sangre por el trabajo

Aviso: la imagen puede haber sido dramatizada.

No va la cosa para quejarme de volumen de trabajo (que aunque ha crecido sigue sin llegar al exagerado trajín que teníamos en tiempos de la RGI) sino para plantar una de esas entradas tontas que pongo cuando no se me ocurre de qué escribir en el blog, y es que me toca hacer la revisión médica y hoy era el turno de la analítica. Lo que viene siendo ir en ayunas, con el frasquito de Cruzcampo (perdón, orina) y a recibir el pinchazo para sacar la muestra de sangre.

He de confesar que a mis años (40 ya, si mi DNI no miente) sigo teniendo pánico a las agujas, posiblemente producto de aquel verano del 87 en el que estuve malo y tuve una temporada, literal, de inyección diaria, lo que me compele poderosamente a mirar en otra dirección cuando asoma la aguja. 

Y la semana que viene, a la revisión, a ver si no me dan muchos disgustos.

miércoles, 16 de mayo de 2018

Verdad o reto

Debieron jugar un kinito.

Película de terror juvenil que cumple su papel si se ve con la intención de pasar el rato. En ella, un grupo de chavales se van de vacaciones a México y les da por jugar al clásico juego de beber "Verdad o reto" en una Iglesia abandonada, pero algo sucede (no vamos a andar aquí haciendo spoilers) que convierte el juego en demasiado real, y las reglas cambian: si no dices la verdad mueres, si no cumples el reto mueres, si no aceptas jugar mueres. 

Y de ahí, pues a caer como chinches, claro. El resultado recuerda un poco a Destino Final, pero también le veía un aire a It Follows. Lo que me gustó es que, dentro de un orden, dan cierto sentido a por qué los personajes no pueden elegir no jugar, y a ratos toman decisiones moderadamente inteligentes, sin caer necesariamente en el tópico de "protagonista de película de terror=retrasado mental".

martes, 15 de mayo de 2018

Abracadabra: Unboxing de mago

La caja

Hoy sorpresa agradable cuando viene el cartero y me hace entrega de un paquete: el envío de la caja con el Mago: La ascesión V20 (juego de rol que había adquirido en precompra y tenía ya olvidado). Y ahora, procedo a abrir la caja y comentar. 

*mentira, la he abierto hace rato, y me ha dado tiempo a hacer fotos y subirlas al blog.

Marcapáginas y láminas con ilustraciones.

Un mapa de la umbra en tamaño A2, ideal para un amante de los mapas como yo.

Dos clásicos: las hojas de personaje y el glosario de términos traducidos y originales.

Un módulo autojugable que nunca dirigiré (me conozco).

El libro. ¿En la foto no parece mucho, verdad?

Pues es un tochaco de casi 700 páginas y 4 kilos de peso.

Ahora demos paso al libro, que aparte de voluminoso viene a todo color, con una edición muy cuidada y mucha ilustración colorida (aunque me gustaba más el estilo de dibujo de la anterior), con niveles algo desiguales. 

¿Este no parece un poco panfleto de los testigos de Jehová?

Se mantienen las tradiciones, pero no son las únicas facciones.

Exacto, abre la posibilidad de jugar con la Tecnocracia.

Y también con facciones independientes.

Del contenido del libro, evidentemente, poco puedo decir, ya que apenas lo he hojeado un poco, y tampoco voy a tener especial prisa por leerlo entero (no voy a mentir, como hice con los de Vampiro, lo he comprado por pura morriña), pero por lo poco que he visto, aunque añade mucho material (entiendo que de libros de tradición, suplementos y demás), las reglas tienen pinta de ser las mismas, lo que le confiere un cierto toque retro al asunto.

domingo, 13 de mayo de 2018

Eurotxupito 2018 y Balmaseda

Sí, acabé sobrio.

El título de la entrada es autoexplicativo en esta socorrida entrada de contar el fin de semana, si bien no incluye lo del viernes que básicamente tuvo como eje central la visita al cine para ver la de los Vengadores.

Ayer a la noche, se puede deducir, pero antes fue la tarde, que me llevó a la lonja a jugar al... Trivial de Disney y al Timeline. Por la noche ya sí, el Eurotxupito, donde el cruel destino tuvo a bien darme a España, así que solo me tocó beber tres veces. Peor suerte corrió, no obstante, Reino Unido, que creo que bebió uno, y hubo quien se quedó en blanco. 

De ahí a casa, pues hoy había plan matutino: ir al mercado medieval de Balmaseda, que ha consistido básicamente en ir, comer y volver. Luego ya en Bilbao, una vuelta con pintxopote y para casa.

sábado, 12 de mayo de 2018

Avengers: Infinity War

¿Dónde está Wally?

Por fin estoy libre de spoilers, tras haber tenido que aguantar unas semanas antes de poder ver el que es de momento el taquillazo del año, y la nueva entrega cinematográfica del universo Marvel, una película muy ambiciosa, con un reparto muchimillonario, de muchos quilates.

Ponerse a explicar de qué va la película parece absurdo, así que me voy a dar directamente mi opinión, y es que mola. Marvel dio en la tecla y combinan muy bien acción y humor, conservando de forma magistral la esencia de tebeo de superhéroes, en esta película con un toque a ratos casi de anime y logrando ser, como es su objetivo, divertida de principio a fin. No se hace larga en ningún momento, y para cuando te has dado cuenta estás en los títulos de crédito, maldiciendo ese final tan abierto y deseando que estrenen ya la siguiente.

viernes, 11 de mayo de 2018

La casa de papel

Mediterranean´s Eleven (aunque no sean once).

El éxito y la fama de esta serie, la serie extranjera más vista de Netflix, me hizo acercarme a La Casa de Papel, y en menos de dos semanas ya me la he visto. 

El planteamiento coge el clásico género del cine de atracos y lo convierte en serie, con una banda de atracadores de elite, comandados por "El Profesor", uno de esos personajes tan ridículamente listos que tiene planeado hasta cuando va a estropearse la lavadora. Reúne a un equipo, los instruye, les da nombres de ciudades a modo de pseudónimo y los lanza a atracar la casa nacional de moneda y timbre para tomar rehenes y liarse a imprimir billetes como si no hubiera mañana. En frente tendrán a la policía y el CNI, tratando de desmontarles el chiringuito.

La serie está bien, sobre todo al principio, y tiene bastante calidad, a pesar de que las concesiones a la fantasmada van creciendo, y en la segunda mitad pega un bajón importante (concretamente el antepenúltimo capítulo me resultó de vergüenza ajena), igual que peca de ciertas faltas de consistencia que a veces me descolocaban (¡vivan las órdenes de alejamiento que solo funcionan a ratos!) y abusa del factor "no solo tengo todo planeado al detalle, sino que tengo la chamba del siglo, soy Batman", del Profesor, que no sé para qué monta todo esto cuando podría comprar lotería.

Pero bueno, dejando esas evidentes calvas al margen, la verdad es que entretiene, y tiene momentos interesantes, en los que logra transmitir la tensión del momento y tiene algunos personajes, como Berlín, o sobre todo Nairobi (papelón de Alba Flores, que se come la pantalla cada vez que sale) que dan mucho juego, aunque otros, no tanto (ejem, Tokio).

Ahora, terminada la historia principal, me suscita serias dudas la tercera temporada que han anunciado para 2019, pues si ya la serie pecaba a veces de estirar el chicle, una continuación que, a priori parece innecesaria, cuenta con muchos elementos para ser un fiasco. 

jueves, 10 de mayo de 2018

Salida laboral al monte

Amables viandantes que nos hemos encontrado.

Hoy, al salir de trabajar, en vez de ir a casa hemos encaminado nuestros pasos a la estación de San Nicolás, pues se inauguraba la temporada de salidas al monte de los compañeros de trabajo, tradición que tiene ya sus años, y a la que yo me he unido por primera vez. La idea era haber empezado la semana pasada, pero el exceso de calor hizo replantearse la jugada. 

La ruta elegida hoy ha sido una etapa del camino de Santiago: Lezama-Bilbao. Asequible y para todos los públicos, con parte de llano (Lezama-Zamudio) y algo de puro monte, para acabar tomando un refrigerio en la plaza Unamuno, imbuidos del ambiente del rugby. 11 kilómetros que me sirven de excusa moral para no haber ido hoy al gimnasio (como si las necesitara).